El hueso, la carne, la sutileza y la contundencia

Blas Fernández | 27 de mayo de 2008 a las 10:38

Álvaro Muñoz_1

Tarik y la fábrica de colores. Fecha: sábado 24. Sala: Fun Club (Sevilla). Formación: Álvaro Muñoz (guitarras y voz); Paco Lamato (guitarras); Éric Jiménez (batería); Miguel Martín (bajo). Aforo: media entrada.

Punto final a la larga gira de presentación de El hueso y la carne -segundo título en la tercera etapa de la guadiánica y muy recomendable discografía de Tarik y La Fábrica de Colores-, la actuación del pasado sábado en Fun Club estuvo a punto de suspenderse ante lo que parecía una deserción del público en toda regla -ni una entrada vendida anticipadamente-. Menos mal que maese Benavides dijo adelante, y no sólo porque al final la sala registrase algo más de medio aforo, sino sobre todo porque la banda ofreció un concierto de aupa.

“Gracias por venir en lugar de quedaros a ver el Chiki Chiki”, vino a bromear Álvaro Muñoz mientras caían a plomo, una tras otras, las canciones de aquel álbum y del anterior, Sequentialee (2005), apenas salpicadas por dos cortes de sus discos previos, I See UFO, de On The Radio (1997), y ya en el bis la fenomenal Entonces por qué, de Tarik y La Fábrica de Colores (1989). Las habituales, ni más ni menos.

De la cohesión alcanzada por Álvaro y sus compañeros -un espléndido Paco Lamata poniendo siempre el contrapunto idóneo a los riffs del jefe o tejiendo capas de distorsión; un pluriempleado Éric Jiménez, que ha terminado por convertir la batería en extensión de su propio cuerpo, y un cumplidor Miguel Martín- da prueba la solvencia con que manejan el repertorio, permitiéndose auténticas y premeditadas estrategias de tensión escénica. Así, llegan a empalmar hasta cuatro canciones en un continuo arrollador que deja al público rendido, admirado y, pese a ello, ansioso.

Ya se ha comentado en otras ocasiones que, en su caso, de los referentes clásicos -Neil Young, David Bowie…-, los cercanos -The Jesus and Mary Chain…- y los contemporáneos -The High Llamas…-; del amor por el soul y de la vocación pop, nace una música vibrante que, sobre las tablas, vapulea e hipnotiza. Es una deliciosa mezcla de sutileza y contundencia que Tarik maneja como pocos.

La tardía minicrónica del concierto del pasado sábado me da pie a hacer un repaso a la accidentada trayectoria de Álvaro siguiendo su extraña discografía, que bien pudiera comenzar, en plan prolegómenos, por…

Yacentes grupo

Yacentes portada

Yacentes
En cepos de piedra. Tres Cipreses / DRO. 1986

En Radio Aljarafe pinchábamos sus maquetas con auténtica dedicación, pero la verdadera sorpresa llegó el día en que la banda cordobesa se presentó en la emisora para una entrevista. En efecto, su imagen cuadraba a la perfección con su música y a su sombrío goth-rock correspondían túnicas y pelos cardados a lo Robert Smith. Aún recuerdo la cara de asombro de los parroquianos de la Peña Bética de Tomares cuando, tras el programa, bajamos a tomarnos unas cervezas.
De aquellas primeras maquetas resultó un maxi con tres temas (El camino, Elena y Capotillo) que no llegaba a hacer justicia ni a su directo ni a las grabaciones en cassette. En cualquier caso, y pese a haber anunciado un inminente LP, DRO se desentendió del asunto por no sé qué motivos, mientras que el grupo vivía su particular canto del cisne con una última maqueta que incluyó canciones tan memorables como Seis cuchillos y El hombre sin nombre.

Álvaro en Yacentes

Álvaro Muñoz, en la época de Yacentes.

Ahí van un par de testimonios videográficos al respecto.

Éste, francamente, no sé de dónde sale (si alguien tiene idea que lo cuente), pero lo importante es que rescata El hombre sin nombre del Balam Babuluba (TVE) y cuenta el posterior devenir de la banda…

Este otro sí se de dónde viene, porque en el programa Fanzine (Canal Sur TV) tuve algo que ver. No se pierdan la explicación del porqué psicodélico de Tónicas ni las claves sobre la desaparición del grupo…

Alcazaba 86

Tarik y La Fábrica de Colores, La Reserva y Dirección Prohibida.
Alcazaba 86. Tuboescape Records. 1987

Qué hubiera pasado si DRO hubiese llegado a editar un álbum de Yacentes es una incógnita sin solución. Lo cierto es que ya por entonces, Álvaro ensayaba en un proyecto paralelo junto al también guitarrista de Yacentes Charli de la Mata y a otros dos integrantes, Paco Estrada (batería) y Antonio Almagro (bajo), ambos de Línea Gótica.
La línea, efectivamente, era bastante gótica, pero lo que más llamaba la atención del grupo era su capacidad para crear atmósferas de psicodelia oscura y pesada, a las que las letras de Álvaro ponían un punto, si cabe, más ominoso.
En 1986 se presentaron al concurso Alcazaba de Jerez y lo ganaron. El premio fue esa rareza hoy inencontrable colgada ahí arriba, un álbum registrado en vivo en la propia final del certamen, el 13 de septiembre, en el que ellos ocupaban la cara A. La cara B se la repartían los también cordobeses de La Reserva y los granadinos Dirección Prohibida.
En aquel disco se localizaban versiones primerizas de Esa extraña emoción, Un pequeño agujero en la pared y Entonces por qué -Dentro y fuera y Mis barreras no volvieron a ser registradas, que a mí me conste-, que nos dejaban además buena muestra del nivelazo que el grupo había alcanzado en vivo.

Tarik y LFDC Uno

Tarik y La Fábrica de Colores
Tarik y La Fábrica de Colores. Mano Negra / Senador. 1989

Discos Senador era, y es, una empresa discográfica familiar sevillana dedicada fundamentalmente al flamenco, las sevillanas y la música de Semana Santa. Pero he aquí que un día ficharon a No Me Pises Que Llevo Chanclas y sus propietarios le vieron la punta, y qué punta, a eso de editar discos pop. Como no tenían mucha idea del asunto, contrataron a Benito Peinado, de Dulce Venganza, para ejercer de A&R. Benito, por su parte, se dedicó a fichar a grupos que le gustaban, y entre éstos figuraba Tarik y La Fábrica de Colores.
Aquel álbum homónimo, grabado por la misma formación que participó en el Alcazaba, es uno de los auténticos discos malditos de la historia del rock español. Muestra a un compositor y a un grupo en auténtico estado de gracia, hábilmente producido por un músico tan alejado a priori de los parámetros estéticos de la banda como Luis Delgado, y nos deja once canciones fantásticas que comienzan a alternar ya la visión psicodelizante de Álvaro -Gloria, Gloria, Un pequeño agujero en la pared, Esa extraña emoción, Marino- con su inequívoca vocación pop -Buscando unos ojos oblicuos, Club Lento- y su amor por los clásicos de los 60 y 70 -Algunos consejos, Diez puertas, Entonces por qué-.
Las críticas fueron espléndidas y Tarik y La Fábrica de Colores convenció allá donde se le pudo ver en directo -incluso en formato de trío, formato obligatorio con Charli haciendo la mili-, pero la promoción fue tan nefasta -tampoco hay que desestimar el maldito efecto periférico- que no pasó nada más.

De aquella época queda el vídeo de Entonces por qué. Ochentismo en estado puro.

Tarik y La Fábrica de Colores no se reeditó nunca y, por supuesto, está descatalogado. El propio Álvaro me comentaba hace poco que son muchos los nuevos seguidores de la banda que le preguntan por la posibilidad de conseguirlo. La única manera de localizar tan codiciado vinilo, me temo, es buscando en la red a alguien dispuesto a venderlo o encontrarlo, con mucha suerte, en alguna feria de coleccionismo. Una hipotética reedición queda lejos -los derechos siguen en manos de Discos Senador-, aunque se me ocurre que… ¿Por qué no una grabación en directo rescatando íntegramente el repertorio de aquel álbum?

On the radio

Tarik y La Fábrica de Colores
On The Radio. El Hombre Tranquilo. 1997

Tras el álbum homónimo la banda grabó una nueva maqueta presentada en su día, con gran pompa y boato, en el Gran Teatro de Córdoba. A mí aquel concierto no me gustó, por almibarado, y así lo escribí en una reseña para Rockdelux. Álvaro parecía estar buscando una nueva dirección, pero quizás aún no tenía muy claro hacia dónde dirigir sus pasos.
Éstos lo llevaron finalmente hasta Londres, donde se quedó cinco o seis años y se dedicó a estudiar ingeniería de sonido. De vuelta en España, concretamente en Madrid, una carambola del destino permitiría que volviera a entrar en un estudio de grabación con una formación en la que ya no quedaba ninguno de los integrantes originales: a un buen amigo suyo le tocó la lotería, literalmente, y así nació la efímera discográfica El Hombre Tranquilo.
On The Radio es un compendio de influencias del rock setentero por donde desfilan sin complejos los héroes de Álvaro Muñoz -la canción que da título al álbum, con unos esplendorosos arreglos de cuerda y vientos, es puro David Bowie-, evidencia que Tarik argumenta refiriéndose al disco como un todo conceptual que rinde homenaje a la radio que todavía formó el gusto de quienes nacimos en los 60 o los primeros 70. “Nuestras mentes sólo crean a partir de lo que la memoria sugiere”, decía citando en el libreto a Reginald Smith…
Lo que sin embargo llama más la atención es que está cantado íntegramente en inglés, algo lógico si atendemos al hecho de que todos los temas fueron compuestos durante la etapa londinense de nuestro protagonista. Respecto a sus canciones, no puedo decir otra cosa que se hagan con el disco como puedan, porque vale su peso en oro de la primera a la décima.
¿Cuál fue el problema en esta ocasión? On The Radio volvió a contar con excelentes críticas, pero El Hombre Tranquilo no contaba con la infraestructura necesaria no ya para promocionarlo, sino siquiera para distribuirlo en condiciones. No obstante, Tarik y La Fábrica de Colores consiguió entrar en el cartel del Espárrago Rock de ese año (¿o fue del siguiente?) y ahí sí que se plantó una semilla importante: recuerdo con nitidez a mi lado a J, de Los Planetas, y al crítico Guillermo Z. del Águila, siguiendo alucinados el concierto.

Sequientialee

Tarik y La Fábrica de Colores
Sequentialee. Mushroom Pillow. 2005.

“No pasó nada hasta que un día un amigo llegó a casa y me convenció para llevar la maqueta a una editorial, que a su vez se la pasó a los de Mushroom Pillow -me contaba Álvaro en una entrevista en noviembre de 2005-. Dos días más tarde me llamaron para empezar a grabar. Fue como si hubieran llegado a mi casa y me dijeran: venga, a quitarte las zapatillas, que vas a grabar un disco”.
Habían transcurrido otra vez ocho años de aparente invisibilidad, en los que sin embargo Tarik no había dejado ni de componer ni de cosechar complicidades (Lagartija Nick, Los Planetas…). El premio a la constancia fue Sequentialee, el disco que por fin ubicó a La Fábrica de Colores donde le corresponde, ni más ni menos que en la escena del rock independiente nacional. Cantado en inglés y español, muestra quizás la cara más pop del Álvaro, lo cual no quita para que en su repertorio se cuele una hercúlea versión del Cinnamon Girl de Neil Young o el espíritu de los hermanos Reid (Algo que cae como la lluvia).
Por primera vez, además, Álvaro consigue estabilidad en su producción discográfica, ya que Mushroom Pillow lo ficha con un contrato que contempla la grabación de tres discos.

Ahí les dejo el vídeo de Porque es domingo.

El hueso y la carne

Tarik y La Fábrica de Colores
El hueso y la carne. Mushroom Pillow. 2007

Último capítulo hasta el momento de esta historia, y confío en que no por mucho tiempo, El hueso y la carne, grabado con una formación estable -más o menos la que citaba al comienzo de todo esto-, ahonda en la línea de Sequentialee, aunque poniendo quizás en buena parte del repertorio un acento más rock. Como es el más reciente, y supongo que de sobra conocido, no me extenderé más -creo que ya lo he hecho bastante-. Eso es todo por hoy. Bueno, queda una recomendación para quienes quieran bucear más en la historia del rock cordobés de los 80, la visita a esta web.

  • diego j.

    me ha gustado mucho el repaso a la trayectoria de Tarik. enhorabuena.
    p.d.: creo que lo sabrás ya, pero dentro de poco más de un mes volverá a tocar Tarik cerca, en el festival El Alternador:
    http://www.laotracorriente.com/

  • junior

    magnífico artículo, un gustazo leerlo (y poder visionar estos videos).

  • pablo duckula

    Impresionante trabajo Blás, sin ánimo de peloteo.
    Por cierto, creo que cuando ganaron el concurso Alcazaba tocó Aviador Dro. Yo era pequeño !!y no podia ir a verlos!! Eso del “cromosoma salvaje” sonaba raro jaja.
    Llevo años intentando recordar a “Dulce Venganza”. ¿Se sabe algo de ellos,”actualmete”?
    pd:!y cualquiera es el guapo que reivindica Dulce Venganza hoy en día, como mínimo te cae un par de condenas de cárcel.
    Y es “Justine era una chica muy especial…”
    Y para que no quede tan feo esto, que los homenajeados son Tarik, grandes ya en la “escena andaluza”

  • pablo duckula

    …y van unos cuantos en “la escena andaluza” ¿no?

  • atapuerkiko

    enhorabuena!!!

  • Profesor Fulcanelli

    Profesor Franz de Copenhange y Habitante del Plano… ¡VOLVED YA!

  • Blas Fernández

    Ja, ja… Bueno Fulcanelli, al Habitante del Plano lo tienes por aquí casi a diario. Al Profesor Franz no, que desde que se convirtió en un famoso DJ sevillano está intratable… Por cierto, tu radioblog tiene una pinta estupenda.

  • Profesor Franz

    Muchas gracias a ese público que tanto me quiere y a quien tanto debo. Yo aún estoy a la espera de esa oferta del Grupo Joly para publicar una columna de opinión semanal. Y ni con enchufe, es que no hay manera…

  • J. Solis

    la virgeeen; he visionado tres veces la explicación de tony del por qué se consideraba a Yacentes un grupo psicodélico, y lo que mas me ha impresionado es el final de la explicación y la cara de relax de tony deespués de haberse quedado muy a gusto después del tremendo esfuerzo… de todas formas, recuerdo alguna vez haber escuchado una diatriba casi tan críptica como esta, sobre Smash y la psicodelia, a un crítico musical sevillano admirador de Triana.

  • Blas Fernández

    Crítico musical sevillano; admirador de Triana; Smash, psicodelia… No me diga más…

  • Álvaro

    Ni yo lo habría contado mejor!

  • Blas Fernández

    ¡Gracias, Álvaro! (seas Álvaro u otro Álvaro)

  • Okada

    Buenas Blas,

    me gustaría poder ponerme en contacto contigo de algún modo, para comentarte algo acerca de Tarik.

    un abrazo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber