Archivos para el tag ‘Sálvame’

Jorge Javier Vázquez la lía con Olvido Hormigos. Otra vez. Qué pereza

Francisco Andrés Gallardo | 30 de septiembre de 2013 a las 13:39

Pincha, si quieres, ,aquí, para ver una de las escenas más lamentables que recuerdo. Que ya es decir.

Olvido Hormigos, la ex edil digital, tuvo un encontronazo con María Patiño el viernes en un intermedio en Sálvame Deluxe. Jorge Javier Vázquez reaccionó rematadamente violento y chulesco, por muy mal, yo qué sé, lo que dijera la participante de Mira quién salta y otras hierbas. No sé qué fue lo peor: los insultos de Jorge Javier, la recena de los contertulios o las lágrimas de Lidia Lozano. Vázquez tilda a Hormigos de “sucia”. Mira quién habla.

Telecinco lo debe de estar pasando muy mal. Ha perdido de lejos el liderazgo de audiencia frente a Antena 3 y ahora para octubre anuncia el regreso de Belén Esteban y ahora vivirán esta semana de toda esta ¿polémica? en Sálvame Deluxe. Muy mal, muy mal. Fangoso.  El señor Vasile tendrá que pensarse de nuevo qué hacer con todo esto.

Telecinco, más irrealidad que ficción

Francisco Andrés Gallardo | 25 de octubre de 2011 a las 11:36

 

En Telecinco es como si no cupieran las ficciones. La parrilla está tan atosigada por los realities y todas sus vertientes en forma de tertulia, debates rencorosos, griterío ignominioso e interpretación verdulera, que produce (casi) a todas horas un exceso de callejeo, dialéctica principesca y ardentía estomacal. Telecinco es corazón y bilis. Esgrima a hachazos. Caja de gusanos de seda cabreados. Telecinco es telerrealidad, vaho en el espejo cotidiano, teletienda de bustos operados y telemaratón de salivazos. También está Pasapalabra y los deportes. Incluso Piqueras y unos desayunos interesantes con la Campoy e incluso con AR. Más allá de estos buenos momentos, la cabra, con perdón, tira al monte de la mesa redonda, la que tira manta para arriba al pelele de turno.

Ante la realidad de Telecinco, su realidad, no caben ficciones, y eso es lo que tiene asumido tanto el adicto a Sálvame como el que se tiene prohibido estacionar en el número 5 del mando. Si aún sobrevive Aída es porque ya es de la familia, de otro tiempo. En Telecinco han hecho auténticos monumentos de la ficción en España tan fallidos como Vientos de agua o Acusados; pero cada vez lo van a tener más difícil para consolidar una serie dramática o una intriga policíaca donde todo el mundo espera, o teme, encontrar a Bárbara Rey, a Mila Ximénez y, muy pronto, a Isabel Pantoja.

La telerrealidad ha asesinado a Homicidios. No es una obra maestra, sí, pero en La 1 habría encontrado esa audiencia fiel que ahora, en Telecinco, sólo encuentra a las tantas de la noche, como le pasó a la maltratada Punta Escarlata. Son secuelas de la fragmentación y los modelos estancos de programación. Antes de darle al ‘on’ el espectador ya se hace una idea de lo que va a encontrar en su barrido y no le va a dar oportunidad a lo que crea distinto, aunque sea a Eduardo Noriega poniendo cara de palo.

¿Dónde estás, corazón?… Pues en Telecinco

Francisco Andrés Gallardo | 21 de septiembre de 2011 a las 9:15

 

Pocholo Martínez Bordiú arrojaba un vaso de agua a Karmele Merchante y Chabeli Iglesias abandonaba el plató entre silbidos. Tómbola nació como el escaparate del corazón y la polémica, la revelación surgida de las autonómicas que advertía que entre los personajes de las revistas había tomate, exclusivas y horas baratas de televisión. Tras el magacín de Globomedia Qué me dices que llegó a Telecinco en el 96, el corazoneo, hasta entonces pasto de colorines para el Hola y sus hermanas, se quedó para siempre entre los canales españoles. Canal Sur se dio de baja del tenderete valenciano de Ximo Rovira a raíz, hace catorce años, de una lamentable tertulia sobre el fatal accidente de Lady Di.

Lo que subió como la espuma descendió con la rutina. Y fue con el desgaste de Tómbola cuando Ana Rosa Quintana, la entonces estrella de Antena 3, aceptó el encargo de hacer un formato parecido. ¿Dónde estás corazón?, cronistas enfrentados a los invitados, nacía en el verano de 2003, para lucimiento de las venas de María Patiño y del bigote de Jesús Mariñas. El jerezano Jaime Cantizano, relevo de Mon Santiso y Antonio Hidalgo para hacer de yerno ideal a la vera de Quintana, se puso al frente de este magacín de famosos que durante sus 8 años concluye con casi un 20% de share de media y 2 millones de espectadores. Pero eso promedio se deshacía en los últimos años. Tras las vacaciones DEC?(acrónimo con el que se encogió el título) estaba en la cuerda floja y finalmente no pasó la prueba del 10% y entre todas las partes han aceptado de forma amistosa echar la cortina este viernes.

Antena 3 despide con dignidad a unos de sus programas más emblemáticos, mientras Cantizano y la productora Cuarzo respiran para embarcarse en unos proyectos diferentes y puede que incluso más atractivos. La balanza frente a Sálvame Deluxe se inclinaba ya la mayoría de las veces a favor de Jorge Javier Vázquez, pero lo que de verdad ha empujado a Antena 3 a este cese es el buen resultado del concurso Atrapa un millón. Cuando DEC pasó a la franja de trasnoche en realidad estaba firmando su finiquito. Telecinco enfrentó al programa estelar de la firma de Ana Rosa con decenas de proyectos, desde Los Morancos a capítulos de Mentes criminales, pero el corazón de Antena 3 flotaba en el audímetro de la noche de los viernes. Y hubo lealtad por todas las partes pese al fichaje de Quintana por Telecinco hace ya seis años.

DEC vivió su récord a costa de Eva Nasarre, aquella sonrisa de Puesta a punto venida a menos. El 29 de octubre de 2004 Cantizano congregaba a 3,4 millones de seguidores y el otro gran pico se producía dos años después con la detención de Mayte Zaldívar. Cifras que, parece, no volverán al género fácilmente.

Antena 3 se queda sin corazón pero no cierra la puerta a los programas de famosos. La cadena de Planeta esquiva el sello de Telecinco y en busca de formatos para toda la familia probará con otras alternativas a DEC, pero marcando las distancias a Sálvame y a espacios parecidos de su competencia más directa.

Por lo pronto los millones y las preguntas han jubilado a la troupe de Ana Rosa en Antena 3. El corazón pierde a una de sus válvulas de exclusivas y apariciones pagadas al contado. Los famosetes lo tienen ahora un poco más crudo;?los famosos, por lo menos los que no cobran, siempre tendrán su sitio en la televisión del entretenimiento.

Etiquetas: , , ,

Miénteme, Julián

Francisco Andrés Gallardo | 8 de noviembre de 2009 a las 19:41

http://www.youtube.com/watch?v=CnZrvLs1HvI
Ya están los pobres reporteros enviando sus crónicas desde pueblos perdidos de Burgos y Palencia, cubiertos de nieve y poniendo cara de estar pasando mucho frío, porque para eso abren los informativos y tienen que justificar el despliegue. Los noticieros de ayer, como los de Antena 3, atemorizaban diciendo además que “ahora viene lo peor”. Hace unos días los telediarios estaban quejándose de las altas temperaturas y del cambio climático y ahora parece que sobreviene un apocalipsis de hielo y ventiscas. “Lo peor”. La información televisiva, como los mismos rigores meteorológicos que sufrimos, no admite tibiezas. Todo es alarma griposa, económica, social o climática. Como un primo cenizo, los informativos tienen la consigna de poner mal cuerpo cuando no se trata de dar sitio a las promociones musicales, cinematográficas o gastronómicas, todo ese baúl gordo de nimiedades que discurre entre las noticias alarmistas y lo que pasa en el Real Madrid. Si se fijan, los informativos de las cadenas generalistas dejan de contar historias para proferir amenazas con suavidad engolada.

El doctor Lightman (Tim Roth), de Miénteme, se iría por la pata abajo contemplando a los Piqueras en sus exageraciones. Lightman, un polígrafo andante, detecta a través de un simple parpadeo si el confesor está distorsionando sus historias. Si lo hubieran invitado este viernes al plató de Sálvame hubiera estado en su salsa con los gestos esquivos de Julián Muñoz y Belén Esteban, líderes del despecho y ahora bien pagados. (Por cierto, ¿en qué inopia estaban los marbellíes cuando votaban al cínico este del bigote?). Sálvame es un imperativo suplicante que esconde un programa de arrogancia. Miénteme es la invitación aguerrida de una serie que se caerá un día de estos. Y será un pena. Véanla en Antena 3 antes de que la manden al limbo de la TDT.