Montgomery, rumbo a Corea

Blas Fernández | 13 de septiembre de 2015 a las 5:00

montgomery_n1
Welcome to The Montgomery Experience!
, espectáculo ideado por el músico Miguel Marín junto a las coreógrafas Teresa Navarrete y María Cabeza de Vaca, vivió un sonado estreno en octubre del pasado 2014 como propuesta inaugural del Mes de Danza de Sevilla. Casi un año después, el montaje ha crecido –“Hemos incluido partes nuevas y hemos quitado otras que, con el tiempo, mirando bien el vídeo y hablando Teresa, María y yo, ya no nos encajaban”, apunta Marín– y prepara la presentación de su versión definitiva, el próximo 4 de diciembre en el Teatro Central. Pero antes, el 7 de octubre, se verá en Corea del Sur formando parte del cartel del Performing Arts Market in Seoul (PAMS), una de las ferias más importantes del sector para el mercado asiático.

“Creemos que tenemos bastantes posibilidades de vender el espectáculo –abunda Marín–. Ya hay interés en tener una reunión por parte de promotoras chinas y taiwanesas. No es un montaje de danza contemporánea al uso. Hace poco estuvimos inaugurando el festival Eufònic, en Tarragona, y fue un pelotazo. La gente se puso loquísima y salió a bailar al final. Fue un bolo espectacular, con una energía brutal y el público muy metido en la historia. Por eso creo que es un espectáculo muy vendible: un concierto coreografiado; una banda tocando en directo un repertorio contundente, con gancho, y con bailarines. No es un montaje conceptual para el que necesites estar muy metido en el tema de la danza contemporánea. No. Lo que te está contando te da ganas de bailar”.

En efecto, el concepto parece a priori tan sencillo como arrollador: una actuación articulada en torno al álbum It’s Happening de Montgomery –la banda con la que Marín volvió al rock y a su ciudad natal tras largo tiempo centrado en la producción de sutil música electrónica como Árbol– arropada por un cuerpo de baile. Sin embargo, detrás hay trabajo concienzudo y mucha experiencia. Junto a la de los bailarines, la acumulada por Marín en sus numerosas composiciones para coreógrafos europeos. Y el resultado salta tanto a la vista como al oído. “La del PAMS es una convocatoria abierta, pero nosotros no nos presentamos –explica–. Lo hizo la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza (Feced), que presentó su catálogo de propuestas con espectáculos de toda España. Luego es una comisión del festival la que elige entre las ofertas llegadas de todo el mundo. Vieron los vídeos y nos escogieron. Ya digo que es un espectáculo muy potente, la música en directo tiene un empuje muy fuerte”.

montgomery_n2El tándem integrado por el grupo y la Compañía Teresa Navarrete será la primera presencia andaluza en la feria en sus 25 años de historia, empresa para la que han tenido que recabar apoyo de diversas entidades e instituciones: la Asociación Andaluza de Profesionales de la Danza, el Instituto de Comercio Exterior, de Acción Cultural, Feced… Aún así, “tendremos que poner dinero de nuestro bolsillo. Mover a 12 personas es complicado. Vamos todo el grupo más Bjort Runarsdottir, la chelista que toca conmigo en Árbol; llevamos a nuestros técnicos, Benito Jiménez y Marcos Muniz, que sustituirá a Javi Mora, y el cuerpo de baile: Nando Pérez, María Cabeza de Vaca, Laura Morales y Greta García Jonsson –las Hermanas Gestring–, Silvia Balbín… Teresa no puede venir porque tiene muchos compromisos en el Conservatorio”.

La nueva versión de Welcome to The Montgomery Experience! ha experimentado su proceso de pulido durante una semana de residencia, la última del pasado agosto, en el propio Teatro Central, lo que ha permitido a sus artífices ajustar con precisión el espectáculo al espacio que acogerá el reestreno. “Lo que tenemos planeado va a ser bastante bestia –dice Marín–. Vamos a cambiar parte de la disposición del graderío. El trabajo de Benito en la iluminación también es nuevo. Cuando lo presentamos en el Teatro Alameda, en el Mes de Danza, no dispuso ni de demasiado tiempo ni de demasiados medios. Además, la semana de residencia nos ha ayudado a crear una coreografía más definida. Hay música nueva y mayor interacción entre bailarines y músicos. Teníamos muchas ganas de meternos en eso. Cada vez me interesa más romper esa barrera entre músicos y bailarines: nosotros tocamos aquí y ellos bailan allí… No es que el músico tenga que ser en el espectáculo otro bailarín, pero sí otro intérprete. Eso lo está haciendo muy bien Niño de Elche. Creo que por eso están contando con él en tantas producciones: no sólo es un cantaor, es también un actor”.

¿Se corre el riesgo de que Welcome… termine fagocitando el trabajo de Montgomery como banda? “Creo que lo enriquece –considera–. Es más, igual me equivoco, pero hay gente que está descubriendo al grupo por el espectáculo. Nos ocurrió en Tarragona: había gente del mundillo musical, conocidos, que no tenía ni idea de la existencia de Montgomery; que pensaba que era un grupo creado para el espectáculo, parte de él. Se sorprendían de que hubiéramos sacado un disco. Pues sí: somos un grupo, tocamos en festivales y en lo que sale. Estoy tan vinculado al mundo de la danza que me pasan estas cosas. Ahora mismo estoy haciendo música para tres compañías. Antes me llamaban mucho de Inglaterra, ahora, también, de Eslovaquia, de Hungría… Hace poco estuve en Croacia… Espero que no me encasillen, porque también hago otras cosas. Ahora estoy con la banda sonora de una película de producción mexicana, Vive por mí, de Chema de la Peña. Queremos acabarla antes de final de año”.

Con un puñado de proyectos siempre en la recámara –2016 nos traerá un nuevo disco de Árbol– y una agenda apretada –el 18 de este mes estará en el CAS con Salón Otto, de la Compañía Teresa Navarrete; el 29 en la Feria Internacional de Teatro y Danza de Huesca con T.T.T.T.T.T., de la Compañia Guy Nader y María Campos; el 7 de octubre en Seúl; del 23 al 25 en el Mercat de Les Flors de Barcelona de nuevo con T.T.T.T.T.T., espectáculo que mediados de noviembre viajará el festival Moving Futures de Amsterdam; el 31 de octubre en el Teatro Echegaray de Málaga cerrando la gira de Salón Otto; el 4 de diciembre en Sevilla…– casi se explica la escasa, puntual presencia de Montgomery sobre los escenarios. “Hay temas nuevos hechos para el espectáculo que queremos grabar, pero creo que de momento sitúo a Montgomery como parte del montaje –confiesa–. Y estoy contento con que adquiera ese rol, porque… Verás, hace poco nos llamaron para inaugurar una nueva sala en Sevilla. Nos dijeron: No pagamos, pero os hacemos un vídeo. ¿Un vídeo? Pensé: Me lo das en un un pen o un CD y le digo a mi hija: Toma, es la comida de hoy. Es de risa”.

*Las fotos que ilustran la entrevista son obra de José Toro; los vídeos fueron realizados por Mes de Danza TV