Archivos para el tag ‘Homenaje’

Mirando a Miranda

Blas Fernández | 29 de mayo de 2015 a las 5:00

miranda_n1
Llamó a las puertas de la fama internacional, pero cuando éstas estaban a punto de abrirse para franquearle el paso, un accidente automovilístico cercenó su vida a un mes de cumplir los 27 años de edad. ¿Hasta dónde hubiera llegado la actriz Soledad Miranda, nacida en Sevilla en 1943 y muerta un fatídico 18 de agosto de 1970 en Lisboa? ¿Acrecentó aquel desgraciado accidente su proyección como figura de culto en el cine de serie B o, no obstante, ya tenía ganada esa singular gloria tras protagonizar El conde Drácula y Vampyros Lesbos, dos de los más celebrados títulos de su descubridor, el simpar Jess Franco?

El homenaje a la malograda actriz que este viernes acogerá el Teatro Quintero de Sevilla no pretende contestar tales preguntas -aunque, sin duda, también se hablará de ello en la mesa redonda programada-, sino más bien celebrar su deslumbrante belleza, su desafiante sensualidad, esa tórrida virtud erotizante que cautivó en su día a los aficionados al género y que hoy se prolonga a través de internet reclutando a nuevos y boquiabiertos adeptos.

“Las películas que conforman ese culto son las últimas que realizó con Jess Franco bajo el seudónimo de Susann Korda -explica el cineasta y músico sevillano Paco Campano, uno de los organizadores del homenaje-, pero ella ya tenía antes una carrera en películas españolas muy de la época, comedias y dramas como La familia y uno más o ¡Es mi hombre! junto a actores como José Luis López Vázquez, Francisco Rabal, Fernando Fernán Gómez o Arturo Fernández. También hizo algún spaguetti western e incluso películas copleras… ¡Un año antes de Vampyros Lesbos aparecía cantando en Lola la Piconera! Pero cuando empieza a trabajar a las órdenes de Franco descubrimos a una actriz sensual, intuitiva y arriesgada; una actriz de carácter como las que parece que sólo podían existir en otra época, la dorada de los 70. Y de mentalidad muy moderna: pensemos lo que tendría que suponer para ella mostrarse así en esas películas… Y sí, la muerte temprana parece siempre añadir más misterio a la leyenda. Aunque, a pesar de morir tan joven, dejó más de una treintena de películas rodadas en portugués, inglés, francés y alemán”.

Campano, rendido admirador de la actriz, corresponsable de los maratones de cine grotesco palomitero cobijados por el SEFF, cuenta que la idea del homenaje surgió charlando con los también cineastas Paco Millán y Paco Prieto, “que junto con Producciones Cibeles iban a realizar un documental sobre Soledad. Comentaban que es curioso cómo fuera de España existe todo un culto a su figura, incluso con grupos anglosajones que le dedican canciones, mientras que aquí, en Sevilla, es prácticamente desconocida para el gran público. Yo también había visto a esa actriz que figuraba como Susann Korda en aquellas películas de Franco, y lo que menos podía imaginar es que fuera de Triana. Así que a todos nos pareció interesante montarle un homenaje y acercarla a los nuevos espectadores”.

miranda_n2El homenaje no sólo incluye la proyección de las dos películas de Franco arriba mencionadas, también dará la palabra a especialistas en su figura y a quienes trabajaron con ella. “Tendremos al historiador cinematográfico y escritor Carlos Aguilar, un referente para toda una generación de cinéfilos -anuncia Campano-. También estará Jack Taylor, actor que ha trabajado con los directores más importantes del fantaterror peninsular, desde Jess a Amando de Ossorio, Juan Piquer Simón o Klimovski, y con compañeros como Paul Naschy o Christopher Lee. ¡Hasta aparece en Conan y en La novena puerta de Polanski! Y además tendremos a Amy Brown, una fan norteamericana que lleva un portal sobre ella en internet“.

Sobre las películas seleccionadas, explica Campano, “El Conde Drácula es la versión de Franco del libro de Bram Stoker. Lo divertido es que Christopher Lee, que estaba agotado ya del personaje con las pelis de la Hammer, se metiera en esto. Creo que fue porque Jess le prometió que sería la primera versión fiel, promesa que sólo le duró los 30 primeros minutos… También sale Klaus Kinski haciendo de Renfield, sin decir ni una palabra en toda la película y comiéndose insectos reales para meterse en el papel. Soledad hace de Lucy. Por otro lado, Vampyros Lesbos es uno de los clásicos de Franco, una nueva y sensual versión del mito vampírico con un título muy explícito, en el que Soledad interpreta a la condesa Nadine Carody. Es una película sexy, sí, pero también oscura y extraña. Te puede gustar más o menos el cine de Jess, pero desde luego no se puede negar que es un autor, como demuestra con esta película”.

Y, teniendo en cuenta que Soledad Miranda incluso llegó a grabar un par de epés, tampoco faltará la música… Hasta tres bandas se subirán al escenario del Quintero para ambientar aún más, si cabe, el asunto: Andrés Herrera Pájaro en formato acústico, The Del Shapiros -“Ernesto Ronchel, uno de los integrantes, es también amante del género fantástico e incluso llegó a trabajar en una de las últimas películas de Jess Franco de ayudante”- y la propia banda de Campano, Sweethearts From America. “Haremos versiones de algunos de esos temas dedicados en su memoria -avanza-, aparte de canciones de nuestros respectivos repertorios. Los Sweethearts incluso nos hemos atrevido a versionar uno de sus temas”.

Homenaje a Soledad Miranda. Este viernes en el Teatro Quintero de Sevilla a partir de las 18:00. Entradas a 10 euros.

Un recuerdo muy vivo

Blas Fernández | 6 de julio de 2014 a las 5:00

argentina_blog
recordando_cover_blogRecordando a Triana.
VV. AA.
Rock. Gong / Meridiana / Warner. CD / 2LP.

Presentado en vivo el pasado 24 de mayo, a horas ciertamente intempestivas, en la XVII edición del festival Territorios Sevilla, Recordando a Triana, disco en homenaje a la celebrada banda hispalense, une a su rendida condición reivindicativa una cualidad no menos reseñable: la de conectar por primera vez en un proyecto conjunto a destacados representantes de las dos escenas pop más activas y fructíferas de Andalucía, dicho sea tanto desde una incontestable perspectiva histórica como centrando la atención en la efervescente actualidad. Esto es, las escenas de Granada y Sevilla.

Santo y seña de aquel rock andaluz con punto de apogeo en la segunda mitad de los 70 –el periodo de sus discos mayores: El patio (1975), Hijos del agobio (1977) y, ya en menor medida, Sombra y luz (1979)–, Triana caló con tanta lentitud como firmeza en el imaginario colectivo de varias generaciones. Aunque no todo fueron parabienes: su indudable filiación progresiva, justo en una época en la que el punk reclamaba de manera urgente el corte de amarras con la grandilocuencia, reportó a la banda durante los 80 un déficit de atención crítica que no comenzaría a corregirse, pasado ya aquel necesario sarampión juvenil, hasta la segunda mitad de los 90, con mención especial al libro de Luis Clemente Triana. La historia (27 Pac, 1997), quizás el primer intento serio de contextualización de los no pocos logros del trío. Aquellas cuitas, huelga decirlo, le importaron un rábano al amplio público del grupo, aunque sí quizás algo más a los músicos que entonces marcaban la pauta –tal vez reacios a mancillar su impronta de modernidad; tal vez, simplemente, ajenos a una sonoridad que percibían vetusta–.

kiko_blogPor ese flanco, precisamente, aparece otro de los grandes valores de Recordando a Triana: la mayoría de sus artífices pertenecen a la generación del indie español de los 90 –muy distante ya del punk pero todavía, en más de un sentido, su heredera– y a ellos corresponde la tarea de suturar la herida y poner las cosas en su sitio. Y su sitio no es el de una a todas luces innecesaria rehabilitación, sino el de la relectura creativa, aunque respetuosa, de dieciséis clásicos de la formación, en su mayor parte procedentes de los dos primeros discos. Que nadie espere pues encontrar aquí recreaciones milimétricas de los originales. Eso queda para las esforzadas bandas tributo.

Armado en torno a un potente y solvente cuarteto base integrado por el baterista Antonio Lomas –del Grupo de Expertos Solynieve; junto al promotor David Pareja, impulsor originario del proyecto– y los integrantes de Maga Miguel Rivera, Javier Vega César Díaz –todos fans confesos de la obra de Jesús de la Rosa, Eduardo Rodríguez Rodway y Juan José Palacios Tele–, en el álbum encontramos además a coetáneos –Kiko Veneno, enorme y personal en su versión de Desnuda la mañana–, veteranos admiradores –Andrés Herrera Pájaro con Del crepúsculo lento nacerá el rocío– y punks de espíritu y raza –Antonio Arias, de Lagartija Nick, haciendo suyos, quizás como ninguno, dos misiles del calibre de Ya está bien y Necesito–. También figuran en el listado voces flamencas, un inevitable guiño al definitorio poso jondo del repertorio que permite, de paso, salir airoso al proyecto ahí donde más difícil lo tenía: en enfrentar con soltura el imponente registro vocal de Jesús de la Rosa. Estrella y Soleá Morente, acompañadas por Juan Habichuela nieto a la guitarra en Sé de un lugar, y las apabullantes apariciones de Niño de Elche –Hijos del agobio– y Argentina, también con Habichuela –Abre la puerta–, resuelven con nota la papeleta. Y en el caso de los dos últimos, la nota es sobresaliente.

noni_blogNo obstante, y como ya se ha apuntado, el origen del proyecto y el grueso de participantes procede del ámbito del pop independiente andaluz nacido en los 90, entregado con deleite –también con distinto grado de acierto: la norma en este tipo de recopilaciones– a la tarea. Por partida doble aparecen J, de Los Planetas y el Grupo de Expertos Solynieve –primero con una versión de Recuerdos de una noche y después, acompañado por Manu Ferrón y la malagueña Annie B Sweet, en Quiero contarte; ambas destacables–; Noni y Ale de Lori Meyers –disfrutando, y se nota, con Una noche de amor desesperada y Todo es de color–; y el propio Rivera –que se reserva Diálogo y Una historia–.

Juan Alberto, de Niños Mutantes –clavando Tu frialdad–; Antonio Luque –Sr. Chinarro convertido en Señor Troncoso– y Chencho Fernández junto al jerezano Julio de la Rosa –Luminosa mañana– completan este homenaje pergeñado desde el cariño, la última prueba hasta la fecha de que el recuerdo de Triana sigue muy vivo.

Las fotos que ilustran esta reseña son obra de Iram Martínez y fueron tomadas durante la presentación de Recordando a Triana en Territorios Sevilla. De arriba a abajo, la cantaora Argentina, Kiko Veneno y Noni, de Lori Meyers.

Territorio trianero

Blas Fernández | 3 de abril de 2014 a las 14:30

El director, de Territorios, en el centro de la imagen, junto a los impulsores de 'Recordando a Triana'.

El director, de Territorios, en el centro de la imagen, junto a los impulsores de ‘Recordando a Triana’.

“Comencé a escuchar vinilos cuando tenía ocho años. El primero fue el el álbum rojo de The Beatles y el segundo El patio de Triana. Así que para mí, haber grabado y ahora tocar estas canciones en directo es algo muy especial”, afirma Javier Vega, bajista del grupo Maga, a propósito de Recordando a Triana, disco colectivo en homenaje a la banda con puesta de largo en directo el próximo sábado 24 de mayo dentro del cartel del festival Territorios Sevilla.

Leer el resto del artículo »