Padres e hijos (crecen juntos)

Blas Fernández | 23 de marzo de 2014 a las 5:00

remate_cover_blogNelson es perfecto. Remate. Relámpago. Pop. LP/ DD

Fue Superluv (2011) el álbum en el que el madrileño Remate, alias de Fernando Martínez de la Serna, reservó por primera vez la mitad del espacio disponible a su lengua materna en detrimento del inglés, idioma que hasta entonces había articulado en exclusiva el entramado lírico de una notable discografía, quizás enmarcable en la vertiente más ensoñadora de cierto renacimiento folk-rock.
De aquel imprevisto movimiento devino poco después un nuevo título, Una araña a punto de comerse una mosca (2012), en el que no sólo el español reclamaba un protagonismo ya absoluto; también cambiaban las voces instrumentales, engalanadas con una paleta armónica que coloreaba los hermosos arreglos de cuerda y metal con calibres inéditos en su trayectoria. El resultado fue un disco atípico y fascinante, corto en su duración –siete cortes–, pero grande, muy grande, en su condición de artefacto sonoro con el que el músico constataba el encuentro de su propia voz.

Vistos con perspectiva, ambos detalles pueden cobrar hoy nuevos significados. Del manejo del idioma surge ahora también un libro, titulado Suelo estar –sí, como la primera canción de Una araña…–, una colección de textos breves que, aun en su brevedad, extienden los motivos habituales en el particular universo argumental y narrativo de Remate, del recuerdo a la ocurrencia, hasta formas y contenedores distintos –preciosa edición, por cierto a cargo de la editorial asturiana Pájaro–.

Y como suele ocurrir en sus canciones, no se trata tanto ya de una presunta aproximación al realismo mágico –oigan, seamos serios, aquello fue otra cosa…– como de instantáneas de una realidad tintada por el surrealismo, el enfoque que aplica una mirada voluntaria y voluntariosamente distanciada de las verdades inamovibles y de otros lugares comunes sin perder por ello ni la ternura ni el sentido del humor.

Foto: Ana Bolívar

Foto: Ana Bolívar

¿Habría escrito Remate un libro así de haber seguido componiendo canciones en inglés? Podría, claro, pero difícilmente sería el caso de no haber experimentado esa absoluta inmersión en el idioma que también certificó Lo que me dijiste al oído se extendió por todo el mundo (2013), un álbum firmado como Escarlata en colaboración con Israel Marco, de la banda barcelonesa Cuchillo. Otro grupo, por cierto, que comenzó cantando en inglés y ya en su segundo álbum se decantó por el español.

Los textos y sus preciosos ropajes sonoros, confeccionados a la medida, han crecido en paralelo en estos últimos trabajos de Remate, cada vez más precisos en su ajustado equilibrio entre el qué y el cómo. En Nelson es perfecto, su décima entrega contando también el mencionado disco de Escarlata, el qué pivota en torno a un acontecimiento tan importante en la vida de cualquier hombre como la paternidad: Nelson es su hijo y cada una las siete canciones del álbum puede leerse, aunque no necesariamente, como si fuera un sincero y amoroso mensaje cifrado al vástago con todo el camino por delante (La verdad es que no creo que te pueda enseñar / Todo lo que sé lo aprendí de una estrella fugaz / Yo aprenderé de ti, entona en Maestro; Tengo alergia al hastío / Al aire comprimido / Al dramatismo de la vejez / A la languidez / A los prototipos / A las radiografías / A las campanadas / Todas mis huellas apuntan a ti / Apuntan a ti, canta en Todas mis huellas).

El cómo, por su parte, sigue ese proceso de depuración formal iniciado en Una araña a punto de comerse una mosca, más austero aquí, casi cabría decir minimalista, maximizando otra vez la máxima menos es más para llenar el espacio con una instrumentación comedida pero igualmente emotiva. La sección de cuerda, por ejemplo, da paso ahora al violín de la ex Travolta Ana Galletero, quien también dobla voces, tal como Marina Gallardo hiciera en Una araña… En términos sonoros, todo ello se traduce en un álbum que, salvo contadas excepciones, tiende a la quietud; a una música en suspensión sobre la que las letras de Remate, como pequeñas piedras lanzadas a un estanque tranquilo, crean concéntricas señales de empatía, de tierna y dulce identificación.

Embarcado ahora por encargo del canal de televisión TCM en la composición de una banda sonora para un film inédito de Orson Welles, Too Much Johnson, con fecha de estreno prevista para el próximo 31 de mayo, Remate construye título a título una discografía singular y, definitivamente ya, original. ¿Qué será después de Nelson es perfecto? Como decía la canción, lo que tenga que ser, será.