Vainica Doble, retrato de familia (Rewind)

Blas Fernández | 12 de febrero de 2009 a las 11:22

Las sucesivas escuchas del Ísimos de Espanto, reseñado ahí abajo, me traen a la memoria el recuerdo de Vainica Doble. Y éste, a su vez, la agradable evocación de la entrevista que hace ya unos años le hice a Gloria van Aerssen, para el desaparecido -y añorado, sniff…- suplementos Culturas, con motivo de la edición del que fuera el último álbum del dúo, En familia (2000). La rescato hoy con el convencimiento de que será una alegría, por lo menos, para Manolo Domínguez. A tu salud.

Tres años después de la edición de Carbono 14, y a los pocos meses de la muerte de Carmen Santonja, mitad irremplazable de este dúo, En Familia (Elefant Records) se convierte en el inevitable punto final a una de las más atípicas y ricas trayectorias de la música pop española durante los últimos treinta años. Vainica Doble se despide ahora con un álbum que, a diferencia de su predecesor, sí vuela a la altura de discos tan emblemáticos como Heliotropo, Contracorriente o El eslabón perdido, títulos en una carrera que también dejó pruebas de su peso específico en el cine y la televisión -1, 2, 3, al escondite inglés, Furtivos, Con las manos en la masa, Juncal, una gloria nacional, Celia…-. Dieciséis nuevas canciones -también alguna de propia autoría registrada antes por terceros- en un prolongado y emotivo adiós.

Desde su casa en la sierra madrileña, ajena al mundanal ruido -“estoy hecha una agreste montaraz”-, Gloria van Aerssen, habla en presente de “Mari Carmen” y del nuevo disco entre lienzos y pinceles, tapetes y naipes, hijos y nietos.

-Elefant presenta En Familia como una reacción a la frustración que os produjo a ti y a Carmen el resultado final de Carbono 14. ¿Es cierto?

-La verdad es que a mí no me gustó nada. Se nos fue de las manos. No nos dejaron escoger arreglistas, ni las canciones, ni tenían fe en nosotras… Fue una porquería de disco.

-¿Qué sentido tenía entonces para Polygram recuperar a un grupo que llevaba doce años sin grabar?

-Eso digo yo. ¿Para qué tanto interés si luego nos pedían oír maquetas para escuchar lo que hacíamos? La gente está loca. ¿Pero no saben ustedes a estas alturas qué es lo que hacemos? Todo eran pegas. Fue una mala experiencia, sobre todo porque nosotros ya no tenemos edad de que vengan unos niñatos a decirnos qué es lo que tenemos que hacer.

-Parece el último capítulo en una larga historia de desencuentros con las discográficas…

-Nosotras nunca hemos tenido problemas con las casas de discos. Siempre hemos hecho lo que hemos querido, incluso cuando éramos unas principiantas.

-Pues cada uno de vuestros nueve discos oficiales, a excepción de El Eslabón Perdido y El Tigre del Guadarrama, fue editado por un sello diferente…

-Bueno, sí -risas-. La verdad es que los hemos tenido todos, los problemas, porque nos echan siempre. Pero nos echan porque nunca queremos salir en televisión. Y entonces se ponen muy nerviosos, y nos echan.

-Y a pesar de eso, o quizás por haber hecho siempre los discos que quisisteis, os habéis convertido en influencia para muchos grupos, desde la nueva ola hasta hoy, y habéis dejado un reguero de fans que cruza varias generaciones.

-Sí, sí… Desde Fernando III El Santo -más risas-. Estamos acostumbradas, siempre es igual. De repente tenemos unos fanes absurdos, como muy pequeños, de 17 ó 18 años. Yo no sé por qué.

-Quizá por suponer ese punto y aparte en el pop nacional, por vuestras letras…

-No. Nosotras antes que nada somos músicas. Todo el tiempo estáis con lo de las letras y el sentido del humor. Las letras han sido buenas, pero se han hecho porque no teníamos otro remedio para poder cantar. Antes que otra cosa somos músicas. Si a la gente lo que le gusta es la letra, que se compre un libro.

-Hablando de música. Cuando aparece vuestro primer single, en 1970, Smash es uno de vuestros grupos españoles favoritos…

-A mí me gustaban muchísimo. Hubo una época en la que estaba todo el día cantando El Garrotín. Los conocí muy poco, una vez que vinieron a Madrid, pero me cayeron divinamente. Vino Julito, el pobre… Y luego le pedí a Gonzalo García Pelayo que Gualberto tocara en Contracorriente, que me hacía mucha ilusión.

-Otro sevillano, Kiko Veneno, vino a decir que si un músico quiere hacer su música tiene que buscarse un trabajo sin relación con ella. ¿Fue ésa la manera de actuar de Vainica Doble?

-No te quepa duda. Nosotros de la música no hemos podido vivir nunca. Yo vivo de la pintura. Pero no es que no nos lo tomáramos como una profesión, lo que pasa es que si eso conlleva salir en la tele -otra vez risas- ya no es hacer música, sino otra cosa. Y como yo no quiero salir en televisión, ni fotos, ni follones… No lo quería cuando tenía treinta años menos, que no estaba tan mal, imagínate ahora que soy vieja. ¡Ea, que no y que no y que no!

-Desaparecida Carmen, ¿te planteas seguir haciendo música sola?

-No, y de hecho no pensábamos hacer ya más que este disco. Dijimos que iba a ser el último incluso antes de pensar que Mari Carmen se iba a poner mala, porque ya eran muchos años.

-Bueno, nunca se sabe si vuelve a aparecer el gusanillo…

-Pero qué gusanillo, bonito, si somos las más viejas de la galaxia. Ninguna persona que hace música pop o rock tiene nuestra edad.

-Bob Dylan, Neil Young, Lou Reed…

-Bueno, sí, pero son un poco más jóvenes…

-¿Te dedicas entonces por completo a la pintura?

-No, por completo no, porque soy bastante vaga. Hago lo que no tengo más remedio que hacer para llevarme el pan a la boca.

-Ahora estás ultimando una nueva exposición…

-Todavía no sé muy bien si va a ser de cuadros o de collages. Ahora vienen los de la galería a ver los collages, a ver si los convenzo. Porque yo, pintando al óleo, soy como el Van der Weyden pero en malo. O sea, que puedo tirarme dos meses para pintar un cuadro.

-¿Nunca has llegado a exponer en Andalucía?

-Quise exponer en Sevilla hace dos años, pero mucho “ay, sí, qué bonito, cómo nos gusta…”, y nunca me contestaron. No es por decirlo yo, pero hago unos cuadros muy bonitos -se ríe-. Me hacía mucha ilusión exponer en mi tierra, que al fin y al cabo, una, nació en Sevilla.

-¿Dónde?

-Soy sevillana de la calle Oriente. Toda la familia materna es sevillana hasta que se recuerda, también hasta Fernando III El Santo. Pero me fui muy pronto a Ronda, donde me crié. Y con 10 años, a Madrid.

-Buena parte de tu familia participó en la grabación de este disco…

-Tres de mis hijos, dos que son profesionales de la música y uno que no, aunque la última canción, El paisaje, que es de las más bonitas, es del que no es profesional, Diego. También hay una letra de mi hija Laura, El museo, que toca el violonchelo en otros temas, y una canción de Álvaro, El pintor. Y luego intervinieron los nietos, pequeños y mayores.

-¿Cómo fue el proceso de elaboración de En Familia?

-Costó mucho trabajo hacerlo. Mari Carmen se murió en la mitad. Habíamos terminado la composición y se había grabado mi voz, pero de ella sólo teníamos las voces de referencia. Tuvimos que trabajar mucho en las mezclas.

-¡Y con qué ánimo!

-Con muy poco. Sobre todo mi hijo Álvaro, que quería mucho a Mari Carmen y estaba muy afectado. Y yo…

-Sin embargo, es un disco que recupera todo el sabor de vuestras grabaciones anteriores…

-Es que el único disco que no tiene ese aire es Carbono 14. Antes de morirse Mari Carmen el ambiente era de mucha risa. Incluso cuando se puso mala, la verdad. Yo le llevaba al hospital lo que íbamos grabando y nos reíamos mucho. Y luego lo que nos reímos con los niños, y con mis hijos mayores, que han hecho una aportación buenísima. Ya teníamos ganas de hacer un disco, así, en familia…

-Con dieciséis canciones, nada menos…

-Porque como dijimos que iba ser ya el último, decidimos meter todas las que cupieran.

-Hace algún tiempo, Diego A. Manrique acuñó el término pop de mesa camilla para referirse a algunos de los grupos que os han reivindicado como influencia. Le Mans, La Buena Vida… ¿Qué te parece esa etiqueta aplicada a Vainica Doble?

-Aplicada a Mari Carmen, perfecta, porque Mari Carmen no salía de la mesa camilla. Ella, sin un brasero, no podía estar. Pero a mí, menos. A mí me gusta tener una mesa delante, pero con un tapete verde, porque me gusta mucho jugar a las cartas. El naipe me priva, hijo. Además, tengo muchos nietos y mucha familia, no puedo quedarme sentada en la mesa camilla. Tengo cinco nietos pequeños, y dan muchísima guerra.

La entrevista, tal como se publicó en su día, está disponible aquí en pdf.

  • manolodominguez

    gracias blas. me parece interesantísima. me encanta cuando gloria dice eso de “nosotros ya no tenemos edad de que vengan unos niñatos a decirnos qué es lo que tenemos que hacer”.

    si es que con ellas dos lo que había que hacer era rendirles pleitesía, y no la barbaridad que hicieron con carbono 14.

  • flyingburrito

    que placer leer esta entrevista. asoma la frescura y el talento que tenían. y esa actitud, esa forma de ver la vida… en fin, lo que acaba de referir manolodomínguez.

    por cierto, me quedo con la gracia de “si a la gente lo que le gusta es la letra, que se compre un libro”.

  • manolodominguez

    blas, perdona mi atrevimiento, pero me he tomado la libertad de enlazar tu entrevista en nuestra páginas, en una actualización que he aprovechado a realizar a partir del libro escrito sobre ellas por fernando márquez.

    te dejo el enlace aquí.

    y de nuevo, gracias por redescubrirnos esta entrevista.

  • diego j.

    vaya, gracias por recuperar cosas como esta entrevista, muy buena.

  • Armando midi puro

    Grandes Vainica!!..No sabia que era sevillana.

    Tio..Estamos terminando de grabar la nueva demo y no es por chulear pero esta quedando del carajo..Me gustaria pasarte una copia cuando este terminada..Donde te la envio?
    Ya hay un par de temas colgados en el space por si te apetece echarle un vistazo..
    Saludos jefe…

  • Blas Fernández

    Armando, te paso la dirección a tu correo de Gmail. Saludos.

  • Mary Esther

    Hola Blas, es Mary Esther CampuSano, te dejo un saludito, besitossss

  • Isabel Mallén

    Hola Blas, no sabes la alegría que me da encontrar esta entrevista aquí de mi duo favorito. Bueno, falta la mitad.
    Y me alegra también ese nuevo disco que buscaré.
    Gracias y un saludo.

  • Blas Fernández

    CampuSano!!! ¿Andas por aquí o has vuelto a tu isla?
    Isabel, me alegro de que te guste la entrevista. Aunque no se trata de un disco nuevo, sino de nueve años atrás.

  • Mary Esther

    Hola Blas, me quede en Sevilla, a mi pais iré en verano de VACACIONES

  • Corazón: Nuevo futuro | discotraxx

    […] de agotamiento. Más si cabe porque si el 100% de las críticas que hablan de ti te equiparan con Vainica Doble, al final acabas creyendo que todo lo que haces está tocado por la varita mágica del costumbrismo […]

  • miguel

    qué maravilla!! qué auténtica!!
    esto es, a mi juicio, arte, personalidad, esencia. por desgracia todo lo contrario de lo que impera:un ejemplo

  • Ignacio

    Muchísimas gracias por esta entrevista. Como soy un fan más bien tardío, no sabía que tenían un libro en Júcar (según me ha parecido entender, ahora reeditado). Lo buscaré con más o menos ahinco.

  • alejandro

    vainica doble, es un raro privilegio, que algunos hemos tenido ocasion de percibir. Talento en estado puro, magia y musica, poesia y fascinacion. Lo sois (casi)todo

  • […] celebradas. Lo pone además en circulación con su propio sello, que incluye guiño a las añoradas Vainica Doble. Y algo del espíritu de aquellas parece flotar en Los Caramelos, la misteriosa banda de Charlie […]


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber