Diálogos de igual a igual

Blas Fernández | 25 de abril de 2012 a las 23:18

Folila. Amadou & Mariam. Becasue / Nonesuch. Folk / Pop / Rock. LP / CD

Cuando Manu Chao produjo en 2006 aquel estupendo álbum titulado Dimanche a Bamako consiguió al menos dos cosas: una, un disco vibrante y sorprendente; dos, hacer visibles a Amadou Bagayoko y Mariam Doumbia, músicos con largo recorrido previo, más allá de ese gueto mercantil ambiguamente denominado world-music –tradúzcase como música para turistas bienintencionados–.

Acostumbrado a burlar esa visión reduccionista que, miope, endosa la etiqueta de exótica a las sonoridades en apariencia ajenas al canon occidental –paradójicamente construido en buena parte gracias a ellas–, Chao, como otros antes y después, sirvió de padrino a la pareja malí para descubrir a otros públicos aquello que África ya lleva décadas originando por sí misma: una música que no por enraizada deja en ningún caso, y para lástima de los defensores de no se sabe bien qué esencias, de dialogar con su tiempo.

Damon Albarn (Blur), otro enamorado de la música africana, recogió el testigo dos años después al producir para Amadou & Mariam el igualmente recomendable Welcome to Mali, un título que, como su antecesor, aunaba con perfecta naturalidad pop y africanismo.

Con tan ilustres precedentes, y se supone que no pocos contactos, Folila nos devuelve ahora al dúo en un nuevo capítulo de premeditada proyección internacional, quizás el más ambicioso, atendiendo al despliegue de músicos y medios, de cuantos Amadou & Mariam han firmado hasta la fecha.

Facturado a caballo entre Nueva York, Bamako y París, Folila (música en bambara) reúne a una considerable nómina de colaboradores que incluye, entre otros, a Tunde Adebimpe y Kip Malone (TV On The Radio), Victor Axelrod (Antibalas), Jake Shears (Scissor Sisters), Amp Fidler, Santigold, el francés Bertrand Cantat (Noir Désir) o el mismísimo Toumani Diabate.

El gozoso resultado es un disco más físico, más orgánico, más musculoso que Dimanche a Bamako o Welcome to Mali, y en el que la única concesión al público del norte –las voces en inglés o francés replicando al bambara dentro de la clásica estructura de llamada y respuesta– puede leerse también como mera consecuencia lógica de la procedencia de los invitados.

El resto, si no música africana de hoy en sentido estricto, es como mínimo lo antes apuntado: puro diálogo de igual a igual, o aun con algo de predominio malí, desarrollado en un incontestable listado de arrolladoras o hermosas canciones, construidas ya sea escarbando en los remotos ancestros del blues –y de eso en Mali saben lo suyo–, disparando andanadas de afrobeat o irresistibles píldoras de pop vitaminado (la prueba del nueve: la británica Ebony Bones dando la réplica a Mariam en la saltarina C’est pas facile pour les aigles).

Ahí le dejo el clip de Wily kataso (con Adebimpe y Malone)


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber