Aquella tienda en San Marcos

Blas Fernández | 24 de octubre de 2011 a las 7:05

Una imagen de Dandelion, allá por el 91.

Aquella tienda de ropa en la Plaza de San Marcos contaba con una particularidad: al menos la mitad de los que entraban en ella no lo hacían para comprar ropa, sino para charlar sobre música y estar al tanto de lo que se cocía en la escena local. Porque, en efecto, Dandelion se había convertido en algo así como nuestro Sex particular, sólo que en lugar de en Londres estaba en una urbe bastante más modesta, Sevilla. Además, allí no había mal rollo: Andy Jarman y Mapi Guedes debían de ser a todas luces mejores personas que Malcom McLaren y Vivienne Westwood.

El porqué de aquel guiri larguirucho para instalarse en la ciudad, a comienzos de los 90, junto a su pareja canaria sigue siendo una incógnita para mí, por más que se lo haya preguntado a ambos en múltiples ocasiones. Recuerdo, eso sí, un concierto del grupo británico en el que Andy militó en los 80, A Popular History of Signs. Fue años antes en una discoteca del campo de la feria (demonios, ¿cómo se llamaba?), pero dudo de que aquella actuación sirviera para decantar la elección. Fuera como fuese, Andy y Mapi recalaron en San Marcos e hicieron gala de fino olfato para detectar con celeridad a gente que, como ellos, tenía ganas de hacer cosas.

Ya… Hoy cuesta imaginarlo, pero las dificultades conque los grupos se encontraban entonces para grabar un disco no eran precisamente pocas. La explosión independiente de los 80 se había diluido en la profesionalización y la eclosión indie de los 90 apenas andaba despuntando aún. Así las cosas, los sellos discográficos locales se movían en el mejor de los casos entre el despiste y la voluntariosa vocación testimonial -un saludo a Paco Trilita, otro pionero-.

Andy y Mapi lo pusieron fácil: hagamos los discos nosotros. Nada nuevo, claro, pero didáctico, porque casi se nos había olvidado la más fructífera enseñanza del punk: do it yourself! Otra máxima: la unión hace la fuerza. Y esa unión tomó forma, palpable y audible, en 1993 y en torno a cuatro grupos dispares, los que participaron en el primer recopilatorio de El Colectivo Karma.

Strange Fruit (Julio de la Rosa, Juan Aguilar, Andy Jarman y Juan Carlos Marín).

En Strange Fruit militaban entonces el propio Andy (voz y bajo), Juan Carlos Marín (batería y hermano mayor de otro músico bien conocido por este blog, Miguel Marín, alias Árbol), Juan Aguilar (guitarra) y Julio de la Rosa (sí, el mismo, también a la guitarra). Su música, resultaba obvio a lo largo de los tres cortes registrados, cuadraba las referencias al Madchester Sound y algunos de sus signos identitarios (la neopsicodelia, sin ir más lejos) con una inclinación que luego se demostraría perenne por la búsqueda de melodías adictivas.

La Máquina Blonde (con Santi Amodeo asomando la cabeza).

En La Máquina Blonde coincidían músicos con experiencia previa en grupos locales de los 80 y tocados también por el ímpetu lisérgico: Guillermo Espinosa (voz), Enrique Cano (guitarra y voces), Carlos Alegre (bajo), el gran Pedro Domínguez (teclados) y el simpar Santi Amodeo (guitarra y hoy director de cine de todos conocido). Ellos eran los raros porque eran los menos indies (qué cosas).

Long Spiral Dreamin’ (César, Natalia y Miguel, en primera línea).

Long Spiral Dreamin’ llegaba desde Alcalá de Guadaíra con The Charlatans como modelo (eran fans confesos y devotos) y un mánager dispuesto a comerse el mundo, Rafa López, implicado también en la gestación del álbum y posterior factótum de Green Ufos. Junto a César Díaz (guitarra y voces) y Natalia Márquez (voz), allí estaba completando el trío impulsor Miguel Rivera (guitarra y voces), el hombre que tras su paso por Supertube formaría Maga, una banda aún hoy en plena forma (inmejorable, para ser exacto).

Sr. Chinarro (Jesús, Morato, Begoña y Antonio).

Por último, cerrando la compilación, estaba ese grupo de San Juan de Aznalfarache al que al bueno de Pepe Benavides le costaba dejar tocar en el Fun Club, porque “es que al cantante no se le escucha nada, pero nada de nada”. El cantante, un tal Antonio Luque, resultó ser con el tiempo uno de los escasos supervivientes nacionales activos de aquella vivificante agitación. Junto a él -por poco tiempo, como casi siempre- estaban entonces en Señor Chinarro Begoña Álvarez (teclado), Jesús Franco (bajo) y Juan Francisco Morato (batería).

Aquellas bandas, es bien sabido, siguieron caminos muy diferentes. El de Long Spiral Dreamin’ fue de hierro. O al menos eso apuntaba el título de su único disco, Chemins de Fer -otra de las referencias del colectivo-, antes de dar pie a esas ya mencionadas nuevas aventuras de Miguel.

Luque fichó casi de inmediato con Acuarela, donde desarrolló hasta hace relativamente poco gran parte de una trayectoria sobre la que no hace falta extenderse. La Máquina Blonde, por su parte, desapareció, mientras que para Strange Fruit lo cosa no hizo más que empezar, como demostró después su flamante primer álbum, Yili’s Party.

Con diferentes formaciones, Strange Fruit, siempre con Andy a la cabeza, publicaría luego discos como el álbum Milk o los epés Acid Country y Gemini (este último con el sello Jabalina). Eso, antes de que Mr. Jarman, atento a la actualidad, diera rienda suelta a su pulsión electrónica con Aquaplane, en 1998, y reapareciera en 2005 ya al frente de su actual banda, Southern Arts Society, que tan notables discos nos ha regalado.

Pero la importancia del colectivo no residió sólo en la llamativa cantidad de nombres asociados a él que con posterioridad despuntaron -pienso, por ejemplo, en Jordi Gil, igualmente versátil como músico y como ingeniero de sonido-; tampoco sólo en aquellos fantásticos recopilatorios temáticos dedicados al punk -Punkadelia, por el que desfilaban entre otros Dominique A, The House of Love, Amphetamine Discharge y Manta Ray-, a la tarea de recordar a Ian Curtis -Warsaw, con Los Planetas, Pribata Idaho, Flow o Automatics en el listado- o de evocar a Marc Bolan -Cosmic Rocker, epé en vinilo con versiones a cargo de Australian Blonde, Maddening Flames, Los Hermanos Dalton y Strange Fruit-; ni siquiera en los grupos que luego fueron proyectados desde allí -sin mucha suerte, pero con talento y de tan grato recuerdo como Sick Buzos o Explosivos Acme-.

Sick Buzos, durante la grabación de ‘Introducción en blanco y negro’ en los Estudios Central.

Lo más relevante del Colectivo Karma fue, sin duda, su capacidad para agitar la escena pop local y demostrar que las cosas, simplemente, se podían y se debían hacer. Que aquello de grabar una maqueta y enviarla a todas las discográficas posibles a la espera de que alguna te tocara con su varita mágica había pasado, definitivamente, a la historia. No sólo no tenía ya mucho sentido, sino que además impedía, taponaba la posibilidad de hacer lo que uno quería.

Resucitado con motivo de la edición del nuevo álbum de Southern Arts Society, ese Another Life ya comentado por aquí, y aprovechando su presentación en vivo, El Colectivo Karma se reunirá el próximo jueves 27 en la Sala Malandar para celebrar, intuyo, el reencuentro de quienes formaron parte de él y de quienes se dejaron seducir por sus propuestas. Y también, desde luego, para que quienes deseen conocer cómo eran aquellas bandas de las que han oído hablar, pero que quizás por cuestión de edad nunca llegaron a ver en directo, tengan la oportunidad de hacerlo por aproximación.

Y no lo digo sólo porque Southern Arts Society, presumiblemente, vaya a rescatar algunas canciones de Strange Fruit, sino también porque la presentación Another Life contará con las actuaciones de unos Long Spiral Dreamin’ reunidos para la ocasión y de hasta aquellos Sick Buzos que en 1997 nos deslumbraron (bueno, al menos a mí) con su estupendo Introducción en blanco y negro. Ellos merecen capítulo aparte y algún día será escrito.

Para terminar de animar el asunto, Javi y Miriam, de Explosivos Acme, pondrán el punto final con una sesión como DJ’s.

Quedan pues convocados, jóvenes y viejunos, a tan prometedor sarao: Southern Arts Society + Long Spiral Dreamin’ + Sick Buzos. Jueves 27, Sala Malandar (c/Torneo), 21:00. Entradas a 8 euros en venta anticipada (El Ropero, c/Feria, 37) y a 10 euros en taquilla.

Ahí les dejo, para abrir boca, a Southern Arts Society en su actual y brillante formación -amén de Andy, Israel Diezma (guitarras), Jesús Bascón (teclados), Javier Mora (bajo) y Manuel Martínez (batería)- en una grabación en vivo, tan pedestre como energética de Andalusian Morning.

  • Ana

    Pues mira x donde yo si k me pasaba a comprar ropa ya k tenían cosas k no se encontraban n ninguna otra tienda! K pena cuando me la encontré cerrada un día……

  • ana

    Ay, qué bonito ha quedado este post, Blas!! Muy del rollo de lo que ahora se edita sobre otras escenas como el ‘Harto de todo’ de Jordi Bcore sobre el punk en Barcelona!!! Daría el indie de aquí para un libro?? Nos vemos el jueves!

  • Antonio Bret

    ¿La discoteca de la feria no sería la EM?

  • antonio lopez guerrero

    Recuerdo, cuando me compre los discos de Strange fruit,( donde encontre el super hit MEDITATION , cancion que tenia grabada en casette, en su version maquetera, o ETERNAL que siempre las pinchaba en todas las fiestas), y el del colectivo Karma,en otro lugar en sevilla digno de recordar DISCOS BURIAL, tambien punto obligado para los que no podiamos ir a londres, a por discos

  • antonio

    Tambien del primer festival independiente organizado por el colectivo Karma en sevilla creo que en la sala LA FABRICA DE COLORES, con Strange Fruits, Long Spiral Dreamin´, Los hemanos Dalton, y unos Planetas por entonces desconocidos practicmente

  • Blas Fernández

    Ana, tú debías ser de la otra mitad. Aunque debo confesar que yo también compré algunas cosillas…

    Ana (Carretero), yo creo que sí daría para un libro, así que, venga, ¡anímate!

    Antonio Bret: o el EM o la Venta Pilín. No estoy seguro, pero apostaría por la primera.

    Antonio López: de Burial eran asiduos muchos de los lectores de este blog. Incluso su dueño se deja caer por aquí de vez en cuando.

    ¡Saludos y gracias por participar!

  • fran lora

    yo iba tambien a comprar ropa, y a discos buriel a comprar el fanzine Spiral y tampoco me perdi el concierto en la fabrica de colores y muchas cosas mas.

  • Andy Jarman

    Si – era la Sala M en enero de ’87… recuerdo tocar alli y salir de Sevilla despues del concierto para conducir los 14 horas a Valencia para tocar el dia despues – no hubo autopistas entonces y incluso en una zona cerca a Murcia no hubo mas que una carretera de piedras…dificil imaginar hoy dia….

  • ROQUE TORRALVA

    Vaya, Blas! Veo que te falla la vista y la memoria no? Tu sabes…, cosas de la edad!

  • Blas Fernández

    Fran, espero que sean buenos recuerdos.

    Gracias, Andy, por la puntualización. Suerte el jueves.

    Roque, que te pique un pollo.

  • Chencho Fernandez

    Precioso y estimulante artículo, Blas. Los Buzos participaremos de este reencuentro con regocijo y abriendo, además, unos puntos suspensivos para aquel último párrafo de ese libro que aún está por escribir…Un abrazo y hasta el jueves

  • Blas Fernández

    Otro bien fuerte para ti, Chencho.

  • Juanlu Fajardo

    Qué pena no poder estar ahi el jueves!!! Tomaros una a mi salud!

  • Bleed

    No debí entrar a leer el artículo… Creí que era un viernes y estaba buscando para saber si era el 28… y es el jueves 27. Y yo en Jaén, pistonudo.

    Yo aún guardo la entrada , morada y blanca,del festival con los dalton, Strange fruit, LSD y Los planetas (cuando las entradas aun tenian algo de artesanal)

    Me hubiera gustado ver a Fabi (bajista entonces de Long Spiral Dreamin), bueno y disfrutar del evento en general.
    Me estoy cabreando por momentos…
    Espero crónica. Saludos

  • Love

    Sí señor, Dandelión – Discos Burial – Pop-Shop, un triángulo mágico… Buen artículo! Ayyyy!! la memoria nos falla ya a tod@s… Saludos.

  • Blas Fernández

    Sr. Fajardo: tomo nota de su petición.

    Bleed, respire hondo y repita conmigo: estas-cosas-pasan-y-no-me-voy-a-cabrear-por-eso…

  • Rafa

    Vaya pedazo de artículo!! Que maravilla!!

    Así como la escena de los 70-80 está más o menos documentada (documentales y libros sobre Smash, Silvio, Pata Negra, Veneno, etc,etc) la escena de principio de los 90 (finales de los 80) no y para los que como yo empezamos a conocer de este tipo de música a mediado/finales de los 90 por razones de edad nos resulta muchas veces conseguir no solo material, si no también información.

    Este artículo es maná caido del cielo con banda sonora incluida. FELICIDADES de verdad :-)

  • Blas Fernández

    No se merecen: no es documentación, sino recuerdos. Saludos.

  • Pakito

    Yo también estuve en aquel mítico concierto en La Fabrica de Colores, incluso creo recordar que habia una pequeña sala adyacente donde los martes y los jueves se hacian pequeños conciertos gratuitos. Yo pude ver alli a grupos como Helio, Rinozeros, Compañia Malpaso… Tambien me acuerdo de un gran concierto en el Prado de San Sebastian (año 90 ó 91), con motivo de una fiesta de la primavera, donde actuaron casi todos los grupos que se mencionan en el articulo, y presentado por Blas, del que era fiel oyente en Radio Aljarafe. Por cierto Mr. Jarman, llevo muchos años detrás de encontrar material de Strange Fruit, podría enrollarse y subir sus discos para goce de nostálgicos como yo.

  • juan pedro franky

    Maravilloso articulo, de verdad, me ha gustado mucho.Por cierto, tengo el recopilatorio del colectivo karma y en vinilo,(lo vi en una feria del disco y si no recuerdo mal costaba caro), algun cd de strange fruit,lsd,sickbuzos,etc…. Que maravilla, la verdad, despues de tantos años he descubierto la movida indie sevillana d los 90.Gracias por toda la informacion, ahora voy enlazando cosillas, ENHORABUENA, SALUDOS

  • Blas Fernández

    Gracias por los cumplidos, amigo.

  • fran lora

    yo tengo alguna maqueta de strange fruit y Lsd y algunos más de esa época también tengo los acústicos de discogrande de strange fruit y Lsd.

  • miguel marin

    blas que guapo el articulo. Acabo de leerlo, mas vale tarde que nunca….que buenos recuerdos y que buenos musicos. Un abrazo

  • Blas Fernández

    Nunca es tarde si la dicha es buena. Un abrazo.

  • […] su codiciado legado discográfico –apenas tres canciones en el segundo recopilatorio del también célebre Colectivo Karma, ¡Bang! (1996), el minálbum Introducción en blanco y negro (1997) y dos cortes más en un epé […]


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber