La ventana pop » Archivo » De aquellos polvos, estos lodos

De aquellos polvos, estos lodos

Blas Fernández | 21 de octubre de 2010 a las 12:33

El Tribunal de la Unión Europea ha vuelto a hablar hoy (y no es la primera vez) para señalar lo obvio: que la aplicación indiscriminada del canon digital es un sinsentido jurídico que no encuentra acomodo en la legislación comunitaria.

La cuestión resulta tan evidente que cuesta trabajo entender por qué se ha tardado tanto en llegar a semejante conclusión, a menos, claro, que se atienda a los monumentales interese económicos de una industria y sus satélites con probada capacidad no ya para influir en la clase política, sino incluso para confeccionar leyes a medida (basta pensar en la aberrante Ley Sinde, pendiente de aprobación, para entender ese otro porqué).

El sinsentido del canon digital indiscriminado quedó consagrado en aquella nefasta reforma de la Ley de Propiedad Intelectual llevada a cabo en 2006, una reforma viciada desde su propio origen, desde el empecinamiento mismo de hacer pasar lo blanco por negro con la esperanza vana, además, de que una ciudadanía ciega diera el trueque por inevitable. Pero no…

Con la intención de documentar parte de ese proceso, sus errores de base, me permito rescatar aquí un artículo escrito originalmente para Periférica, Revista para el análisis de la cultura y el territorio, publicada por la Universidad de Cádiz. Una ley en discordia apareció en diciembre de ese mismo año en el número 7 de la publicación, que dedicó varios textos a la reforma de dicha ley y al concepto mismo de propiedad intelectual. Confío en que sea de utilidad.