Archivos para el tag ‘Even Nature’

“Tengo la sensación de que lo digital se esfuma y lo físico permanece”

Blas Fernández | 21 de abril de 2017 a las 5:00

Cuentan con dos epés esplendorosos -Odd Nature (2014) y Even Nature (2016)- que actualizan el vasto legado del rock psicodélico con sonoridades electrónicas y primorosas armonías vocales. El segundo, grabado en los estudios La Mina junto al maestro Raúl Pérez y editado en CD y vinilo por WeAreWolves Records, lo avanzaron con un deslumbrante vídeo firmado por Alfonso Benítez. Con estos mimbres, uno entiende que Hi Corea! podría y debería aspirar a más. Pero parece que Clarisa Guerra -al habla en esta entrevista-, Bernardo Ruiz, Carlos Moreno, Isidro Lucuix y Pepe Benítez se contentan, de momento, con hacer música. Muy buena música.

-Han tardado lo suyo en presentar oficialmente en directo Even Nature

-Pues sí, no queríamos hacerlo hasta que tuviéramos la edición física, pero todo se fue retrasando. Incluso entre un disco y otro: la composición, la grabación, la producción… Y luego, la fabricación del disco.

-Pero la edición física llega cuando el EP ya tiene recorrido digital. Lo avanzaron el pasado mes de octubre con un llamativo vídeo de Common People. ¿No es eso más importante hoy que sostener el disco en las manos?

–Todo importa. Si tuviéramos más tiempo y dinero haríamos vídeos del resto de canciones. Optamos por hacerlo porque a estas altura nos parece fundamental, pero igual nos pasa con el vinilo. Tengo la sensación de que lo digital se esfuma y lo físico permanece. Es el concepto de pararte a escuchar música, no en plan multitarea, mientras estás haciendo otras cosas. El vinilo es eso: pararte, sentarte y escuchar. Es una experiencia diferente. En cualquier caso, para una banda como la nuestra, sacar el disco en vinilo es un esfuerzo muy grande. Hasta ahora hemos apostado por hacerlo, pero tampoco puedo garantizar que siempre vaya a ser así. Es mucha pasta.

Foto: Rosa Ponce

Foto: Rosa Ponce

-Llama la atención su apuesta por el formato EP en detrimento del convencional LP…

-Al principio lo planteamos como una fórmula para sacar nuevas canciones de manera más ágil, pero luego chocamos con la realidad: es igualmente complicado. Además, son temas muy largos, alguno dura siete minutos, con estructuras muy cambiantes, así que engañan un poco. Son cuatro canciones, pero te plantas en casi media hora, casi un LP corto. No sé si seguiremos esa línea. Nos planteamos hacer dos epés con una idea de continuidad, pero a partir de ahora no sabemos hacia dónde caminaremos.

-Como ya ocurría con Odd Nature, uno se queda con ganas de más…

-¡Eso es bueno! Mejor quedarse con ganas de más que, como ocurre con tantos elepés, escuchar un par de canciones y pasar a otra cosa. En los tiempos que vivimos, los de la inmediatez y la urgencia en todos los sentidos, nos parecía que el formato EP tenía más sentido.

-Bill en Odd Nature, Common People en Even Nature… ¿Son conscientes de ello cuando dan con una canción redonda?

–Sí, puedo decirlo claramente: yo misma flipo. Cuando nos salen cosas así y luego las escuchas… Recuerdo cuando salimos de La Mina con una primera mezcla de Common People. Íbamos los cinco en el coche escuchándola, todos en silencio… “Esto que hemos hecho es una pasada”. Luego, obviamente, la repercusión es mínima, tiene el recorrido que tiene, sobre todo a nivel local. No consigues llegar mucho más allá y piensas que tú estás flipando con tu criatura, pero que quizás en el fondo no sea tan buena. No sé… A mí me encanta. Nos pasó igual cuando sacamos el primer EP. Quedamos en mi casa, pusimos el vinilo y… ¡Qué barbaridad!

-En ambos discos hay elementos comunes, como el gusto por elaborar atractivas armonía vocales, pero también diferencias: el peso de la electrónica es mayor en Even Nature

-Sí, ha habido una evolución hacia tintes más electrónicos en las bases, pero nuestra seña de identidad sigue estando en las armonías vocales, a las que damos mucha importancia. Rebuscamos y le damos muchas vueltas hasta dar con la tecla. Quizás sea un poco barroco… Por ejemplo, en Electric Shades, nada más empezar, hay un fogonazo de voces… Lo cierto es que las canciones de este disco fueron saliendo de improvisaciones en el local de ensayo, con todos tocando juntos a partir de una melodía de Berni o de Carlos. Luego ordenábamos las ideas.

-La psicodelia lleva décadas mudando la piel. ¿Cómo explica hoy su vigencia?

-No lo sé, pero quizás tenga algo que ver con la actual situación de pesimismo generalizado. Las cosas están como están y quizás la psicodelia tenga la capacidad de llevarte a otros mundos, a otros ámbitos, de hacerte volar y aislarte de la basura que que te rodea. Personalmente pienso que es una música muy bonita: las armonías, los ambientes… Eso la hace muy disfrutable.

-Entiendo que sus canciones están al nivel de grupos a los que admiran, como Tame Impala o Pond. ¿No se plantean tocar fuera?

-Muchas veces pienso en qué seríamos capaces de hacer si pudiéramos dedicarnos a esto al cien por cien. Hace poco tocamos en Granada con Baywaves, que son mucho más jóvenes que nosotros, y nos dicen “pues el mes que viene nos vamos con la mochila a recorrer Europa tocando por ahí”. Tú eso ya no lo puedes hacer, porque tienes una serie de responsabilidades, un trabajo, una familia o un alquiler que pagar. Nos encantaría, desde luego, pero la realidad es la que es y te baja de la nube.

Hi Corea! actúa esta noche en la Sala X (José Díaz, 7) junto a Holögrama. A partir de las 21:30.