A todo tigre (y toro) le llega su San Martín

Tacho Rufino | 18 de julio de 2008 a las 18:03

rugby-irlanda.jpg

Consolémonos: al deslumbrante tigre celta también le salen pulgas. Algunas, de la misma especie que aquejan al toro español, las de un sector inmobiliario paralizado tras años de enorme crecimiento, creación de empleo y riqueza. Y, a la postre, excesivo. Irlanda es un caso excepcional. Leí una escena muy ilustrativa de lo que podía ser Irlanda hace poco más de veinte años. La describe León Lasa en su libro Por el Oeste de Irlanda, sobrecogido por la visión de pedigüeñas madres jóvenes y rubias rodeadas de niños pelirrojos, desarrapados y mocosos en un céntrico puente de Dublín. ¡Mendigos rubios y pelirrojos! ¿Existe esto? Dos décadas años después, un sistema fiscal que es sumamente atractivo para los inversores extranjeros y los constructores, la excelente educación de sus escolares y la condición de anglohablante de los irlandeses, además de la divisa única, un marco político estable y la afluencia masiva de fondos europeos obraron el milagro. El milagro celta: la renta per capita más alta de Europa -tras Luxemburgo, ese país- en un abrir y cerrar de ojos; adiós al paro, adiós a la monodieta de la patata. Y venga a construir segundas viviendas y viviendas para invertir los excedentes de una clase ejecutiva y profesional -dublinesa sobre todo-; casas salpicando y amenazando cualquier maravillosa slope verde donde pastan vacas y ovejas y corren libres los caballos.

green-ireland-lg.jpg247_horses2.jpg

Pero el tigre no es ajeno a los vaivenes económicos mundiales, y está muy mustio. Los centenares de multinacionales americanas -que emplean más de cien mil irlandeses- sufren la crisis financiera USA que contagia a todo el mundo. El paro ha comenzado a trotar. Los ingresos por impuestos descienden peligrosamente (la política de bajos impuestos es de alto riesgo en estas circunstancias, porque no alimentan suficientemente las arcas públicas que deben hacer frente a los malos momentos). El hipertrófico sector inmobiliario se enfría y hace tambalearse a uno de los pilares del boom irlandés.

A todo tigre le llega su San Martín. Aunque, dadas sus fortalezas educativas y tecnológicas, sus ventajas lingüisticas naturales y el amor del lobby irlandés americano, se espera que su crsisis sea más corta que otras.

  • ARTVRIVS

    La gran diferencia es que la estructura productiva del tigre irlandés está mejor diseñada que la nuestra y puede compensar la bajada del sector de la construcción con otros como el tecnológico, bienes de equipo, materias primas….

    La “lagartija” española o mejor dicho la andaluza con un sistema productivo basado fundamentalmente en construcción y servicios no tiene otros sectores mayoritarios y de este modo cuando la economía cae, arrastra a todo, a lo único que hay.

    Además una sociedad como la andaluza, con tan poco dinamismo empresarial, eso sí mucha feria, romerías y divertimentos varios que no falten, tampoco puede responder
    dinamicamente a una recesión o crisis más que con lo de siempre: incremento del número de desempleados y aumento
    del número de aspirantes a la administración pública.

    Y mientras tanto la política con sus congresos, para solucionar los problemas…….

  • U-Boat 521

    De acuerdo, again, mister Rufino. Aunque, me temo, ya querríamos aquí tener una crisis como la de los celtas católicos. Por otro lado, no entiendo lo de la “lagartija” de Arturius sino es como comparación al tigre il-landes. En fin, no minusvaloremos nuestra posición clave como puente de tres culturas, tierra que fue de convivencia armónica de las tres relihiones y, puente o banana económica (si nos atenemos al dibujo) entre Europa, el Magré, y América Latina. Las sinergias que se pueden extraer de todo ese know-how son infinitas. Al tiempo.

  • Juan José

    No hay pena que cien años dure… ni cuerpo que lo aguante… http://artejerez.blogspot.com/