Archivos para el tag ‘Gestmusic’

Los que mandan a medias en TVE

Francisco Andrés Gallardo | 22 de octubre de 2014 a las 2:23

¿Quién manda aquí? Sólo con el título del programa ya tenemos cierta guasa sobre TVE, en una casa donde nadie parece mandar y que va a terminar gestionando el brazo ejecutor del Gobierno, lo menos apropiado. Ese nombre imperativo es el de un concurso dominical en las tardes de La 1 que llegaba hace dos semanas y que en ambas ediciones ha arrojado una audiencia similar: 936.000 ociosos espectadores que, aunque con una cuota un poco por debajo de la media de la cadena, desean ver otras cosas los domingos que no sea cine y documentales en La 2.

La tarde de juegos de Gestmusic, un patio de recreo con toda la familia, es una alternativa, blanca, algo trasnochada, pero que cumple con el cometido de ser dicharachera y entretener a bajo coste. ¿Quién manda aquí? lo protagonizan familias concursantes con entusiasmo y un cargamento de anécdotas para sintonizar con las otras familias que los ven desde casa. Los participantes son sometidos a pruebas de habilidad con las que padres y madres siempre están en la frontera del ridículo, por manazas o por nerviosos. Con música y ráfagas dramáticas que recuerdan a Masterchef, este espacio no deja de ser uno de esos concursos familiares que se escondían por Boing y que invocan al espíritu del Un, dos, tres o aquel Si lo sé no vengo, también en las anchas tardes dominicales, donde en un ochentero día nos comezó a saludar un tal Jordi Hurtado (como podemos recordar abajo). En este caso el chico de los boleros, Javier Estrada, es el animoso conductor, cumpliendo al dedillo su cordial papel, demasiado correcto.

¿Quién manda aquí? no forma parte de una programación ideal de TVE. Están aprendiendo a darle más ritmo, pero va a ser difícil que interese, por ejemplo, a la audiencia veinteañera y se paladea cursi para los padres y madres de verdad que están sentados en la condena sofalícola de los domingos.

 

La salsa que mató a ‘Informe Semanal’

Francisco Andrés Gallardo | 7 de octubre de 2013 a las 10:14

 

Para ver Uno de los nuestros, pincha aquí para verlo, hay que acompañarse de un vaso de rebujito y de un cuñado para sentir que se está en una caseta de la feria. Pero caseta como mínimo de sindicato. Y bailar al son de la orquesta, irse arriba y sentir cómo el burbujeo festero sube por las canillas. De otra manera Uno de los nuestros es un programa de digestión pesada. Si no se tienen ganas de juerga con la pantalla es mejor verlo en dosis moderadas.

El nocturno de los sábados de La 1 es una enorme nave espacial donde la jaranera e impagable María del Monte se sienta en los sillones de La Voz y en lugar de fichar al aspirante cantarín lo termina de enviar al foso o le da una palmadita en la espalda mientras el personal le despide a lo Nino Bravo con lo de “al partir un beso y una flor…”. María se come a Gurruchaga y a Roser, pero el verbo comer no tiene aquí mala intención.

Sí, tiene su guasa Uno de los nuestros, no porque Carlos Latre se lo eche a los hombros (es un enorme imitador, pero un presentador limitado), sino porque todo está pensado en tono de comedia: los vídeos de los aspirantes, con posproducción de docu-reality, los concursantes en sí, el tono del jurado y, sobre todo, los personajes que forman la orquesta. Son Risto Mejide minions, que juzgan y entran en conflicto para dar salsa a la salsa. El mejor comentario de la noche de estreno, tildar a un melódico de “Bisbamante”.

Uno de los nuestros es esencia Gestmusic, que hace un programa de los sábados por la noche de Joaquín Prat adaptado a estos tiempos. Un Mira quién baila vestido de El Semáforo. Una becerrada a la que sólo falta el ruedo de Grand Prix.

Muy a su favor: que al lado de la jartura del casposo Se llama copla parece un programa digno de llevarse un Emmy.

Muy en su contra: que en TVE hayan asesinado a Informe Semanal por esta verbena. Por mí, que el Tribunal Supremo condene a Julio Somoano a bailar la conga con Latre.

 

‘Los mejores años’ pasarán

Francisco Andrés Gallardo | 6 de marzo de 2009 a las 0:29

Los pipiolos pensarán que allá por los 60 o los 80 la vida era de color de rosa y la gente canturreaba todo el tiempo, embarcados en un guateque perpetuo. Los mejores años (que en principio iba para Telecinco) fue una fatigosa galería de canciones donde el ejercicio gimnástico de refrescar las neuronas, haciendo cosquillas a la memoria, se limitó a lo más liviano y superficial de cada década. En TVE, donde funciona todo el vintage televisivo, con ese gran archivo que sigue nutriendo sus tuétanos, esperemos que en alguna ocasión se produzca el milagro de encontrarnos una retrospectiva tan divertida como rigurosa que permita reflexionar sobre nuestros pasados, sin arañar, pero también sin caramelizar hasta el empalago.

Con la coartada de jugar con los tarareos de otro tiempo, y bromear con lo que se estilaba en las prehistorias juveniles, Gestmusic se forra y ha montado un negocio suplementario a sus ahora ociosos ex concursantes de Operación Triunfo. Aquellos que buscaban la fama con gallos y gorgoritos se siguen ganando la vida en veladas de La Trinca, trincando y brincando con lo que les pongan por delante. Algo parecido ya lo ensayaron en la crasa gala del medio siglo de RTVE, cuando nadie se creía que un día vendría la crisis. Y ha venido el crujir de dientes y cosas aún peores, como este programa presentado por Carlos Sobera. Para subrayar lo cruel que es el devenir y las modas pasajeras, mandaron al programa a los sesenteros Gelu y Mike Kennedy y a los ochenteros María Jesús, la ornitóloga, y a la generosa Samantha Fox. Botones de muestra que confirman que los 80 son una época más paletolítica que los 60. Pero en un festivalete sin pausas, como el de este martes en La 1, no hay posibilidad de analizar esta curiosidad del siglo XX. Están tan afanados en recrear el ambiente de Furor que el tiempo se va por el desagüe.

(Y de regalo, las tapas, la última aventura de la Cinta de VHS en ‘Muchachada Nui’. Hala). Siempre nos quedará Joaquín Reyes cuando Sobera nos empalague.

Volver con la frente marchita y la cartera llena

Francisco Andrés Gallardo | 17 de enero de 2009 a las 23:12

“Que tendrán ellos, qué tendrán”, canturreaban Toni Cruz y Josep María Mainat cuando, disfrazados de Las Hermanas Sisters, se lanzaban al mercado en castellano con La Trinca. Después de aquellos discos llegaron sus programas en TV-3 y en TVE. Hace 20 años de ‘Tariro, tariro’ y desde entonces Cruz y Mainat no han parado de fabricar cosas por el plasma. Inventos tan rentables, como ‘OT’ o ‘Crónicas marcianas’ o encargos chungos como ‘Hasta que la tele nos separe’. La pareja surgida de La Trinca encabezan la firma más segura para el entretenimiento puro, Gestmusic.

Hace un par de semanas dieron un portazo a la dirección en España de la multinacional que engloba a Gestmusic, Endemol. Sus diferencias con Telecinco, que a nivel internacional a través de Mediaset controla Endemol, fueron el motivo de una sonada marcha, acompañada de Javier Sardá.

Se marcharon para volver. Y acaban de volver, con el beneplácito de la multinacional y justo cuando en Telecinco andan desesperados y, apeados de un buen trozo de soberbia, sin estar en condiciones de perder baluartes así como así. Cruz y Mainat se marcharon… para regresar. Para volver más fuertes, con más exigencias y con la voz alta. Ahora se les va a escuhar más a Telecinco. Y Sardá, claro, vuelve a casa tras la Navidad…

(En Tariro, Tariro, los de Gestmusic empezaron a aprender)

Entre ‘Cuéntame’ y ‘La parada de los monstruos’

Francisco Andrés Gallardo | 9 de diciembre de 2008 a las 9:51

Este furor constitucional, con motivo de los 30 años del referéndum, tiene mucho de remordimiento de conciencia política y la crisis ha venido a apaciguar las aguas sulfurosas. En estos días todo el mundo quiere lucir la escarapela del consenso y del compromiso, cuando hace apenas unos años a esta treintañera que arbitra nuestra democracia le estaban echándole todas las faltas, omisiones y anacronismos posibles.

El aperitivo fue el miércoles con ’59 segundos’. Un jurásico debate, con tintes venenosos, del que os pongo un vídeo para aquellos que no siguieron a Fraga, Carrillo, Anasagasti e Ibarra. Unos cuarteteros reenganchados.

http://es.youtube.com/watch?v=uz2KhmeeSI4

Y los que faltaban era alguien de ERC dando la nota. Y no tardó Tardá en complacer a la concurrencia del puente. En la columna de papel hablo de eso y del mamarrachete ‘Tú sí que vales’ que ha estrenado Telecinco…

Habrá que ir pidiendo otro certificado de defunción, el de Felipe de Anjou, Felipe V para la Historia, el Borbón al que ha invocado, en una proclama recurrente, su señoría Tardá. Habría que leer más. El rey que asaltó la capital catalana en la guerra de Sucesión murió hace más de 250 años. Se encuentra plácido en su sarcófago de La Granja de San Ildefonso, y desde allí sus huesos han podido sentir cómo el condado de Barcelona fue sempiternamente beneficiado y privilegiado desde que se él apoltronó por estos lares. En este puente de aires constitucionales el diputado republicano se ha postulado para completar el trío de los azores antijuancarlistas junto a Jiménez Losantos y el alcalde de la localidad gaditana de Puerto Surreal. Un trío de pájaros cantores bien alimentados. Menudo favor que les hacen a la causa republicana.

Telecinco, que es más terrenal pero no menos mercantilista, ha invocado a los huesos del primer Travolta, Tony Manero, para amasar un simple Operación Triunfo de la vida con estética algo setentera y que estrenaron con más indiferencia que otra cosa en la sesteante tarde dominical. Estamos ante una picadillo regurgitado: joven cantante que sonríe canturrea a la concurrencia, los asistentes aplauden ya sea brillante o amante de los gallos y Noemí Galera dicta sentencia con pose grave y/o maternal. Lo de Tony Manero ha sido un pucherito que ha puesto La Trinca (Gestmusic) en hervor para que los espectadores vayan echando de menos a OT y montar de paso un espectáculo que gire por España con los travoltillas que surjan y el frikie que, a modo de señuelo, han instalado en el programa.

Lo de Tony Manero es más de lo mismo. Prescincible. Predecible. Previsible. Bostezable sin remordimientos.

http://es.youtube.com/watch?v=pbYRBorigFQ http://es.youtube.com/watch?v=sZFcue2CvP0

La pandilla de Anita se embolsa 300.000 cada lunes

Francisco Andrés Gallardo | 26 de septiembre de 2008 a las 9:28

Ya decíamos por estos lares que ‘Mira quién baila’ reparte una pasta gansa. Gansísima. Y hemos ya apretado la cifra, eurillo arriba o abajo, de lo que se embolsan los bailarines. En los periódicos del Grupo Joly publicamos la noticia de que la pandilla de Ana Obregón (la bióloga, el torero, Los Morancos, la Terelu…) se lleva cada lunes 300.000 euros. 50 millones de pesetas que en un tercio van a parar a los dos ganchos, Anita, la nambarguan, y Ortega Cano. Los 200.000 restantes más o menos se distribuyen como buenos hermanos entre bailarines y jurado. Cada lunes, eh.

Gestmusic y TVE llevaban con mucho sigilo y secreto el generoso despendole, pero bueno, no contaban con lo lenguaraz que es el personal.

Imanol Arias, que es el actor mejor pagado en la tele nacional, se lleva 60.000 euros, pero vamos, un respeto con el trabajo de Antonio Alcántara. Como ya decimos en el papel, pese a los 50.000 que más o menos se lleva de una tacada Anita la Fantástica, Hugh Laurie no tiene ni para una escena. El doctor House se lleva 400.000 dólares (300.000 euros) por episodio. Ole el tío.