La vuelta del señor Jarman

Blas Fernández | 17 de diciembre de 2008 a las 11:52

Foto: Javier Ágreda

“Este disco es realmente fruto de la obra de un grupo. Incluso las canciones son fruto de haber hecho tantos y tantos conciertos”, explica Andy Jarman sobre Burning Sand, segundo álbum de Southern Arts Society, la banda con que el músico londinense, afincado en Sevilla desde comienzos de los 90, da continuidad a una trayectoria iniciada a mediados de la década anterior con A Popular History of Signs, retomada ya en esta ciudad con los seminales Strange Fruit y posteriormente escorada a la electrónica bajo el nombre de Aquaplane. “El primer disco fue una obra mía, hecha en plan muy casero -apunta en referencia a aquel homónimo debut en 2005-. De hecho no estaba concebido como disco, sino como una colección de ideas que iba planteando tranquilamente. Cuando salió, ni siquiera tenía grupo y tuve que montarlo rápidamente para poder presentarlo”.

Tras una primera formación, la nueva banda encontró a finales del año siguiente a sus actuales integrantes -amén de Andy, el teclista Jesús Bascón, el guitarrista Israel Diezma, el baterista Manuel Martínez y el chelista Alberto Pielfort- y con ellos una nueva dirección que la distanciaba del sonido electrónico del álbum. “Seguía habiendo electrónica, desde luego, pero el sonido se hizo más orgánico”, señala Bascón. “En realidad, no es tan diferente. Con A Popular History of Signs, aunque usáramos cajas de ritmo, tocábamos bajo y guitarra. Creo que, más eléctrico o electrónico, siempre he usado instrumentos orgánicos”, añade Jarman.

Con aquella primera entrega comparte Burning Sand pocas similitudes, aunque sí coincide en el hecho de contar con diversas voces invitadas. Si por el debut desfilaron Glen Johnson (Piano Magic), Angèle David-Guillou (Klima), Marielle Martin (Playdoh) y Stasola (Oslo Telescopic), ahora lo hacen la ex Maddening Flames Muni Camón, la cantante francesa Francoiz Breut, el británico Roger Quigley (The Montgolfier Brothers, At Swim Two Birds) y el norteamericano Gary Olson (The Ladybug Transistor). “Es algo que le dio riqueza al disco anterior. La realidad es que hay tantos grupos y se editan tantos discos que pasan desapercibidos que tener la oportunidad de contar con gente como ésta, dispuesta a ayudar, da más color al álbum. Curiosamente, la canción que más me gusta de las que tienen voces invitadas es la de la persona probablemente menos conocida, The Fall, que canta Muni Camón”, comenta Jarman sobre su invitada -presente en el concierto que el grupo ofrecerá mañana- y sobre uno de los más hermosos cortes del álbum, una pieza de leve aire lounge y estribillo melancólico a la que, no obstante, le cuesta destacar en un repertorio tan compacto como variado, deudor, en cierta medida, de la más celebrada aventura de su artífice, Strange Fruit. “Quitando a los excepcionales, cada persona tiene su forma componer y montar canciones. Pueden variar algo, pero por lo general mantienes tu línea. Supongo que al volver a trabajar con un grupo, al volver al formato de Strange Fruit, es natural que recuerde a aquella época”, explica Andy.

Pero hay otra cosa que recuerda a aquella época, cuando Jarman se convirtió en cabeza visible del Colectivo Karma, primera discográfica indie sevillana: el estupendo estado de salud que hoy muestra el rock local. “Yo diría que está pasando en toda España -dice Bascón-. Y es curioso: cuanto peor está la industria discográfica, más interesante parece el panorama artístico”.

“No es lo mismo -señala Andy-, pero sí, me recuerda a lo que ocurrió hace quince años. Había un montón de grupos y muchos hicieron cosas importantes. La situación ahora es parecida, incluso mejor, porque la calidad de los grupos es mayor que entonces. Ahí tienes a gente como Pony Bravo, Las Buenas Noches… El problema entonces fue que la mayoría de bandas no llegó muy lejos, a ver si esta vez la escena consigue consolidarse”.

Southern Arts Society y Chencho Fernández y Smoking Kills cierran mañana, jueves 18, el ciclo Sevilla Indiferente a las 21:30 en Sala Malandar (c/Torneo). Venta anticipada de entradas en El Gabinete del Doctor Letamendi a 6 euros. En taquilla, 8 euros.

  • Vinué

    Nuestro Andy es que es todo un gentleman…

  • […] con múltiples voces invitadas. Sin embargo, ya en Burning Sand (2008), como el propio Andy señaló aquí en una entrevista, el hecho de volver contar con un grupo –especialmente solvente, además– trazaba inevitables […]

  • […] Con diferentes formaciones, Strange Fruit, siempre con Andy a la cabeza, publicaría luego discos como el álbum Milk o los epés Acid Country y Gemini (este último con el sello Jabalina). Eso, antes de que Mr. Jarman, atento a la actualidad, diera rienda suelta a su pulsión electrónica con Aquaplane, en 1998, y reapareciera en 2005 ya al frente de su actual banda, Southern Arts Society, que tan notables discos nos ha regalado. […]