Las edades del euro

Tacho Rufino | 28 de mayo de 2012 a las 13:08

LA edad nos enseña que no hay nada completamente sólido en la vida. Vemos parejas que pasan por indestructibles, que nunca discutieron y siempre fueron a una antes de anunciar una separación a la postre repleta de odio; sabemos de personas con rumbo cierto a ritmo sostenido que acabaron durmiendo sobre cartones en un cajero; descubrimos que nuestros referentes de honestidad de la infancia hacen el granuja con frecuencia. Ídolos de andar por casa que acaban caídos. Mitos y leyendas vulnerables, si no falsos.

Todos hablamos de la rutilante marcha económica de España durante la década anterior a la crisis que comenzó en 2007, de su artificialidad y del alien de Ridley Scott que traía dentro, aunque pocos y de manera parcial acertaron a intuir al monstruo de relojería que habría de devorarnos por entregas. Tampoco Alemania ha sido siempre lo que hoy representa: un país que reduce el paro progresivamente, que exporta de forma galáctica y que recibe gratis toda la financiación que otros pierden o sudan tinta para conseguir. Y todo ello en plena crisis global. Pero no, no siempre han sido las cosas así.

Durante la década que precede a la puesta en circulación del euro en 1999, Alemania tuvo un déficit por cuenta corriente (la diferencia entre los cobros y pagos con el exterior) muy superior a España o Italia. Es decir, el campeón de las exportaciones importaba más que exportaba. Desde la introducción del euro, las tornas cambiaron: Alemania pasó a tener superávit, mientras que el arco mediterráneo pasó a ser deficitario, importando más que exportaba y consumiendo mucho, todo ello en gran parte financiado con créditos baratos. Alemania aprovechó la Eurozona con fruición, convirtiéndose en un gran exportador a países a los que, en gran medida también, les prestaba dinero… y les arrimaba ingentes fondos comunitarios: la versión comercial del “Paz por territorios” palestino; préstamos y fondos a cambio de territorios comerciales. Llamativo, ¿verdad? Otro tanto, con matices, cabe decir de las relaciones interregionales y las balanzas fiscales autonómicas dentro de España.

Lo cierto es que nos hicimos vendedores malos y vagos y adictos al crédito por aquí abajo; y un poco lo contrario “arriba”. Conviene recordar esto para comprender nuestras reclamaciones en la Unión Europea (o sea, la puesta en circulación de los eurobonos y las políticas de crecimiento con fondos europeos), no para apuntalar nuestra dudosa honra. A nosotros nos han pillao con el carrito del helao; Alemania ha sido la gran beneficiaria del euro. Nos entregamos sin mesura a un idilio lleno de cruceros y puentes de cuatro estrellas. Y ahora nos quieren abandonar y echarnos de casa porque estamos tiesos. Un clásico.

  • Granada Juncal

    Muy bueno… Aunque un poco pesimista con eso de que nada permanece… Aunque te recuerdo un poema de Ángel González:

    “Nada es lo mismo, nada permanece, menos la Historia y la morcilla de mi pueblo. Se hacen las dos con sangre. Se repiten”… También era suyo este otro tan maravilloso:
    “Ninguna tan bella como tú en aquel preciso instante en que te amaba: mi vida entera”. Puedes ser cenizo y pensar que en aquel momento para él era su vida entera o ser optimismta y pensar que aquel preciso instante duró la vida entera… ¿Por qué no?


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber