Archivos para el tag ‘Daniel Alonso’

“Estamos concentrados en no repetirnos y en desarrollar ideas nuevas”

Blas Fernández | 7 de octubre de 2017 a las 5:00

Pony Bravo, con Daniel Alonso a la izquierda de la imagen, en una foto promocional. / Celia Macías

A punto de acabar 2014, Pony Bravo puso fin en su ciudad a la larga gira de presentación de su tercer álbum, De palmas y cacería (2013): 70 conciertos que confirmaban su propuesta como una de las más estimulantes del rock español. Esta noche, Daniel Alonso, Pablo Peña, Darío del Moral y Javier Rivera se suben al escenario del Teatro Central para inaugurar la vigésimo quinta temporada de tan señalado espacio escénico. Al habla con el primero…

–-Han transcurrido ya más de cuatro años desde De palmas y cacería. Siempre han dejado un largo espacio de tiempo entre uno y otro disco, pero ése había sido el tope. ¿Se vislumbra ya el cuarto álbum de Pony Bravo?

–-Sí, estamos en pleno proceso de composición de los temas nuevos, así que el disco, efectivamente, se vislumbra.

-–¿Tienen ya previsión de cuándo podría editarse ese nuevo trabajo?

–-No, estamos en modo dar cera pulir cera, currando, y aunque no falta mucho, no tenemos fecha todavía.

–-¿Puede avanzar cómo será? Quiero decir, ¿qué claves sonoras cambian respecto a los discos anteriores?

-–Pues como siempre, cuando estás ahí metido en el proceso es complicado decir algo. Estamos concentrados en no repetirnos y en desarrollar ideas nuevas. Ahora es época de generar mucho material juntos en el local y, al final del proceso, definiremos mejor esas claves sonoras.

-–Siempre se han definido como omnívoros consumidores de música. ¿Qué están devorando ahora con mayor fruición?

–-La música que oímos últimamente… Pues, por poner algunos ejemplos, Hype Williams, K. Leimer, Craig Leon, William Onyeabor, Rob, Black Madonna, Eden Ahbez, Brenda Ray, mucha exótica, boogie, híbridos y cosas buenas de ayer y de hoy. Los compañeros de local también están influyendo, todo se mezcla, tanto los discos como la gente con la que compartes estas cosas.

-–Vivimos tiempos particularmente convulsos. ¿Se reflejan en las letras de las nuevas canciones?

–-El reflejo de lo que nos rodea esta ahí, como siempre, pero va cambiando, supongo que como cambia uno mismo con el tiempo. Pero el humor sigue ahí. Y cierto escapismo necesario para disfrutar de la música y de un concierto, igual que el intento de tratar temas o ideas que no suelen aparecen en las canciones de toda la vida.

–-La gira de De palmas y cacería terminó en diciembre de 2014. ¿En qué han estado ocupando el tiempo desde entonces?

-–Dario y Pablo han estado con Fiera, y yo estoy preparando, desde hace tiempo, un nuevo proyecto con mi buen amigo Pablo Alles. Nos apetece sacar algo ya. También hemos estado con la producción del nuevo disco de Raúl Cantizano, que saldrá en breve, entre otras cosas.

darth_zoido_l

Cartel de Daniel Alonso para el concierto de Pony Bravo en el Teatro Central.

–-¿Por qué les gusta dejar tanto espacio entre un álbum y otro?

–-Tampoco es que nos guste especialmente, pero es verdad que suele ser así. Se ven parones desde fuera, pero dentro está todo en movimiento, más que antes incluso. Y es importante desarrollar otras historias con más gente. Eso también influye.

-–Con la inmediatez de la edición digital, ¿no les tienta la idea de lanzar canciones de manera aislada?

–-Sí, mucho. Tenemos muchas ganas también de trabajar de esa forma, con esa inmediatez. Y además está la importancia de lo visual… Todo está evolucionando y mejorando al tirar por ese camino. En nuestro local de ensayo tenemos nuevos compañeros, Industrias94, son mucho más jóvenes que nosotros y trabajan de esa forma. Vemos que hay diferencias claras en la forma de trabajar, en las herramientas… En todo, vaya. Las nuevas generaciones vienen fuerte y saben mucho de música.

–-¿Siguen pensando en el álbum como unidad básica de medida?

-–El formato disco siempre estará ahí, tiene su función siempre, pero, como ya decía, crece la importancia del vídeo, YouTube, redes… Todo va creciendo. Y me parece genial que sea así. Contar cosas con el vídeo, con la imagen, se está volviendo igual de importante que con la música.
–
-¿Presentarán canciones nuevas en el concierto del Teatro Central?

-–Al ser la celebración de los 25 años del teatro hemos preparado un concierto también con ese aire, con algunos temas del primer disco que hacía años que no tocábamos, un poco de mirada retrospecter sobre los diez años de Pony que llevamos ya. Pero también habrá algo nuevo… ¡Que no nos falte de !

-–Han tocado allí en un par de ocasiones previas, en 2009 y en 2012. ¿Qué les supone que se hayan acordado de Pony Bravo para la inauguración de la temporada?

–-Después de este tiempo sin tocar en Sevilla la verdad es que da mucha alegría poder hacerlo en el Central. Es un sitio importante para la cultura de la ciudad y después de tantos años también es importante para nosotros, porque nos hemos formado y hemos aprendido mucho de artes escénicas y música viendo a otros artistas que ha programado el teatro año tras año.

–-Con motivo del concierto en 2012, me contaba que el Central te permite hacer cosas diferentes y anunció sorpresas e invitados. ¿Los habrá en esta ocasión?

-–En esta ocasión seremos sólo nosotros. Al estar trabajando en el disco nuevo nos pegamos el día juntos en el local, apretaícos, así que estaremos en modo compacto. Aun así, estaremos acompañados de nuestro productor Raúl Pérez, que se encargará del sonido, y Benito Jiménez, de Los Voluble, que se ocupará de la iluminación del concierto. Cosa fina.

* Pony Bravo actúa esta noche a las 22:00 en el Teatro Central de Sevilla. Entradas a 17 euros.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 51)

Blas Fernández | 5 de mayo de 2016 a las 5:00

jose_domingo_n_lvp
Arranca El Podcast de La Ventana Pop con Vertical, muy recomendable nuevo álbum de un músico definitivamente en racha, Jose Domingo, fotografiado ahí arriba. Nuevos trabajos son también In The Cave, esplendoroso epé firmado por Núria Graham, de gira por Andalucía; el homónimo debut de Melange y los remixes de Premeditación, nocturnidad y alevosía de La Bien Querida. Giralda Sound nos regala un nuevo corte, seguimos descubriendo el inminente primer disco de Naja Naja y escuchando las más recientes entregas de Pájaro, Sr. Chinarro, Pinocho Detective y Maga.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Jose Domingo: Al más allá

2.-Jose Domingo: Me dejo llevar

3.-Pájaro: El pudridero

4.-Melange: Verdiales del encuentro

5.-Núria Graham: I’ll Be There

6.-Núria Graham: Miànigues

7.-La Bien Querida: El origen del mundo (Le Parody Remix)

8.-La Bien Querida: Poderes extraños (Versión piroquinética, Triángulo de Amor Bizarro)

9.-Giralda Sound: I Murder DJ’s

10.-Sr. Chinarro: La fiebre del oro

11.-Pinocho Detective: Milana bonita

12.-Maga con Daniel Alonso: Dormido

13.-Maga: Agosto esquimal (Versión demo)

14.-Naja Naja: 4004 bc Ussher

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 40)

Blas Fernández | 3 de diciembre de 2015 a las 5:00

orthodox_n_lvp
Tras un largo periodo sin nuevo material en estudio, y con cambios en su formación, los sevillanos Orthodox, fotografiados ahí arriba por La Pinza, vuelven a la carga con Axis, un imponente trabajo en el que confluyen varias de las conocidas señas de identidad del ahora dúo -doom metal, jazz, música improvisada…-, disco con fecha de edición prevista para el próximo viernes 18 a cargo del sello Alone Records.

También andan de estreno Trepàt, que acaban de poner en circulación su segundo álbum, El amor está en la Tierra, y la editorial Ondas del Espacio, que suma a la publicación del recopilatorio Una nueva dimensión una colección de sencillos en vinilo, Servicios Fonográficos Postales, con Daniel Johnston como primer homenajeado.

La agenda de conciertos se presenta ajetreada. Por aquí recomendamos los de Montgomery, Za!, Quentin Gas & los Zíngaros, Jacco Gardner, Will Johnson, Holögrama, El lobo en tu puerta y Santacruz.

¡Ah! Y una exposición no sólo francamente divertida, Giral DJ, que muestra en el Centro de las Artes de Sevilla, por primera vez en gran formato, la obra gráfica de Daniel Alonso (Pony Bravo).

Aviso: La actuación de Will Johnson, el próximo martes 15 de diciembre, se celebrará finalmente en el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (Cicus), y no en Fun Club, como se anuncia en el podcast.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

Tracklist

1.-Montgomery: She is running

2.-Trepàt: Torturas en los bares de la ciudad

3.-Telephants: Se van sus naves

4.-Morales: Tesla

5.-La Villana: Mi gran amor, te encontraré

6.-Pony Bravo: Guajira de Hawaii

7.-Za!: Loloismo

8.-Orthodox: Suyo es el rostro de la muerte…

9.-Orthodox: …y a ella le será revelado

10.-Quentin Gas & Los Zíngaros: Fire Walk With Me

11.-Jacco Gardner: Find Yourself

12.-Will Johnson: (Made Us Feel Like) Kings

13.-Holögrama: Levitation

14.-El lobo en tu puerta: Manny Pacquiao

15.-Santacruz: Soto del Real

Las voces acordes de Niño de Elche

Blas Fernández | 18 de abril de 2015 a las 5:00

Niño de Elche, en la librería La Fuga de Sevilla. / Foto: Celia Macías

Niño de Elche, en la librería La Fuga de Sevilla. / Foto: Celia Macías

nino_elche_portada_blvpVoces del extremo. Niño de Elche. Rock jondo. Autoedición. Descarga digital con licencia CC.

Embarcado desde hace tiempo en una incesante actividad que, sólo en los últimos meses, lo ha llevado a producir y dirigir un documental –Sobre MH–; publicar vía Knockturne Records una cassette registrada en vivo, junto al grupo experimental alicantino Seidagasa, en la casa natal de Miguel Hernández –Calle de arriba, 73– o a preparar la presentación del espectáculo Raverdial en el festival barcelonés Sónar junto al dúo sevillano Los Voluble –integrado por los hermanos Benito y Pedro Jiménez–, Francisco Contreras Molina (Elche, Alicante, 1985), alias Niño de Elche, desborda prácticamente desde sus primeros pasos –Mis primeros llantos, Dienc, 2007– los presumibles cauces de un cantaor flamenco. Y Niño de Elche lo es, qué duda cabe, aunque su innata curiosidad por experimentar con formas y sonoridades en principio ajenas al género lo reubica tanto en un universo mayor como en la cósmica estela de otros aventureros de lo jondo de ayer y hoy –es recurrente la comparación con Enrique Morente, aunque lo suyo quede generacionalmente más cerca de la absoluta libertad creativa del bailaor sevillano Israel Galván o del desprejuiciado conocimiento musicológico de la cantaora onubense Rocío Márquez, con la que ha colaborado en varias ocasiones–.

Niño de Elche, que mantiene además una apretada agenda de conciertos, bien en formatos flamencos más o menos tradicionales o poniendo en pie cualquiera de los múltiples proyectos propios o conjuntos en los que participa, se apunta con indisimulada avidez a cualquier idea o reto que sacuda la fosilizada imagen de un género que muchos pretenden sacro, intocable, premeditadamente inconscientes, en incontables ocasiones, de su natural bastardía (la de cualquier otra expresión musical, sin ir más lejos). Así, Francisco Contreras presta su voz al coreógrafo Juan Carlos Lérida; graba con el dúo experimental José Cicuta o deja escuchar su quejío junto a los rockeros Kaufer.

De uno de esos encuentros crece y florece este sorprendente Voces del extremo que nos ocupa. Colaborador en De palmas y cacería (2013), tercer álbum de Pony Bravo, no cuesta mucho entender el grado de complicidad que Niño de Elche parece haber alcanzado con el grupo sevillano: la misma curiosidad de unos es, al fin y al cabo, la del otro.

Daniel Alonso, vocalista y teclista de la formación, se pone al frente de la producción, tarea en la que cuenta con la ayuda de otro integrante de la banda, Darío del Moral, y de Raúl Pérez –ingeniero de sonido, productor de los discos de Pony Bravo y de una significativa porción de algunos los mejores discos españoles de rock de los últimos años–. Se prestan al juego, además, músicos como el contrabajista Javier Mora y los guitarristas Raúl Cantizano y Fernando Junquera, otros cómplices de largo recorrido que contribuyen a dar al álbum ese carácter de excepcionalidad, de nueva vuelta de tuerca en la ya larga historia de encuentros (y desencuentros) entre flamenco y rock.

Niño de Elche ya lo había intentado en su anterior trabajo firmado con nombre propio, Sí, a Miguel Hernández (2013), pero, por abundar en una fórmula ya reiterada de acercamiento entre ambos mundos, aquel homenaje al poeta –figura en torno a la cual pivota buena parta de la obra del cantaor hasta la fecha– carecía quizás de la inventiva y el riesgo, también de la frescura, que Voces del extremo despliega del primer al último (y décimo) corte, alternando piezas de una sonoridad eléctrica exuberante –la enorme pulsión krautrock de Que os follen, El comunista y Mercados; el aire a reggae marciano de Miénteme; los sincopados teclados de Estrategias de distracción…– con otras canciones de apariencia desnuda, ésas a las que Niño de Elche se enfrenta apenas flanqueado por uno o dos instrumentistas –Nadie, Canción de corro de niño palestino, Informe para Costa Rica, Han sido 30 años y la cenital Canción del levantado / Notificaciones, estas dos últimas con Junquera tejiendo redes de cuerdas, limpias o saturadas, que bien pudieran remitir a los discos en solitario de Tom Verlaine–.

Musicalmente, Voces del extremo es un disco deslumbrante, y lo es tanto por la interpretación de Francisco Contreras como por la pericia y entrega de los músicos que lo acompañan. Y deslumbra en tal medida que uno tiende a pasar por alto –así lo induce el conjunto– que quizás no todos los textos de las diez canciones están a la misma altura.

Nutrido en lo lírico por poemas procedentes de los encuentros que dan título al álbum, celebrados en Moguer desde 1999 con el apoyo de la Fundación Juan Ramón Jiménez y la coordinación del poeta Antonio Orihuela, Voces del extremo recala con comprensible y más que justificada rabia en eso que algunos denominan poesía de la conciencia –a esa corriente se adscriben los autores seleccionados–, en ocasiones tan concienciada que casi pierde, ¡oh!, cualquier pretendida connotación poética. Pero no ocurre nada (malo): es tal la convicción con la que Niño de Elche defiende esas tonadas que se sobra y basta para insuflarles él mismo toda la poesía necesaria.

Niño de Elche presenta en directo Voces del extremo este sábado a las 22:00 en el Teatro Alameda de Sevilla dentro del espectáculo de clausura de la XVII edición del Festival Zemos98.

“Es más interesante ir despacio que hacer un pacto con el diablo”

Blas Fernández | 12 de diciembre de 2014 a las 5:00

En la imagen, Daniel Alonso. / Foto: Juan Carlos Vázquez

En la imagen, Daniel Alonso. / Foto: Juan Carlos Vázquez

Desde la publicación en marzo de 2013 de De palmas y cacería, su tercer álbum, Pony Bravo ha ofrecido un total de 69 conciertos. Mañana sábado ponen punto final a tan larga gira con una fiesta especial en la Sala X. Tras su directo, y para completar la noche, proponen sesiones a cargo de Lencería Fina & Bruno Lomasso, Gaspar Hauser, Ylia Beat y Perla. Leer el resto del artículo »

“Trabajar con SGAE es como hacerlo con el Instituto Nóos”

Blas Fernández | 13 de mayo de 2013 a las 5:00

Dos meses después de ser lanzado en internet en descarga libre y gratuita, y tras haber sido presentado en concierto en una veintena de escenarios diferentes, De palmas y cacería, tercer álbum de la banda sevillana de rock Pony Bravo, cuenta los días para su inminente edición física, primero en CD y más tarde en vinilo.

Con fechas previstas, entre otras, en Sevilla (viernes 17 de Mayo en el Festival Territorios) y Barcelona (viernes 24 en el Primavera Sound), Daniel Alonso, integrante del cuarteto junto a Pablo Peña, Darío del Moral y Javier Rivera, habla en esta entrevista del particular modus operandi de la banda, de la peliaguda situación de los derechos de autor y del agitado contexto social actual. También de música, claro.

Me parto (literalmente)

Blas Fernández | 25 de enero de 2010 a las 12:07

Pony_CCCB_b

Daniel Alonso, superándose a sí mismo con uno de los dos carteles, bajo licencia CC, para los conciertos que Pony Bravo ofrecerá próximamente en Barcelona. Lo tienen aquí en alta resolución.

Galopa el pony

Blas Fernández | 24 de marzo de 2008 a las 12:00

Pony Bravo

Por una u otra razón he acabado perdiéndome sus directos más recientes, lo cual, me temo, no ha hecho más que acrecentar mi curiosidad por su anunciado primer álbum, disponible, se supone, en breve a través de Discos Monterrey.

Con integrantes supervivientes de una formación anterior, Renochild, y en activo desde hace un par de años, la de los sevillanos Pony Bravo me resulta hoy una de las propuestas más atractivas surgidas en Andalucía en los últimos años. ¿Por qué? Porque a diferencia de los mencionados Renochild -notables en su capacidad para presentar canciones de brillante acabado, pero irremediablemente afectadas por la rémora de la excesiva identificación con sus referentes inmediatos-, Pony Bravo parece haber superado con creces las inevitables y necesarias etapas de aprendizaje para acabar encontrando eso tan difícil que solemos llamar voz propia.

Eso no significa que no reconozcan sus deudas e influencias -tampoco se cortan a la hora de reseñarlas: Can, Nina Simone, Serge Gainsbourg, The Doors, Son House, Bob Dylan, Van Morrison, Al Green, Pere Ubu, Talking Heads, Nick Cave, The Residents, Morente, El Beni de Cádiz, Radio Futura, Yo La Tengo, Kraftwerk, citan entre tantos otros-, sino que han entrado de lleno en esa fase, a la que no todos los músicos llegan, en la que el proceso de destilación produce algo genuinamente propio a partir de esencias ya conocidas.

Uno de los propósitos confesos de Pony Bravo -Daniel Alonso (voz y teclados), Darío del Moral (bajo y guitarra), Pablo Peña (bajo y guitarra), y Javier Rivera (batería)- es “intentar mezclar experimentación, investigación, humor y ritmo en canciones de rock, teniendo muy presente el rock andaluz que se hizo en Sevilla en los 70″, señas de identidad reflejadas con tino en su epé El miedo a nada, publicado en edición limitada y regalado con la entrada en una de sus últimas actuaciones.

cartel acartel b

Si unimos a eso un gusto puntillista y una probada voluntad de escapar de lo obvio para explorar arreglos y texturas imprevisibles -no es extraño en este sentido que nombren a Julio de la Rosa como otro de sus allegados-, una potente imagen gráfica -responsabilidad, como gran parte de las canciones, del propio Alonso- y una activa utilización de la red como fuente de recursos y conexiones, entenderemos fácilmente por qué Pony Bravo está levantando tanta polvareda en su galopada. Al menos, a mí me acrecienta y justifica la curiosidad frente a su primer álbum, Si me bajo de espaldas no me da miedo.

“Esta ciudad siempre ha dado músicos que borran las fronteras entre los supuestos sentires tradicionales y la urgencia de la música que les toca hacer en su tiempo”, me decía recientemente Pedro G. Romero a propósito de otros interesantes iconoclastas, Orthodox. Definitivamente pienso que Pony Bravo va en esa dirección.