Archivos para el tag ‘Monkey Week’

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 78)

Blas Fernández | 19 de octubre de 2017 a las 5:00

marina_560

Arranca una nueva entrega de El Podcast de La Ventana Pop con el largamente esperado nuevo álbum de Marina Gallardo (fotografiada ahí arriba por Raúl Pérez), The Sun Rises in The Sky and I Wake Up, un disco deslumbrante, candidato automático a destacado del año. Suenan más novedades: desde Granada, RYM y Los Térmicos; desde Málaga, Dreyma; desde Sevilla, el avance del segundo álbum de Sweethearts From America. Terminamos con un breve repaso a la última y vibrante edición del Monkey Week y un concierto recomendado, el de Daniel Romano.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

Ir a descargar
scannerfm_560

Tracklist

1.-Marina Gallardo: White Glare

2.-Marina Gallardo: Vanishing Fears

3.-RYM: III Ritual

4.-RYM: Mamba negra

5.-Dreyma: L. I. A. B.

6.-Sweethearts From America: The Fall of Frank Cowbell

7.-Sweethearts From America: Crisis

8.-Los Térmicos: Es lo que hay

9.-The Zephyr Bones: Penny’s Week

10.-Esteban & Manuel: Camino del Milla

11.-Vulk: Brazil

12.-All La Glory: I Can’t Take My Eyes Off You

13.-Daniel Romano: When I Learned Your Name

El ruido del Monkey

Blas Fernández | 17 de octubre de 2016 a las 14:44

Foto: Juan Carlos Muñoz

Foto: Juan Carlos Muñoz

Me lo contaron algunos espectadores que acudieron el pasado jueves al concierto de Niño de Elche en el Teatro Central y lo comprobé en persona al día siguiente, cuando hice el mismo camino para escuchar a Michael Rother. Cuando uno cruzaba el puente de la Barqueta no era rock lo primero que oía, sino a una banda de cornetas y tambores que ha tomado el espacio público como perenne local de ensayo.

Como vecino del entorno de Torneo hasta hace bien poco, no sólo he sufrido a King África sonando a todo trapo a las seis de la mañana -al parecer, las discotecas que en cierta época florecieron a las orillas del río están exentas de acatar la normativa municipal-, sino también esa permanente puesta a punto de las bandas procesionales. Si uno es de levantarse bien temprano, como es mi caso, eso lo lleva regular, francamente.

Le explico todo esto antes de admitir que entiendo las legítimas quejas de algunos vecinos de la Alameda de Hércules respecto a las molestias que les pueda haber ocasionado la celebración allí, durante el fin de semana, del Monkey Week. Lo que evidentemente no comparto es la inmediata instrumentalización de esas protestas por parte de sectores interesados para cargar contra el festival y, en el fondo, contra el apoyo que éste ha recibido del Ayuntamiento.

Uno, que tiene ya una edad y ha visto a Sevilla oscilar entre el entusiasmo y la abulia en varias ocasiones, sospecha que lo que molesta a quienes amplifican esas quejas no es tanto el ruido ni las vibraciones que provoca, sino el miedo a que se resquebraje su postal sepia de la ciudad, su idealizada (y fosilizada) concepción de la urbe, mucho más compleja y diversa de lo que ellos están dispuestos a aceptar.

Sevilla, es bien sabido, puede presumir de un largo historial de iconoclasia protagonizado por creadores de todas las disciplinas, transgresores tolerados por la caspa como rarezas, excéntricos exponentes de un mínimo, piensan ellos, porcentaje de ciudadanos a los que quizás les trae al pairo, o no, la Semana Santa (¿Semana?), la Feria de Abril y el Rocío, pero que padecen y aceptan todas las molestias que esas celebraciones les acarrean, desde ruidos a cortes de tráfico; desde aglomeraciones que les impiden acudir con normalidad a su trabajo hasta otras que retrasan su regreso a casa.

¿Y si ese porcentaje de iconoclastas resulta no ser tan pequeño? Intuyo que es la visibilidad de los raros del Monkey Week, un rotundo éxito de público, lo que tanto indigna a los adalides de la Sevilla eterna -que es, como quien dice, la Sevilla de anteayer-, ésa que se rasga las vestiduras y recurre al insulto ante un festival de rock pero que no dice ni mu ante asuntos tan escandalosos como la cesión a una cofradía de un Bien de Interés Cultural, los Baños de la Reina Mora, expropiados y restaurados con dinero público, como tan bien explicó en su día, en Diario de Sevilla, el arquitecto José García-Tapial y León.

Entiendo las quejas de aquellos vecinos de la Alameda que durante dos días, dos, han sufrido molestias. Será sin duda una de las varias cuestiones que el festival tendrá que replantearse de cara a futuras ediciones. Pero, por favor, pongamos un poco de cordura en este asunto, otro tanto de tolerancia y, desde luego, respeto. A ver si así, entre todos, evitamos repetir este anacrónico bochorno.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 58)

Blas Fernández | 13 de octubre de 2016 a las 7:01

hi_corea_n_lvp

Arranca hoy la VIII edición del Monkey Week y El Podcast de La Ventana Pop se centra íntegramente en comentar diversos aspectos del festival, que desembarca por primera vez en Sevilla después de haber nacido y crecido en El Puerto de Santa María. Pistas, recomendaciones y, claro, mucha música. Entre otra, con los nuevos trabajos de Holögrama, The Magic Mor y Hi Corea!, fotografiados ahí arriba por Rosa Ponce.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Holögrama: Teenagers

2.-The Magic Mor: Room Service

3.-Hi Corea! : Common People

4.-All La Glory: L.A.M.F.

5.-Le Parody: Peligroso criminal

6.-Candy: Conjuros y rituales

7.-Carmen Costa: Tira de mentiras

8.-Kurt Baker Combo: Baby’s Gone Bad

9.-I Am Dive: The Lower You Fall

10.-Naja Naja: The Delusion of Amnesty

11.-Atavismo: Haribo

12.-Neu!: Isi

“El paso lógico del Monkey Week era venir a Sevilla”

Blas Fernández | 10 de octubre de 2016 a las 5:00

Foto: David Clares

Foto: David Clares

Tras siete ediciones de crecimiento constante en El Puerto de Santa María, el Monkey Week, híbrido de festival urbano y feria de la industria musical independiente, desembarca esta semana por primera vez en Sevilla, convirtiendo el entorno de la Alameda de Hércules en su nueva sede. Su amplia oferta arranca este lunes en el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (Cicus) con los conciertos y proyecciones del miniciclo de documentales musicales DOC, aunque la auténtica “tromba”, como le gusta decir a Tali Carreto, codirector del encuentro junto a los hermanos Jesús y César Guisado, llegará el próximo jueves y se prolongará hasta la madrugada del domingo.

-Explíquele a quien no lo sepa por qué el Monkey Week no es un festival al uso.

-Fundamentalmente, por dos cuestiones. Por un lado, tiene un carácter de feria profesional muy marcado, con conferencias, mesas redondas, encuentros, mercado con empresas del sector, instituciones… Por otra parte, es un festival urbano, no se celebra en un recinto aislado ni es un macrofestival, sino que busca que la música se viva en la calle, que puedas saltar de un espacio a otro y, de camino, puedas pararte a tapear o a tomar un café. Y usamos los espacios de la ciudad, tanto los que habitualmente tienen programación musical, como Fun Club, Holiday, Sala X, La Calle, Malandar…, como aquellos que nosotros convertimos en espacios escénicos, que es lo que hacemos con el parking del Hotel Patio de La Cartuja o con la pista de coches de choque que instalamos en la Alameda.

-Serán más de 150 bandas repartidas en 19 escenarios diferentes. ¿Es el Monkey más ambicioso?

-Desde luego, se nos ha ido de las manos… Jajaja… En realidad, siempre intentamos controlar la cifra de conciertos. Nos decimos vamos a meter 75 grupos de showcases y que toque dos veces cada uno. Pero luego nos dejamos llevar por la emoción, empiezan a sumarse colaboraciones, otros agentes que presentan aquí a sus bandas y, al final, eso, se nos va de las manos. Puede que sea el más ambicioso, sí, pero sobre todo por la lógica que conlleva el cambio de ubicación. Desde luego, es el mayor número de escenarios que hemos tenido jamás.
 
-En su momento, esgrimieron razones de carácter práctico para argumentar el cambio de ubicación a Sevilla. Parece evidente que había más…

-Nuestras razones, sobre todo, obedecen a la logística. Pero también hemos dicho en más de una ocasión que, desde el principio, el actual equipo de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla entendió muy bien el proyecto y su necesidad de crecer. En realidad, se dio un cúmulo de circunstancias. En El Puerto estábamos tocando techo, era complicado ya en cuanto a infraestructura de hoteles, de transportes… El año pasado teníamos a un montón de transfers yendo al aeropuerto de Sevilla, al de Málaga, al de Gibraltar… Sevilla plantea ventajas en ese sentido. Tienes aeropuerto, tienes Santa Justa y tienes hoteles. No era la primera vez que nos tiraban cañas desde otras ciudades, pero Sevilla comprendió qué necesitaba el festival para crecer. Sobre todo en la vertiente profesional.

-Da a entender, entonces, que el Ayuntamiento de El Puerto no comprendía el proyecto.

-No me refiero siquiera al Ayuntamiento actual. A lo largo de siete ediciones, creo que nunca llegaron a entenderlo. Hace tres o cuatro años vivimos un momento bisagra. Se dieron cuenta de que el festival era beneficioso para la ciudad, pero creo que nunca llegaron a entender el riesgo económico y el esfuerzo brutal que hay detrás de él. Nuestra empresa, La Mota Ediciones, organiza a lo largo del año diversos eventos para los que no solicitamos a las instituciones ningún tipo de ayuda económica. Haces un festival, como El Freek Fest de Puerto Sherry, y asumes tus riesgos. La gente paga su entrada y consume en tus barras. No veo la necesidad de tener ahí un apoyo del Ayuntamiento. Ahora, cuando creas un evento que es beneficioso para toda la ciudad, que genera un importante retorno económico para el sector hostelero… Ahí creo que sí debe haber un apoyo mayor. Y durante años lo echamos en falta. Sólo surgió ese ímpetu cuando anunciamos la decisión de trasladar el festival a Sevilla. Pero ya digo que no se trata sólo, ni mucho menos, de aspectos económicos.

-Por cierto, ¿qué otras ciudades tiraron la caña?

-Estaría feo decir nombres, ¿no? Otra ciudad andaluza, una del norte de España… Fueron las dos propuestas más serias, pero teníamos claro que el paso lógico del Monkey Week era venir a Sevilla. No tenía sentido moverlo fuera de Andalucía ni moverlo a una ciudad que te ofrecía un recinto enorme, pero que hacía que se perdiera la característica de festival urbano. Ahora nos queda la prueba de fuego, comprobar si esta edición sale como esperamos.

-¿Cuál es el compromiso del Ayuntamiento de Sevilla? ¿Se limita a esta edición o se prolongará en los próximos años?

-Desde luego, venimos con la intención de quedarnos y de contar con el apoyo no sólo del Ayuntamiento. Para nosotros es importante conseguir aquí lo que tanto nos costó en El Puerto. Porque cuando anunciamos el traslado hubo muchos lamentos, pero al principio nadie nos quería allí. Nos costó mucho que la gente de El Puerto aceptara el Monkey. No fue llegar y besar el santo, pero al final acabó tomándolo como algo suyo. Más allá del apoyo institucional, eso es muy importante. Si conseguimos que este mismo año el sevillano comience a sentir el Monkey como algo suyo, entonces será que lo estamos haciendo bien.

-La pregunta inevitable y necesaria: ¿Qué presupuesto manejan?

-En torno a 220.000 euros.

-¿Y cuánto es dinero público?

-50.000 euros del Ayuntamiento de Sevilla y 5.000 euros de la Junta de Andalucía, que une la ayuda del Instituto Andaluz del Flamenco y la de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales.

-Pues teniendo en cuenta la relevancia que ha conseguido el festival, y su apuesta por crear industria, la aportación autonómica parece escasa…

-Sí. Bueno, también nos ceden el Teatro Central, pero aún así es escasa.

Los hermanos Guisado, César y Jesús, y Tali Carreto. / Andrés Mora

Los hermanos Guisado, César y Jesús, y Tali Carreto. / Andrés Mora

-En cualquier caso, la inversión privada supera con creces a la pública.

-Claro. En ese sentido también es muy importante para nosotros el Monkey Market, el mercado profesional: los ingresos que aportan las empresas participantes se distribuyen luego en bolsas de viajes, alojamiento de las bandas… Lo curioso es que hay administraciones foráneas que aportan lo mismo que la Junta de Andalucía, como el Institut d’Estudis Baleàrics (IEB), que hace una misión comercial presentando a tres grupos; la Diputación de Córdoba o el Gobierno Vasco, a través de Basque Music, que también montan su stand. Son instituciones que confían en la proyección que el Monkey puede dar a sus bandas. Bueno, así estamos. En El Puerto recibíamos muchas críticas por parte de quienes nos consideraban un festival subvencionado… La gente habla sin conocimiento.

-Y luego están los patrocinios. Muchos de los escenarios van asociados a una marca comercial.

-Es que es la única manera de que esto salga adelante, con la colaboración de patrocinadores privados.

-Además de los escenarios oficiales, también han aparecido escenarios off, espacios que se suman a la programación aunque sea desde los márgenes…

-Sí, por ejemplo en Red House, donde los del colectivo Oh My Cat han programado una tarde con la gente de su escudería. O en el bar Sacramento, que ha montado un concierto con Ramona y The Gamuzzinos. Eso también sucedía ya en El Puerto. Y nosotros, encantados. Nos gusta que la música se expanda. Es la filosofía del Monkey: crear una tromba musical.

-¿Esperan también un mayor número de acreditados en las jornadas profesionales?

-El año pasado fueron 367. Este vamos a superar con creces esa cifra, en torno a los 500. Y lo mismo pasa con la prensa, esperamos que sean en torno a 220. Hemos notado que el cambio a Sevilla ha disparado esa demanda.

-Cuando el Monkey Week arrancó era, prácticamente, la única feria centrada en la industria musical independiente. Luego han surgido propuestas muy potentes y con mayor respaldo institucional, como el Bime de Bilbao. ¿Temen la competencia?

-Creo que son dos propuestas muy diferentes. De hecho, nos llevamos muy bien y colaboramos entre nosotros. Los dos nos dirigimos a la industria, pero mientras Bime apuesta más por el perfil tecnológico, nuestra apuesta es por la música en directo. Los promotores nacionales e internacionales que vienen al Monkey acaban comprando la gira de tal o cual grupo porque lo han visto en directo. La competencia, siempre que se clara, leal, es buena. Eso sí, la diferencia de presupuesto entre el Bime y nosotros es abismal. Desgraciadamente, todavía nos toca convencer a las instituciones de nuestra comunidad de que es bueno apoyar a una feria profesional en torno a la música, que es bueno y productivo apoyar a la industria musical. Con ésta van a ser ocho ediciones. Quién sabe, quizás para la novena haya un cambio de actitud.

-De los 19 oficiales, destaque un escenario por su singularidad…

-Creo que uno que va a estar en boca de todos, que va a ser un hervidero, será el Happy Place X, que montan con nosotros el sello discográfico y la sala de conciertos. Es esa pista de coches de choque que he mencionado antes, con los grupos tocando dentro.

-¿Y una actuación?

-No suelo mojarme con eso porque, como coordinador del festival, lo importante es destacarlos a todos, a esos más de 150 grupos. Pero esta vez sí voy a hacerlo, con una banda internacional, así no se molesta nadie… Tengo mucho interés en reencontrarme con Mariel Mariel, una chica chilena a la que vi en México y me pareció increíble. Tiene una fuerza escénica brutal. Además, creo que cualquiera de las noches en el Teatro Central va a tener su punto distintivo, con Niño de Elche & Los Voluble, Michael Rother y Lee Fields. Aunque al final, el fuerte del Monkey es esa marea de bandas… De hecho, creo que la mayor parte de nuestro público no viene al festival tanto por los cabezas de cartel como por descubrir nuevos grupos, nueva música.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 57)

Blas Fernández | 29 de septiembre de 2016 a las 5:00

morente_n_lvp

091 abre esta nueva entrega de El Podcast de La Ventana Pop con Maniobra de resurrección en directo, simbólico colofón a su celebrada gira de reunión. Por otro lado, se anuncia reedición Omega, el fundamental álbum que unió a Lagartija Nick con Enrique Morente -ahí arriba fotografiado en la Alhambra por Javier Algarra (EFE)-, coincidiendo con el vigésimo aniversario de su publicación original y con la llegada a los cines del documental homónimo de José Sánchez Montes y Gervasio Iglesias. Y precisamente uno de los artífices de aquel título emblemático, Antonio Arias, desembarca en Poesía en do menor, el ciclo de conciertos del festival cordobés de poesía Cosmopoética, que también incluye, entre otros, a Sr. Chinarro.

McEnroe se alía con The New Raemon en Lluvia y truenos y Terry vs. Tori se incorpora al abultado cartel del Monkey Week, que estrena ciclo de cine documental musical más conciertos, con Fiera como uno de sus protagonistas-. Ya lo fueron los jerezanos Space Surimi. Y pronto, muy pronto, lo serán bandas como Apartamentos Acapulco y All La Glory.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-091: Otros como yo

2.-Enrique Morente & Lagartija Nick: Ciudad sin sueño

3.-Antonio Arias: Dejar las cosas intactas

4.-Sr. Chinarro: El progreso

5.-The New Raemon & McEnroe: Gracia

6.-The New Raemon & McEnroe: Montañas

7.-Terry vs. Tori: Like Always

8.-Terry vs. Tori: Hit and Miss

9.-Space Surimi: International Waters

10.-Fiera: Disciplina

11.-Apartamentos Acapulco: Nuestro motor

12.-All La Glory: Pretty Eyes

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 44)

Blas Fernández | 28 de enero de 2016 a las 5:00

maga_lvp

El Podcast de La Ventana Pop repara esta semana en festivales como Monkey Week, y su polémico traslado de sede; Territorios, que anuncia sus primeros nombres; y Anfi-Rock, que cierra definitivamente su cartel. En el apartado de nuevas ediciones suenan PJ Harvey, avanzando con The Wheel un inminente álbum, Hinds, Belako, Apartamentos Acapulco, Escuela Pías y X+M. Curro Morales nos sorprende con un inesperado proyecto, A92, y Maga, fotografiados ahí arriba por Diego Delgado, anuncia reunión, disco, gira y un concierto especial. Y también en directo, M.O.R. y Cabezafuego.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-PJ Harvey: The Wheel

2.-M.O.R.: European Son

3.-Hinds: Fat Calm Kiddos

4.-Belako: Fire Alarm

5.-Astrolabio: ¡Hey Doctor!

6.-Pájaro: Del crepúsculo lento nacerá el rocío

7.-Maga: Como nubes a mi té

8.-Apartamentos Acapulco: Nueve esferas

9.-Escuelas Pías: Confeti

10.-S Curro & Papa Wilson: Experiencias cercanas a la vida

11.-A92: Los visitantes

12.-X+M: Attraction

13.-Cabezafuego: Resaca de un bohemio

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 36)

Blas Fernández | 8 de octubre de 2015 a las 5:00

solea_lvp_n

En esta ocasión, El Podcast de La Ventana Pop repara en nuevas ediciones de grupos y solistas andaluces -Soleá Morente (ahí arriba, fotografiada por Pepe Villoslada), Holögrama, Le Parody, Tote King, M.O.R., Esplendor, El lobo en tu puerta, Santacruz…-, pero también en la siempre bienvenida reedición de títulos ya conocidos -Chencho Fernández, Furia, Niño de Elche…-. Muchos de ellos, además, pasarán a partir de mañana por la nueva edición del Monkey Week, auténtico festín sonoro para oídos indómitos.

Otras buenas noticias: la editorial granadina Ondas del Espacio se lanza, también, a la publicación de discos y anuncia para 2016 álbum de Éter; Antonio Arias presenta en su ciudad la doble edición en vinilo de Multiversos y, desde Sevilla, The Rosquettes hacen lo propio con Frothy Songs.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Soleá Morente: Todavía

2.-Antonio Arias: Sol de agua

3.-Éter: Cuerpos en órbita

4.-Holögrama: Embrace The Light

5.-Le Parody: Peligroso criminal

6.-Tote King: Robocordones

7.-Chencho Fernández: Radio Fun Club

8.-The Rosquettes: You Run Faster Than a Cow

9.-M.O.R.: Boooooom!!!

10.-Esplendor: Quédate

11.-Furia: Pushloop

12.-El lobo en tu puerta: I Don’t Lie

13.-Santacruz: Cuarenta por ciento

14.-Niño de Elche: Mercados

Una nueva vida para Dadá

Blas Fernández | 1 de octubre de 2015 a las 5:00

chencho_lvp_1
Fue la primera y, ya por poco tiempo, única referencia editada hasta la fecha por Fun Club Records, el sello montado por la veterana sala de conciertos. Lo modesto de su difusión contrastó desde el minuto uno con aquello que atesoraba: una brillante colección de canciones de ésas que insuflan nueva vitalidad al rock en español. Palabra mayores como tales paulatinamente reconocidas por su público primigenio, por la prensa especializada y por un abigarrado entramado de rendidos blogs. Y en esta ocasión, a diferencia de tantas otras, saltó la liebre: la multinacional Warner ficha a su artífice, Chencho Fernández, y a través de su subsello DRO anuncia la reedición de Dadá estuvo aquí el próximo viernes 16, justo un año después de su publicación original.

“Ni sospechaba que fuera a ocurrir algo así, aunque de forma inconsciente seguro que lo deseaba –asegura Chencho–. No hay nada en este disco hecho con ese pensamiento, sino con mucha convicción e independientemente de la suerte que corriera. Pero, claro, de alguna forma deseaba que tuviera buena fortuna, que cuajara hasta el punto de poder seguir dedicándome a hacer música y hacerla en condiciones propicias. Y eso es lo que supone que el disco se reedite: un voto de confianza, un refrendo a lo que estoy haciendo que viene de quien considera que lo que hago le puede gustar a mucha más gente. Creo que honestidad artística y comercialidad están bien unidas en esta obra. Y no me equivoco en tanto en cuanto un sello discográfico potente también lo piensa. Resumiendo: no lo sospechaba, pero lo deseaba”.

chencho_lvp_2Conviene recordar que Chencho también puede presumir de veteranía. En activo desde comienzos de los 90, inició carrera en solitario tras la disolución de Sick Buzos, pero por una u otra razón su propuesta, registrada en trabajos sin edición comercial, no trascendió nunca más allá de los límites locales. Hasta que apareció Dadá. “¿Por qué ahora sí y antes no? No lo sé –confiesa–. Es como aquello de que la inspiración te pille trabajando. Trato de hacer lo mejor posible justo eso que quiero hacer. Soy exigente. Confío mucho en la materia prima. Si es sólida, transmite. Pero seguiré haciéndolo trascienda o no”.

El contrato con Warner añade a la reedición la grabación, al menos, de un álbum más, para el que Chencho pretende contar justo con el mismo equipo que hizo de Dadá estuvo aquí algo especial. Esto es, su imponente banda –los guitarrista Juano Azagra e Israel Diezma, el bajista Pablo Florencio y el baterista Manuel Martínez– y el productor Jordi Gil, cuyo mimo y celo quedó plasmado en cada una de las diez canciones del álbum. “Mi intención no puede ser otra –dice–. En gran medida, todos participaron de manera desinteresada, con confianza en el proyecto artístico más allá de los beneficios que pudiera llegar a dar. Todos están involucrados desde el principio porque creen en el tipo de canciones que hago. Fun Club intervino de manera providencial en un momento en el que no teníamos nada más allá de las canciones, sin saber cómo íbamos a divulgarlas, y siempre les estaré agradecido por ello. Y ahí estaba también Jordi, grabando el disco sin saber muy bien qué iba a ocurrir con él. Así que está claro que todos fueron cruciales en el artefacto sonoro que logramos”.

No obstante, la nueva vida de Dadá pospondrá, inevitablemente, la grabación de un próximo trabajo. “Bueno, depende de cómo vaya funcionando, evidentemente –comenta Chencho–. Me alegra que Dadá estuvo aquí tenga un mayor recorrido, porque creo que lo merece. Además, tendré más tiempo para que vayan germinando las nuevas canciones; más tiempo para componer y para buscar qué tipo de disco quiero hacer. En realidad, todo esto es un poco nuevo para mí. Es la mayor repercusión que ha tenido hasta el momento un trabajo mío. No sé cómo se recibirá lo siguiente. Pero, de forma natural, parece que Dadá requiere más espacio, más camino. Y se lo vamos a dar”.

Aunque aún está por comprobar hasta dónde llega el nuevo recorrido de Dadá, el mero anuncio de su reedición por parte de Warner supone un espaldarazo al músico frente a aquellos que consideraban su propuesta como estrictamente local, demasiado preñada de claves sevillanas para trascender límites geográficos concretos. Error: su localismo actuaba sólo como telón de fondo para escenas tan reconocibles como universales. “Bueno, supongo que si sigo viviendo aquí, mis canciones seguirán teniendo ese mismo tono –bromea–. En gran medida todo es autobiográfico, pero no tiene que serlo siempre. En este caso fue así porque eran canciones maceradas durante mucho tiempo, historias que tenía que contar. Suelo escribir sobre lo que me rodea, pero también puedo tirar de imaginación.En cualquier caso, me parece una feliz circunstancia que hablando desde lo local algo se entienda como universal”.

chencho_lvp_3
Restan al menos dos claves más en el intento de explicar el soterrado crecimiento de Dadá estuvo aquí a lo largo del último año. La primera, su acercamiento a un canon de rock clásico fácilmente reconocible, en llamativa contraposición a la pulsión experimental de la que hicieron gala Sick Buzos. “Sí, entiendo que se pueda decir que es un disco clásico, pero en ese caso deberíamos definir clasicismo –matiza Chencho–, porque estamos hablando de conceptos de experimentación que llevan ya instalados en el rock 30 o 40 años. Si algo lleva 40 años siendo experimental, quizás ahí también se pueda hablar de clasicismo. ¿Si se trata de The Clash es menos clásico que si se trata de Creedence Clearwater Revival? Bueno, sólo hay diez años de diferencia… Son clásicos los dos. Pero sí, entiendo lo de las maneras clásicas o transitadas. Pienso que depende de cómo hayas mezclado y sacado todo lo que hay dentro de ti. Dejar traslucir influencias pero que al mismo tiempo suene a ti me parece una meta deseable. Y luego está tu elección. Yo entendí Dadá como un disco de debut, de eclosión. Había que fundar algo. Y prefiero hacerlo desde el clasicismo que desde la experimentación. Ya habrá tiempo de hacer lo contrario si surge la ocasión. Mi paleta es amplia”.

Segunda clave: sus letras. Tras comenzar componiendo en inglés, Chencho saltó al castellano y hoy cotiza al alza en la primera división de escritores de rock en español. “No me costó mucho dejar el inglés –afirma–. Creo que tiene que ver con la autoexigencia de la que hablaba antes. Me ha gustado siempre hacerlo en ambos idiomas. La manera de canalizarlo todo en los Buzos, de forma muy espontánea, era en inglés. Supongo que porque todas nuestras influencias directas venían de grupos que cantaban en esa lengua. Es un idioma que he llegado a dominar. No como un inglés, eso requiere que vivas durante muchos años, y de forma continuada, en un país de habla inglesa. Me podía haber quedado ahí, pero entiendo como algo muy directo la expresión artística a través de las canciones. Si vivo en España, tengo que hacerlo en castellano. De todos modos, creo que hoy la calidad de las letras es equiparable en el rock inglés y el rock en español. Por ejemplo, me gusta mucho el Grupo de Expertos Solynieve. Pero, claro, ellos juegan con ventaja: tienen a uno de los mejores escritores de canciones de España –apunta en referencia a J–. También me gusta mucho Miren Iza, de Tulsa… Ni siquiera tendríamos que irnos a las vacas sagradas, tipo Josele Santiago [Los Enemigos] o Jorge Martínez [Los Ilegales], o por supuesto Luque [Sr. Chinarro] o J [Los Planetas, GESYN]. Voy viendo a gente nueva que escribe muy bien. Yo he elegido hacerlo en castellano y me gustaría seguir desarrollándome así”.

*Las fotos que ilustran esta entrevista son obra de Carolina Cebrino.

Chencho Fernández actúa junto Grupo de Expertos Solynieve y Julio de la Rosa el próximo domingo 11 en el concierto de clausura del Monkey Week. Puede consultar el resto de fechas de su gira aquí.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 35)

Blas Fernández | 24 de septiembre de 2015 a las 5:00

lobo_lvp
Buena parte de los grupos que suenan en esta entrega del podcast tienen algo en común: participarán en la nueva e inminente edición del Monkey Week (del 9 al 11 de octubre en El Puerto de Santa María). Y muchos estrenan disco: MOR, The Magic Boooooom!!!; Holögrama, Magic Inside; El lobo en tu puerta, en la imagen, Grabaciones sumergidas 2015; Quentin Gas & Los Zíngaros, Big Sur; Hungry Butterfly, Herida de muerte

También de estreno se visten Le Parody, con su sorprendente Hondo, y Miraflores, arrojando pistas sobre su nuevo trabajo con un split single publicado por el sello mancuniano Sister 9. Por último, un par de directos recomendados: Hi Corea! y Cabezafuego.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-MOR: Bye Bye Earth

2.-MOR: My Copy

3.-Holögrama: Fire

4.-Holögrama: Levitation

5.-Miraflores: Happy Family

6.-El lobo en tu puerta: 17

7.-El lobo en tu puerta: Serena Williams

8.-Quentin Gas & Los Zíngaros: Big Sur I

9.-Quentin Gas & Los Zíngaros: Sentencia

10.-Le Parody & Gizmo Varillas: Summer Rain

11.-Le Parody: Hondo agujero

12.-Hungry Butterfly: Herida de muerte

13.-Hi Corea!: The Cave

14.-Cabezafuego: Camina conmigo

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 34)

Blas Fernández | 10 de septiembre de 2015 a las 5:00

rafael_amador_lvp
Retomamos la actividad tras el paréntesis veraniego y abrimos temporada, la tercera ya, con el homenaje que diversos músicos andaluces rendirán este sábado día 12 a Rafael Amador, el que fuera mitad de Pata Negra. Más sobre música en directo… Se acerca la nueva edición del Monkey Week, que en esta ocasión acogerá en sus diversos y numerosos escenarios a formaciones como Niño de Elche, Chencho Fernández, Grupo de Expertos Solynieve, Holögrama -con nuevo inminente trabajo-, Tremolina -que además pasará por el festival El Alternador- y Gentemayor, entre muchas otras. Por otro lado, Los Planetas inaugurarán el nuevo curso en el Teatro Central de Sevilla -las entradas se agotaron hace semanas- y M. Ward y Howe Gelb pasearán su gira conjunta por el Palacio de Viana de Córdoba y el Teatro Quintero de la capital hispalense. No se vaya, aún hay más: Montgomery lleva Welcome to The Montgomery Experience hasta Seúl; Antonio Arias se embarca en una nueva aventura espacial con United Sound of Cosmos y, desde El Puerto de Santa María, M.O.R. pone también rumbo hacia el cielo con su primer álbum.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Pata Negra: Rock del Cayetano

2.-Niño de Elche: Estrategias de distracción

3.-Chencho Fernández: Este matrimonio no casa

4.-Grupo de Expertos Solynieve: No te olvidaré

5.-Holögrama: Sweet Breaking Dawn

6.-Tremolina: Remember We Are Strong

7.-Los Planetas: El duendecillo verde

8.-M. Ward: Watch The Show

9.-United Sound of Cosmos: Villafranca/Cebreros/New Norcia/Malargüe (también brilla la materia)

10.-Montgomery: You Know That Kind of Girl

11.-M.O.R.: Starship #9

12.-Gentemayor: …and Tato went for his brutal yellow cream