Archivos para el tag ‘La chica de ayer’

El Rocío y los rumbos

Francisco Andrés Gallardo | 2 de junio de 2009 a las 8:58

La ermita del Rocío es como un vientre materno, comparaba el reportero de Mira la vida en una narración desatada. “Santi… Santi”, intentaban interrumpirle desde el estudio de Canal Sur. Pero Santi era una incontenible catarata de epítetos y sensaciones. En un país tan laico, las celebraciones religiosas llegan a provocar paroxismos narrativos en las cadenas. Ayer al mediodía no era necesaria esa riada charlatana. A un espectador andaluz no le hacen falta muchas descripciones cuando se asoma a El Rocío televisado. Para exagerar y desfigurar las tradiciones andaluzas ya hay programas que se bastan solos, como La noria, que dedicó un pantojil debate rociero el otro sábado, antes de que JJ hiciera su numerito tomatero con la infeliz de Sonia Monroy.

Los debates cretinos están de capa caída, excepto en las noches del fin de semana. Los que huían de DEC en la noche de los viernes encontraron en su momento a Callejeros, cuyo formato ha traído una pléyade de clones. El último en incorporarse, un tanto de rondón, ha sido Cambio de rumbo, en Antena 3 tras La chica de ayer dominical. Este nuevo espacio viene a proponer lo que ya hay de sobra en la parrilla: historias en primera persona a pie de calle, de playa o de sabana africana. El previsible programa arrancó con un informático catalán que lo dejó todo y en lugar de montar un chiringuito se fue a Senegal a cuidar de las colonias de chimpancés. La historia se contaba en ida y vuelta, lo que venía a completar un poco lo que hubiera sido un simple Españoles en el mundo. Lo mejor fue la idílica imagen de Tarifa en el testimonio de surfistas, como los padres de Gisela Pulido la joven multicampeona de kite surf. Andalucía como paraíso, más allá de las cifras del paro. Es un canto al optimismo, pero por los bajos índices de audiencia Cambio de rumbo perderá el ídem.

Os dejo además un detalle de ‘La chica de ayer’ de este domingo. El protagonista, embarcado misteriosamente en 1977 tras sufrir un accidente en 2009, intenta salvar el matrimonio de sus padres y, falto de inspiración, le pasa al progenitor las letras de ‘Sin ti no soy nada’ o ‘Corazón partío’…

‘La chica de anteayer’ (la serie del domingo)

Francisco Andrés Gallardo | 28 de abril de 2009 a las 0:17

Antonio Garrido con ese “coñiio” pronunciado con naturalidad suburbana sevillana se ha convertido en el personaje más esperado de La chica de ayer. Le ha venido bien zafarse del escaparate de Identity. El jefe Gallardo es el que destila más espíritu cañí, con el que más nos podemos identificar de una excelente serie que se ha calcado de otra mejor, la originaria de la BBC, Life on Mars. Planos y escenas completas se han clonado de la ficción británica, pero bien está que aprendamos aquí a hacer una mejor televisión copiando lo bueno que se hace fuera. Ida y Vuelta ya nos ha obsequiado esta temporada con Acusados (inspirada en Damages) y ahora Antena 3, los domingos, nos subraya la labor de esta productora, después de tener varios meses enlatada a esta Chica de ayer nacida entre mirindas, celtas cortos y el gong de Hora 25. Este retrato de la era Campaniforme se crece aún más cuando presenta detalles de 1977, sonriendo a la nostalgia. Cuidando de no salirse del renglón británico, les faltó algún rescate petardo musical, algo de La charanga del Tío Honorio, (vídeo abajo) for example. Y no me pondré pesado con algún fallo de ambientación que se detectó, pero que se convierte en pecado venial al lado de los desmanes históricos de Águila roja.

No se puede poner reparos a Ernesto Alterio, el accidentado que pasa de un salto pasa de 2009 a la Transición, ni a la caterva de secundarios y ni mucho menos a la encantadora Manuela Velasco, con su caja de Cola Cao convertida en botiquín. La chica de ayer tiene sus pinceladas de intriga, su punto de comedia, es a veces inquietante y a ratos entrañable: es cuestión de seguir copiando a los ingleses.

Y, atención, spoiler: en el capítulo del próximo domingo no se pierdan cuando Samuel Santos se dirige a Luis Aragonés: “dentro de 30 años acuérdese de esto: Torres y Villa”. Genial.

De las broncas a ‘Acusados’

Francisco Andrés Gallardo | 17 de abril de 2009 a las 10:27

Pablo Motos discute de vez en cuando con su compañera Raquel Martos sobre tópicos entre hombres y mujeres. Momento pelín tonto. Es una versión posmoderna de aquellas broncas en broma que se cruzaban Juanito Valderrama y Dolores Abril en todas las galas del sábado que hubo en los tiempos en blanco y negro. No hay nada nuevo bajo el plató, sólo remodelaciones. De esa idea tipo Furor, la guerra entre chicos y chicas (y eso que Pablo es ya un cuarentón), surgió lo de Guerra de sesos, que se está pegando una costalada en las tardes de Telecinco. Lo de Juanito Valderrama tenía su añeja gracia porque las peleas fandangueras duraban tres minutos, pero no la hora larga y alargada de cada día con Jesús Vázquez y unos cuantos haciendo el ganso. Un trozo de Hormiguero no garantiza la gloria, aunque se le añada la química de un combustionado Jesús cuesta abajo.

Como ha confesado el mandamás de Telecinco, Paolo Vacile, a la mismísima Pilar Rubio, se les ha gripado el motor de las tardes después de echar tanto carbón lamentable. En prime time Telecinco la cosa cambia. Llegamos a perdonar el tufillo de telenovela que está desprendiendo Acusados mientras disfrutemos de las caras de Blanca Portillo y José Coronado. Acusados, pese a su parecido con Damages, hubiera sido una de las grandes miniseries españolas. Y a fuerza de retorcer y ensanchar sus situaciones pierde su impacto dramático. Debería tener una sola temporada y un final cerrado, pero Telecinco ya no mata las gallinas hasta que no se mueren por extenuación. Y ni aún así. Algo parecido acometerá Antena 3 en caso de que cale en el público (que lo hará) La chica de ayer, inspirada en la brillante, y corta, Life on Mars de la BBC. Es una pena que las buenas series se suiciden con su propio éxito.

Aguiluchos y mirindas. ‘La chica de ayer’

Francisco Andrés Gallardo | 18 de febrero de 2009 a las 9:06

Puede ser que sea de esas series que llegan con mucha promoción detrás y después se desinflan y la audiencia le da una patada. Arriba tenéis el vídeo que adelanta el comienzo de ‘La chica de ayer’, la versión española para Antena 3 de ‘Life on Mars’ (por el título de la canción de Bowie). La historia originaria habla de un policía que viaja en el tiempo, a los años 70, sin saber por qué, y ha de resolver casos en el pasado para intentar regresar al futuro. La serie británica es cortita, pero si tiene éxito la española nos llevaremos años y años con el agente de Ernesto Alterio.

Si véis el vídeo, la versión española cuenta con añadidos nostálgicos e históricos que le dan mucha sustancia. Desde la credencial al edificio con el aguilucho de San Juan incorporado a ese rostro del protagonista que se queda alelado, como el capitán de ‘El planeta de los simios’, al reflejarse en un cristal sobre el cartel con la marca de refresco Mirinda (que significa maravilloso en esperanto). Este sofalícola que os escribe, que en el fondo es un sentimental, se pone casi a llorar con esa escena. Lo que daría uno por (re) vivir un par de días en la época campaniforme (pantalón de campana), beberse una mirinda, comerse un chicle cosmos y poner la televisión para ver a María Luisa Seco. Y volver a estar con tantas personas que uno echa de menos.

Ah, y todo un detalle que con lo de ‘La chica de ayer’ no caigan en la tentación de poner la canción de Nacha Pop que es de unos años más tarde del 77. Nos quedamos con la Bohemian rapsdoy de The Queen.

o…