De peces grandes y pequeños

Tacho Rufino | 14 de agosto de 2009 a las 19:38

 

(Foto guillermo-jb2000.blogia.com)

HACE ya 10 años, un documental de la televisión pública sueca hizo que el gran estandarte del diseño para todos los públicos, Ikea, sufriera un mazazo en su imagen pública. Entre otras cosas, La trastienda de Ikea, que así se titulaba el documental, reflejaba una política de aprovisionamiento que consistía, en síntesis, en lo siguiente: subcontrato a un fabricante local en un país con mano de obra barata (pongamos Rumanía), le propongo concentrar su producción en un producto concreto, a la vez que le impongo servirme a mí, en exclusiva. Mientras, mis ojeadores hacen prospecciones en territorios aún más baratos (pongamos India, Filipinas, Vietnam), a uno de los cuales trasladaré la fabricación del producto en cuestión, abandonando al anterior afortunado proveedor, que se ve con un negocio fantasma abocado al cierre. La multinacional sueca -es un decir: Ikea radica oficialmente en Holanda, bajo la forma jurídica de una fundación cuyos propietarios son sociedades sitas en Luxemburgo y otros paraísos fiscales- reaccionó con una ingente inversión en Responsabilidad Social Empresarial. Es sólo un caso dentro de una política de aprovisionamientos propia de otras multinacionales. Por ejemplo, Nike no produce, es sólo una marca, y reduce sus costes cueste lo que cueste mediante una agresiva política de compras en diversos puntos del planeta. También a nivel nacional las empresas practican políticas similares. Partimos del principio de que, como el agua busca siempre su salida, es natural que las empresas busquen producir al menor coste para una precio y unas calidades determinadas, y eso no es ni bueno ni malo: es así.

Esta semana La semana pasada hemos sabido que las marcas blancas -aquéllas con las que las grandes cadenas de distribución venden productos fabricados por otras empresas, a las que el cliente desconoce- acaparan un mayor porcentaje de las compras de las familias, dado que son más baratas. En no pocos casos, la asfixia de los proveedores -cautivos e invisibles- es creciente. También en esta semana en la semana pasada hemos sabido que los alimentos frescos multiplican por mucho sus precios desde el agricultor hasta el lineal del súper, a veces de una forma descabellada. La causa de esta inflación desde el origen hasta el consumo no es muy distinta a la que nos hace comprar más marca blanca y menos marcas con nombre propio. La crisis -y la sugestión de la crisis instalada en el corazón consumidor- está suponiendo una contracción de los márgenes de los pequeños, que venden a las grandes superficies casi a cualquier precio: vender como sea. Una huida hacia delante.

Para que el mercado libre sea “libre”, sin embargo, la vigilancia y la tutela pública de las actividades de intercambio empresariales es tan fundamental como lo es el principio de rentabilidad empresarial, porque si los peces grandes son el resultado natural del libre mercado, éste no será libre sin peces pequeños. La Comisión Nacional de la Competencia debe tener un papel protagonista en estos tiempos de turbulencia. Por suerte, así es: en lo que va de 2009 ha incoado más expedientes que en todo 2008.

  • Marisa

    Muy apropiado el comentario, el tema de los peces pequeños es importantisimo. Los pequeños negocios que se estan viendo obligados a cerrar muchos de ellos y los que no tienen que ceder a los abusos de los distribudores o Grandes Superficies que les pagan precios ridiculos que luego ellos (Grandes superficies) multiplican por 10 para forrarse. De hecho solo tenemos que ver cual es el precio que pagan a los agricultores o ganaderos por la materia prima y a cuanto nos lo venden después en el Hiper. De igual forma actuan con los Fabricantes, a los que fuerzan a unos precios donde casi nos les queda margen para ellos, esos son los maravillosos Distribuidores que tenemos (unos chorizos) y después hay quien dice que las marcas blancas son estupendas, fuera las marcas blancas y basta ya de abusos señores.
    Marcas originales y competencia en calidad y precio (pero de una forma justa)

  • Lorenzo

    Marisa, de acuerdo con tu comentario. Solo un matiz las marcas blancas siempre han existido y seguirán existiendo porque hay un porcentaje de consumidores a los que o bien les gusta o no tienen otro remedio que comprar productos de muy bajo coste, pero que compitan con las Marcas de los Fabricantes en los Hiper y tiendas y seamos nosotros los consumidores los que decidamos que compramos en función de calidad y precio.
    Saludos

  • Manuel

    Mejor que marca blanca son las marcas de siempre aunque con unos precios un poco más caros. La calidad es indiscutible.

  • Mercedes

    He leído que las marcas blnacas se están retirando. Será por lo malas que son.

  • ferran

    Los tecnocratas del Marketing estan en un “storming” permanente, y van diseñando estrategias al ritmo de la evolucion del mercado y con la filosofia de “salvenswe

  • ferran

    Los permanentes cambios de los gurus del Marketing, confirman que no tienen las ideas claras.Las marcas blancas han sido un experimento para la mejora de la rentabilidad comercial, pero todavia no esta clara la implantacion que tendran en el mercado.
    El fenomeno de las compañias de vuelo “low cost” confirma lo inconsistente de sus decisiones. Hace unos dias Air Europa anuncia que cobrara 60 € por la segunda maleta. Evidentemente los numeros ya no les salen y tienen que revisar el proyecto que tomaron. ¿Pasara igual con las marcas blancas?.¿Tendran que revisar su estrategia?

  • Iria

    Por muy baratas que sean las marcas blancas. No compensa comprarlas.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber