Archivos para el tag ‘tve’

Danzad, danzad malditos con vuestras miserias en la tele

Francisco Andrés Gallardo | 20 de septiembre de 2013 a las 10:36

Toñi Moreno tira los zapatos al aire por un hombre dispuesto a pagar la carrera a un joven de una familia necesitada. Nos alegramos por los beneficiados, pero no me alegro de que hay un program que a diario, durante varias horas, horade en las miserias de Andalucía y se regodee en las penurias. Ayer en La Sexta 3 emitían la película Danzad, danzad malditos. Lo que parecen decir los directores de TVE y de Canal Sur con Entre todos y Tiene arreglo. Me he encontrado la película en youtube y os la cuelgo aquí para que veáis esta profecía ambientada en la Gran Depresión..

 

Sobre la nueva estrategia cicatera y cateta de RTVE, os rescato esta crónica que firmaba días atrás en los periódicos…

 

Cadena pública necesitada de espectadores busca parados, amas de casa y pensionistas andaluces para mejorar sus índices de audiencia. De paso, de forma indirecta, podría desacreditar la labor del gobierno de aquella comunidad.  Si el presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, amigo personal de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, hubiera publicado un anuncio por palabras en la prensa no lo habría redactado tan claro. TVE necesita imperiosamente subir sus vapuleados índices de audiencia y la estrategia de emergencia acude a lo facilón: a Andalucía, la comunidad con más parados y, por tanto, con más consumo de TV (en septiembre volverá a subir con más de 4 horas por día y habitante).

Más bajo en los índices de audiencia no puede caer ya TVE, (terminará agosto sobre el 9% y eso gracias a las Supercopas), ni tampoco en  intención.  El espacio vespertino Entre todos, calcado del (siempre criticado) Tiene arreglo  de Canal Sur, es el ariete de esta estrategia encaminada a buscar espectadores a granel.  A mejorar como sea unos índices que han de estar sobre los dos dígitos mensuales. Lo contrario es dejar a RTVE a los pies de la oposición y a la justificación de un ERE. La solución asumida por el equipo de González-Echenique es tomar del vivero de Canal Sur, incluido un espacio producido por el ex director general de la cadena andaluza, Pablo Carrasco.  Los medios afines al PP piropean ahora a Toñi Moreno cuando pisoteaban ese mismo magacín cuando se emitía en Canal Sur: todo un síntoma. Entre todos, además, dibuja una comunidad andaluza donde la justicia social queda en evidencia.

La estrategia sureña ha obligado a TVE a adelantar su parrilla respecto a la comptencia privada. Entre todos arrancaba este lunes y en su segundo día bajaba en número de espectadores (en Andalucía obtuvo un 8% de cuota frente al 12,7% de La tarde de Juan y Medio). A su vez  esta precipitación llevaba a adelantar en una semana el regreso de Mariló Montero en La mañana de La 1. En este magacín, tercera opción con diferencia frente a Griso y Ana Rosa, se ha producido una renovación de rostros colaboradores y se encamina en esta etapa más hacia los temas de salud, sucesos y lo que llaman crónica social. Montero, fichada de Canal Sur, se mantiene porque se le supone un rostro reconocible por la audiencia andaluza. Las escaletas del matinal mirarán con descaro hacia el Sur. El plan de la cadena pública presidida por González-Echenique sólo acaba de empezar. Regresan las corridas de toros y Los Morancos celebrarán la Nochevieja junto al logotipo de TVE.

La 1 ha descendido en 3 puntos desde hace un año, desde que entró la nueva dirección nombrada directamente por el PP. En agosto de 2012 la primera cadena lucía un 12,2% de cuota mensual que pasó a 11,2% en septiembre, cuando se hicieron efectivos los primeros cambios en los informativos. La 1 lucía un 13,9% de cuota en septiembre de 2011 que le permitiría en estos tiempos ser líder de audiencia. Para remontar la elección no ha sido mejorar en la calidad de los informativos o programas. Más bien lo contrario. A lo fácil: pescar andaluces.

Isabel, de Castilla, Granada… y Aragón

Francisco Andrés Gallardo | 19 de septiembre de 2013 a las 10:49

La serie histórica Isabel tuvo una lejana primera temporada en la que la productora Diagonal creó un Estudio 1 en movimiento, inclinándose por los cánones más cuadriculados de las series de prestigio de TVE de otros tiempos. Un par de años después, desmantelamiento de los decorados inclusive, y aupados por los datos de la audiencia, Isabel ha retomado la historia de los Católicos con una estética más audaz y con una Michelle Jenner que le viene mejor el rol de la treintañera ambiciosa que ha de representar (el mayor defecto sigue siendo la voz). Y Rodolfo Sancho, en un ¿premeditado? homenaje paterno a Curro Jiménez, galopa con la cuadrilla aragonesa, salpicando entre los riachuelos mesetarios, al encuentro con su arribista esposa. En la web de RTVE puedes ver los capítulos. Si Los Tudor convirtieron a Enrique VIII en un play boy, admitimos el peinado de peluquería de Isabel de Castilla. El blanco y negro casi siniestro de la corte portuguesa (espléndido Juan II a cargo de Daniel Albadalejo), con ese príncipe cabezón que parece el enano de Juego de tronos, consigue una ambientación evidente pero atractiva de los malos de estos próximos capítulos. Y aún tienen que llegar las guerras civiles en Castilla y en Granada. Sobre todos los trabajos del elenco destaca uno en especial: el arzobispo Carrillo del sevillano Pedro Casablanc, el vehemente intrigante, el ladino cardenal con mohínes de mariquita malvado, que se yergue como el insidioso lleno de rencor y condenado así a la derrota que nos barrunta más lunes de este suculento culebrón medieval. Isabel ha vuelto crecida, sabedores de que tienen respaldo para rematar la biografía. TVE debe proponerse seguir este camino y preparar ficciones de prestigio aún mejores.

El Ayuntamiento de Barcelona, por cierto, (a diferencia de Granada) se hace un flaco favor a sí mismo poniendo tantas trabas a la grabación de la tercera temporada en los rincones históricos de los Católicos por la vetusta Barcino. Pena de políticos cretinos en Cataluña.

De los 4 detectives: doblaje y sevillanas

Francisco Andrés Gallardo | 17 de septiembre de 2013 a las 10:24

 

Kojak, Colombo, McCloud y Banacek tienen poco en común para el resto del planeta. Son series de años dispersos, de impacto dispar y de cadenas y estilos diferentes, aunque forman parte de ese paquete de ficciones de investigadores, llamadas ahora “procedimentales”, importadas desde Estados Unidos y que buscaban renovar el entretenimiento televisivo a través de la personalidad de sus protagonistas. Héroes encarnados por figuras conocidas del cine y venidas a menos. Para España ese póker de ases setenteros están reunidos en la memoria más sentimental a través de las sevillanas que convirtieron a Pepe Da Rosa en un fenómeno nacional, en 1976. Le faltó el comisario McMillan de Rock Hudson.

El animador nacido en Argentina llevaba más de un decenio como figura de Radio Sevilla. La recopilación de sus costumbristas momentos más inspirados, de lo castizo a lo picantón, iban glosando discos con “las cosas de Pepe, de Pepe Da Rosa…”, que terminaron de expandirse con esas sevillanas a los detectives de la tele y que su esposa le animó a escribir. Es la primera canción comercial que, a modo de Carnaval de Cádiz (Sevilla y Cádiz nunca fueron distantes a diferencia de los tópicos), caricaturiza la pantalla para que la jaleara el personal, que se identificaba en esas rimas que hablan de las colillas del desastroso Colombo o el caballo de McCloud que nunca pisó Chicago, sino Nueva York.

Las series homenajeadas por el gran Pepe fueron algunas de esas primeras producciones extranjeras emitidas por TVE que fueron dobladas en España. Hasta entonces las series de EEUU llegaban con el doblaje neutro hispanoamericano (para refrescar la memoria recordemos las voces de Los Picapiedra o la narración de La pantera rosa). En 1972 comienza el doblaje nacional para la tele, que entonces se antojaba costoso para TVE, y de ahí que Kojak, en el horario estelar entonces de la medianoche de los sábados, alcanzara así mayor repercusión, junto al chupachup que lucía el personaje Telly Savallas para quitarse del tabaco. No, nunca tuvo que investigar el robo de un camión de chirimoyas.

En unos retazos las sevillanas de Pepe llevaron a una efímera inmortalidad al calvo detective de Manhattan, una producción de la CBS que duró 6 temporadas y que en España tuvo su mayor esplendor en 1975. Las otras tres series formaban parte de la saga NBC Mistery Night, que en TVE, tras el fútbol de los domingos (en verano, por la tarde), se tituló Estrenos TV, y donde al final cupo de todo. Colombo (Columbo) fue la más carismática y dio al tuerto de Peter Falk mayor popularidad que con sus películas, con dos etapas (71-78 y 89-91). Steven Spielberg llegó a rodar incluso algún capítulo del tío de la gabardina que cuenta con el off más glorioso de la tele, su mujer. El personaje en off terminó teniendo su propia serie, efímera, antes de que la actriz que la encarnaba aterrizara en Star Trek.

McCloud, a mayor gloria del siempre vaquero Dennis Weaver, que cabreaba a su jefe en la ficción, tuvo un lento declive durante siete temporadas.

Y Banacek sólo tuvo un puñado de capítulos. A George Peppard, aquella pareja de Desayuno con diamantes, le aguardaba un epílogo glorioso como Hannibal en El equipo A. Pero su mayor honor es que Pepe Da Rosa le cantara… “Ni Coyac, ni Colombo, ni Maclaud, arg, que venga Banachec“.

Yes, Sir… “bugui bugui”

Francisco Andrés Gallardo | 17 de agosto de 2013 a las 20:57

Hoy en papel, en las canciones del verano, recuerdo esta canción de Baccara, su primer éxito. Yes sir, I can boggie…

Yes sir, i can boogie, but i need a certain song
I can boogie, boogie woogie, all night long…
“bugui, bugui”, y los reyes de las discotecas campaniformes guiñaban,dejándose caer ¿Sabe usted, milady? Ellas ronroneaban como si estuvieran en un orgasmo y aunque Jane Birkin lo hizo mucho tiempo atrás con Je t’aime mai non plus, conmocionaron a Europa en un enorme calentón del 77, cuando a las siglas de los partidos políticos en España se le sumaron todas las películas S posibles, esas que ordenaban lanzar las tetas al aire con cualquier motivo. Todo un descubrimento continental.
María era de Madrid y Mayte, de Logroño, y una ciudad con una rima así ya nos advertían por dónde iban a ir los derroteros de Baccara. El dúo lo formaban dos bailaoras de flamenco para guiris con pretensiones artísticas que fueron fichadas  en Canarias por una discográfica alemana para que con languidez ibérica ambientaran sensuales veladas musicales. Yes sir I can boggie  fue el primer pelotazo de Baccara y sonó de lo lindo en las noches estivales del 77, con las parejas agarradas a los bugui bugui. Pepe Da Rosa cantaba en aquellos tiempos lo de la ducha y la cama y el yes veri güel, que era lo mismo. Los germanos Frank Dostal y Rolf Soja, con ese apellido como salido de un restaurante chino, fabricaron el producto Baccara para que, exóticas, animaran los chiringuitos y las Nocheviejas de medio mundo. También fueron a Eurovisión, por Luxemburgo, todo con lógica geográfica, y su Parlez vous français sería el ejemplo más palmario para que lo oyera un marciano y  comprendiera lo que era aquella merienda de votos de los países occidentales.
Las Baccara pronunciaban un inglés de cursillo por correspondencia y  los españoles se dividían entre los que sentían orgullo por estas dos paisanas que triunfaban por todas partes y los que se enfadaban porque dos ibéricas cantaran en extranjero, sin entenderse lo que decía. Con lo fácil que era intuir aquella invitación al “bugui bugui”  toooda la noche.
A los pocos años la pareja se separó y cada una quiso hacer el Baccara por su cuenta. Mayte y María todavía siguen viviendo de aquel chico al que se insinuaban con deseo bailarín en 1977.

40 años refinitivos entre Kiko y Larrodera

Francisco Andrés Gallardo | 24 de abril de 2012 a las 9:02

La apertura de hoy en papel en la sección de TV la dedicamos al ‘Un, dos, tres’ y su debut hace 40 años en la medianoche del lunes. Se estrenó casi a escondidas. Y fue evolucionando en volandas junto a la sociedad española. No hay otro programa o serie en España que haya dejado tal ristra de latiguillos, de frases hechas, en la memoria colectiva como el Un, dos, tres. Cuando, hay dudas es frecuente a día de hoy que a quien va a decir la última palabra se le pida “escuchemos la voz de los Supertacañones”. Era la voz que sentenciaba sobre cualquier conflicto en el concurso. En 1976, Don Lápiz (Pedro Sempson, la voz de Montgomery Burns) instauró las rimas para anunciar los fallos, como ya hiciera después Teresa Hurtado como La Seño. Del “Tiempoo”, de Don Cicuta y don Rácano (Paco Cecilio) se pasó al “campana y sacabao” o “el vamos que nos vamooos”, de Paloma Hurtado, o doña Viuda de Poco. Las hermanas también cantaban, con toda su malaje, lo de “hala, vamos, hala venimos” hace 25 años. En muchas ocasiones aún se oye lo del “y hasta aquí puedo leer” de Mayra cuando no se quiere desvelar un secreto del todo. En el remate de la “tarjetita” podía estar la Ruperta, el ansiado cocheo o el premio de más alto precio, un apartamento en Torrevieja antes de que toda la costa fuera zampada. La expresión campeona puede ser el “veintidó, veintidó” del dúo Sacapuntas (“-Linterna, ¿cómo estaba la plaza? -Azín, abarrotá”), que causaron impacto allá por 1987, justo cuando Antonio Ozores acuñaba lo de “no, hija, no” y “por fin, ya somos europeos”. Poco antes la neumática La Bombi (Fedra Lorente) hacía remedar a media España lo de “¿Por qué seraá?”, al que siguió “Y eso duele…”. Ya desde los tiempos de Kiko Ledgard el chileno Bigote Arrocet, a lo Cantinflas, decía lo de “piticlín, piticlín”, al que siguió el “mayrucha-cha-chá”. Mayra también se las tuvo que ver con Charito Muchamarcha antes de sacar de las cintas a los gangosos de Arévalo, rivales de la tartajosa La Loli, la prostituta que encarnaba Beatriz Carvajal. Y el cuenta-adivinanzas Juan de la Cosa, en la persona de Ángel Garó, catapultó la última muletilla mítica del programa en 1991: “…y esta es la refinitiva”.

En el vídeo de arriba, Bigote Arrocet cruzado con Mariñas.

Y aquí abajo, una apertura impagable de las hermanas Hurtado… “que viene la crisis…” qué ingenuillos éramos todos…

 

Etiquetas: , , , , ,

Marisa Medina: “Señoras y señores, disculpen esta interrupción…”

Francisco Andrés Gallardo | 12 de abril de 2012 a las 9:15

En España no había mujeres rubias. O eso parecía. La televisión en blanco y negro necesitaba mujeres de cabellos claros, un tono más amable para el contraste de los Telefunken y por eso a la pionera Laura Valenzuela la tiñeron. Marisa Medina, que comenzó como presentadora de continuidad de TVE hace cincuenta años, venía con el rubio nórdico de serie para, melosa pero formal, informar a los “señores telespectadores” del avance de los programas o invitar a permanecer en el sillón ante cualquier interrupción, cuando no existía la palabra zapping.

Marisa Medina nos parecía internacional, porque incluso pronunciaba los votos españoles en Eurovisión cuando los idiomas eran cosa de los pérfidos extranjeros. La locutora madrileña, la estirada coprotagonista de la película En un mundo nuevo, rival de Karina en la ficción, fallecía ayer a los 69 años, tras haber peleado lo suyo contra el cáncer, como contó en sus últimas apariciones en los programas hepáticos de Telecinco.

La rubia escudera de Todo es posible en domingo (con un póker estelar setentero, Kiko Ledgard, Tico Medina y Juan Antonio Fernández-Abajo) abandonó durante unos años la continuidad televisiva para dedicarse a los espectáculos de revista y a las poesías subidas de tono. Marisa era entonces la esposa del compositor Alfonso Santisteban, autor de algunos de los daba-dabas más rotundos de la historia cinematográfica y televisiva ibérica. Lo intentó por la música y el destape, pero al final tuvo que regresar a las cámaras y se especializó en los programas de avances, del 625 líneas a Próximamente. Contenidos de una época acartonada de monopolio de TVE.

En sus memorias habla de unos excesos que le alejaron de aquella imagen cándida con la que los espectadores de aquellos años prefieren ahora mantener en el baúl de los recuerdos.

…En este vídeo de abajo, Marisa Medina conduciendo la presentación del jurado español eurovisivo de 1985. Paloma San Basilio fue la que dio el cante entonces.  Hay momentos del vídeo que parece un sketch de Martes y Trece. Está Umbral, Agatha Ruiz de la Prada… Era la TVE real de entonces

Etiquetas: ,

Reconocimientos para Paco Valladares

Francisco Andrés Gallardo | 17 de marzo de 2012 a las 21:47

Era la voz, la voz más nuestra, además de dominar todos los registros interpretativos con una solvencia admirable. Durante años armaba el teatrillo matinal junto a María Teresa Campos, formando un matrimonio de mentirijillas, a la riña con su consorte televisiva, a lo Valderrama-Abril. Esa animación de los años 90, en TVE y en Telecinco, retomaba su andadura en los primeros años de la televisión. El pileño Paco Valladares fue de los iniciales rostros en asomarse a la pantalla, con Jesús Álvarez o Laura Valenzuela, en aquellos tiempos pioneros donde había que pronunciar, y hasta improvisar, en directo incluso los anuncios. A sus espaldas lucía un bagaje inigualable en experiencia tantos en los escenarios y en los platós. Algún despistado podría sólo relacionarlo con aquellos sketches mañaneros, pero Valladares era de los grandes, de nombre tan mayúsculo como su empaque. María Teresa Campos y su gente en Qué tiempo tan feliz, no podían ayer contener la emoción en antena tras anunciarse el fallecimiento. Emociones que también transmitía Valladares en sus declamaciones poéticas. No hay nadie que haya recitado como este actor sevillano. Capaz, con su retranca de humor, de sacar un partido lírico insospechado a vulgares canciones veraniegas, en aquellos encargos de Guillermo Summers cuando TVE empezaba a ser azuzada por la cizaña vulgar.

Se nos va quien protagonizó la primera serie española rodada en formato de cine. Paco protagonizó Diego de Acevedo, la biografía de un héroe del ejército, y que se estrenó en octubre de 1966. La televisión empezaba a tomar un rumbo ambicioso y aquella voluntariosa producción experimental es la tatarabuela de lo que ahora puebla el horario nocturno. Valladares era de la familia, por su papel en David Copperfield, sus apariciones en las zarzuelas y en tantos Estudio 1 que reflejan una trayectoria admirable. Aunque tarde, habrá que homenajearle y reconocerle como se merece.

Clan tiene los días contados

Francisco Andrés Gallardo | 2 de marzo de 2012 a las 10:48

Cuando en noviembre de 2005 aparece en aquellos primeros cacharros de la TDT Clan TVE (que a media tarde cedía su sitio a las reposiciones del Canal 50 Años), la programación infantil corría entonces a cargo sólo de La 2 y Canal Sur 2 (el vídeo de arriba es de su primera cortinilla de continuidad). Y a ratos. Los canales de ‘dibujitos’ de 24 horas eran de pago y durante un par de años, hasta la aparición de Disney Channel, Clan, con ese nombre tan molón, era el principal banderín de enganche para digitalizarse y supervitaminarse ante los nuevos tiempos televisivos. Por pionero ha sido durante este lustro de encendidos, apagones y estrangulamientos el canal temático más visto, aunque este Clan tiene una clientela limitada que ha ido repartiendo con otros hermanastros como la criatura surgida de Telecinco, Boing, que es el botón de moda entre los menores de 13 años.

Tiene algo de injusto el cierre de Clan, pero tiene mucho de inevitable. Lo que programa el operador infantil y juvenil de TVE es similar a lo que también ofertan las cadenas privadas y de forma gratuita (como con retintín argumenta la supervicepresidenta Sáenz de Santamaría sobre el coste de la pública).  Una RTVE atosigada por los recortes puede prescindir de Clan, aunque nos duela, y sus contenidos autóctonos, esos que contribuyen a una industria audiovisual que se tambalea, como Pocoyó, pueden pasar a La 2 o a franjas infantiles de un recuperable canal de reposiciones.  Y que conste, que el apego de las privadas por los dibujitos es por pura intención comercial publicitaria, faltaría más, claro.

El recorte en TVE va en serio. Tal vez es fácil cortar una rebanada por el flanco vulnerable de los niños, pero el servicio de Clan ya lo cubren otras cadenas y todo un universo por internet. Más incierto lo tienen los aficionados al waterpolo, al balonmano, al atletismo o al triatlón sin Teledeporte. Sólo una cadena pública puede asumir ese empeño por las disciplinas que sólo aparecerán en los informativos cuando lleguen, si llegan, las medallas olímpicas.

Etiquetas: , , ,

Programación para el día del Juicio Final

Francisco Andrés Gallardo | 5 de febrero de 2012 a las 11:24

Se acabaron las fiestas, las alegrías y los romanticismos. El ‘mineralismo’ va a llegaaar, como auguró el profeta Arrabal (vídeo de arriba). Aunque sea en 2012. Se nos va cortando el cuerpo de tantos recortes. Desde hace meses sólo se habla del fin del mundo, qué ganas tiene alguno, y ante la confirmación del apocalipsis que vislumbró San Juan habrá que ir preparando la programación especial para esta despedida y cierre . Habrá que ir encargando una nueva cortinilla con el himno nacional con imágenes del Rey, pero sin los yernos, eh.

Por ahorrar costes, todas las cadenas, privadas, públicas y semidesahuciadas, deberían ponerse de acuerdo. Reunir de nuevo a Matías Prats y a Ana Blanco para que nos den la noticia del sanseacabó sería lo más recomendable para que nos cuenten con templanza cómo será este fin de los tiempos. Pedro Piqueras no, que nos puede poner de los nervios en las últimas horas. La tertulia de vulcanólogos podrían llevarla al alimón Ana Pastor y Vicente Vallés. Si falla alguno, que llamen a la matinal Mabel Mata. Como reportero, Jordi Évole palparía como nadie el ambiente en la calle.

Antes de que llegue el fin del mundo habrá que encargar el último capítulo de Arrayán, de Bandolera y de Amar en tiempos revueltos. Estaría feo dejar estos seriales con los flecos sin atar. Y antes de que bajen los ángeles salvadores habrá que acelerar el final para Cuéntame y para Águila Roja, si alguien no lo ha hecho ya. A ver quién se queda con los últimos derechos para que Fernando Alonso gane de una vez con Ferrari. Eso sí, nadie nos quitará nunca el título mundial de Iniesta.

Adiós, mundo. Alguno parece estar deseándolo. Si hay que encuadrar el momento final de la tierra resquebrajándose, que lo haga Víctor Santamaría, el realizador de Canal +. Pero a ver quién paga después la factura de la unidad móvil en HD.

1.000 millones son suficientes para RTVE

Francisco Andrés Gallardo | 29 de enero de 2012 a las 21:54

http://www.youtube.com/watch?v=kOkGJUGdBXg
 
Con 1.000 millones de euros, aunque se incluyan muchas obligaciones de servicio público (como promover el deporte olímpico, sostener una orquesta o sufragar películas), desde TVE no se puede amenazar que La 1 bajaría a un 8% de audiencia. Sólo por inercia y hábito la Primera de siempre, la del botón número uno en millones de casas, tiene ese mínimo de seguidores. El consejo de administración de RTVE llora ante el Gobierno lo que no han sabido defender como gestores en estos trimestres. Con 12.000 euros de nómina mensual es comprensible que los consejeros tengan vocación de manirrotos y de haber firmado con pólvora real. El Gobierno además de negociar, y de convencer del inevitable ajuste, tendrá que recordar que en televisión el servicio público sin público no sirve para nada. Hay que exigir que en Prado del Reír se pongan a discurrir de verdad. En la propia radio dan ejemplo de mantener el tipo con bastante dignidad.

Con 1.000 millones de euros, y con una plantilla de 6.500 trabajadores, TVE debe mantener su liderazgo, por encima de los dos dígitos, porque tiene potencial. Tal vez se les sale del presupuesto contar con la Champions y series como Águila Roja, pero el recorte se le nota ya perfectamente a Cuéntame, con esa detenida agonía compartida del sufrimiento por Mercedes: capítulos de serial, de contención presupuestaria.

Si en los próximos meses no se degüella a saco en los informativos, por ahí La 1 tiene garantizado de 4 a 5 puntos. Con los culebrones (que creíamos que desaparecerían) ya tienen asegurado el 8%. Pero hay que ponerse a trabajar para hacer un prime time de entretenimiento (¿y por qué no también divulgativo?) rentable, familiar y seguido. Lo de la caída de audiencia por el recorte no debe ser un parapeto para no poder hacer una televisión pública interesante.