¡Marina Gallardo, por Dios!

Blas Fernández | 24 de enero de 2009 a las 10:21

“De hecho, sí que me gusta Cat Power, pero a Kristin Hersh, por ejemplo, no la había escuchado antes”, explica paciente Marina Gallardo respecto a uno de esos habituales malentendidos provocados por la hojas de promoción discográfica. Y es que, lejos de identificarse con aquella generación de cantautoras eléctricas de los 90, la portuense, residente en Sevilla desde hace casi un par de años -donde estudia Filosofía-, dice sentirse más cerca de algunas figuras másculinas. “Smog, Bonnie Prince Billy… Son cosas que sí escucho”, afirma.

Para comprobar una u otra influencia basta acudir a Working to Speak, disco publicado el pasado año por Foehn Records y que ha situado a Marina, de golpe y porrazo, entre lo más llamativo de la escena musical independiente española. “No, no había hecho nada antes. Cuando me trasladé a estudiar a Madrid empecé a tocar y a componer, casi sin darme cuenta. Dos años después fue cuando le pasé mi maqueta a Remate, que me echó una mano”, cuenta de su amigo el también músico Fernando Martínez de la Serna, aparente pieza clave en un proceso que desembocaría en la grabación del álbum, de vuelta en casa, en los estudios gaditanos de Paco Loco. “Tenía referencias por las grabaciones antiguas de Sr. Chinarro, como La primera ópera envasada al vacío, y por los discos de Remate. Me gusta su sonido, intenta aportar algo de originalidad al sonido de cada artista”, resalta del ubicuo productor.

Working to Speak, que hoy presenta en directo en Sevilla en un concierto compartido con el grupo norteamericano, ahora ubicado en Barcelona, King of Prusia -para la ocasión, reconvertido en banda de un solo hombre-, desvela una curiosa dualidad: en él conviven canciones de indudable ascendente folk -la deliciosa 12 Old Whiskey, por ejemplo- con incursiones en la experimentación eléctrica de afiladas aristas -la inicial X Song-. “Sí, he notado que el público de mi disco está un poco escindido entre quienes gustan de un sonido más eléctrico y otros quizás más cálidos, más caseros, más folk”, reconoce. Al tiempo, avanza por dónde van a ir los tiros. “De hecho, ahora estoy haciendo cosas más experimentales, más oscuras. Tengo en mente grabar en breve el segundo disco, seguramente otra vez con Paco. Lo que sí está claro es que estoy huyendo del sonido más pop, no es algo que me atraiga. La parte experimental sí que me interesa”, asevera.

Acompañada por músicos locales -Raúl Pérez (bajo), Nacho García (guitarra y teclados) y Pepe Benítez (batería)-, Marina defenderá hoy un repertorio cantado íntegramente en inglés. “Si está o no de moda cantar en español no es algo que me preocupe -dice-. El inglés es la forma que tengo de expresarme en la música. Es sólo un instrumento y no le doy la menor importancia. En español no funciono, no me identifico con lo que canto”.

Marina Gallardo / King of Prusia. Sábado 24 a las 21:00 en Sala Malandar (Torneo, 43; Sevilla). Entradas a 6 euros.

  • Juan Luis Boza González

    Por qué nunca me entero de lo que pasa musicalmente interesante en sevilla a pesar de mirar sitios web y revistas culturales, por qué siempre hay algo que se me escapa…?en fin, a parte de esta protesta creo que necesaria, a Marina la escuché en Córdoba hace unos meses y tengo su disco. Es muy recomendable, cálida e intimista. Merece la pena verla.

  • […] In Me tiene algo de aviso, algo de mortales, abandonad toda esperanza. Donde el anterior álbum de Marina Gallardo, el hermoso Working to Speak, aún depositaba ráfagas de luz, Some Monsters Die and Others Return […]

  • […] en 2008 Marina Gallardo publicó Working to Speak faltó tiempo para intentar encuadrarla en una presunta escena emergente de cantautoras folkies […]


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber