Archivos para el tag ‘Julio Somoano’

La RTVE que se encuentra José Antonio Sánchez

Francisco Andrés Gallardo | 23 de octubre de 2014 a las 11:36

 

jose antonio sanchez sofalicola

José Antonio Sánchez Domínguez, tras pasar por Telemadrid con su ERE de más de 700 trabajadores, es ya el nuevo presidente de RTVE. Sus antecesores no han pasado más de dos años y medio en el ‘trono de hierro’ de Prado del Rey. Él mismo estuvo algo menos de dos años en su anterior etapa (2002-2004), con Alfredo Urdaci de escudero en Informativos. Esta es la RTVE con que se encuentra ahora diez años después…

 

Ha perdido la mitad de la audiencia en 10 años

Cuando Sánchez dejó la dirección general de RTVE en 2004, La 1 tenía un 21,4% de auidencia y La 2, 6,1%, 27,5 entre ambas. En septiembre La 1, gracias a la selección, apuró hasta el 10%, pero en julio tuvo su mínimo histórico, 8,9%. La 2, registró un 3% y entre todos los canales (Teledeporte, en riesgo de clausura, Clan y 24 Horas) suman en total un 17%, poco más de lo que registra Telecinco. Cuando llegó González-Echenique en julio de 2012 La 1 tenía un 12,2% y ha perdido más de 2 puntos en 2 años pese a que se recortaron el número de canales de la TDT.

Los Telediarios ya no son líderes de audiencia

En el período anterior de Sánchez los informativos conducidos por Urdaci eran líderes. La prolongada etapa de Fran Llorente vivió un descenso que se remontó con creces. Desde que está Julio Somoano los Telediarios han perdido el primer lugar frente a los de Telecinco y son superados los fines de semana por los de Antena 3. En 2012, el último año con Llorente, los Telediarios tuvieron una media de 2,3 millones de espectradores, 16%(los de Telecinco, 1,8 millones, 13,1%). En la actualidad los noticiarios de La 1 los ven 1,8 millones de media, 13,2% y Telecinco lidera con 1.867.000 de media, con 14,4% de cuota. Los de Antena 3 se acercan a los 1,7 millones, 13%. Otros espacios informativos como Informe Semanal o Los desayunos viven sus momentos más discretos, aquejados de críticas desde el seno de la redacción.

Una deuda en efectivo de 328 millones de euros

Desde 2007, año en que se creó la corporación, RTVE suma un déficit de 716 millones, de los que 388 millones pertenecen a depreciación inmobiliaria. La deuda acumulada en impagos hasta Echenique es de 328 millones. Antes de la incorporación del primer presdiente nombrado por el PP la deuda era de 162 millones. La plantilla de RTVE la forman más de 6.500 trabajadores (la mitad que la RAIitaliana pero 6 veces más de los empleados de Telecinco). Los sindicatos temen un ERE, que se produciría tras las elecciones generales.

Una reducción de ingresos públicos del 40%

La losa deficitaria que tuvo que encarar González-Echenique se debió a la reducción en un 40% de la dotación pública, con 250 millones de transferencia. El presupuesto se ha reducido en 21,6% y se ha pasado de los 1.200 millones de ingresos en 2009 a los 940 millones (que se quedarán sobre los 820 millones) de 2014. Los ingresos por tasas a cadenas privadas y empresas de telecomunicación se fueron reduciendo con la crisis. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado nuevas fórmulas de financiación frente a la rubricada en 2009, cuando se quitó la publicidad en TVE. La SEPI aún ha de aportar 130 millones de auxilio para enjugar el déficit.

Una programación sin carisma ni atractivos

Salvo series veteranas como Águila Roja o Cuéntame, no hay programas en prime time que lideren. La columna vertebral de La 1 la forman Mariló Montero, Anne Igartiburu o Toñi Moreno. Faltan conductores de prestigio y carisma en las parrillas de TVE y RNE.

La salsa que mató a ‘Informe Semanal’

Francisco Andrés Gallardo | 7 de octubre de 2013 a las 10:14

 

Para ver Uno de los nuestros, pincha aquí para verlo, hay que acompañarse de un vaso de rebujito y de un cuñado para sentir que se está en una caseta de la feria. Pero caseta como mínimo de sindicato. Y bailar al son de la orquesta, irse arriba y sentir cómo el burbujeo festero sube por las canillas. De otra manera Uno de los nuestros es un programa de digestión pesada. Si no se tienen ganas de juerga con la pantalla es mejor verlo en dosis moderadas.

El nocturno de los sábados de La 1 es una enorme nave espacial donde la jaranera e impagable María del Monte se sienta en los sillones de La Voz y en lugar de fichar al aspirante cantarín lo termina de enviar al foso o le da una palmadita en la espalda mientras el personal le despide a lo Nino Bravo con lo de “al partir un beso y una flor…”. María se come a Gurruchaga y a Roser, pero el verbo comer no tiene aquí mala intención.

Sí, tiene su guasa Uno de los nuestros, no porque Carlos Latre se lo eche a los hombros (es un enorme imitador, pero un presentador limitado), sino porque todo está pensado en tono de comedia: los vídeos de los aspirantes, con posproducción de docu-reality, los concursantes en sí, el tono del jurado y, sobre todo, los personajes que forman la orquesta. Son Risto Mejide minions, que juzgan y entran en conflicto para dar salsa a la salsa. El mejor comentario de la noche de estreno, tildar a un melódico de “Bisbamante”.

Uno de los nuestros es esencia Gestmusic, que hace un programa de los sábados por la noche de Joaquín Prat adaptado a estos tiempos. Un Mira quién baila vestido de El Semáforo. Una becerrada a la que sólo falta el ruedo de Grand Prix.

Muy a su favor: que al lado de la jartura del casposo Se llama copla parece un programa digno de llevarse un Emmy.

Muy en su contra: que en TVE hayan asesinado a Informe Semanal por esta verbena. Por mí, que el Tribunal Supremo condene a Julio Somoano a bailar la conga con Latre.

 

El ‘Informe Semanal’ invisible

Francisco Andrés Gallardo | 6 de octubre de 2013 a las 19:32

Una cadena que no tiene obligaciones comerciales (¿o tal vez sí vuelve a tener esas obligaciones?) puede permitirse decisiones de lujo en la programación y tener gestos de prestigio que no pasen necesariamente por guarismos en el audímetro. Y en una TVE sin publicidad (pero con millones de patrocinios), y con canales condenados a lo minoritario, La 1 podría ser entretenida y cercana, plural y cascabelera también, sin renunciar a su horizonte y a sus señas de identidad con casi 60 años a cuestas. Si pensábamos que era imposible superar fases recientes tan tremebundas en RTVE como la de Carmen Caffarel o la del abuelo Alberto Oliart, el sustituto designado por el dedo del PP (Oliart, al menos, fue condenado por consenso), Leopoldo González-Echenique, está alcanzando niveles inauditos de delirio. Incluso de desfachatez. Y ahí están dos nombres fundamentales para engordar esa decrepitud. El director de Informativos de TVE, Julio Somoano, brazo ejecutor de los deseos de la línea dura del PP; e Ignacio Corrales, director de la parrilla, surgido del Grupo Secuoya, la productora arrimada a los populares que entre otras cosas avala ese dechado de esencias llamado Entre todos de Toñi Moreno & Pablo Carrasco.

En TVE no deberían de haber tenido nunca la obsesión por hacerse con los desempleados y pensionistas españoles (y en concreto andaluces) para engordar sus cuotas de audiencia. Tendrían que estar jugando otra liga frente a Antena 3 y Telecinco, con autoridad y con credibilidad, porque disponen de presupuesto y talento (y convenio colectivo) para hacer otra parrilla y tener otra estrategia.

La última gran idea acordada entre Somoano y Corrales ha sido la de llevar Informe Semanal a la medianoche del sábado. Tras 40 años, premios y recordados trabajos, el programa que concentraba el lustre pretérito de TVE acaba en el trastero de la parrilla. A la vista de pocos. Por si por presunto prestigio y obligación han de tratar algún tema incómodo y hasta dar voces a todos. Qué cutres.