Archivos para el tag ‘Canal Sur 2’

Manolo el taxista

Francisco Andrés Gallardo | 22 de enero de 2010 a las 8:54

Manolo Sarria suele hacer el papel de tipo al borde de un ataque de nervios. A lo Homer, siempre tenía a El Pulga cogido por el cuello mientras le zamarreaba y le gritaba como un castrato estreñido. A Manolo le crecieron los enanos cuando se quedó sin su compadre y le afearon sus números en el Un, dos, tres. Tuvo que abandonar a sus recortados Tati y Quieti tras ser criticado duramente por hacer apología de los malos tratos. El malagueño Manuel, que es un corredor de fondo en la playa y en la vida, siguió pese a aquel golpe bajo con su comediante manojo de neurastenias por las tardes de María del Monte, las noches de Juan y Medio e incluso por los inclasificables especiales navideños de La Nuestra. Manolo siempre está ahí, dando el callo con sus alaridos para aliñar los magníficos guiones con que le suelen surtir en las cenas de Nochebuena.

Han pasado más de veintidó años de aquellos toreros que alegraban las noches de los viernes a una España que se mondaba, al son de las carcajadas de Mayra, con las Hurtado, Bigote Arrocet y la Ruperta, tótems de una época con hombreras y hambrunas de humor. Por Manolo no pasan los años y se afana en seguir siendo aquel testigo de las plazas abarrotás, pero ahora le han dado las llaves de un taxi y le ha venido bien cierta reorientación a su carrera. Se le ve cómodo al volante. Ya que Canal Sur 2 no carbura, se ha estrenado este concurso sobre ruedas, Taxi, que es barato y efectivo, porque el mismo vehículo hace de plató al aire libre y tiene cierto aire fresco. Con concursantes apalabrados (en sus primeras entregas por lo menos), es un programa entretenido y al durar algo menos de media hora no se resiente de claustrofobia. Sarria necesitaba algo así. Canal Sur… humm… tal vez no.

Españoles “en-por” el mundo mundial

Francisco Andrés Gallardo | 11 de marzo de 2009 a las 0:25

Los españoles hemos sido culo de mal asiento . Desde nuestros tiempos íberos hemos buscado las excusas más peregrinas para escapar de la suegra, ya sea para evangelizar a unos indios, liarla en tierra protestante o desbancar a un dictador para arrebatarle sus armas de destrucción masiva. Donde había una bronca, o un tenderete preferente, ahí siempre ha habido un español. Siempre hemos dado el primer tiro o hemos sido simpatizantes/aliados del primero que lo ha hecho (recuerden algún caso contrario). Nuestro carácter fronterizo lo llevamos en el bulbo raquídeo. Y al estar rodeados de agua por todas partes hemos tenido mucho más fácil el escaqueo. Por eso una serie que se llame Españoles en/por el mundo no llama demasiado la atención. Tiren un dardo al mapamundi y allá seguro que habrá habido una huella española a lo largo de la historia (pero no me apunten a Siberia, hombre). No es extraño, no es periodísticamente curioso, encontrar testimonios de un paisano en Turquía, en China (Bussinessland) o en el Sáhara, los lugares elegidos de las primeras entregas de este programa del trasnoche de los lunes en La 1, pero a TVE le parecía conveniente explotar el filón que han encontrado las autonómicas de Madrid, Cataluña o la nuestra.

El encanto que tiene Andaluces por el mundo es encontrarnos a vecinos en lugares insospechados. La lejanía es proporcionalmente interesante a la proximidad que tengamos con el protagonista. Siempre nos resultará más consistente un almeriense que tenga una tienda en Hungría que un vallisoletano que nos hable de su proyecto informático en el quinto pino del Himalaya. Porque esa es la gracia de estos viajes al extranjero: colarnos en las casas de nuestros primos. Qué nos gusta un visiteo. Y al de Españoles en el mundo le falta además chispa.

(‘Andaluces por el mundo’ siempre ha sido más fresco…)

Obama en la mañana de la marmota

Francisco Andrés Gallardo | 20 de enero de 2009 a las 20:35

Como toda retransmisión institucional, tuvo una realización sobria, más bien gélida, contagiada del frío guachintoniano. Le añadieron con moderación ingredientes de Hollywood, como la dirección musical John Williams, solfeo imperial. La temperatura la aportaba la muchedumbre agolpada en The Mall, ante el Capitolio disfrazado de tarta con ribetes de los colores nacionales. El realizador de la CBS se reservaba unos cuantos planos con la ondeante enseña en primer plano, proclamando su simbolismo transparente. Los planos detalle de la multitud, abrigada hasta las cejas, añadían un tono de escena cinematográfica. Por momentos parecía que aguardaban a Phil en la mañana de la marmota, pero en cuanto se inició el protocolo la masa patriótica se tornó en una actitud de religiosa veneración.

Como toda retransmisión institucional, el espectador aguarda un acontecimiento así como un espectáculo, pero al cabo de los minutos la narración visual lo convierte en un programa convencional, protocolario. Pelín tedioso, aún más a nuestra distancia de miles de kilómetros. Su esencia. Barack Obama eligió la vestimenta que más le favorecía (traje y abrigo oscuros, camisa blanca y corbata roja), sincero, con desparpajo; y su esposa materializó su frescura osada con un traje amarillo, dorado para interpretaciones supersticiosas. Bush era un secundario bobo. Su papel. En España se vio en directo la toma de posesión en los canales pares y en recovecos informativos de la TDT. Miguel Vallés, como siempre, fue la mejor opción por su sabiduría de las interioridades del Distrito de Columbia. También estuvo acertado, y arropado, Carlos María Ruiz en Canal Sur 2, aunque por La Nuestra la señal se recibía con peor calidad. Matías Prats al menos estuvo ahí en el momento clave, interrumpiendo Tal cual lo contamos.

Inmaculada ‘La Tumbadora’

Francisco Andrés Gallardo | 9 de octubre de 2008 a las 8:58

He aquí el vídeo del último programa de Francisqueitor en ‘Cifras y letras’. La rival, la sevillana Inmaculada, dio un vuelco al programa con la palabra “tumbadora”. Sin despertar suspicacias, es curioso que Goyo González se ponga a animar a que se encuentre una palabra de 9 letras y que esa palabra resultante tenga una denominación tan profética. Casualidades de la televisión.

La andadura del almeriense Francisco acabó a los 117 programas, un récord catódico, que deja a las claras la altura de este circunspecto concursante. Mañana sacaremos una entrevista con él en nuestros periódicos. Y también hablaremos con Inmaculada, para que nos cuente la historia del espacio que ha dado uno de los máximos de audiencia del segundo canal autonómico. Vista la expectación que en este blog ha despertado Francisqueitor, le haremos un seguimiento final. Como hay tantos ‘jartibles’ del concurso de Canal Sur 2, aquí os dejo este enlace…

‘Francisqueitor’ termina este lunes

Francisco Andrés Gallardo | 5 de octubre de 2008 a las 23:38

Varios lectores de este blog ya comentaron hace unos días sus viviencias en ‘Cifras y letras’, el clásico de Canal Sur 2 que hoy lunes (6 de octubre) llega a un programa muy especial: el de la eliminación de Francisco Segura, ‘Francisqueitor’, imbatible durante 117 programas. La noticia la ampliamos en la edición de nuestros periódicos, pero había que anunciar este suceso que a buen seguro repercutirá en la audiencia del concurso.

El concursante almeriense ha sido un prodigio en el juego, sin perder nunca la concentración y con un humor muy peculiar. Ahora en los nuevos programas grabados en septiembre tuvo que acogerse a la limitación de participaciones. La productora Vamos a Ver Televisión, en acuerdo con la cadena, ha puesto el tope de apariciones a 30 espacios. Francisco tenía fecha de caducidad y estamos seguros que aspiraba a que lo ‘echaran’, no a que lo eliminasen. Por cierto que en la pantalla se trasluce esa frialdad con que era recibido ya cada día ‘Francisqueitor’. Más bien al contrario de lo que piensan muchos, él era un aliciente para la audiencia. A los sofalícolas les ponía el reto de enfrentarse cada noche al hombre de las gafas en el concurso conducido por el tan radiofónico Goyo González.

Lo dicho, hoy concluye. Una chica acabó con 117 días de concurso. El de Almería se lleva un pico, casi 70.000 euros. Muy bien merecidos.

Para ponérselo difícil a Francisco hasta le llegaron a poner delante al campeon del mundo de scrabble en castellano, el granadino Antonio Álvarez. Ni por esas…