Incongruencias e incoherencias a todo nivel

Tacho Rufino | 30 de julio de 2011 a las 22:42

1. El universo macro. La flamante nueva gerente del FMI, Christine Lagarde, conmina a España a dejar de vincular subida salarial al IPC, y empezar a vincularla a la productividad (cómo se mida ésta es otro cantar)… mientras, la madura y glamourosa Lagarde comienza a disfrutar de su cojo-contrato con el gran fondo planetario: ligado al índice de precios del área metropolitana de Washington (sede del FMI). Coherencia y buen ejemplo ante todo. Oui, madame!

2. El microeconómico mundo de las macro-empresas. Banco Santander ha visto caer sus aún pingües beneficios de una forma notable, en buena parte por su estrategia global, dado que un buen bocado de pérdidas viene de su división del Reino Unido, la de Ana Patricia. Sus altos ejecutivos, sin embargo, han visto cómo sus retribuciones, entre fijas y variables, aumentan bastante más de lo que cayeron los beneficios. Abracadabra.

3. El microeconómico aprieto de una empresa local pero universal. El Betis, en situación concursal, tiene serios problemas de tesorería, y su solvencia está en entredicho, de forma que se ve judicialmente abocado a realizar quitas a los acreddores y renegociar los contratos de sus futbolistas a la baja. Los honorarios de sus administradores concursales (cuyo trabajo no carece de exigencia pericial, pero a la postre se realiza de una forma estandarizada con respecto a otros concursos de acreedores), sin embargo, son galácticos, y desproporcionados con los meses de trabajo realizados. El juez dice que no, que cobran lo que tienen que cobrar. Pero, ya se sabe: la justicia no hay que entenderla, hay que mirarla demsiadas veces con los ojos de la fe, como un tour a Jerusalén… o una previsión del FMI, mismamente.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber