Archivos para el tag ‘La 2’

El ‘Dinero sagrado’ se cuela en TVE

Francisco Andrés Gallardo | 20 de mayo de 2014 a las 11:48

No todo es complacencia y bandeja a favor del PP en TVE, menos mal. Si se escanean las parrillas incluso nos topamos con contenidos que escapan de la línea facilona de la cadena pública y hay programas que presentan aristas incómodas que delatan que a alguien se les ha colado por la gatera. Lo último ha sido el Jordi Évole que discurrió por el Documentos TV del pasado domingo, Dinero sagrado, un programa británico que desentrañaba, y de forma muy acertada y amena, todo el polvorín financiero que hay bajo la basílica de San Pedro. El profesor John Dickie, con unas pautas similares a la del efectivo follonero de La Sexta, recorría varios países siguiendo la pista a los lucrativos ingresos de determinados obispados y los jugosos negocios de establecimientos romanos, exentos de impuestos, propiedad del Vaticano. Un repaso histórico a la Santa Sede como paraíso fiscal desde que se convirtiera en estado independiente con el tratado firmado por Mussolini. Es compresible que el papa Francisco se haya puesto manos a la obra, ejem, para auditar todas esas cuentas e inversiones a nombre del Espíritu Santo. Su Santidad se está jugando el tipo. Como Dinero sagrado se emitió por La 2 el programa pasó de largo (pero, por ahora, se puede ver en la web de RTVE). Hubiera dado una noche de lujo a La 1, o a cualquier privada, escociendo a toda la rama tecnócrata de la Conferencia Episcopal. TVE, por una vez, nos dio una sorpresa a nuestro favor.

Si pinchas aquí, puedes verlo

El Évole de Salvados obsequiaba este domingo con la entrevista a Pepe Mújica, el presidente uruguayo, que prefiere la sobriedad auténtica, su concepción, a la austeridad sádica. Risto regresaba y se perdía entre dos egos petulantes: Luis del Olmo y Pedro J, coleando con su vídeo. El Chester, para dormitar.

‘Cómo nos reímos’ con Faemino y Cansado

Francisco Andrés Gallardo | 29 de septiembre de 2013 a las 11:04

Esta noche vuelve Cómo nos reímos a La 2. Refrito del humor que hubo en TVE, sin más, pero que agradecemos los incondicionales que aún existen de Marts y Trece, por muy endebles que se vean a estas alturas la vida. Hoy vuelve ese programa con Los Morancos, pero bueno, puestos a escoger una pareja, el dúo Faemino y Cansado. Arriba os cuelgo el Cómo nos reímos de los faeminos. Qué va, qué va, qué va…

Gila, sus mitades visibles e invisibles

Francisco Andrés Gallardo | 16 de noviembre de 2011 a las 12:52

Gila llegó a comparar el humor como “una estafa cerebral”, al fabricar imágenes imposibles, creando absurdo y ficciones cuando la televisión, ni nada parecido, existía. Y Gila era un monologuista cuando no existían los monólogos. Aquellos diálogos inexistentes con el teléfono están instalados como un jarrón heredado en la memoria colectiva. La mitad invisible se adentraba este sábado (sí, en esa cadena perdida que se llama La 2) en la vida y experiencias de un pensador convertido en actor y humorista que conversaba “con el enemigo” cuando en España el ejército nos daba tanta risa que había que tomárselo muy en serio. Pincha aquí para ver el programa

Juan Carlos Ortega es el grumete de este programa sobre arte, donde también cabe el humor, y que rastrea los detalles ocultos de las obras y sus autores. El sábado anterior fue para Un perro andaluz de Dalí y Buñuel, una mirada al surrealismo cuando el resto de canales se enfrascan en sus realidades comerciales. Y en esta última entrega puso voz a las respuestas telefónicas que nunca oímos en los números del anunciante de Filomatic. Un milagro de mentirijillas con el sello Ortega.

Gila, que ahora se daría un festín entre los fracasos de nuestros políticos, las primas de riesgo y tantos nombres griegos intraducibles, era un artesano de la caricatura de la vida cotidiana, del reverso de las formalidades. Era la mitad invisible de sí mismo y de una sociedad que fue transportando, más allá de las épocas, en unos monólogos que nos sabíamos de memoria. La mitad invisible forma parte de esa parrilla tan amplia y casi desconocida de La 2 que hay que saborear, porque en cualquier momento nos destapa la sorpresa de encontrarnos con Gila y sus hermanastros: Javier Cansado, Ortega y Forges.

Siempre nos quedará una encantadora visita a ‘Ciudad K’

Francisco Andrés Gallardo | 14 de diciembre de 2010 a las 22:34

Algún retazo quedó por aquí, pero Ciudad K se nos ha ido de la programación nocturna de La 2 así, sin más, y no saben muchos de ustedes lo que se han perdido. Menos mal que siempre nos quedará rtve.es, el recinto virtual donde se quedan arrumbados tantos espacios para degustarlos a solas.

La tropa de Joaquín Reyes tuvo que vagar durante años por distintos canales y los youtubes, desde su orogénesis en Paramount Comedy, antes de que La hora chanante se convirtiera en el fenómeno para minorías que se remató con Muchachada (Museo Coconut es un tropiezo que puede tener cualquiera). El surrealismo nerd de Ciudad K se irá asentando con los años cuando toda su audiencia potencial lo haya descubierto a ratos. No sería mala idea que TVE recuperara este delirio, a medias entre el humor y la didáctica sumergida, en alguna madrugada de La 1. Merecería la pena.

Ciudad K es un artesanal producto de una firma vasca, K-2000, la de Qué vida más triste. Los sketches transcurren en una población imaginaria habitada por genios, pedantes y eruditos a la violeta. Una ciudad de gafapastas donde creen que la entrega de los Nobel de Física es un espectáculo de cara a la galería, donde discuten sobre Kant en la peluquería y que tiene un policía local (vídeo de abajo) a la entrada del casco urbano al que se puede poner a prueba con cualquier cuestión metafísica. Un asesino, por ejemplo, le porfía que si Dios no existe, todo está permitido, a lo que el guardia le replica “pero nada existe fuera del todo”. Un pespunte entre Buñuel y Berlanga. Reír mientras se aprende. Ciudad K era, es, una rara avis. No renovará, pero quedará como un fósil de la televisión que a muchos nos gustaría programar.

Etiquetas: , ,

Benedicto XVI, Suma Audiencia

Francisco Andrés Gallardo | 9 de noviembre de 2010 a las 11:09

El Papa no es partidario de las eucaristías espectaculares, de presbíteros con golpes de efecto y desplantes de telepredicador. Benedicto XVI, tan germano, aboga por celebraciones de rasgos íntimos, de concentración e implicación. Lo humano dentro de lo monumental. Menos folclorismo. Muchos párrocos se hallan ante la disyuntiva de seguir una senda austera y esencial o desbarrar por territorios que lindan con el espectáculo. A la madurez de la feligresía le corresponde asumir la responsabilidad de que las misas, ay, no son programas de televisión en vivo. Ni festivales. Aunque a los pastores también les corresponde estar próximos a los sentires de quienes se sientan en los bancos (los del templo, claro) y alimentar de verdad sus almas.

A Su Santidad no le gustan las estridencias colectivas, aunque se dé baños de multitudes tras afiladas proclamaciones aéreas. Pese a no ser un Papa superstar, su visita española se ha traducido en liderazgo de audiencia televisiva, incluso en la franja matinal de La 2, quintuplicando los índices del olvidado segundo canal. Las retransmisiones de TVE fueron contenidas en su narración mientras la realización, con guión de evento deportivo, se recreaba en lo artístico y lo turístico. No estamos en una España de un laicismo gomorrita. La gente es más normal de lo que piensa el Papa y su parda némesis, el zapaterismo. La mayoría de la gente vive en la normalidad y en la moderación. Por eso también se sienta a ver la visita del Papa y navega por la TDT.

De un acontecimiento concebido para la concordia, los medios y los políticos son capaces de convertirlo en un debate de GH. El conflicto se instala en el plasma sin remisión. Hasta el pacífico trueque de madres en Me cambio de familia (T-5) se envenena desde el primer momento, como pasaba en este domingo que comenzó tan ascético y de intenciones tan místicas.

Cine sonoro y televisión muda

Francisco Andrés Gallardo | 7 de noviembre de 2010 a las 12:04

Imprescindibles Concha Piquer

El nombre del programa es Imprescincibles, pero parece que no hay nada tan prescindible en la mayoría de los mandos que el botón número 2, normalmente el que se dedica a la ya invisible Segunda Cadena de TVE de toda la vida. Si entre las impaciencias y los hastíos dan la oportunidad de que se abra durante unos minutos lo que estén contando en La 2 pueden llevarse normalmente una sorpresa. Es cierto. La mayoría podemos utilizar el cacharro plano para buscar entretenimiento, hipnosis y reposo nocturno para las meninges, pero la cadena que destapó la franja del UHF surte de regalos cada día en su programación. Hay que pescarlos al momento. Duran bastante menos que Sálvame, pero siempre quedará la oportunidad de verlos en la web de RTVE (pinchad arriba).

Una de estas recomendaciones es el último Imprescindibles, dedicado a la figura de Concha Piquer y que incluye imágenes de su pionera filmación sonora de 1923, todo un hallazgo para la historia cinematográfica. Este documental biográfico relata una apasionante vida ya contada de forma sensacionalista en otros programas. Concha Piquer sería indigna de un Hormigas blancas, pero caerá un año de estos. La artista valenciana, mujer precursora, tan valiente como exigente, es emblema de la interpretación y de la copla en particular. Con las reflexiones de especialistas o de figuras como Aute, Martirio o Miguel Poveda, este Imprescindibles se hizo más grande y subrayó el papel en la historia del espectáculo español que tuvo, y aún tiene, doña Concha, icono popular de la inquietud cosmopolita con ese hiperbólico baúl. Sólo en Canal Sur tendría también cabida en prime time un programa que ensalce la copla. La Nuestra más bien viene fatigar el género, lo manosea por reiteración rutinaria, colocándolo en homenajes sin chispa y en especiales vulgares. La copla necesita ya un paso adelante además del concurso de los sábados.

Hombretuporaquí. Faemino and Cansado

Francisco Andrés Gallardo | 3 de noviembre de 2010 a las 15:52

Tal vez este es el sketch que mejor define el humor de Faemino y Cansado: el Carromato de Hombres Fenómeno del Viudo Gómez de Honrrubia. Qué tiempos aquellos de ‘El orgullo del Tercer Mundo’ cuando La 2 estaba en el mando. Les echamos de menos y muchos tienen en la memoria como si hubiera sido ayer este programa del dúo que había que cazar al vuelo en la sinuosa parrilla. Aunque Cansado ande por ‘Ilustres ignorantes’, sería un detalle que con su compadre reaparecieran una Navidad de estas.

Leire, la ministra de las rabietas

Francisco Andrés Gallardo | 27 de octubre de 2010 a las 9:44

http://www.youtube.com/watch?v=meE-zE_pfIU
Santiago López Castillo (arriba en un vídeo reciente, en la presentación de un libro escrito por él, ahora que está jubilado), un funcionario de TVE de los de toda la vida, nunca fue la alegría de la huerta. Nos quedamos por saber qué hubiera hecho con un magacín elaborado entre todos los centros territoriales, en un proyecto surgido en los estertores de UCD que venía a proclamar la España vertebrada entre tanto cambio autonómico. López Castillo fue durante muchos años, y en varias etapas, director de Parlamento, lo más alejado a Perdidos o a Sálvame que pudo existir en la historia catódica. Venía, y viene, a cubrir una parcela de obligado cumplimiento en franjas misteriosas de La 2. López Castillo, que nunca iba a quitarle el sitio a Jesús Vázquez o a Mayra Gómez Kemp, redactó un desafortunado artículo en una semiescondida publicación, Guadalajara 2000. Aquello era en 2002, en la época imperial de Aznar, y el director del programa parlamentario de TVE tildó de “Morritos Jagger” a la joven diputada socialista Leire Pajín. En el PSOE cerraron filas y el entonces director del ente, González Ferrari, (creo que viendo el cielo abierto) cesó a López Castillo al frente de Parlamento.

Desde aquella victoria sobre el periodismo machista (o más bien sobre opiniones que pueden sobredimensionarse) Pajín no pasa una y enseguida salta sobre quien ose cuestionarle personalmente. Todo lo contrario, por ejemplo, de una notable figura política del PSOE como la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, que siempre ha preferido los hechos a los dichos, aunque fueran en su contra. Presuntos o reales machismos aparte, Pajín ya es experta en arrear rabietas y victimismos. Mala cosa para la política y la democracia. Este fin de semana en la Seminci quedó claro que González Sinde nunca será la mejor opción para el Ministerio de Asuntos Exteriores. Y que, o madura aún más, o Pajín será por sí misma un motivo para no votar al PSOE.

Hannah y sus hermanas

Francisco Andrés Gallardo | 8 de junio de 2010 a las 10:12

Aunque se pregonen nuevos modelos familiares, la familia de siempre es el magma de nuestra sociedad, y con ella, los hijos, los niños. Los retoños… esos seres capaces de remover las carteras incluso en las raíces profundas de la crisis. Y allá a Arganda, a Rock in Rio, llevaron los padres a los cachorros para que vieran a Miley Cyrus en concierto, porque para eso la contrataron, con mucha vista. Descubrieron a Miley vivita y coleando, con su short negro ceñido, patorras bien al aire y sus tacones, arreglá pero informal para contonearse. Por allí no había ni rastro de la criatura de Disney. Ni Hannah, ni sus hermanas. En el escenario estaba una curvilínea madonnita, rockera, puntito look agresivo, en las antípodas de la chica de falda vaquera y peluca rubia, su otro yo en la ficción. Miley, casi de un día para otro, se ha querido despegar de su pasado de Disney Channel, y pisotea con la aguja de sus tacones la sombra de Montana, para asombro de miles de pequeños fans que la veían a través de La 2.

Es demasiado joven Miley Cyrus (17 tacos), la de los arrullillos con Bisbal, para despellejarse de su piel de vivaracha adolescente y convertirse en el sex symbol de la nueva década. Parece tener prisa por saltar sobre las espaldas de Britney Spears y Christina Aguilera, dos de sus antecesoras más petardas. No sé si las obligaciones Disney son como un cinturón de castidad audiovisual que ponen desatadas a sus protegidas en cuanto se enfrentan a la mayoría de edad. Miley-Hannah es una chica con talento que ha crecido en acelerones y parece haber dejado atrás a muchas niñas-niñas que de la mañana a la noche la han perdido de modelo. Aún la encontrarán en la serie de Disney Channel, que es de lo más entretenido de su canal. La sitcom Hannah Montana, al lado de Jonas o El club de la herradura parece Twin Peaks.

Comisión, comisión

Francisco Andrés Gallardo | 14 de febrero de 2010 a las 20:57

La Comisión Europea, que aguarda alegaciones hasta hoy, tiene bloqueada la ley de financiación de RTVE, por lo que ni las cadenas privadas ni las empresas de internet y telefonía están obligadas al pago de sus aportaciones mientras se dicte una resolución. La corporación pública, sin esos ingresos publicitarios que ahora marisquean la compentencia con sus precios al alza, depende por ahora únicamente de la subvención estatal, unos 550 millones que cubren un 40% del presupuesto. Más de la mitad de las cuentas de RTVE van a estar en el aire como mínimo durante lo que resta de año, por lo que es comprensible que el anterior presidente, Luis Fernández, diera una espantá ante el cataclismo del Pirulí, al que se le aprecia una aluminosis financiera por imprevisión.

Cuando aún no ha cundido abiertamente el canguelo en el seno de la empresa que preside el octogenario Alberto Oliart, el futuro de RTVE es más incierto que nunca, no sólo por el dictamen de la Comisión, sino por los procesos que pueden seguir a la decisión. Si es favorable a las empresas privadas, la normativa se queda patas arriba; si es en contra, aún queda la Justicia para recurrir. El gusto de ver las películas o la gala de los Goya de esta noche sin interrupciones, y gratis, tiene un precio muy alto. Los presupuestos de la nueva TVE se envenenan y la realidad condena a la dirección de la casa a apretar gastos y a desalojar el lastre de la Champions o del Mundial de motos, o derechos de películas de primera fila, lo que el gurú del fútbol de paganini, Jaume Roures, compara como “la gasolina”.

TVE se queda sin gasolina en la parrilla y en las cuentas bancarias. Oliart, que contrata a parientes mientras se enemista con medio consejo y con los sindicatos, apoya a la producción propia y a la responsabilidad. La responsabilidad gubernamental que ha faltado para vislumbrar el futuro inmediato.

Etiquetas: , , ,