Archivos para el tag ‘Las Janes’

“Lo menos punk que hay ahora mismo es hacer punk”

Blas Fernández | 15 de junio de 2017 a las 5:00

Foto: Niete

Foto: Niete

Publicaron su homónimo debut en 2009 y el pasado año pusieron en circulación su cuarto álbum, Campeones del mundo. Por el camino, Novedades Carminha se desprendió de aquella bienhumorada rabia punk que les valió comparaciones con los primeros Siniestro Total, aunque, muerto el perro, mantienen intacto el ácido lírico en unas canciones cada vez más redondas –la última, editada hace escasos días, el sencillo Te quiero igual–. Esta noche comparten con Las Janes el escenario de Nocturama. Al habla con Carlos Pereiro, guitarrista y vocalista de la formación.

–¿De dónde salen?

–Somos tres amigos de Santiago de Compostela que hace nueve años coincidimos estudiando en Madrid. Los tres muy nerviosos, así que esa energía teníamos que liberarla de algún modo y montamos una banda de punk-rock.

–¿Compartían piso?

–No, no… Nunca vivimos juntos. Ya pasamos demasiadas horas juntos a la semana. Hubiera sido una locura.

–Se les identifica como una banda gallega. ¿Volvieron?

–No, seguimos en Madrid. Siempre hemos funcionado desde aquí, aunque tenemos una relación estrecha con Galicia. Al fin y al cabo allí están la familia y los amigos de toda la vida.

–Comenzaron como banda de punk ochentero y era recurrente la comparación con los primeros Siniestro Total…

–Hicimos el primer disco tal como éramos en ese momento y salió muy punkie y muy fresco. Cuando lo escucho a día de hoy me pongo muy contento, pero son los Novedades Carminha de hace seis años. A partir de ahí fuimos escuchando otras cosas y absorviendo nuevas referencias. El segundo disco era ya más garajero, más americano. Quizás a partir del tercero pillamos otra deriva: en lugar de como un grupo tan guitarrero, comenzamos a trabajar más con el ritmo, con el bajo y la batería. Le dimos más importancia al baile. Creo que en el último disco, y más en la última canción que acabamos de sacar, Te quiero igual, se ve perfectamente esa deriva. En realidad, no creo que una cosa esté muy alejada de la otra, simplemente es una evolución natural, una mezcla de lo que sentimos, de lo que nos va gustando. Estamos contentos de haber pillado esos caminos: hacer lo que nos da la gana cuando nos da la gana.

–Ese giro se hizo aún más evidente en Campeones del mundo, quizás su disco más pop hasta la fecha…

–Sí, pero creemos en el punk como actitud. Y esa actitud permanece. Hay un hilo conductor en todos los discos de Novedades Carminha, la esencia de la banda, el discurso, la forma de decir y hacer las cosas. Y ahí nos vamos moviendo. Da igual si un disco es más pop. Al final, Novedades Carminha tiene un núcleo potente. Por otro lado, para mí discos de pop son los cuatro, porque el punk no deja de ser música pop. Es una cuestión de etiquetas. Es evidente que en 2016 Novedades Carminha era Campeones del mundo. Quizás lo que venga esté en esa línea. O no.

–El punk-rock tiene ya 40 años y periódicamente surgen oleadas de bandas muy jóvenes que lo reivindican, como ocurre con cierta escena madrileña actual…

–Es posible, pero tampoco soy muy consciente de eso. Hace mucho que no escucho un disco de punk. Me los escuché todos muchas veces cuando tenía 19 años. Ahora a lo mejor me interesa más escuchar un disco de techno o de trap, que me resulta un movimiento muy parecido al punk. De repente, con un micro y una tarjeta de sonido de mierda, robando una base de YouTube, te haces tus canciones. Estoy muy de acuerdo con eso. Aunque otra cosa es que te quedes enganchado ahí toda la vida. Toda esa energía del punk nosotros ya la soltamos en los primeros discos. Si no hubiéramos evolucionado, ahora mismo no existiríamos. No soy un nostálgico de ese rollo.

Campeones del mundo tiene una sonoridad, digamos, muy ochentera. ¿Es premeditada? Quiero decir, ¿escuchan a grupos de los 80?

–Ahora mismo estoy escuchando muchísimo a Radio Futura, la banda más potente de pop que ha habido nunca en España. Por sus textos, por cómo supieron evolucionar… De esa época me fijo también mucho en The Clash, que empezaron con una rabia guitarrera infinita y acabaron haciendo discos de dub y de música de baile. Esa evolución me parece muy interesante y me da ganas de seguir haciendo música. Lo menos punk que hay ahora mismo es hacer punk. Es algo que ya hemos escuchado. Repetir patrones puede estar bien, pero hay que salir al mundo. Aunque igual mañana volvemos a girar la cabeza y hacemos un disco de guitarras. O de máquinas. La apertura de mente es el motor de Novedades Carminha.

–Grabaron Campeones del mundo en Sevilla, en los estudios La Mina de Raúl Pérez. ¿Cómo llegaron hasta aquí?

–Por referencias, por descubrir que Raúl escuchaba música que nosotros también estábamos escuchando, porque ya había hecho discos que nos encantan, como Un gramo de fe, de Pony Bravo… Nos conocimos precisamente en un concierto en Sevilla, hace dos o tres años en Nocturama, y hubo una conexión muy rápida a nivel personal y artístico. Te quiero igual también la hemos grabado allí. Así que tenemos con la ciudad una relación interesante. En Sevilla se llevan haciendo cosas muy potentes toda la vida, desde Smash, Kiko Veneno… Toda esa movida de variaciones flamencas me parece interesantísima. No sé por qué, pero tenemos una comunión muy potente con Sevilla. Siempre viene un montón de gente a nuestros conciertos y se monta parda. Así que vengan a éste, que vamos con las pilas cargadas.

Novedades Carminha actúa esta noche junto a Las Janes en Nocturama. A las 21:30 en los Jardines de la Madrina (junto al Casino de la Exposición). Entradas a 12 euros (gratis menores acompañados).

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 73)

Blas Fernández | 18 de mayo de 2017 a las 5:00

big_rabia_560

Novedades discográficas de grupos andaluces y recomendaciones de directos ocupan una vez más el tiempo de El Podcast de La Ventana Pop, que abre en esta ocasión con el flamante debut en largo de los granadinos Apartamentos Acapulco, Nuevos testamentos. Tanto ellos como Los Planetas y Guadalupe Plata son algunos de los grupos incluidos en el cartel de festival Interestelar, que se celebra este fin de semana en el Monasterio de La Cartuja de Sevilla. Por su parte, los chilenos La Big Rabia (fotografiados ahí arriba por Coni Cena) y Las Janes serán algunos de los protagonistas de la nueva temporada del ciclo Nocturama, mientras que I Am Dive y Kindata (nuevo proyecto de Berni Ruiz, de Hi Corea!, y Tero Heikkinen, de Future Ark) pondrán el punto final a la Noche X. Y más novedades, claro, con Summer Spree, Lost Twin, Midi Puro, Terry vs. Tori y Everything Can Be Invented.

Ya sabe, ¡suba el volumen!

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Apartamentos Acapulco: Bájate a la fuente (Canción de Sergio)

2.-Apartamentos Acapulco: Amigo Sol

3.-Los Planetas: Hierro y níquel

4.-Guadalupe Plata: Miedo

5.-La Big Rabia: Quiero paz

6.-Summer Spree: Leones en la lluvia

7.-Summer Spree: Delfos

8.-Lost Twin: Escaleras y cocodrilos

9.-I Am Dive: Rebirth

10.-Future Ark: Sequence

11.-Midi Puro: Eclipse

12.-Terry vs. Tori: High Tide

13.-Everything That Can Be Invented: Ease

14.-Las Janes: Mono parental

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 72)

Blas Fernández | 4 de mayo de 2017 a las 5:00

gp_560

El veterano e incombustible Iggy Pop, este sábado en el Festival Motor Circus de El Puerto de Santa María, abre esta entrega de El Podcast de La Ventana Pop, por la que desfilan los nuevos discos de Guadalupe Plata (ahí arriba, fotografiados por Jimena), The Milkyway Express, Las Janes, Cabezafuego, Lost Twin y Summer Spree. Y de propina, un avance del inminente nuevo álbum de la británica Jane Weaver, Modern Kosmology.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Iggy Pop: Sunday

2.-Guadalupe Plata: Preso

3.-Guadalupe Plata: Nido de avispas

4.-The Milkyway Express: Voodoo Doll

5.-The Milkyway Express: Rye Whiskey

6.-Las Janes: Amor líquido

7.-Las Janes: Comando terapéutico

8.-Cabezafuego: Busco título

9.-Cabezafuego: Chino Blues

10.-Lost Twin: Bromas desde el coma

11.-Lost Twin: Balada del tercer ojo

12.-Summer Spree: Chica normal

13.-Summer Spree: Di a tus padres

14.-Jane Weaver: Loops In The Secret Society

“Tenemos acceso a tanta música que no podemos procesarla”

Blas Fernández | 30 de octubre de 2016 a las 5:00

Foto: Antonio Pizarro

Foto: Antonio Pizarro

Juano Azagra respira música. Al frente de Record Sevilla desde el fallecimiento de su padre, ha conseguido renovar el perfil de la histórica tienda de discos de la calle Amor de Dios. Como guitarrista y pianista, y tras otras aventuras previas, reparte ahora su tiempo y talento entre la banda de versiones Los Quiero, el grupo de acompañamiento de Chencho Fernández y All La Glory, la joya de la corona, su proyecto más personal y, aun así, compartido con otros músicos de similar enjundia: el guitarrista Israel Diezma, el bajista y vocalista Fran Pedrosa, la teclista y vocalista Pilar Angulo y el baterista Manuel Martínez. La formación, sólida como una roca, pone estos días en circulación su segundo y deslumbrante álbum, Everybody’s Breaking Everybody’s Heart (Happy Place Records), un notable cambio de registro, también de formación, respecto a su primer y homónimo disco.

–¿Tocar versiones con Los Quiero le sirvió para aprender el oficio de componer?

–Bueno, eso ha pasado siempre. Los mismos Beatles o los Stones empezaron haciendo versiones. Es una buena escuela. Es cierto que con Los Quiero hemos tocado mucho y, salvando las distancias, ha sido un poco como The Beatles en Hamburgo. Eso te hace más banda. Y, en cuanto a la composición, seguro que también influye. Si haces una versión de The Zombies o de Os Mutantes, algo se queda. Cuanto más conoces, cuanto más estudias, más te ayuda en la labor de componer y hacer un buen tema.

–Cuando recientemente tocaron en el Monkey Week había quien decía “¿All La Glory? ¡Pero si son Los Quiero!”.

–Sí, es cierto que a veces hay gente que no sabe si somos Los Quiero o All La Glory. En realidad, somos la misma cosa: cuando hacemos versiones somos Los Quiero y cuando hacemos nuestras canciones somos All La Glory.

–Y además, la banda de acompañamiento de Chencho Fernández…

–Casi al completo. Menos el bajista. Aunque cuando Pablo [Florencio], que es el bajista oficial, no puede, también viene Fran.

–Es que no paran: Fran tiene su propio grupo, Pinocho Detective, que hace pocos meses también publicaba un gran disco; Pilar toca en Las Janes…

–Sí, todos tenemos otras historia. A través de Los Quiero hay mucha gente que se da cuenta del potencial de la banda. Es un trabajo de repertorio que hacemos de manera gustosa, todo el tema de las armonías vocales… A veces nos ven otros músicos y se dicen: Me encantaría que ésta fuera mi banda.

–En su caso, la inmersión musical es total. Cuando no está ensayando está trabajando en Record Sevilla…

–Claro, en la tienda son ocho horas diarias escuchando música. Mi padre tenía un gusto muy amplio y casi todos mis referentes vienen de lo que escuchaba él. Así he conocido mucha música que, al mismo tiempo, me ha servido para desarrollar un estilo personal, que creo que es lo que tiene Everybody’s Breaking Everybody’s Heart: recoge todas las influencias que he ido asimilando a lo largo de mi vida.

–Pues no son pocas. Abarca un amplio abanico de estilos: power pop, new wave, soft pop…

–Y hasta casi dream pop, como pasa con VeraReasons To Get Lost puede sonar a Neil Young; Glow es más power pop; Pretty Eyes es más new wave… Hay un poco de todo. Igual un día me levantaba en plan Johnny Thunders que otro estaba más Spaceman 3 o me despertaba Todd Rundgren y me sentaba al piano… Como cuando empezamos a preparar el disco aún no teníamos sello, me dije: voy a hacer lo que me apetezca. Lo curioso es que funciona. Con la producción intentamos darle algo de uniformidad, porque las canciones son muy diferentes entre sí. Pero es que el disco es eso, en parte, un compendio de las músicas que escucho. Y también me gustan otras cosas, como el hip hop y la electrónica. Como decía mi padre cuando le preguntaban qué música le gustaba: Toda la buena.

Foto: Carolina Cebrino

Foto: Carolina Cebrino

–Supongo que en esa búsqueda de cohesión ha jugado un papel clave Jordi Gil. ¿Fue una producción a cuatro manos?

–Estuve en todas las mezclas e hicimos juntos todos los arreglos. Recurríamos el uno al otro mutuamente. Había canciones que para él eran tela marinera, de mezclas, de mogollón de pistas… Ha hecho un trabajo estupendo. Yo no entiendo nada de mezclar, pero sí tengo claro el concepto artístico. Así que no me quedaba en mi casa para que mezclase él y luego me enviara el resultado.

–Escuchando su trabajo con bandas tan diferentes como O Sister!, La Catedral Sumergida, All la Glory o Chencho Fernández, uno intuye que Jordi Gil se implica al cien por cien en cada producción que acepta…

–Sí, es una locura. Le echa mucho, mucho tiempo. Creo que se da cuenta de que le echa demasiado tiempo para el dinero que luego gana, pero es que ésa es su manera de grabar. Con él no llegas y tienes el disco en una semana, eso para él es impensable. Se puede pegar cuatro días mezclando un tema hasta que quede bien. Y si no lo consigue, lo deja, coge otro y luego vuelve a retomarlo. Es un productor muy fino. Me gusta mucho.

–La proliferación en la ciudad de estudios de grabación y sellos discográficos coincide con una explosión musical sin precedentes. ¿Se retroalimentan?

–Es brutal, una locura. Es una escena que se caracteriza por no ser homogénea. Hay una variedad increíble: I Am Dive no tiene nada que ver con Quentin Gas y Los Zíngaros; All La Glory no tiene nada que ver con Pony Bravo… Hay una gran cantidad de grupos, todos muy buenos y a la vez muy distintos. No ocurre como en Granada, donde impera el patrón del indie, sino que hay variedad, desde el rap de Tote King al rock más purista de The Milkyway Express. Además, no paran de salir grupos nuevos. Y todo muy bien hecho.

–¿Qué músicos sevillanos compran discos?

–Pues el último que vino a mi tienda… Uff… Antonio León, de Los Sentíos; Perepi, de I Am Dive; Javi Vega, de Maga; Álvaro Suite, que es guitarrista de Bunbury… Los Pony Bravo, por ejemplo, son de rebuscar en los cajones de ofertas para encontrar samples curiosos, tipo el Coro Ruso de no sé dónde… Pero en general son pocos los que compran discos. Creo que los músicos se lo gastan todo en pedales y en guitarras.

–¿Cree que el vinilo aguantará más allá del actual repunte?

–Está por ver que continúe en las siguientes generaciones, que no sea una moda. Aunque creo que nunca va a desaparecer, porque siempre quedará el coleccionismo. Además, se disfruta de otra manera. Internet, el streaming… Eso es pura sobreinformación: tenemos acceso a tanta música que no podemos procesarla. Más allá del hecho de tener el objeto en sí mismo, creo que la escucha se disfruta cuando la haces de manera tranquila, no cuando te descargas la discografía completa de un grupo y no sabes ni por dónde empezar. Prefiero ir comprando los discos uno a uno y disfrutarlos poco a poco. Cuando lo tienes tan fácil, las cosas pierden parte de su significado.