China ejerce de duro prestamista (y de ‘Tea Palty’)

Tacho Rufino | 7 de agosto de 2011 a las 19:26

”(imagen:

Hay bancos que mandan a sus hipotecados un sms diciéndole algo como “Mañana pasamos la letra: que no vaya a estar otra vez la cosa cortita como el mes pasado”. Hay operadoras de telefonía que venden sus carteras de impagados a extraños despachos de abogados asustones, de esos que te preguntan por teléfono, con voz de 25 años con un cursillo de cobrador intimidante: “¿Usted sabe lo que es el Asnef, caballero?”. Acreedores que piden lo suyo. China también ejerce de prestamista, y ya le mete la bronca a Estados Unidos, país cuya deuda con otros estados está en una cuarta parte en manos chinas (y otra quinta parte en manos japonesas). Quizá pronto será también el sastre y el casero de medio mundo. Le pediremos crédito, le compraremos sus productos, les rogaremos sus inversiones (bueno, el presente de indicativotambién vale). Si no pagamos en tiempo y cantidad, no nos mandará precisamente a sus abogados de Legálitas (por cierto, un nombre que suena un poco a chino). Y cuando decimos “nos mandará”, no nos referimos sólo a la mustia España, sino a todo el mundo.
Dado que los medios de comunicación chinos son estatales, los mensajes que se envían al exterior a través de ellos hay que considerarlos oficiales. Antes de ayer, la agencia de noticias Xinhua no se fue por las ramas: “China, el mayor acreedor de la única gran potencia del mundo, tiene todo el derecho a pedir a Estados Unidos que afronte sus problemas de deuda y garantice la seguridad de los activos chinos en dólares”. Se trata de dar un toque de atención: “No me vayas a dejar de pagar”. Pero también hay mucho de temor por el riesgo de cambio. China ha llamado a EEUU “adicta” (a la deuda) y “miope” en sus sucias negociaciones políticas entre demócratas y republicanos (el adjetivo “sucias” lo tomo de los propios congresistas estadounidenses). Hacen hincapié los medios chinos en los “excesivos costes de protección social” y “el gigantesco gasto militar”. A esto se llama tener pillado a alguien por el arco. “Haz como yo y déjate de protección social; y ve dejándome el sitio en el dominio militar del planeta”. Un gobierno comunista da lecciones de gestión financiera al país de Wall Street y las grandes empresas: cosas veredes. Si todo cambio puede resultar disonante para el ser humano, el cambio de imperio, también, cómo no. Y, o estamos en ello, o estamos soñando. De hecho, China ha reclamado a las claras esta semana que el dólar sea sustituido como divisa global. Y no será el euro la alternativa china…

Desde luego que el espectáculo dado por Estados Unidos para aprobar una elevación de su nivel de déficit deuda y poder eludir la suspensión de pagos ha sido muy inquietante. El mercadeo contrarreloj entre demócratas y republicanos ha tenido consecuencias fatales para el futuro político de Obama, por no mencionar para la imagen de solidez del país central del planeta (sobre esto, Moisés Näim defiende hoy que USA sigue y seguirá siendo el poder). Los republicanos han conseguido dar otro puyazo a Obama, que si quiere subir los impuestos no será a los más ricos, sino que lo tendrá que hacer a sus votantes naturales… o sea, que los perderá y no será reelegido. En el fondo, no deja de parecerse la actitud de China a la del ala más conservadora del Partido Republicano, el Tea Party. El fin político ha justificado los medios. Dando, de paso, pie a China para lanzar un mensaje propio de macho alfa.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber