Concurso ‘Nevermind Superdeluxe’

Blas Fernández | 3 de octubre de 2011 a las 7:10

Dicen que varias generaciones de estadounidenses recordaron durante décadas qué hacían justo cuando asesinaron a Kennedy, de la misma manera que un buen número de europeos se acuerda de aquello en lo que andaba cuando cayó el muro de Berlín.

Salvando las distancias, y extrapolando esa indeleble marca del hito en el subconsciente colectivo al terreno de la música popular, quizás tuviéramos que remontarnos veinte años atrás para encontrar un equivalente.

¿Nevermind? Es muy posible. La impresión de escuchar por primera vez Smells Like Teen Spirit era –probablemente también fue para diversas generaciones posteriores– una de esas experiencias que dejaban huella.

Nirvana, aquella banda de Seattle que ya había regalado muestras de su hacer lacerante con Bleach (1989), un disco aún demasiado crudo para el banquete que se avecinaba, lograba con su segunda entrega resolver la difícil ecuación que concilia a las grandes audiencias con el ambiguo, y a menudo equívoco, marchamo de autenticidad.

El riff que fulminó a Michael Jackson, celebraba poco después en España, en marzo de 1992, el titular de portada de la revista Ruta 66 ejemplificando esa sensación de presunta victoria del rock sobre sus proverbiales enemigos –de nuevo, la peliaguda dialéctica auténtico/falso–.

Cada uno realizaba su interesada lectura –el llamado entonces rock alternativo reclamaba aquello como algo propio, en la misma medida que el hard-rock o incluso el heavy señalaban las evidentes conexiones del trío con su particular canon– mientras la MTV de la época, nada que ver con la de hoy, se encargaba de pasar sobre semejantes disquisiciones ampliando la base de curiosos hasta umbrales millonarios. No, nadie se resistía a aquel fenomenal videoclip dirigido por Samuel Bayer, deslumbrante plasmación audiovisual de un por difuso no menos reconocible grito –nada de indicios: ¡grito!– de malestar juvenil.

¿Lo recuerda de primera mano? ¿Llegó después? De eso trata el concurso que ahora convoca La Ventana Pop, de invitar a sus lectores a evocar las sensaciones provocadas por la primera escucha de Nevermind, ya ocurriera ésta en aquellos días tras la aparición original del álbum o en los veinte años posteriores. Cuente: ¿Qué pensó? ¿Qué sintió? ¿Cómo piensa que ha envejecido esa docena de canciones, de Smells Like Teen Spirit a Something In The Way, que conmocionó, sacudió con inesperada energía el panorama musical de la época?

El premio, claro, está a la altura de la convocatoria. Por gentileza del portal de ventas en internet PriceMinister, disponemos de un ejemplar de la golosa edición especial para coleccionistas de Nevermind, un cofre superdeluxe integrado por cuatro cedés, un DVD y un libro de 90 páginas. Se podría decir que ahí está casi todo, desde al álbum original a las maquetas registradas en estudio o las grabadas en uno de aquellos descomunales ghettoblaster; de las caras B a las capturas en vivo para programas de radio o sobre el escenario. Nada menos que 70 canciones, 35 de ellas nunca editadas con anterioridad.

Y la cosa no acaba ahí, pues entre los mejores textos recibidos también regalaremos tres copias en CD doble de Nevermind Deluxe Editon, que incluye el disco original, caras B, maquetas y directos (40 pistas, 13 de ellas inéditas).

No es nostalgia, es sólo rock’n’roll. Anímese.

PD: Al margen del concurso, me permito recordar a los adeptos al veterano vinilo que también se ha publicado una versión especial cuádruple de Nevermind en dicho formato a través de la conocida serie Back to Black Vinyl.

Bases del concurso (por favor, lea con atención)

El presente concurso tiene como finalidad recompensar a los lectores del blog La Ventana Pop. De esta manera, Joly Digital convoca un concurso para galardonar la mejor reseña efectuada sobre la edición de Nevermind de Nirvana.

Las condiciones y requisitos para la participación en el concurso son las siguientes:

1. PARTICIPANTES

Podrán participar aquellas personas mayores de 18 años que sean residentes legales en cualquiera de las siete provincias andaluzas con presencia del Grupo Joly (Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Málaga y Sevilla).

No obstante lo anterior, no podrán participar aquellas personas vinculadas laboral o profesionalmente con el Grupo Joly, así como sus familiares en primer y segundo grado.

2. CONCURSO

2.1. Mecánica del concurso

Para concursar, los participantes deberán remitir sus respuestas a través de los comentarios al post Concurso ‘Nevermind Superdeluxe’ publicado en este blog. Asimismo, los usuarios deberán cumplimentar con sus datos personales todos los campos requeridos.

Ninguna respuesta que no lleve cumplimentada dichos datos podrá participar en el concurso, así como toda aquella respuesta que venga acompañada con datos ficticios del participante. Sólo se admitirá una reseña por participante.

Las reseñas, con una extensión máxima de 2.000 caracteres con espacios, deben centrarse en los motivos expuestos en este mismo post (En referencia a su primera escucha del Nevermind de Nirvana: “¿Qué pensó? ¿Qué sintió? ¿Cómo piensa que ha envejecido esa docena de canciones, de Smells Like Teen Spirit a Something In The Way, que conmocionó, sacudió con inesperada energía el panorama musical de la época?”).

2.2. Duración

El concurso comenzará el día 3 de octubre, finalizando el plazo para participar a las 23:59 horas del día 17 del citado mes. Transcurrido dicho plazo no será admitida ninguna respuesta adicional.

La organización anunciará los ganadores en las distintas categorías (cofre superdeluxe y edición en CD doble deluxe) mediante un post en este blog en el plazo de una semana tras la finalización del concurso. Asimismo, contactará con los ganadores previamente mediante correo electrónico.

2.3 Respuestas

A los efectos del presente concurso, sólo se considerarán como respuestas válidas aquellas con el suficiente fundamento que estén relacionados con el motivo del concurso.

No resultarán válidos los comentarios en blanco, los ofensivos, obscenos y aquellos que no guarden relación con la pregunta a responder o no aporten valor añadido al concurso. En cada uno de estos casos, Joly Digital se reserva el derecho a no publicarlos o eliminarlos, quedando, en consecuencia, apartados del concurso.

3. PREMIOS

El presente concurso está dotado con una copia del cofre superdeluxe Nirvana 20 Nevermind y tres copias de Nirvana Nevermind Deluxe Edition.

La elección de las reseñas ganadoras en las distintas categorías será llevada a cabo por un jurado integrado por Jesús Ollero (Jefe de Información de Joly Digital), Francisco Camero (redactor de Cultura de Diario de Sevilla) y el responsable del blog La Ventana Pop, el redactor de Cultura de Joly Digital y crítico musical del Grupo Joly Blas Fernández.

Una vez realizada la elección, la organización se pondrá en contacto con el ganador, mediante correo electrónico, para notificar el premio así como la fecha y horario de recogida del mismo en cualquiera de las delegaciones del Grupo Joly. Para su recogida será imprescindible presentar el DNI que acredite la veracidad de los datos facilitados por el ganador.

En ningún caso se aceptará el canje del premio por su contravalor en metálico o por cualquier otro premio. Asimismo, no está incluido en el premio cualquier impuesto o tributación que se devengue con ocasión de la participación en el concurso o la obtención del premio.

El premio es intransferible. En el caso de no poder contactar con el ganador del premio, éste pasará a la siguiente mejor respuesta. En caso de que por cualquier circunstancia el ganador, después de haber aceptado el premio, no pudiese o quisiese aceptarlo, o renunciase al mismo, el premio quedaría desierto.

4. DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL

Todos los participantes, por el simple hecho de enviar su respuesta, autorizan la reproducción, distribución y comunicación pública de las mismas sin abono de derechos o contraprestación alguna, por la sociedad Joly Digital.

Esta autorización está limitada a un uso relacionado con el presente concurso, así como para futuras ediciones y/o divulgativos del presente concurso o cualquier otro análogo que celebre la sociedad Joly Digital.

5. PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES

Los datos recogidos pasarán a formar parte de un fichero automatizado propiedad de JOLY DIGITAL, S.L.U., cuyo domicilio social está en Calle Rioja, 14-16, 41001, Sevilla.

Los datos se utilizarán para la participación en el presente sorteo, así como para la remisión de información de cualquier otra promoción o concurso que en el futuro efectúe JOLY DIGITAL, y estime del interés de los participantes.

Los datos se recogerán y almacenarán en un servidor con las debidas medidas de seguridad que exige la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, y que gestionará JOLY DIGITAL.

Los participantes podrán ejercitar el derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante correo electrónico dirigido a bajas@jolydigital.es.

6. ACEPTACIÓN DE LAS BASES

La participación en el presente concurso supone la aceptación íntegra de las presentes bases.

Etiquetas: ,

  • juan manuel galvan diaz

    La Primera vez que escuché nevermind y sobre todo smells like teen spirit al igual que le pasó a mucha gente pensé, esto es algo nuevo, nunca se había escuchado nada igual, desde luego reinventaron el rock. Recuerdo cómo un grupo de amigos bailábamos como locos el smells like teen spirit en una discoteca, por que sí, en aquella época lo ponían en discotecas. Desde luego que el disco ha envejecido estupendamente, se ha convertido en un clásico pero, aun hoy lo escuchas y es totalmente actual.

  • david baeza

    boom!!!! en los oidos,
    A principio de los 90, uno estaba inmerso en el heavy metal, escuchaba a los grandes clasico Iron Maiden,Manowar,Black Sabbat….pero de repente una chica estupenda que conoci, la cual, actualmente es mi mujer y compartimos dos niñas maravillosas me paso una cinta TDK Ferro en la cual ponia NIRVANA,no aparecia titulo del disco, consiguio esa cinta mediante un DJ que pichaba en Tarifa, ya sabemos mucho guiri por la zona y siempre por delante…….cuando puse esa cinta BOOM EN LOS OIDOS, fue algo tremendo, no tenia nada que ver con lo que escuchaba pero no me importo,era igual de bueno que los grandes clasico y hoy en dia Nirvana es un clasico de la epoca grunge,fue la mejor epoca músical de los ultimos 20 años, aparecieron grupos qur marcaron y marcan una epoca brutal , podemos hablar de PEARL JAM, ALICE IN CHAINS, DINOSAUR JR,MUDHONEY, SOUNDGARDEN, RAGE AGAINST THE MACHINE…..Tras veinte años la mayoria de estos grupos siguen lanzado discos y girando por todo el mundo….podemos ver en los bares cuando ponen algun tema de nirvana todo el mundo se pone a dar saltos como locos, eso quiere decir que el GRUNGE NO HA MUERTO…………..

  • Carmen Vega

    La primera vez que escuché Nevermind me quedé impresionada, tenía 15 años y no había escuchado nunca algo parecido,voz desgarrada y letras impresionantes, profundas,rotundas, por fín un grupo pensaba en el momento en que nos encontrabamos y lo cantaban como lo sentían, yo una chica adolescente, en plena rebeldía sentía que unas personas que estaban a miles de kms pensaban como yo,por suerte vas madurando y dejando esa rebeldía poco a poco, por desgracia Kurt Cobain no pudo con lo que más odiaba y sucumbió a la comercialidad, pero eso ya es otro tema, para finalizar, para mí no han envejecido ninguna de las canciones que componía Nevermind, aún sigo escuchando el disco y me sigue electrificando la piel cada vez que lo escucho y vuelvo a mi fantástica adolescencia,” I’m worse at what i do best
    and for this gift i feel blessed our little group has always been
    and always will until the end”.Gracias de antemano a todos

  • Pablo David Cabeza Fernandez

    Pues cuando escuchamos la noticia recuerdo que estabamos comiendo y tan sólo me quedé mirando a la pantalla (la 1ª TVE) y acto seguido a mi hermano mayor como diciendo: …”¡¿qué?!”
    Tenía 16 años y mi hermano 18. No sentí nada en ese momento, simplemente lo negaba. No me lo creía.
    Cómo ha envejecido ese disco… Nunca lo hizo. Ese disco retumbará por el resto de los tiempos en nuestros oidos. Hace 20 años de su publicación y suena “actual”.

  • Raúl

    Muy buenas, Nevermind…que recuerdos..la primera vez que escuché ese album lo primero que pensé fue que a esa banda le esperaba una larga carrera de éxitos, y luego al escuchar los álbums anteriores más me reafirmaba. No sólo es ruido de guitarras electrónicas, Nirvana tiene una melodía megadiza que hace que puedas tararearla escuchándola una sola vez. En cuanto a lo que sientes al escuchar Nevermind…empezar a dar saltos sin parar!!.En cuanto a cómo ha envejecido ese álbum..yo creo que no ha envejecido, esas canciones las vuelves a escuchar una y otra vez y te siguen gustando igual, lo vuelves a escuchar y es cuando piensas: qué habría pasado si Cobain no hubiera muerto, seguro que hubiera sacado otras canciones legendarias. Bueno, sólo decir que para seguir recordando a Nirvana hay que escuchar a Foo Fighters, que como todos sabeis es el grupo creado por Dave Grohl (batería de Nirvana en Nevermind), es genial, y como dijo en una entrevista: “Cuando me dicen que Foo Fighters se parece a Nirvana digo, es que yo era de Nirvana”. Ahí queda eso..Un saludo a todos los Nirvanadictos!!!

  • Isaac

    Era mi epoca en la EGB,recuerdo q un día falté con un amigo a clase para irnos a su casa a ver videos del Nevermind, soñabamos con ser Kurt Kobein…Que buenos tiempos!!!
    Creo q el albúm ha envejido de una forma genial, ahora sigo escuchandolo con la misma emoción que en esa época de la EGB.
    Un saludo a todos!!!

  • lidia

    Cuando escuché por primera vez “Smells like teen spirit”, con 14 años, pensé: “tengo que saber qué dice esta canción”, y así hice con ésta y las demás del disco, aprendérmelas en español e inglés!!! Así me convertí en fan de este grupo y sobre todo de este disco imprescindible para la historia de la música. A partir de entonces me interesaron todos los grupos que nacieron en esta época y a los que todavía hoy echo de menos!!!

  • José Manuel

    Nevermind marco el comienzo de una nueva era, era diferente a lo que se escuchaba hasta entonces y hubo grupos intentando imitarlos, algo imposible pues Nirvana son de esos grupos que nacen para ser un mito. La famosa canción de Smells like teen spirit seguirá sonando para siempre convirtiendose en un clásico y no faltará nunca en las listas de las mejores canciones de todo los tiempos. Una pena la tragedia que ocurrió, nunca pude verlos en directo y esa espinita siempre se queda clavada.

  • Manuel

    Nevermind supuso un cambio total en el rock juvenil de la época…pero, no está del todo claro que fuera el origen del movimiento grounge; en mi opinión el “Ten” de Pearl Jam merece este honor.

  • agustin

    sino mal recuerdo tenia yo unos 16 años mas o menos , estaba en fp y habia muchos heavy en la clase, con sus camisas de iron maiden, metallica y grupos de la epoca , a mi nunca me habia atraido el rock ni el heavy pero un colegita me paso unos disco de baron rojo y hay empece a cojerle gustillo al rock , bueno a lo que iba estaba sentado en mi sofa de escai rojo chillon que no veas el calor que dava , cuando de repente se escucha una gitarra en la tele y leo nirvana quien seran y de momento suena una explocion con la bateria y me quedo flipao, que es esto busco papel y lapiz para apuntarme el nombre del grupo , mi hermana mas picha que chabeli me dice quienes son me gustan . los heavy de mi clase no sabian quien era nirvana ellos estaban a su bola pero a las pocas semanas mas de uno se subio al carro de nirvana, despues de unos meses nirvanas eran los numeros uno en todo el mundo , fue algo increible hasta lasdiscotecas lo ponian bueno esa es mi historia de como conoci a los nirvana

  • SALVADOR SANTOS RUBIANES

    13 años, me perdía descubriendo la música de mi hermano mayor, de mi tío, aún no descubrí nada por mi cuenta. años de mecano, depeche mode, presuntos implicados… y de momento aparecieron en un videoclip que me dejó perplejo, me compré la cinta,le di al play y comencé a saltar en la cama y a desear tener melena y rebecas y camisas de cuadros y camisetas de rayas, esa música contaminó todo lo anterior, fueron los años en los que comencé a tocar la guitarra, fueron los últimos buenos años de la música rock.
    La cinta se quemo por desgaste en la playa de la victoria mientras la escuchabamos en un radiocasete cuando jugabamos al futbol.

  • Mahoney

    Raúl, Nirvana sólo tenía un album anterior a “Nevermind” y era “Bleach”, nada accesible y excepto “About a girl” nada melódico.

    Por lo demás, estoy de acuerdo en lo que dices de la vigencia del sonido de Nirvana hoy día y cómo Foo Fighters continuaron con su legado, con un sonido más optimista y vital, pero igualmente intenso.

    Sin embargo, Kurt declaró poco antes de morir que su espejo para el futuro era REM y su Automatic for the People, supongo que hubiera evolucionado a un pop alternativo acústico mas que al punk foo fighters.

  • Alicia

    Entonces estaba en el instituto, en plena edad del pavo escuchando a Alejandro Sanz, entonces empezó a sonar este grupo en la radio, y me empece a interesar por él, claro, antes no había internet, pero siempre había amigos con la MTV. Esto supuso un cambio en mi, no sólo empezar a apreciar otro tipo de música, también el la forma de vestir, esas camisas de cuadros y esos pantalones rotos, aun recuerdo a mi madre diciéndome ¡dónde vas con esas pintas!
    Y siguen pasando los años, y me sigue encantando este grupo, y sigo yendo a conciertos homenaje.

  • Mahoney

    Sobre la primera sensación que tuve al escuchar a Nirvana, sinceramente no me sonaron tan originales porque me recordaban mucho a los Pixies en lo del calma-estribillo potente-calma..aunque los superaban en guitarras y furia..

    Para mí, las principales influencias de Nirvana eran Pixies, Melvins, REM (P.ej “the one I love”) y..Police.

  • Mahoney

    Manuel, aquí puedes ver más sobre cómo nació el grunge http://es.wikipedia.org/wiki/Grunge

    Yo creo que el origen está en grupos de Seattle como Malfunkshun, Green River (de ahí partió Pearl Jam), Melvins..Mudhoney, TAD, Soundgarden (anteriores a Nirvana), grupos sobre todo de SUBPOP y, sobre todo, Mother Love Bone fueron el primer grupo que debería haber triunfado, pero Andrew Wood, el cantante, murió. En Mother Love Bone estaba parte también de lo que sería Pearl Jam.

    Hay un disco enorme de Temple Of The Dog en 1990, grupo-homenaje creado por miembros de Mother Love Bone y Soungarden, ahí cantan Eddi Vedder, Chris Cornell y en esas fechas se creaba Pearl Jam y su memorable Ten, editado en agosto del 91.

    A todos los fans del Grunge, no os perdais la memorable peli “Singles” que refleja toda la época y donde salían Eddie Vedder, gente de Soundgarden, tocan en directo Alice in Chains..en medio de una peli romántica..genial.

  • Mahoney

    Nirvana lanzó el rock alternativo desbancando a Michael Jackson del número 1. Ahí empezaron los 90 y una de las mejores épocas del rock, con el grunge, noise, country alternativo, rap-metal, britpop..hasta 1996 con Oasis y Blur dando en el otro lado del charco.

    Fueron buenos tiempos.

  • José Luis

    Por esa época era un chaval de 17 años que estaba inmerso en la música heavy del momento: Metallica, Iron Maiden, Megadeth, etc. Un año antes Metallica había sacado su mayor éxito discográfico “The Black Album” donde ya se intuía cambio en la escena metalera del momento, donde las canciones con un número indeterminado de riffs se convertían en canciones más simples, más melódicas. Ciertamente esto último me irritaba un poco porque lo que me gustaba escuchar era canciones cañeras con guitarras desgarradoras y sonidos más tirando al thrash metal.

    Mis amigos no parábamos de leer reseñas sobre el disco Nevermind en las revistas de la época, y pensábamos ¿qué tendrá ese disco que todo el mundo habla de él?. Un día en un programa de radio local, escuché “Smell Like Teen Spirits” y me atrajo inmediatamente, un riff de guitarra simple, pegadizo, la voz de Cobain desgarradora y potente. Lo grabé en una casete y se la llevé a mis amigos, todos nos quedamos alucinados con la canción. Al poco tiempo me compré el disco, mas bien el casete y la verdad que en una primera escucha no me gustó mucho el resto de canciones, buscaba algo mas “cañero”, pero al poco tiempo ya estaba aprendiendo a tocar los acordes de algunas de sus canciones.

    Hace poco tiempo, después de ver un documental de la grabación del disco, de la historias de algunas de las canciones y de la tortuosa existencia del cantante, decidí retomar la escucha completamente.

    Para mi punto de vista es un disco que no ha envejecido con el tiempo. La mezcla y el sonido siguen siendo actuales, a pesar de los recursos de grabación de la época y del presupuesto invertido en la producción del disco. He podido disfrutar, desde la tranquilidad que da los años y sintiendo algunas de las canciones en su contexto, y sobre todo entendiendo, porque, a partir del lanzamiento del álbum, la escena del metal cambió para siempre.

  • Jose Antonio

    Creo que este álbum asi como este movimiento de grupos significó una bocanada de aier nuevo y renovado al Rock. Recuerdo que vi el videopclip en la tele y me dije …¡vaya temazo!. Al momento me fije en el nombre del grupo, entonces nadie tenía internet ni red social, todo era por la radio o televisión. Hace vaios días lo escuché en el coche y la verdad es que si saliera este tema hoy aún sería un bombazo, seguro que triunfaría.No se nota el tiempo en la buena música. Pearl Jam aun sigue ahí y ellos son del mismo movimiento….esta música sigue viva.

  • Mar

    La primera vez que escuché nevermind tenía 8 años, como siempre estaba en la habitación de mi hermano con él cuando de repente puso una cinta que le había dejado un amigo para que la escuchara, recuerdo que me quedé mirando la radio con los ojos como platos y moviendo los pies al son del ritmo.En aquella época en la que no sabía que tipo de música me gustaba,pues venía de escuchar BomBomChip,sentí la necesidad de escuchar una y otra vez el disco, hasta conseguí que mi hermano me lo grabara!,tengo que reconocer que aquello me hizo buscar grupos de rock,y marcó mi tendencia por este tipo de música.En mi opinión estás canciones no han envejecido,son atemporales,siguen adaptadas a la época que corre, tengas la edad que tengas seguro que has escuchado alguna,y en mi caso cada vez que escucho cualquiera de ellas sigo sintiendo la necesidad de mover los pies al compás, como lo hice la 1º vez que les escuche.

  • Carlos

    Por el motivo que sea, tengo un recuerdo bastante nítido de la primera vez que oí hablar de Nirvana. En el salón de mi casa, viendo el videoclip de Smells Like Teen Spirit en la tele y pensando que esa música tan ruidosa seguro que le iba a gustar a mi hermano mayor (fan por entonces de Metallica, punk y hardcore y cosas así). En esa época, con 13 años, yo aún estaba liado con lo que se supone que era lo opuesto a Nirvana (Pink Floyd, U2, Genesis, Queen, Dire Straits…) así que me tomó un par de años pillarles el gustillo, además, eso de que todo el mundo estuviera locos por ellos me tiraba para atrás. Al final caí como todos.

  • javi

    Mi primera vez fue en el instituto,automáticamente sacamos las cintas que teniamos en los walkmans,papelito en las pestañitas y a grabar Nevermind. Nos saltamos las clases,grabamos las cintas y a dejar roncos y mancos a Nirvana,se acababa la cinta y a rebobinar para volver a escucharla. Recuerdo a mi madre y a mi hermana rajando con la musica esa de locos que sonaba una y otra vez desde mi cuarto. Y ya ni hablar de la poca personalidad adolescente copiando vestimenta y gestos de Kurt Cobain … increible. Bueno asi fue la primera vez que disfrute con Nevermind hubo mejores momentos que este pero la primera vez siempre es especial.

  • Samantha

    Desde siempre recuerdo la música en mi casa, desde los primeros biberones con el flamenco de mi abuelo, cantaor, hasta los doce años con todo lo que la ecléctica de mi madre traía a casa importado directamente de casa de mi tío: Dire Straits, Santana, Gary Moore…El sonido de una guitarra me parecía un lenguaje mágico, y si me concentraba lo suficiente podía paladearlo y sentir cómo me iba calando, escuchaba las mismas canciones una y otra vez hasta que conseguía reproducirlas enteras mentalmente, nota a nota, entonces sentía que esa canción que tanto me gustaba me pertenecía de alguna manera.
    El espíritu rebelde, inconformista, desafiante e iracundo me llegó temprano, a los 13 años, con la conciencia bien despierta de que la situación en mi casa no era muy normal…sin entrar en detalles, tuve que confrontar y enfrentar muchas situaciones con uñas y dientes. La música entonces cobró mucha más fuerza en mi vida, pues era mi vía de escape, el mundo que sólo yo entendía y que me permitía evadirme de toda la locura de mi vida…y entonces cayó en mis manos, rebuscando entre la música de mi tío, el Nevermind de Nirvana. Yo tenía 14 años. Ya había probado la sangre con algún guitarreo de Slash, pero el sonido Smell Like a Teen Spirit parecía salir directamente de mis tripas, no podía entender que alguien sintiera algo tan parecido a lo que yo sentía entonces. En Lounge Act la voz de Kurt y su guitarra eran desgarradoras, tenían una oscuridad que hasta ese momento pensaba que sólo yo sentía, el mundo estaba equivocado y nosotros lo sabíamos! me caló hasta el infinito, se me metió dentro y se convirtió en mi compañero de fatigas y mientras escuchaba Nevermind una y otra vez, nos hicimos inseparables y dejé de sentirme sola.
    No es de extrañar que el suicidio de la criatura que parió Nevermind casi me costara una depresión, y es que me había dejado sola…menos mal que dejó testamento.

  • Antonio Miguel

    La primera vez que ví el video clip, automaticamente me quedé embobado, perplejo, y acto seguido decidí dejarme el pelo largo, rasgar unos viejos pantalones vaqueros que tenia en casa y bajé a la calle, a llamar al telefonillo de la casa de unos amigos de instituto para comentarles lo que acababa de ver,y ahí empezó realmente mi etapa adolescente, por fin tenia un himno, smells like teen spirit, y toda una nueva vida llena de experiencias por delante.

  • miguel

    Fue una pena que el genio Kurt visitara más al camello que al estudio de grabación.Nevermind cogió por sorpresa a varias generaciones que no estaban preparadas ni por asomo para clasificar este grito de dolor de apariencia tan dramático y a la vez tan pegadizo. El boca a boca lo propagó más aprisa que la propia radiofórmula, y en pocos meses todo el mundo, incluido yo,tenía un ejemplar en su estantería. Recuerdo que con mis colegas usabamos nuevas palabras en nuestra jerga como “grunge”, “indy”. Las “no pintas” de Kurt Cobain se convirtieron en las pintas oficiales de nosotros, y de nuevo se produjo el tipo de onda expansiva que ya habían provocado Sex Pistols o Ramones, según la cual de pronto no había que saber tocar mucho para tener un grupo.

  • Luis Villamartín

    Qué no se puede decir bueno de estos maestros precursores del movimiento grunge en Seattle….Este disco “con el niño en el agua” se nos ha quedado en las retinas de todos los treinteañeros que oimos por primera vez ese “Smells like teen spirit”,ese poder de guitarra y batería, además de esa maravillosa,ronca e inconfundible voz….Ufff…mi viaje en 3ª de BUP a Madrid con este himno en el autobús y mi camiseta de Nirvana de la tienda tipo!! Después nos llegó ese gran concierto básico…¿qué más pedir a estos dioses punk-rock?

  • Alejandro

    Nevermind fue mi salvacion, para no caer en las garras del regueton y musica pachangueo. Le estaré eternamente agradecido de ser diferente a el resto de mi generacion.
    Con respecto a como a envejecido solo me viene otra pregunta a la mente; ¿De verdad a envejecido? Por mucho que lo escuches te sigue sorprendiendo, incluso a las nuevas generaciones.

  • Jaime

    La primera vez que escuche Nevermind tenía 18 años. En mi caso provocó unas ganas tremendas de ser músico y tocar esas canciones, brutales y que provocaban un subidón tremendo. De hecho, hoy toco la batería en un grupo aficionado, probablemente no lo haría de no haber existido ese disco.
    20 años después no han envejecido nada, y las sigo escuchando a diario. Pocas canciones provocan eso

  • virginia

    en el 91 y con mis 13 añitos intentando adaptarme a mi adolescencia e intentando entender este mundo,nace un grupo llamado nirvana que transmitia rabia,frustacion,desidia,dolor,tristeza…solo una guitarra,un bajo,una bateria y una voz pefecta ke para mi supusieron un despertar.canciones como come as you are,la mejor cancion de la historia por su simpleza al igual ke somthing in the way,realmente cambiaron mi vida y la percepcion ke tenia de esta.este grupo fue un destello maravilloso en la musica y
    una suerte haber podido ser testigo,mi gran pena es ke nunca podre verlos en directo,me he kitao alguna espinita con grupos de la epoca como alise in chains,pearl jam o smashing pumpkins,y mi consuelo es ke al volver a escuchar ese fantastico disco se despierta en mi esa rabia-desidia-antisistema ke algunas veces pierdo en el camino…es un disco ke forma parte de la seccion grupos sagrados del rock.no he vuelto a escuchar nada parecido,tan simple y perfecto,para mi con la muerte de kurt cobain murio el grunge y una epoca alucinante de ebullicion musical.gracias

  • Kixto

    La primera vez que escuché Nirvana tuve la extraña senación de que ya los había conocido antes, como si siempre hubieran estado ahí.
    Recuerdo el día en que mis tres hermanos y yo estábamos viendo un programa de música en la televisisión, los cuatro pensamos ¿NIR-VA_NA que es esto? fué mágico, sentimos al unísono lo que transmitía “Smells Like Teen Spirit a Something In The Way”. Antes de esa época Grunge yo provenía del mundo del punk, el resto de mis hermanos de los gustos musicales mas dispares, uno era rockabilly, otro heavy y mi hermana una auténtica rockera, con opiniones encontradas sobre la música y muy críticos con lo que se estaba cociendo en el panorama musical, pero en ese momento el sentimiento fué unánime y sentimos que aquello del Grunge era parte de nuestra juventud, era la banda sonora del momento, la justificación de nuestra rebeldía.
    Hoy a mis 40 años puedo de nuevo escucharlos, volver a ese momento musical, y comprobar que suena a nuevo que aún transmite energía y que habla también del ahora, de este periodo también tan difícil para todos. Nirvana es una filosofía, algo que nos hace despertar del letargo social y cultural del presente, la única diferencia es que ahora somos mas gente, jóvenes y no tan jóvenes, para escucharlos.

  • enrique

    Recuerdo que estaba en 1º de BUP, un crío, y que en esa época lo que escuchaba de música eran poquitas cosas y muy limitadas (the doors, status quo, queen, guns & roses) hasta que un día mi madre me trajo como recuerdo de un viaje que hizo a Málaga (que suovenir más raro verdad?) ese disco. Cuando lo pusé estaba con mi hermano y un amigo suyo, la reacción fue que nos pusimos a brincar como bestias, después nos preguntamos “¿esto que es?” y por último nos jartmos de reir. Fue un sentimiento de energía brutal, madre mía. Hoy en día no hay guitarras ni beterías que suenen como en ese disco. Pobres jovenes de hoy en día, ¿hay algo que entusiasme tanto como lo hizo NIRVANA?

  • Toni

    Este disco, lo escuché en vinilo en un tocadiscos con la aguja cogida en el extremo con fixo para que se pudiera sujetar. Había que ponerlo sólo a 33 revoluciones porque a más saltaba. Después de haber escuchado discos de Los Rodríguez, Michael Jackson y Gloria Estefan de mi madre pasé a poner el Nevermind que me trajo un amigo de Málaga. (Allí estaban más avanzados que en el pueblo). Me acuerdo de ponerlo hasta para dormir la siesta, difícil de quedarse dormido aunque había varias fases para contar ovejas. Empezabas con Smell like teen….que era con la que te ibas acomodando. En In bloom podías quedarte en babia. En Come as you are te quedabas frito (dormido) hasta llegar al final de Territorial Pissings que te despertabas con las estridencias de un Cris Novoselic irreverente. En Drain you los ojos abiertos como platos hasta llegar a Stay away donde incluso movías la pierna. En On a plain volvías a dormirte hasta que al final de Something in the way, la pausa y Endles nameless llegaba mi padre a despertarme para ir a currar poniéndose las manos en la cabeza del montón de ruido que estaba formando el tío ese. Fue uno de mis veranos favoritos ya que además de estar en plena adolescencia y de no saber si dejarme el pelo largo o no descubrí el tipo de música que desde entonces no me ha dejado. Es tan sólo comparable el momento siesta de ese verano con el momento siesta con el disco de Live de ACDC que compré años más tarde. Fue un hito, un punto de inflexión en mi vida que ayudó a definir incluso el tipo de persona que soy en este momento. Un saludo grungers!!

  • Alberto

    Nevermind vino en el momento justo, necesitaba una cosa así. Y surgió a modo de revelación masiva. Un buen día la radiofórmula se vio obligada a soltar una bomba fétida en forma de canción: muchos la estaban esperando aunque no los supieran todavía. No sabíamos que necesitábamos unos nuevos Beatles rebozados en barro mojado por el sudor para canalizar nuestra angustia adolescente de extrarradio. Y la bola de pelo revuelta empieza a crecer y de repente, en la fiesta de fin de curso -chaquetas y corbata de domingo de ramos para ellos, tupés, hombreras y tacones ellas- suena el riff de la década y se desata la tormenta ante las caras de estupor de los profesores. Yo miro unos segundos, dejo caer mi vaso al suelo y me tiro a la revuelta piscina humana.
    Después te haces con el disco y te das cuenta que lo tiene todo. Rabia y pulsión pop. Contenta a los rockeros recalcitrantes y a las chicas que escuchaban a Hombres G (encima, resulta que Cobain era mono). Creaba una extraña adicción. Te lo podías escuchar un par de veces todos los días cumpliendo una doble función: desesperar a tus padres por un lado y usarlo como bálsamo para la rabia, a la vez de bebida energética para el resto del día por otro.
    Hoy en día lo vuelvo a escuchar y las canciones siguen funcionando, curiosamente sin demasiado espacio para la nostalgia. Y es que a muchos se nos abrió todo un nuevo campo de posibilidades musicales, a los que queríamos hilar un poco más fino -no abrazar los sucedáneos que surgieron después-. Hay mucho que agradecer a Nevermind.
    A lo largo de los siguientes meses de la publicación del álbum los atuendos cambian y dejan de preguntarme en el instituto si me ducho. Vale, no me había integrado del todo, pero me ya miraban con cierto respeto. Además conseguí un par de buenos amigos.

  • Antonio

    Un compañero de clase, al fijarse un día en mi indumentaria(camiseta de manga corta por encima de una larga y vaqueros gastados), me preguntó si me gustaba ese grupo americano que daban una y otra vez en la antigüa Mtv.
    Ni me vestía, ni sabía de que grupo hablaba. Al llegar a casa intenté por todos los medios buscar información acerca de dicha banda. Encendí la televisión, y allí estaban esos cuatro acordes titulados “Smells Like Teen Spirit”, una sencilla melodía que se convirtía en el himno de toda una generación. El grupo, como sabran, se llamaba NIRVANA. Una banda con una banda sonora que me acompañarán por siempre.

    En aquella época, con unos 15 o 16 años y convencido de que el rock marcaría tu camino sonoro de por vida, escuchar “Nevermind”, era todo lo que un adolescente necesitaba tener.

    Esos cuatro acordes con los que arranca el disco…pff, esa simpleza tan hipnótica con la que Cobain y cía. demostraron al mundo que la música no está solo al alcance de unos pocos. Eso es basicamente lo que para mí significa “Nevermind”. Rock en toda su raíz más primaria y creíble.

    Me siento afortunado de que toda esa vorágine que se destilaba desde Seattle ocurriese en mi época, y que yo lo viviera como el que más, aunque fuese en la distancia, con mis discos, videos, etc.

  • rafa

    Septiembre’91: estos son los Pixies que esperaba!!, mejores aún!!
    Además visten como yo: camiseta y camisa a cuadros encima abierta!!
    Conseguí, a pesar de mi jefe, tener puesto el hilo musical en el que sonaban en el supermercado.
    No me perdono no ir a verlos en el 94 a Madrid, poco antes del final, con dos entradas que me tocaron en el Rock de Lux.
    Abrieron lo alternativo al público, al menos en este pais.
    No se me olvidan a unas desconocidas, por aquellas, Cristina y Amparo cantando en un programa de Radio3 el Rape me, para mi la mejor canción

  • Manuel Angel Fernandez Molina

    Nunca lo olvidaré. En la televisión, un rubio desaliñado, con un jersey a rayas se desgañitaba, a la vez que unas cheer-leaders decrépitas, con tatuajes hacían sus ejercicios y una multitud de enloquecidos los rodeaban moviendo sus cabezas y empujándose unos a otros, al ritmo que marcaban sus instrumentos. Sí, no tenía sentido a primera vista, pero ese sabado por la noche me dijo mi prima:¿has visto a Nirvana hoy en la tele? me recuerda el cantante a sting pero mucho mas desgarrado.
    Y tanto, se nos venía encima Nevermind, uno de los mejores albumes de todos los tiempos y todo un movimiento cultural, el Grunge…Lo demás…es ya Historia.

  • Ángel Manzano García

    Nací un año antes de que Kurt Cobain se suicidara, así que el movimiento Grunge no podría haber estado tan lejos de mí. No fue hasta 13 años despues cuando un videoclip de animadoras anarquicas y un tipo hechando abajo un gimnasio con ayuda de su guitarra me llamaron la atención hasta el punto de comprar a ciegas el disco al que se remitia dicho videoclip. Una por una, las canciones me fueron sumiendo en un raro estado de frenesí. Solo quería imitar a los melenudos del video y hechar abajo mi habitación. Ese disco fue la llave a un nuevo mundo para mí. 4 años despues sigo escuchandolo como el primer día y me da la sensación de que les sigue pasando a todos tras 20 años de escuchas.

  • Javier

    Uuuuffff!!! Esto sí que va conmigo! Aquél año hacía 2º de BUP y fue el inicio de unos cuantos años desbocados. Las camisas de cuadros, las all-stars, los vaqueros echos polvo y la biblia musical de mi cuadrilla de colegas era el programa de 4 a 3 (radio3) que conducía magistralmente Paco Pérez Bryan. Sonaban Soundgarden, Alice in chains, Pixies, Elástica, Beck, Mudhoney, Pearl Jam, Primus, Deus… Capitaneando al escuadrón de todas estas bandas teníamos a los enormes Nirvana. Cuánta música nos tragamos! Y quién no se hizo con una guitarra española para rascar el riff de “smell like teen spirit”??? Jajaja! Qué epoca tan grande!!! Todavía se me ponen los (pocos) pelos de punta!!!

  • Juan Luis Carmona

    No soy de la generación del nevermind pero a pesar de llegarme cuando ya habían pasado unos años, lo viví igual que si hubiera estado en los 90. Recuerdo que el disco me lo dejó un amigo del colegio y al llegar a casa me tumbé en la cama y lo puse. Me quedé de piedra. “Smell teen like spirit” a pesar de ser la primera escucha, me pareció como si la hubiese tenido en la cabeza todo el tiempo. Tema tras tema me iba viniendo más arriba y subía un poco más el volumen, (Nirvana hay que escucharlo a tope, sino se pierde parte de la atmosfera) cada canción me parecía más increíble que la anterior sobre todo al llegar a mi canción favorita del disco, “Territorial pissing”. Es impresionante en ese temazo la batería (ahora miembro de foo fighters) y la voz rota de Kurt que produce un doble sentimiento de sufrimiento y una sensación agradable que te retumba en el pecho. Sin obviar las canciones anteriores, se llega a “something in the way”. Aquí toda la rabia se convierte en una canción que pone los pelos de punta por su actitud y por la tranquilidad que genera, después de escuchar la línea general de todo el disco, es sorprendente escuchar violines en el estribillo. “Something in the way, Something in the way, yeah”. Este disco parecía que estaba hecho para mí, porque fue lo que me creó el interés por este tipo de música y fui adentrándome cada vez más y una banda me llevaba a otra, y esa a otra… y así fui descubriendo grupos que forman mi propia banda sonora actualmente. Pixies, Sonic youth, Screaming trees, My bloody valentine… y un largo etcétera de bandas que ya cada vez se alejan más y más de la esencia, Nirvana. Todavía hoy lo que más tengo en mi armario y me sigo poniendo son camisas de cuadro abiertas. Aunque parezca una tontería, me reconforta y me ilusiona ver a chavales adolescentes con sus pelos largos y su camiseta con el “smile”, me hace creer que esos chicos han podido disfrutar de esos discos y más concretamente de esa banda llamada NIRVANA que siempre será eterna.

  • Sergio Flores Baquero

    Apenas tenía 14 años cuando estrenando cuarto y minicadena, mi vecino y amigo Gerardo me dejó prestado el vinilo de Nevermind. Lo puse en mi tocadiscos nuevo y enseguida me quedé paralizado. !Espectacular! pensé. Rabia, inconformismo, tristeza, desasosiego, … todavía hoy te hace sentir lo mismo, incluso amplificado. Después de escucharlo entero, lo puse por segunda vez mientras aprovechaba para grabarmelo en cassette. Si hubiera salido hoy sería otra vez disco del año; IMPRESCINDIBLE. OBRA MAESTRA.

  • Raul Gonzalez elena

    Este disco marcó mi infancia, tenía 11 años,habían abierto un nuevo continente en nuestro barrio. E íbamos casi todas las tardes a robar gomas de borrar y muñecos. Mis amigos y yo eramos un poco vándalos. A uno de mis amigos le gustó la portada de una cinta se casette y nos la enseñó a todos, como nos gustó se la metió debajo de la camiseta y salimos corriendo, pasando mucha vergüenza al pasar justo delante del guardia de seguridad. Cuando llegamos a casa mi amigo tenía en su salón un equipo de música y como por las tardes estaba sólo escuchábamos música. Escuchábamos todas las tardes ese casette y bailamos chocándonos en su salón como si fueramos heavies. Cada vez que escucho una canción de Nirvana, recuerdo esas tardes en las que mis amigos y yo bailábamos dándonos chocazos,divina juventud

  • Jose Fernández

    Tenía trece años. En aquella época llegó a mis manos un recopilatorio de Dylan y, de manera incomprensible, me sentí atrapado en la magia folk. Un momento, interrumpen la señal, ¿quién es ese abuelete que ha sacado Freedom y Ragged Glory en menos de dos años? Su nombre era Neil Young…
    De repente todo patas arriba, tres críos que lo vuelan todo. Furia punk, rabia decibélica… pero al ver que están encumbrados por la MTV comprendí que el artefacto comenzaba a heder. Todos flipábamos porque reventaban las guitarras contra los Fender Twins, nunca se había visto algo parecido, ¿o sí? (¿les suena The Who?).
    Tienen mi respeto, pero la gente achacaba gratuitamente el por qué de mis camisas de cuadros a Nirvana. No joder, era por Neil Young. 20 años lo siguen haciendo.
    Con el paso del tiempo Cobain no supo enfrentarse a ser un juguete roto del mainstream, quizá no tenía la hoja de ruta que nos enseñó San Elvis. Se voló la cara dejando una cría de dos años (la peor parte del asunto) y una nota enigmática sobre la mesa… que era un verso de Neil Young.
    Al saltar la noticia del suicidio intentaba explicarle todo esto a mi compañera sentada delante en mi clase de Biología, como es posible que Neil Young fuera un práctico desconocido mientras que la gente de mi edad venerara a Nirvana. Yo reconocía el impacto, pero no el mérito de crear algo nuevo como nos querían vender.

    Con su respuesta lo entendí todo “Sí, pero es que está tan bueno…”

    Pd: El premio lo quiero para mi hermano, fan de Nirvana. No obstante puede que me acerque alguna tarde a su casa para escucharlo…

  • Guille

    Recuerdo que tendría unos doce años cuando escuché por primera vez el disco “Nevermind” de Nirvana. Un compañero de clase, me había grabado un cassette con el disco de un grupo que, para mí, era en esos momentos totalmente desconocido. Con los primeros acordes de Smell like teen spirit, con la fuerza de su estribillo, tengo que reconocer que me quedé un poco contrariado, confuso. No sabía que me pasaba. Era algo así como si me estuvieran agitando el cerebro en una coctelera. No estaba acostumbrado a ese sonido sucio, a esos gritos … Pero cuánto más escuchaba cada canción, más me gustaba. Me sentía identificado, no sé muy bien por qué, con ese nuevo sonido… Me hizo despertar.
    Nunca pasa demasiado tiempo sin que vuelva a escuchar ese disco, que se ha convertido en un gran clásico que ha influido a millones de personas y, por supuesto, a millones de músicos. Con él puedo recordar de dónde vengo, quién soy, qué es lo que quiero. Sencillamente, me hace sentir como en casa.

  • Alberto Villadiego Silva

    con 16 añitos se abrió un mundo nuevo. Hasta entonces sólo estaban las canciones sueltas, los singles, junto con esos recopilatorios ahora infumables (BOOM, MAX MIX quince, etc). En aquel momento, con la coincidencia mágica del descubrimiento a través de los gurús de Radio3, nacía el concepto de obra de arte, el análisis de letras y la conjunción perfecta de lentas y rapidas dentro de un disco. Pero sobre todo, los primeros compases de Smell like… quedarán para el resto de mi vida. Expresaban esa rabia y desconcierto adolescentes. Muchos años después, tras el britpop y Radiohead, surgió el reencuentro con NIRVANA: con mi SevillaFC en la final de 2007 de Glasgow. En la salida al campo de Hamdenp Park sonó el riff montado como un bucle. Ahí supe que todo iba a salir bien.

  • José Fernández Usagre

    La primera que escuché Smells Like Teen Spirit fue en el Funclub, en la Alameda, en Sevilla. Nos quedamos extasiados ante la repentina y brutal descarga de adrenalina que suponía el crescendo de la canción. Al rato, sudando preguntamos al Pepe Benavides, que estaba esa noche pinchando, que quieran ese grupo tan cañero (que no nos sonaba el nombre con el ciego). Nirvana. ¡Vaya nombre!. Después fue comprar y escuchar Nervermind, en vinilo (nuestra generación había crecido con tocadiscos y discos heredados), a toda ostia y entender porque se habían puesto ese nombre: Nirvana… ¡la ostia en vinagre!.

  • J.CARLOS HINOJOS SANTOS

    1992, 13 AÑOS DE EDAD, CINTA DE CASSETTE GRABADA POR UN COLEGA DE MI HERMANO MAYOR, DEL INSTITUTO DE UN PUEBLO DE CÁDIZ DE 4000 HABITANTES, COMIENZA A SONAR EL “EQUIPO HI-FI” PLATEADO CON LA CINTA, NOTO CIERTO MIEDO, COMO A LO DESCONOCIDO, SIN DUDA ES ALGO MUY NUEVO, ANTERIORMENTE EL ESQUEMA LO MARCABAN GRANDES PRODUCCIONES YANKIS DE LA DECADA 80-PPIOS´90 COMO GUN´S ROSES, BON JOVI, PERO….NEVERMIND?…ESTO HUELE A PELIGRO, A CRUDO PERO ESQUISITO, A…BRILLANTEMENTE GENIAL, MEJOR Y A LA VEZ MÁS ASEQUIBLE A LOS MUNDIÁLMENTE GENÉRICOS MORTALES….
    SEÑORES, EN EL AÑO 1991, AQUÍ ALGO HA CAMBIADO, SEÑORES EN EL 2011, EL MATERIAL COMO OCURRE CON LA PIEDRA NATURAL, SE EMBELLECE CON EL TIEMPO, EL SONIDO, EL NOMBRE, LAS LETRAS, LA ESPONTANEIDAD, EL TRASFONDO, LA INTRAHISTORIA, LA MOVIDA, LA ROPA, EL DIRECTO, EL YONKI….YA ESTÁ HECHO…¡BRILLANTE!

  • ANTONIO RODRIGUEZ REDONDO

    Si el alzheimer me lo permite …. serían las 13.30 aproximadamente de un día caluroso de mayo, en la clase de

    Dibujo de COU teníamos examen, examen de dibujo técnico y a nuestro profesor no se le ocurrió otra cosa que ponernos música para que nos concentráramos …… ¡¡qué es eso!!

    Por primera vez escuché NIRVANA, el NEVERMIND, desde entonces no sabría decir cuántas veces he podido escucharlo, pero ese mismo año volvimos a escucharlo esta vez un mes más tarde celebrando que habíamos terminado la selectividad y que todo había ido bien. De nuevo nuestro profe nos llevó a un bar de Granada y pedimos Nirvana, sonaba de lujo, se saltaba como nunca, se sentía como la primera calada de un cigarrillo.

    A ese disco le siguieron muchos más, incluso dejé de lado a Nirvana dando paso a grupos como Pearl Jam o Radiohead, pero al día de hoy el disco que nunca falta en el coche para un viaje sin prisa es el Nevermind. Cuando llevas más de 600 km, el cansancio ya se nota, bajas un poco la ventanilla, subes el volumen y empieza a sonar ese sonido estridente, glorioso que no recuerda el triste final de Kurt, recuerda los primeros saltos de rebeldía.

  • Alfonso J.

    Mi primer encuentro con Nirvana, o mejor dicho con Smell Like Teen Spirit, lo recuerdo como un fogonazo de luz de esos en plan aparición mística que me cambió la vida (musicalmente) para siempre. Si bien debo reconocer q tal impacto me resultó tan revelador como confuso a la vez. Estaba en el instituto. Musicalmente, sin haber dejado aún atrás toda una etapa Pop a base de Pet Shop Boys, Bananarama y otras maravillas del género, Queen lo era todo para mi. Pero aún la que hoy es mi mujer se metia conmigo por endeble y empezó a pasarme cosas mas duras como Iron Maiden, Ozzy, Skid Row… así descubrí el Heavy Metal. La tarde de la iluminación consistió en que vi el video de Smell.. en un programa de videos de la tele. Nunca había sentido nada igual al oir una canción, estaba convencido de que aquello era algo grande. Tal fue la cosa que en un segundo aborrecí toda mi etapa pop, aparté los vinilos heavys de mi chica y salí corriendo a la tienda de discos. Allí estaba Nevermind. Al llegar a casa en seguida lo escuché, pero sin duda abrumado por la confusión y la ignorancia de entonces no me creeriais si os digo que no me gustó. Al poner la cara B ya me sentía como quien comete un crimen en un momento de locura y luego se pregunta “dios mio pero qué he hecho?” Aun así tragué saliva y al dia siguiente en el instituo presenté a mi chica mi descubrimiento, recuerdo q le dije q si quería oir heavy metal de verdad (mi cacao era bien gordo) q oyera eso. Y ella flipó.
    Al poco tiempo el disco ya habia hecho un efecto demoledor en mi: Un dia pasé por la tienda de discos y vi que el CD traia un tema extra. Fui a casa, rayé el disco y le dije al de la tienda q me lo cambiara por el CD, y lo hizo! este fue mi ultimo vinilo y mi 1er CD.
    Fue tranquilizador para mi ver que toda esta revolución confusa que tuve también se vivió a nivel mundial y cambió la historia de la musica para siempre. Los discos que son capaces de esto no pueden envejecer, son inmortales.

  • RUBEN

    Para mí lo mejor de Nirvana a día de hoy no es su música, es la memoría de una época juvenil asociada a muchos acontecimientos tan intensos que te marcan para toda la vida y que se resumen en un año. 1992. Fue y es para mí el año de tantas cosas buenas, musicales (“achtung baby” “use your illusions” “get a grip” “Out of time” …….),extra musicales (la Expo 92) y personales. Los escuché por Radio3 en la época de de 4a3 y toda esa música era nueva para mi, llena de energía, rabia y desesperanza juvenil. Comprar el CD en SevillaRock se convirtió en algo fundamental, sabía que iba a tener en mis manos y oídos algo grande. Estaban en todos lados, salían por rockopop, los periódicos hablaban de ellos y se pasearon por España. Siempre pensé en un hipotético concierto en la Expo, o en el Benito Villamarín junto con Soundgarden y Faith no More (con Guns and Roses no, que se llevaban mal).
    De repente y también en un año, todo desapareció con su muerte tan absurda.
    Eso es para mí Nirvana, recuerdos, vivencias de una época imposible de olvidar. Su música nunca envejecerá para mí porque me recuerdan a mi juventud y a día de hoy lo sigo siendo.

  • Alonso

    En mi casa habia poco dinero en aquellos tiempos…..y mi hermano y yo eramos peuqenos. El primer equipo de musica que compro mis padres fue cuando yo tenia 12 anyos…y un amigo de familia nos grabo las primeras cintas de casette (todas de los beatles)y de repente pase de escuchar solo ellos a un uevo grupo llamado Nirvana….Dios que cambio!! eran geniales, rompedores….marcaron una generacion…y su musica sigue viva en esa generacion…pero no en otras….los tiempos cambian, es normal. Lo importante es marcar huella cada uno en su periodo, cada uno en su campo….musica…trabajo….vida social.etc

  • Juan Frau

    Hello, hello, hello, how low… La primera escucha de Smells like teen spirit fue también la primera vez que vi a Nirvana, porque entonces, en aquella época en que la MTV se llamaba así por algo, la imagen y el sonido eran inseparables. Fue una conmoción absoluta, notabas una especie de apisonadora, pero por dentro: primero te despertaban las notas iniciales, luego el ritmo se ralentizaba y te confiabas un poco, pero entonces rompía el “with the lights out” (que uno era incapaz de entender, por otra parte) y todo estallaba y se volvía aullido entre el polvo, las luces confusas y aquellas animadoras tan inquietantes, anarquistas y oscuras, que se movían a cámara lenta. La mueca de Cobain cerrando el vídeo –como sus escupitajos a la cámara en los conciertos- te hacía sentir que no cantaba para ti, sino contra ti, o como mínimo al margen de lo que tú pudieras querer o esperar de él. Y al mismo tiempo, te sentías invitado a compartir su rabia.
    A quienes aún no habíamos oído a los Pixies, por ejemplo, aquello nos hizo descubrir otros caminos de difícil acceso hasta entonces. Ahora aquellas canciones tienen veinte años –que son los que yo tenía entonces-, y asusta preguntarse si han envejecido, porque a fin de cuentas la medida del paso del tiempo somos nosotros mismos, y la calidad y la fuerza de Come as you are, Drain you o Lithium parecen intactas, pero no es música etérea, sino música vivida, y cuando uno la escucha vuelve en parte a un sitio en el que ya no está. Sí es cierto que los motivos para sentir la rabia o el desasosiego que transmiten esas canciones siguen existiendo. Pero quienes más tarde han ido descubriendo esas canciones han partido de una situación diferente: temas etiquetados como clásicos, una cubierta icónica –y parodiada-, un mito que se devoró a sí mismo… La inocencia sólo se tiene una vez, y en cierto modo Nirvana –como muchos otros rockeros antes y después de ellos- vino para romperla.

  • Alba Cirera

    Con 24 años recien cumplidos no es dificil calcular cuantos años tenía cuando apareció Nevermind. Exactamente 4. Edad no muy normal para pensar en grupos de rock.

    Pero quiso la suerte, porque asi lo creo, que ajena a quien era Nirvana, un día de 2006 en esto de internet conociera al hombre de mi vida, y entre ciber flirteos quisiera compartir conmigo una canción que hasta entonces desconocía: Smells Like Teen Spirit. ¿Y preguntáis cómo han envejecido estas canciones? No podría describir las sensaciones que aparecen cada día cada vez que las escucho. La fuerza de estas canciones no podrá envejecer jamás, como no lo hace la fuerza de la juventud por muchos años que pasen.

    No la escuché en vinilo, ni en cassete… me vino en mp3 por Messenger, y no en 1991, sino en 2006. Sin duda, las circunstancias ya no eran las mismas que a principios de los 90: ha avanzado la ténica, la música, la forma de relacionarnos… pero Nirvana y su Nevermind siempre olerán a espíritu adolescente.

  • Rubén

    La primera vez que oí smells like teen spirit no fue del disco original, sino de la guitarra de un amigo. Sín batería, sin bajo, sin vocalista, sólo esos sencillos riffs de guitarra. Te llenaban. Me hicieron querer aprender a tocar. La música de Nirvana era sencilla en su composición, pero con una frescura y una fuerza que aunaban con el despertar de la adolescencia de mi generación. Nevermind es un disco completo, de los mejores de los noventa, que gustaba a todos los melómanos, y que encauzó a una generación a vestir con vaqueros, camisetas y camisas de cuadros. No puedo creer que hayan pasado 20 años… Que efímera es la vida ¿Verdad, Kurt?

  • Marroquí

    1991. Pienso (pensé) que fue el año en lo musical de Massive Attack y su “Blue Lines”, perfecto maridaje de soul, hip-hop y ambiente cinematográfico, o Primal Scream, con “Screamadelica” y su asociación rock-dance mas energizante, o las texturas subyugantes del “Loveless” de My Bloody Valentine. Sin embargo, fueron tres desarrapados de Seattle, con un lider de mirada huidiza al frente, y sin inventar nada, sintiendose deudores del hard-rock y Pixies, los que le dieron la vuelta al calcetín, hasta el punto de destronar el “Dangerous” de Michael Jackson en ventas, y conseguir que el underground se instalase definitivamente en el universo “mainstream”. Ayudo a ello la MTV y un video demoledor “Smells like teen spirit”. Ya la portada de “Nevermind”, era premonitoria. El bebe sumergido en la piscina, a la caza del dinero. Sentí que aquello, y viendo el efecto despues, no entraba en los parametros de un cordero como Cobain, que casi sin querer, se vio engullido por el “establishment”. Nunca supo digerirlo, hasta el fatidico final. “Nevermind” no ha envejecido. El sonido sigue siendo atemporal. Desde mi etapa tardo-adolescente hasta hoy, ya rebasando la cuarentena todavía me acompaña, desde la cassette original, que aun conservo, hasta el siempre socorrido mp3. El riff inicial y los primeros golpes de bateria de “Smells like teen spirit” son seña de identidad para toda una generación, la mal llamada X, donde Kurt Cobain vomita las frustraciones del momento. Gritos de rabia, furia, rock de siempre; y cuando quitemos la capa de violencia y cólera, aparecera una triste melancolía en forma de pildoras vigorosas, pasando por “Come as you are”, “Lithium”, “Territorial pissings”, “Drain you”, “On a plain”,con parada en la magistral “Polly” y desembocando en la coda final de la sedosa “Something in the way”.Como el “Blonde on blonde” de Dylan, el “Exile on main street” de los Stones o el “Pet sounds” de Beach Boys, un disco imperecedero, eterno.

  • manoloDomínguez

    fede siempre llegaba tarde cuando quedábamos para salir los fines de semana, pero traía su coche. y ese viernes, además, un cd de un grupo nuevo en el reproductor. en realidad nevermind no era tan siquiera el primer álbum de los de seattle, pero nosotros aún no conocíamos a nirvana, que solo habían sonado un par de veces en el programa de paco pérez bryan en radio 3 y ya habían encandilado a federico para comprarse el disco.

    camino de la ronda de capuchinos, donde siempre solíamos aparcar tras media hora dando vueltas, sonó más de medio cd y dos o tres veces smells like teen spirit. la música ideal para meternos las ganas de comernos el mundo en el cuerpo. después lo de siempre, botellón de ron con cola comprado en la tienda de la amalia, chupitos en la rebotica y fin de jornada en el berlín, el único sitio donde sonaban canciones que nos interesaban e incluso nos ponían a los smiths o new order cuando se lo pedíamos (es decir, siempre).

    recuerdo aquellas noches con la nostalgia de quien sabe que no se van a repetir y la certeza de que solo eran una manera tosca de intentar subsistir. realmente no creo que acabar ciegos en la alfalfa un fin de semana sí y otro también nos sirviera de otra cosa que de huida de una postadolescencia desaliñada y decepcionante. igual que escuchar a ciertos grupos para sentirnos más especiales o pasar las mañanas en el bar de la facultad jugando a las cartas.

    al día siguiente, con la falta de claridad que da una buena resaca de chupitos de tequila, desperté tarde, vomité, dejé la comida en la mesa y llamé a fede por teléfono. ¿puedes llevarte mañana a clase el disco que pusiste en el coche?

  • Marisa M.

    Silvia y yo fuimos a un rastro donde había de todo: desde mis añorados “Parális Permanente” hasta cosas innombrables. De repente, se ilumina su cara y me muestra, dando saltitos, “Nevermind”. Ella se lo sabe de memoria, yo “he oído algo”. Ya en su habitación, el “Smells LiKe…” se desparrama por todas partes mientras ella me cuenta la historia del bebé de la portada y me dice que su favorita es “Drain You”. Con sus manos intenta apagar los gritos de su espíritu adolescente, y yo…empiezo a recordar aquélla sensación…¡aún sigue viva en mí!.
    Parece mentira que Silvia sólo tenga 14 años y que yo sea su madre…

  • Miguel

    Simplemente, desperté.

  • franciscoSantos

    Pues la primera vez que escuché a Nirvana intenté tirarme un pegote musical y acabó saliendo rana. Este disco coincide con la publicación del quinto albúm de Metallica, el denominado Black Album. Estaba con mi hermano en Sevilla Rock con la intención de comprarme este último en la versión cassette cuando por el hilo musical estaba empezando “Smells…”. Mi hermano me preguntó que quienes eran y yo le contesté con aires sabiondos… “quienes van a ser.. este es el último de Metallica” y me quedé tan pancho… la verdad es que cuando Cobain empezó a cantar, aquello no se me parecía a Hetfeild ni de coña, pero mi hermando estaba encantado… Cuando llegé a mi casa y empezé a disfrutar del album de Metallica confieso que pasé todas las canciones esperando que sonara ese rif tan genial que había escuchado antes, y puedo decir que aunque actualmente considero que el Black Album de Metallica es después del “And Justice For All” el mejor de ellos, en aquel momento me sentí desilusionado porque esa canción no era de Metallica.. jajaja… Poco después mediante mis amigos fede y manoloDomínguez supe quienes eran y empezó una relación de amor/odio con el grunge… Actualmente soy fanático no solo de Nirvana, sino de un gran genio que habitaba en ese grupo a la gran sombra de Cobain y con el tiempo se ha reinvindicado como uno de los grandes de la música actual: David Grohl… Saludos a todos

  • Jose

    Jamás olvidaré, el primer día que escuché el Smells Like Teen Spirit, tenía 15 años, nunca antes había escuchado nada de Nirvana, ni si quiera sabía que existían. Fui a casa de mi amigo Emilio y me dijo: “escucha esto”. Pocas veces en mi vida he tenido la misma sensación, me dejó con la boca abierta. Son tantos los sentimientos que me despiertan que no se como plasmarlos con palabras.
    Lo mejor de todo esto, es que aunque pase el tiempo sigo teniendo las mismas sensaciones cada vez que los escucho.
    Los temas del Nevermind siguen estando a pie de calle. Me asombro como los adolescentes de ahora, siguen escuchando a Nirvana como el primer día que lo hice yo, esto es testimonio de que Nirvana sigue vivo.
    He crecido bajo la influencia de la música, desde aquí quiero dar las gracias a Nirvana, por hacerme entender la música y la vida de otra forma.

    Gracias Kurt.

  • Juan Rá

    Fué una primera vez descafeinada, un encuentro casual, ayudando a mi padre en la tienda, y con Radio3 de fondo. Fué como cuándo pierdes la virginidad (…y como para muchos, no fué para tanto)xo no puedes ya vivir sin sexo..al menos por mucho tiempo. Provocó que me creciera el pelo, que me pusiera camisas de leñador y botas militares, jerseys que te cubrían las manos y pantalones rotos…creó un cambio de mentalidad, un cambio de lo hasta entonces “politicamente correcto”…Creó un reflorecimiento de movidas ya pasada, xo que necesitan una renovación, tanto de vestimenta como de modos de abordar los problemas presentes. Supongo que nos llevó a muchos (y sigue llevando a otros muchos más)al deseado Nirvana.

  • ana

    La verdad es que no podría decir concretamente el día que escuche por primera vez el Nevermind, pero eso sí, recuerdo que con tan solo 11 años me quedé impactada…. Crecí escuchando REM, PINK FLOYD,DIRE STRAIS… y claró escuchar a nirvana terminó de definir mi identidad musical…
    La primera vez que lo escuché fue en Radio 3 y me faltó tiempo para preguntarle a mi hermano mayor si los conocía para que me dejara el disco, ya que en aquel entonces no había internet…
    Recuerdo que un tiempo después rompí mi hucha de cerdito (aunque suene ridículo) para poder comprar a medias con mi hermano el Nevermind de Nirvana…
    Con los años adquirí la version DC que aun sigo escuchando amenudo… El problema ahora, es que mi hermano y yo todavía seguimos “discutiento” por la propiedad de aquel antiguo disco…
    La verdad, creo que este disco, aunque salíera ahora seguiría siendo brutal, y seguiría impactando a millones de personas. A mí personalmente me encantó ver la cara de mi sobríno la primera ver que lo escuchó no hace demasiado tiempo…

  • Lorenzo

    Hace poco observé que en la carpeta de uno de mis alumnos estaba la famosa portada del “Nevermind”.Me quedé mirando la foto unos segundos y mi alumno me preguntó : “¿Los conoces?”. No supe responder de forma rápida y vacilé pero empecé a contarle a mi alumno la importancia de ese disco para mi.
    “En el 1991, yo tenía 19 años, y estaba harto de escuchar a los grupo de entonces porque no conectaban con mis sentimientos ni expresaban mis frustaciones. Un día llegue a mi casa después del instituto y en un programa de la tele de videos musicales escuché y ví por primera al grupo Nirvana. Me quedé de una pieza. Me entraron ganas de dejarme el pelo largo y de rajarme los vaqueros. Nunca me había pasado algo semejante. Cogí mi hucha y pedí prestado 300 pesetas a mi colega Manuel y me fui en el autobús al Corte Inglés. Cuando llegue a mi casa sudando como un pollo pusé el tocadiscos a tope y estuve toda la noche y todo el fin de semana escuchando ese disco. No sobra ni una canción y me cambió mi forma de valorar la música para siempre.” Mi alumno me miró y me dijo “¡Hostías! Lorenzo, yo nunca he sentido nada como eso por un disco” Y le respondí “Es que ya no hace discos como ése”

  • Juan Antonio

    Yo por aquel entonces tenía unos 17 años y estaba un poco desangelado musicalmente hablando, mis ídolos eran los Iron Maiden y Metallica, Sepultura, Guns ´n Roses y otros grupos punteros del momento, pero estaba un poco hastiado de siempre lo mismo. Hasta que llegaron ellos, los Nirvana y lo cambiaron todo. Entonces descubrí mi verdedero gusto musical y aun hoy en día creo que mis gustos musicales van por el mismo camino. Marcaron un camino a seguir no solo por sus fans, sino por una infinidad de grupos que hoy día son lo mejorcito del rock. Una pena que Kurt nos dejara tan pronto. Me hubiera encantado conocer su evolución musical.

  • Manuel

    En septiembre de 1991 tenía 15 años. Es esa época de la vida en la que te das cuenta de que no eres lo que eras ni quieres ser lo que serás. Es un periodo de negación, incertidumbre, miedo y odio, en otras palabras adolescencia. Y en ese contexto oi Nevermind que de inmediato se convirtió en el himno de mi vida. Smell like teen Spirit, imposible encontrar un título mejor para esa etapa de mi vida. No me sentía agusto con el sistema y ellos lo plasmaban perfectamente. La armonia entre Nirvana y yo era perfecta. Adopté su look de ropa raida, melenas y actitud apática. Nirvana se convirtió en mi gurú.

    No creo que Nevermind haya encvejecido, de hecho está más vigente que nunca. En esta época es obligatorio romper, innovar y decir las cosas de otra forma. Escucho Nevermind a menudo, a veces con nostalgia, porque me recuerda aquella época en la que no era ni un niño ni un adulto, pero era libre y tenía la posibilidad de elegir.

  • Santos

    Lo escuché en el tren. Me pareció ruidoso, en el buen sentido, y algo nuevo, que no había escuchado antes. Se parecía al garage rock pero no era; me recordaba al rock de los 70, pero no; en definitiva habían abierto un camino nuevo, sin explorar. Me reafirmaron, junto con otros grupos como Pearl Jam o Blind mellon, cual es el estilo de música preferido.

  • Eugenia

    Nirvana entró en mi vida adolescente gracias a los videoclips de MTV, a principios de los 90. Y luego llegó a las radios nacionales, que entonces se ocupaban más de cosas nuevas, jóvenes y frescas. Este grupo cambió mi vida, me abrió puertas musicalmente hablando, me dio ganas de comerme el mundo, mientras en las noticias no paraban de calificar el ‘grunge’ como movimiento aborregante y decadente, cuasi peligroso para el futuro de nuestra generación…
    Y en mi cabeza Smells Like Teen Spirit sustituía a My Generation. Y una a una las canciones del álbum pasaban a describir parte de mi vida, mis sentimientos, mis frustraciones, mis aspiraciones, mis miedos y mis instantes de subidón.
    Recuerdo que pensé que sólo un sonido tan bueno, unos temas tan puramente ‘anthem’ -y el hecho de recibir unas críticas tan retrógradas por parte del poder establecido- eran lo que siempre marcaban a un grupo que seguro hacía historia.
    Esto era bueno de verdad. Y en cuanto ahorré las mil y pico pelas corrí a por el disco.

  • Rocío de los Santos

    Cuando nevermind salió a la venta yo tenía tan sólo 11 años, y me quedé alucinada con el sonido de smells like teen spirit, esa guitarra, esa voz rota de Kurt Cobain, ese llamamiento al inconformismo, antes ya habia oido algunas canciones de ellos por mis hermanas mayores, pero enloqueci como una preadolescente al ver como ese sonido movia en mi interior inquietudes, me daban ganas de salir a la calle y comerme el mundo un mundo que pensaba se estaba llendo al traste y no podia quedarme sin hacer nada, empapelé mi cuarto de fotos de Nirvana, mi carpeta del colegio y mi ropa eincluso comenzó a cambiar tanto de color como de forma,y se convirtio en la banda sonora de mi adolescencia, cuando Kurt Cobain murió, lo pasé mal, como adolescente que se le muere su gran idolo, y lo recuerdo aún como si hubiera pasado ayer.
    Nirvana es la banda sonora de mi vida, cuando necesito un empujon de vitalidad, de fortaleza, me pongo cualquier canción de Nirvana a tooooda caña y las canto, es la mejor terapia q existe.
    Nunca pasaran de moda, ni envejeceran.
    Gracias por esta oportunidad.

  • Chary

    Recuerdo el impacto que tuvo sobre mí la primera vez que ví el videoclip de “Smell Like Teen Spirit”, era algo nuevo para mis oídos, era revolucionario y desgarrador. Recuerdo esperar horas con mi video VHF para grabarlo. Inmediatamente fuí a comprarme el Nevermind y lo demás es historia. Cuando con 14 años me entere de que había muerto, fue un palo para mí, pero yo tenía su voz, su música y la podía seguir escuchando y aun la escucho y espero poder ponersela a mis hijos el día de mañana. KURT HUELE A ESPIRITU ADOLESCENTE.

  • Alvaro

    Nevermind supuso la última gran hostia al rock and roll. Desde entonces el suelo no ha temblado como lo hizo con ellos. Las puertas del Olimpo del rock, donde sólo los elegidos pueden tocar, fueron hechas añicos por los guitarrazos de Nirvana, la voz rota de Kurt Cobain y todo el equipo el equipo de demolición con el que Nirvana pasó por encima de nosotros. El camino por el que transitaron no ha vuelto a ser recorrido por grupo alguno, y por desgracia para el populacho, parece que tardará mucho tiempo en volver a crecer la yerba…

  • Julio

    Al final cogi mi skate y volvi a la calle con Sergio a reventar bordillos y tirar barandillas, fue la patinada mas genial de mi vida. Tenia 17 años.
    Hoy dia sigo patinando eventualmente y siempre recordaré ese momento en mi vida, el plus de adrenalina que nos dio Nirvana, nos completó, la puerta que se abrio en mi cabeza, el mundo de pronto era diferente y todo era posible, crecer ahora sí era una aventura y sabiamos que se avecinaba una buena, era solo el principio, soñabamos con Seattle. De verás que llore la muerte de Kurt, sabia que no era el perfecto espejo en el que mirarse, pero le debia mucho, su dolor libero el mio y me hizo libre, con él fui mas feliz y sin él….que cojones, él siempre está!!!

  • Federico Calderon

    Recuerdo perfectamente la primera vez que oí “Smells…” estaba oyendo en Radio 3 el programa de Paco Perez Brian y me quedé estupefacto. Grabe a fuego el nombre del grupo y me quedé pegado a la radio para ver donde podía conseguir el disco de ese grupo porque la canción me pareció una barbaridad en todos los sentidos. Incluso recuerdo haber llamado a Paco para pedirle mas información. Toda la rabia, energía, vitalidad y el odio que transmitía ese tema no podía pasar desapercibido asi que me puse a intentar conseguir el CD como fuese y posteriormente pasarlo a mis amigos. Y eso hice, lo pedí a la hoy extinta CDNOW por internet y pasé al modo evangelizar a mis colegas. En un mes o dos todo el mundo ya conocía al grupo y el videoclip estaba en todas partes así como la portada del disco. Yo para entonces necesitaba mas y lo que hice fue conseguir su anterior disco e intentar verles en directo, cosa que desgraciadamente nunca pude hacer.

    Creo que el disco ha envejecido muy bien y que junto con el “OK Computer” de Radiohead son los mejores discos de los 90, cada uno en su estilo y por lo que significaron despues de revolucionario en el mundo de la música y sobre todo, por sus secuelas posteriores. Yo me hice seguidor de grunge y todo lo que vino y aún hoy en día recuerdo y oigo con cariño el “Ten” de Pearl Jam o cosas de Soundgarden por ejemplo…

  • Alberto Ferraris Rave

    Por aquella época cursaba 8º de E.G.B. Recuerdo llegar a la hora de comer, soltar la mochila, enchufar la tele y sintonizar rutinariamente el programa de videos músicales que echaban a esa hora en canal plus, en ese momento conocí ‘Smell like teen spirit’. Fue una descarga de energía y de sentimiento brutal, acabé saltando como un loco, totalmente desenfrenado, destrozando con zarpazos una guitarra imaginaria. Pocas veces tuve una sensación tan intensa… fue totalmente inesperado y me quedé totalmente flipado.

    Nevermind cose todos los retales de mis sentimientos adolescentes… Si tuviera que dejar un titular sería: “El olor de mi espiritú adolescente fue Nirvana”.

    Nirvana con Nevermind echó su “meada territorial” e hizo historia dinamitando la industria musical de la época. ‘Smell like teen spirit’ es una poderosa arma para abrir fuego, pero resulta que hay mucho mucho más. En Nevermind hay cabida para el intimismo de ‘Something in the way’, delicadeza en ‘Polly’… Nevermind nos da la oportunidad de quedarnos afónicos con ‘Breed’, y con ese fabuloso increscendo de ‘Lounge act’. Blasfemamos con ‘Stay away’, nos toca la fibra sensible consolándonos con ‘Come as you are’ o nos insufla ánimo y ganas de vivir con ‘Lithium’. Reflexionamos con ‘In bloom’ y tenemos nuestra catarsis particular con ‘Drain you’. Finalizamos viendolo todo con perspectiva desde ‘On a Plain’. y tras varios minutos de silencio desatamos la caja de pandora con ‘Endless Nameless’ en una orgía de ruido y destrucción.

    Con el paso del tiempo Nevermind sigue transmitiendo fuerza, pero la lástima es que tristemente forma parte del pasado, porque yo recuerdo con añoranza el vivir esa época en tiempo presente. Tuve esa suerte de vivirlo en primera persona. Fue excitante y un privilegio ser testigo de Nevermind, las nuevas generaciones podrán disfrutar de Nevermind igual que nosotros lo hicimos o lo seguimos haciendo pero no podrán ser testigos de esa revolución en tiempo presente.

  • Dani C. Real

    Igual que no me acuerdo muy bien de la primera vez que eché un polvo, de lo que sí me acuerdo bien del primero que disfruté en condiciones y que luego repetiría sin sacarla. Un recuerdo parecido tengo de “Smells Like Teen Spirit”, primer tema que me dejó bien a gusto y servido del álbum “Nevermind”, ya que fue “un aquí te pillo, aquí te mato” brutal en medio de un barrizal que antes era una caseta de feria a principios del gastoso verano del 92. Por entonces había dejado la universidad y comenzaba a trabajar, fundiéndome la pasta con los colegas en todos los garitos nocturnos y fiestas patronales de la provincia de Málaga, Cádiz y parte de Sevilla. Recuerdo aquella primera vez que disfruté en condiciones esta canción por la enorme descarga de energía liberada, tras saltar y empujarte sudando con todo el que se pusiera por delante, aquello significaba para mí el auténtico “Nirvana”; soltar tanta energía con veinte años era una cura total y más con todo lo que le metías al cuerpo. Luego el cerebro quedaba en blanco… y comenzaban a surgir historias surrealistas que no me voy a enrollar contando, pero que resumo con el final de aquella feria-furiosa, lluviosa y embarrada por llevar como banda sonora el “Smells Like Teen Spirit”: salimos de una caseta saltando por los baños después de compartir parte de la noche con una banda de yonquis que estaban en libertad provisional, luego lo típico… no encontrábamos mi coche-cabra (Citröen Dyane 6 –Amarillo) pero ahí ya comenzaba otra historia en versión paranoia.
    Con otras canciones de “Nevermind” tengo asociados más recuerdos: “Lithium” de Anita una chica estupenda de San Pablo con la que estuve enrollado, “Come As You Are” como símbolo de la autenticidad y ahora de esos amigos perdidos (pero no muertos) en el camino, “In Bloom” o “Drain you” también las he sudado a gusto. Como “ALBUM” con mayúsculas y con todas sus canciones, “NEVERMIND” es una obra maestra de la historia del Rock y quizás el símbolo con su portada incluida y vigente de la música americana de los noventa. Para mí escucharlo hoy en día no es solo asociación de recuerdos, sigo sintiéndolo debajo de la piel, subiéndole el volumen y tras la carencia de bandas carismáticas en este siglo, corte tras corte se amplifica el valor de esta obra, la cual además me confirma ya a mis cuarenta años que la música está por encima de la letra. Lo sigo escuchando en mi edición de LP en vinilo y disfruto de sus estupendos bajos, distorsiones, los “chorus de las Fenders a hierro” y de los “berridos” de nuestro amigo Kurt Cobain.. Descanse en paz, maestro-animal!

  • David Fernández

    No recuerdo cuando escuché por primera vez el Nevermind, seguramente fue alguna vez de pequeño, tirado en la cama, escuchándolo de fondo proveniente de la habitación de alguno de mis hermanos, que es como me gustaba escuchar la música por aquel entonces. Sin embargo sí que recuerdo cuando fui consciente de la existencia del álbum y de Nirvana en sí. Fue, me imagino que igual que para mucha gente, tras la muerte de Kurt. En el programa del 40 al 1 que emitía en abierto Canal + no paraban de poner una y otra vez el videoclip de Smell Like Teen Spirit, y en el colegio recuerdo a muchos de mis compañeros, y a mí mismo, conmocionados por la muerte de un personaje que, en realidad, ni siquiera conocíamos. Para todos los que vivimos todo esto en la pre-adolescencia, Nirvana fueron nuestros particulares The Beatles, Sex Pistols o Elvis Presley, y no me refiero a lo musical. Simplemente llegaron y le dieron la vuelta a todo lo que llevábamos oído hasta el momento.

    Pasados bastantes años (ya existían los mp3…) volví a escuchar el Nevermind y ese día sí que lo recuerdo perfectamente. Recuerdo que era una época en la que escuchaba grandes cantidades de música debido a la adquisición de mi primer mp3. El Nevermind fue uno de los primeros álbumes que escuché en el reproductor. Fue en un viaje en autobús a la playa y recuerdo cómo me fascinó en general y, en particular el “Drain you”, mi canción favorita del álbum y de Nirvana en general. Puse la reproducción en modo repetición y hasta que no lo escuché 6 o 7 veces y me aprendí un poco de la letra (algo que me costó bastante debido a mi deficiente inglés) no pasé a la siguiente canción. Mi amigo Manolo siempre me recuerda lo pesado que estuve en esas vacaciones poniendo todo el rato el Nevermind (o al menos intentándolo poner, porque a partir de la tercera escucha ya no me permitieron volver a ponerlo). Pero también me lo agradece. Ahora él es más de fan de Nirvana que yo.

    No tengo muy claro cómo ha envejecido el Nevermind, creo que no muy bien, la verdad. Es sin duda un disco de una gran calidad pero su fama creo que está más bien relacionada con cuestiones extra-musicales. Sin duda fue un disco que supuso una revolución en el mundo de la música pero le falta algo para ser el “DISCO”. Sin ir más lejos, In Utero me parece mejor álbum que Nevermind. A mí me gusta compararlo con la serie Lost. Tanto Lost como Nevermind no son ni la mejor serie ni el mejor disco de la historia pero, aunque cierta gente se niegue a aceptarlo, son obras que, además de su gran calidad, supusieron una auténtica revolución en muchos aspectos.

    En definitiva, sea por lo que sea, el Nevermind es uno de los pocos álbumes que nunca he borrado de mi mp3, y que cada cierto tiempo vuelvo a escuchar y, aunque no me apasione como al principio, siempre me deja con un buen sabor de boca. Pensé en escucharlo mientras escribía este texto para inspirarme un poco, pero la verdad es que no me apetecía. Pero sé que volveré a escucharlo dentro de unos días, de unas semanas, de unos meses y de unos años, mientras el cuerpo aguante.

  • Manolo

    Estaba en Madrid, haciendo la mili, por las noches como casi todos mis compañeros de mili, escuchaba el walkman y yo estaba escuchando una emisora que se hacia llamar LA PIRATA , siempre era rock lo que ponian,cuando pinchó NIRVANA (era la primera vez)supe que era algo superior al resto, cuando algo te gusta mucho la primera vez es que es especial y esto era algo mas que el resto de grupos que hacian rock, desde entonces incluso a mis hijos les gusta, claro sus padres se lo ponen mucho, no se si saldrá un grupo que revolucione la musica como lo hicieron ellos pero no los recordaré como a MIRVANA

  • Fran Tarifa

    No importa. Aún huele a rollo adolescente y eso que van 20 años. La tierna edad, más que florecer, estalló. ¿Quienes éramos los que cantábamos “todas esas bonitas canciones” conscientemente?¿Nos presentamos como éramos o somos ahora como fuímos (o creímos serlo)? Un puente entre la rabia del acné juvenil que planta casas y construye árboles y la crudeza adulta (rock vs pop?) Todos necesitamos medicación, nuestros niveles han de ser regulados….con litio o discos como éste.Todo en él cobra significado…cada vez más y sólo para los que nos tocó vivirlo en su época en el momento del abandono de la niñez podemos sentirlo tan a flor de piel…Es nuestra meada territorial particular. No me lo toques. Sacaremos nuestro escudo. Este disco dejó algo en el-nuestro- camino difícil de valorar en toda su grandeza.
    Sin hablar de su legado pedagógico: la aventura melódica para todos.

  • Antonio Ibáñez Pielfort

    Huele a espíritu de adolescente, a juventud sónica, a club de fans de quinceañeros, a árboles gritando, fanzines en blanco negro, mujeres violentas, a caballos locos, sindicatos del sueño, huele a terciopelo subterráneo, a vaselina, a jóvenes dinosaurios, a la imaginaria familia punk autobautizada como ramone, a horas de local de ensayo, a iguanas, a vinilo, a laca de color negro, a hazlo tu mismo, huele como el hombre que vendió al mundo, a la tierra mojada desde la que otro zurdo de Seattle saca su siniestra mano empuñando una oxidada guitarra, a pop subterráneo, a codeina, huele como las aguas de un río verde y como el barro y la miel, como las líneas de bajo de Kim Deal, a fuzz, huele a hard y a pop, a éxito asegurado, a influencias deglutidas, asimiladas y claramente manifestadas, a cara A y cara B, a himnos generacionales, a rabia, a sensibilidad pop, huele a tristeza vital, energía en estado puro y sin depurar, huele como las camisetas de Richard Hell, como el hotel de Nueva Orleans donde fue encontrado Johnny Thunders, huele a bosque húmedo, a camisas de cuadros mojadas, a riot girls, huele a distorsión, a feroz cabalgada hasta dejar algo en el camino, recuerda, recuerda, recuerda, recuerda no tengo un arma, recuerda, recuerda, recuerda, recuerda, porque el rey ha muerto pero no ha sido olvidado.

  • Bleed

    Es difícil despojarse de la mítica y de la idealización que traen consigo los “tiempos pasados”. Intentaré dejar a un lado tópicos y ensoñaciones varias.

    En 1991 el vinilo parecía listo para recibir los últimos sacramentos. El reproductor de discos compactos era algo que, con 18 años, aún no me podía permitir. El formato habitual en mi universo sonoro era la cinta de casete, la radio y la televisión.

    Tras una etapa de gregarismo rockabilly, dominado por Stray Cats, Robert Gordon o The Meteors, mis escuchas se centraban en las cintas recopilatorias que algunas almas caritativas me regalaban. Las excepciones a estos refritos lo componían grabaciones de discos de The CLash, The Beatles, 091 o Los Enemigos… y el “Daydream Nation” de Sonic Youth. Esa era la situación de las cosas.

    En aquella época no sólo la MTV, algunas cadenas generalistas de televisión incluían espacios musicales a horas no descabelladas. Así que primer contacto con el “Nevermind”, y en mi caso también con Nirvana, fue a través de la pantalla de televisión (al igual que con los Pixies), con el video-clip de “Smells like teen Spirit”. Me recuerdo de pie junto al televisor del salón de mi casa, las persianas bajadas, con las manos en jarras y deseando encender un cigarro. La letra ni la entendía, ni me importaba. Aquello era algo grande, pero… ¿Cómo de grande?

    Al poco tiempo, también por televisión emitieron el extracto de una entrevista promocional del Nevermind(supongo que hecha por alguna cadena estadounidense), con los tres miembros sentados en unos cojines en el suelo, y donde Kurt hacía gala de un pasotismo místico que a mi me sonó a pose. Si esto iba a ser un nuevo producto de marketing de la industria musical, no quería que contaran conmigo.

    En una siguiente entrega de cinta casete, con frito variado por patrocinio de otro enfermo muscial, volvió a aparecer Nirvana (junto a Red Hot Chili Peppers, Pearl Jam, Husker Dü, Pixies o Lagartija Nick). La canción que me grabaron fue “Come as you are”. ¿Podía permitirme estar al margen de algo así, por mucho que me siguieran pareciendo la-última-esperanza-blanca, fomentada por las multinacionales? La respuesta era “No”.

    Una camiseta blanca con la portada del Nevermind llevada por un compañero del instituto de clara filiación con el heavy metal, me sorprendió aún mas. Si había quien no se avergonzaba por mezclar referentes como Nirvana o Metallica, no tenía más remedio que acercarme del todo al segundo disco de los de Seattle e intentar entender lo que cantaban en “Lounge Act”.

    Hasta hoy. 20 años después, temas del Nevermind han sido versionados en innumerables ocasiones; hemos llevado camisas de cuadros atadas a la cintura; ”Smells like teen spitit” ha sonado en sesiones y remezclas de dj’s de diverso pelaje; su nombre ha aparecido siempre que se editaba una lista con los mejores discos de la historia de la música; hemos subido el volumen del reproductor del coche con “Lithium” para eclipsar ritmos latinos que nos atacaban desde vehículos hostiles. Y aunque “Something in the way” parezca un epitafio perfecto para el disco, no te quedes ahí… Silent, here I am.

  • Olga Ayllón Arellano

    Hace unas semanas más o menos me dijo mi madre: oye, creo que hay un concurso en el periódico del grupo ese que te gusta tanto. Pensé, bueno si es Nirvana gano seguro, no hay cosa en el mundo que me guste más. Pero cuando he leído la pregunta me he desmotivado totalmente. No tengo una historia increíble para contar, tenia 2 años cuando publicaron este álbum. La 1º vez que escuche el Nevermind fue porque venia un articulo de Nirvana en la revista que leíamos mi grupo de amigas y yo, “Loka magazine” y me pico la curiosidad de escuchar su música. Ahora se que fue un regalo de dioses esa bendita curiosidad.
    Desde que lo escuche por 1º vez es mi música para todo, siempre encuentro una razón para escuchar Nirvana. Si estoy triste o enfadada, o de cualquier manera me tumbo en mi cama y dejo que la música invada mi cuerpo.
    “Smells like teen spirit” es la canción más conocida del disco y quizás también de Nirvana. Aunque no es de mis preferidas ya quela sociedad la ha quemado a unos niveles insospechados, parece que es la una canción de Nirvana; si te van a poner alguna canción de Nirvana sin duda va a ser esta. Me fastidia muchísimo que sea así, creo que, de alguna manera, se ha hecho de Nirvana un grupo más comercial con el paso del tiempo, Kurt no estaría muy contento con esto. Pero bueno, al margen de lo que la sociedad opina de Nirvana y, concretamente, del Nevermind, que me importa bastante poco, considero que es el mejor disco de la historia y una música muy expresiva y sensacional y por ello incomparable e inmejorable. No poder disfrutar de su música en directo es lo único malo que tiene Nirvana.

  • Bleed

    Por entonces, mis escuchas se centraban en las cintas recopilatorias que intercambiamos los amigos. Las excepciones a estos refritos lo componían grabaciones de discos de The CLash, The Beatles, 091, Los Enemigos… y el Daydream Nation de Sonic Youth. Así estaban las cosas.
    En aquella época no sólo la MTV, algunas cadenas generalistas de televisión incluían espacios musicales a horas no descabelladas. Así que mi primer contacto con el Nevermind, y con Nirvana, fue a través de la tele, con el video de “Smells like teen spirit”. Me recuerdo de pie junto al televisor del salón de mi casa, con las persianas bajadas, los brazos en jarras y deseando encender un cigarro. La letra no la entendía, ni me importaba. Aquello era algo grande, pero… ¿Cómo de grande?
    Al poco tiempo, también por televisión emitieron el extracto de una entrevista, con los tres miembros sentados en unos cojines en el suelo, y donde Kurt hacía gala de un pasotismo místico que me sonó a pose. Si esto iba a ser un nuevo producto de marketing de la industria musical, que no contaran conmigo.
    En una nueva entrega de casete con frito variado por patrocinio de otro enfermo muscial, volvió a aparecer Nirvana. La canción que me grabaron fue Come As You Are. ¿Podía permitirme estar al margen de algo así, por mucho que me siguiera pareciendo la última esperanza blanca, fomentada por las multinacionales? La respuesta era No. tendría que acercarme del todo al disco de los de Seattle para entender lo que decían en Lounge Act.
    20 años después, temas del Nevermind han sido versionados mil veces; hemos llevado camisas de cuadros atadas a la cintura; han sonado en sesiones y remezclas de variados dj’s; su nombre ha aparecido siempre en las listas de los mejores discos de rock de la historia; hemos subido el volumen del reproductor del coche con “Lithium” para eclipsar ritmos latinos que nos atacaban desde vehículos hostiles. Y aunque “Something in the way” parezca un epitafio perfecto para el disco, no te quedes ahí.

  • Alex Fernández Fernández

    El tren que me lleva de mi ciudad a la que está mi facultad va atestado. Es una hora en la que al revisor no le da tiempo revisar todos los tiques de los vagones y la gente aprovecha y se cuela sin billete. Son tiempos de crisis. La Universidad está masificada, mi generación quiere estar muy preparada para que dentro de veinte años podamos estar bien colocados, de esa manera podremos cambiar el país. David se sienta al lado mía como de costumbre pero lo siento raro. Su cara parece otra. Tiene los ojos brillantes. Algo le sucede. Me pasa su walkman y me pide que me ponga los auriculares. Espero un poco, la cinta debe recorrer unos segundos hasta que empiece el primer tema. De repente, no me importa el tren, no me importa la Universidad, tengo 18 años y tengo ganas de vivir. Da igual que el revisor te coja sin billete. Da igual que no llegues. Mañana será otro día. Mi adolescencia me pide más. Y yo lo cogeré todo.

  • Blas Fernández

    Amigos, el concurso ya está cerrado. En los próximos días anunciaremos los nombres de los ganadores. Gracias a todos por participar. Y suerte.