Archivos para el tag ‘Monkey Week’

El son del Quintero

Blas Fernández | 25 de febrero de 2015 a las 18:52

chencho_blog
“Sevilla está on fire“, dice Tali Carreto, codirector del festival Monkey Week y socio de La Mota Comunicación, minutos antes de la presentación oficial del ciclo de conciertos SON Estrella Galicia, que la marca cervecera patrocina esta temporada en el Teatro Quintero. La agencia gaditana cuenta desde hace años con el apoyo de la empresa gallega en su singular y principal empeño, ése que ha consolidado al Puerto de Santa María como una indispensable cita anual para la industria musical independiente española. Ahora sirve también como puente entre Estrella Galicia y los gestores del espacio escénico de la calle Cuna.

“Nos encantó la idea desde que Tali nos la ofreció. Estamos contentos de acoger este ciclo en el Quintero, porque intentamos ofrecer una programación abierta y ecléctica, para todos los públicos, y estos conciertos son la guinda”, explica en nombre del teatro Gervasio Iglesias, bien conocido en su faceta de productor cinematográfico, pero también musiquero de largo recorrido, como atestiguan los créditos de celebrados documentales -Underground, ciudad del arcoiris y Dame Veneno- o, sin ir tan lejos, su reciente dedicatoria “a Silvio y a Camarón” tras recoger el Goya a la mejor película por La Isla Mínima, de Alberto Rodríguez.

SON Estrella Galicia, que desembarca por primera vez en Sevilla en su sexta edición, llegó a programar el pasado 2014 un total de 150 conciertos en 20 salas y festivales de toda España. El listado de artistas que en años sucesivos ha nutrido sus carteles da una idea clara del perfil: por citar sólo unos pocos en el apartado internacional, Mark Eitzel, Patrick Wolf, Edwyn Collins, The Pastels, Lloyd Cole, Anna Calvi, Jay Jay Johanson, Lee Ranaldo, Robyn Hitchcock, The Posies, Julia Holter, Retribution Gospel Choir, Sam Amidom y Juana Molina; en el nacional, Sr. Chinarro, León Benavente, Julio de la Rosa, Kiko Veneno, Oso Leone… “Es una apuesta clara por la música independiente”, asegura Cecilia Babarro, jefa de prensa de la cervecera, quien hace hincapié en “el mimo con el que hemos venido cuidando este proyecto”.

En su estreno hispalense, tal como ya avanzó La Ventana Pop, el ciclo propondrá una primera tanda de actuaciones de músicos estadounidenses. El pistoletazo de salida lo dará, el próximo lunes 9 de marzo, Eli Paperboy Reed, cantante y guitarrista asociado al revival soul desde su debut en 2005 con Sings “Walkin’ and Talkin’ (For My Baby)” and Other Smash Hits!, que en esta ocasión nos visitará -ya lo hizo años atrás dentro del festival Territorios- en formato de trío y, se anuncia, con un repertorio más escorado hacia el rhythm&blues. El aviso contrasta con el contenido de su último trabajo, Nights Like This (2014), el menos purista de los cuatro que ha registrado hasta la fecha.

Considerado el “plato fuerte” por los propios organizadores, la banda de Minneapolis The Jayhawks, veterano y venerado nombre del penúltimo folk-rock norteamericano, ofrecerá el miércoles 8 de abril uno de los apetitosos conciertos de su nueva gira. Tan apetitosos que “con las entradas ya prácticamente agotadas” -el Quintero, sin graderío, tiene un aforo de 375 localidades- se negocia la posibilidad de una segunda fecha, la del martes anterior, eventualidad que se confirmará o descartará en breve. Y poco importa que el grupo no publique nuevo material desde 2011: la reunión del tándem fundador e impulsor del asunto, Mark Olson y Gary Louris, garantiza velada (o veladas) de altura.

Último nombre confirmado hasta el momento, Micah P. Hinson actuará el miércoles 13 de mayo en formato de trío, acompañado por violín y violonchelo. “Es un concierto que me hace especial ilusión, porque usamos una canción suya en la banda sonora de After“, apunta Iglesias evocando aquella película de Alberto Rodríguez en la que sonaba la hermosa y triste Beneath The Rose, incluida en el primer álbum del músico, Micah P. Hinson & the Gospel of Progress (2005).

Tras el parón veraniego, a partir de septiembre, el ciclo ofrecerá al menos tres conciertos más. Aún cabe la posibilidad de un séptimo asociado al apartado Leyendas con Estrella -por él han pasado nombres como Eric Burdon, Mick Taylor, Donovan y Albert Lee-, aunque más firme se muestra la intención de sumar en esa segunda vuelta bandas locales como teloneras. De hecho, la presentación del ciclo contó este miércoles con un miniconcierto a cargo de Chencho Fernández, cuyo flamante Dadá estuvo aquí sigue escalando posiciones en la atención de los melómanos nacionales. Quizás, como dice Carreto, “Sevilla está on fire“. “El Quintero era el espacio idóneo para una programación hecha pensando en la caja escénica de un teatro -comenta-. Sevilla está en plena efervescencia, con salas como Fun Club, X o Malandar funcionando muy bien. Y queremos que el Quintero sea un polo más de esa efervescencia, justo en pleno centro de la ciudad”.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 16)

Blas Fernández | 23 de octubre de 2014 a las 5:00

mark_lanegan_blog_lvp
El Podcast de La Ventana
Pop abre su nueva entrega con Phantom Radio, el reciente y flamante álbum de la Mark Lanegan Band. Escuchamos a los grupos ganadores de la edición 2014 del concurso Desencaja, Furia y Coppermine, y segumos descubriendo los nuevos trabajos de Sweethearts From America, Sr. Chinarro y Chencho Fernández. También suena el nuevo sencillo de Single, versionando a las colombianas Elia y Elizabeth, el álbum de retorno de IS, el primer trabajo de Karen Koltrane y, en un último guiño al VI Monkey Week, los singulares Perlita.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560
Tracklist

1.-Mark Lanegan Band: Harvest Home

2.-Mark Lanegan: The Killing Season

3.-Furia: Shake It

4.-Coppermine: It’s Time to Recap

5.-Sweethearts From America: Sonic Surf Against Facism

6.-Sr. Chinarro: El gato de S

7.-Sr. Chinarro: El viaje astral
 
8.-Chencho Fernández: Si alguna vez mueres joven

9.-Chencho Fernández: Una buena noche

10.-Single: Soy una nube

11.-Is: Los cuadernos

12.-Karen Koltrane: La montaña artificial

13.-Perlita: Tempura Fried Vegetables

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 15)

Blas Fernández | 9 de octubre de 2014 a las 5:00

hi_corea_blog
El Podcast de La Ventana Pop
se abre en esta ocasión con un recuerdo al desaparecido baterista Fernando Cañas, fallecido justo cuando estaba a punto de editarse el primer trabajo de su nueva formación, Fino Winos.

Por otro lado, la inminente celebración del Monkey Week, que arranca mañana en El Puerto de Santa María, nos da pie a escuchar canciones de los nuevos trabajos de Cabezafuego (Camina conmigo), Chencho Fernández (Dadá estuvo aquí) y Hi Corea! (Odd Nature). Por el mismo festival pasará también Montgomery, último proyecto comandado por Miguel Marín (Árbol), formación encargada además de inaugurar la XXI edición del Mes de Danza de Sevilla.

Suenan también los barceloneses Cobarde y los sevillanos I Am Dive, a punto de poner en circulación su segundo álbum, Wolves. Y despedimos con dos discos de versiones: Bajo un cielo prehistórico, el homenaje a The Church, y Unidad y armonía, el tributo que diversos músicos granadinos rinen a Los Módulos.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Fino Winos: Burning Man

2.-Cabezafuego: Meteoritos

3.-Cabezafuego: De niña a mujer

4.-Chencho Fernández: La estación del Prado

5.-Chencho Fernández: Muchacha rural

6.-Hi Corea!: The Cave

7.-Hi Corea!: White City

8.-Cobarde: Amor patada

9.-I Am Dive: Wolves

10.-Montgomery: She didn’t come home

11.-All La Glory: Reptile

12.-Los Jaguares de la Bahía: Unguarded Moment

13.-Homenaje a Los Módulos: Sólo tú (con Antonio Arias)

14.-Homenaje a Los Módulos: Perdido en los recuerdos (con J)

“Veo más espectáculos de danza contemporánea que conciertos”

Blas Fernández | 28 de septiembre de 2014 a las 5:00

De izquierda a derecha, Jesús Bascón, Amanda Palma, Miriam Blanch y Miguel Marín, la formación de Montgomery. / Maria Meler

De izquierda a derecha, Jesús Bascón, Amanda Palma, Miriam Blanch y Miguel Marín, la formación de Montgomery. / Maria Meler

Integrante de la banda británica Piano Magic durante los primeros años de la pasada década, el músico sevillano Miguel Marín abandonó Londres poco después de iniciar trayectoria en solitario como Árbol, el alias bajo el que ya ha editado cuatro discos de hermosa música introspectiva con la electrónica como principal herramienta. Instalado en Barcelona hasta el pasado 2012, y tras un curso en Menorca, Marín volvió a su ciudad natal en 2013. En todos estos años ha creado también numerosas bandas sonoras de cine y teatro (para el desaparecido Bigas Luna firmó la de la película Son de Mar y las Comedias bárbaras de Valle Inclán), exposiciones, espectáculos multimedia y, una debilidad confesa, coreografías de danza contemporánea. Desde 2007 colabora de manera asidua con la bailarina Teresa Navarrete, codirectora junto a María Cabeza de Vaca de Welcome To The Montgomery Experience, el espectáculo que el próximo 30 de octubre inaugurará en el Teatro Alameda una nueva edición del Mes de Danza, amén de germen de su nuevo grupo (completado por Miriam Blanch al bajo, Amanda Palma a la batería y Jesús Bascón a la guitarra y teclados), también de un disco a la vuelta de la esquina.

–¿Qué lo trajo de vuelta a Sevilla?

–¿El porqué? Primero porque llevaba fuera veinte años y ya tenía ganas. Uno llega a los 40 y le interesan otro tipo de cosas. Lo que me pedía el cuerpo era vivir bien, y aquí se vive bien con poco. Desde luego, también influye el hecho de haber tenido una hija, el estar más cerca de la familia y que te puedan echar una mano. Todavía me toca viajar un montón… Volví no hace ni un año. Los seis primeros meses estuve en Espartinas, en el pueblo. Me pillé una casa allí, monté el estudio… Pero estar bajando todo el tiempo a Sevilla con el coche era complicado, así que terminé viniendo al centro. Ahora tengo un local para el estudio y los ensayos.

–Tras tantos años componiendo en solitario música de carácter eminentemente electrónico, sorprenden otros retornos: al formato banda, con Montgomery, y a una sonoridad más rock…

–En el último espectáculo que hice con Teresa Navarrete inventamos el personaje de Montgomery. Y lo hicimos con esta música, que me apetecía mucho tocar en directo, con banda. Además, me apetecía también despreocuparme del hecho de tener que estar a cargo de todo, como me ocurre con Árbol. Quería cantar y olvidarme un poco de lo demás. Cuando volví a Sevilla todo fue muy rápido. Montamos la banda y empezaron a salir conciertos. Por un lado, una banda da muchos dolores de cabeza, porque a la hora de tomar decisiones es problemático poner a todo el mundo de acuerdo, pero cuando empieza a sonar, cuando ese sonido es bueno, entonces una banda te empuja.

–¿Y en qué punto está Árbol?

–Ahora, sobre todo, estoy poniendo mi energía en Montgomery y en los encargos que me hacen pare cine, teatro, danza… He acabado la banda sonora de la nueva película de Chema de la Peña, Me amarás sobre todas las cosas, que va al Festival de Berlín. Este tipo de encargos son mi trabajo. Pero con Árbol comenzaré a grabar un disco nuevo a final de año, para que salga a mitad de 2015.

–Y además habrá disco de Montgomery…

–Sí, ya está terminado. Se titula It’s Happening, lo editará Meridiana en vinilo y CD y saldrá coincidiendo con el Monkey Week, donde tocaremos el domingo 12 de octubre. Hemos enfocado el disco desde una perspectiva más electrónica, pero el directo es más orgánico, más espectacular.

–Esas canciones son justo la base del espectáculo que han preparado para inaugurar el Mes de Danza…

–Le presenté la propuesta a María González, la directora del festival, y le gustó. Se trata de hacer un concierto de Montgomery con seis bailarines que recrean una fiesta muy exclusiva con estética de los años 50. Y hay interacción entre músicos y bailarines: yo hago algún movimiento y algunas bailarinas hacen coros. Haremos dos días, el 30 y el 31.

–Después de tanto tiempo viviendo en Londres, en Barcelona, en Menorca… ¿Cómo se ha encontrado la escena sevillana?

–Bueno, discrepo del concepto de escena aplicado a una ciudad, pero lo que sí veo es que hay mucho movimiento de grupos, seguramente mucho más amplio de lo que yo conozco. Sí observo que hay mucha gente haciendo la misma música que hace veinte años, cuando me fui. Al fin y al cabo, Sevilla es una ciudad muy rockera. Pero también hay un gran movimiento en torno a la danza y al multimedia que no es tan visible como debiera. También veo que hay mucha gente organizando cosas, así que no entiendo ese victimismo respecto a Barcelona o Madrid. Créame, hay sitios en España mucho peores que Sevilla. Yo sigo haciendo música, pero estoy más metido en el tema de la danza contemporánea: veo más espectáculos de danza que conciertos.

–Residió en Barcelona durante muchos años. ¿Notó cómo crecía el movimiento soberanista?

–Lo he notado más cuando he vuelto luego a dar algún concierto o a visitar a la familia, porque mi chica es de allí. Pero depende mucho de los círculos que frecuentes. Cuando yo voy me muevo con gente allí y algunos de ellos ni siquiera se creen lo que está pasando. Así que hay quien no está metido para nada en esa historia y, por contra, otros que sí lo están. Lo cierto es que dependiendo de por dónde te muevas, el ambiente se ha vuelto un poco tenso, con alguna gente muy obsesionada. Yo no he llegado a vivirlo allí, porque dejé Barcelona hace dos años, y todo esto ha crecido, sobre todo, en el último. Pero me llama la atención ir allí a tocar y encontrarte con amigos o conocidos que antes no sacaban este tema y ahora sí lo hacen. Y lo hacen además sacando una vena nacionalista que antes no veías en ellos. En parte, creo que los entiendo: es importante que puedan decidir. Y creo que hay mucha gente que no votaría o votaría que no. No hay una mayoría tan clara como a veces parece. La gente está también muy quemada con la propia política catalana y no se cree nada de nadie. Lo que ha pasado con la oferta cultural, por ejemplo… Ha bajado muchísimo. Barcelona ya no es lo que era ni se mueve tanto como antes.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 14)

Blas Fernández | 25 de septiembre de 2014 a las 5:00

Antonio Luque, flanqueado por Jordi Gil, Javi Vega y Pablo Cabra. / Foto: Paco Guerrero

Antonio Luque, flanqueado por Jordi Gil, Javi Vega y Pablo Cabra. / Foto: Paco Guerrero

El Podcast de La Ventana Pop abre en esta ocasión con un avance del inminente nuevo disco de Sr. Chinarro, Perspectiva caballera, en el que Antonio Luque vuelve a reunir a una de sus formaciones más celebradas. Lo pone además en circulación con su propio sello, que incluye guiño a las añoradas Vainica Doble. Y algo del espíritu de aquellas parece flotar en Los Caramelos, la misteriosa banda de Charlie Mysterio, que vuelve a la carga tras más de una década de silencio.

Seguimos revisando el cartel del Monkey Week -que incluye a Suomo, Natisú, Pony Bravo, Miraflores y Holy Fuck- y el disco en homenaje a The Church -suenan Midi Puro y José Lanot-. Por último, algunos apuntes de conciertos con Pájaro Jack y Sam Roberts Band.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Sr. Chinarro: Mi sapo

2.-Sr. Chinarro: Famélicos famosos

3.-Vainica Doble: Ay, quién fuera a Hawai

4.-Los Caramelos: Pam Pam!

5.-Los Caramelos: La chica del 600 blanco

6.-Suomo: Suddenly

7.-Natisú: Cuerpo al mar

8.-Pony Bravo: Zambra de Guantánamo

9.-Miraflores: Brand New Tornado

10.-Holy Fuck: Silva & Grimes

11.-Midi Puro: Bel Air

12.-Jose Lanot: Secret Corners

13.-Pájaro Jack: Volveréis a por mí

14.-Sam Roberts Band: The Hands of Love

El ‘mono’ que aguarda

Blas Fernández | 14 de septiembre de 2014 a las 5:00

En la imagen, Holy Fuck.

En la imagen, Holy Fuck.

Cada año más afianzado en su condición de cita singular en el variopinto y abigarrado panorama de los festivales musicales españoles, el Monkey Week, del 10 al 12 del próximo mes de octubre en El Puerto de Santa María, alcanza su sexta edición abundando con acierto en esa atractiva fórmula que mezcla el plano profesional con el festivo y termina por convertir a la localidad gaditana, bien conocida además por sus no pocas bondades gastronómicas, en un ineludible punto de encuentro para la industria musical de talante independiente –ahí sigue, contra viento y marea– y el público especializado.

En la primera vertiente figuran los apartados Monkey Market –mercado de sellos discográficos y promotoras instalado en esta ocasión en la Bodega de Fernán Caballero de Osborne, abierto a todo tipo de espectadores y contenedor además de recomendables conciertos en formato showcase– y el Monkey Brain –el programa de mesas redondas y talleres, este año con una notable nómina de participantes internacionales en la que aparecen, entre otros, múltiples programadores de festivales foráneos, incluido el potente Vive Latino de Ciudad de México–.

Forest Swords.

Forest Swords.

Pero probablemente sea su segunda faceta, la de los conciertos, la más llamativa y golosa para el grueso de participantes en el evento. En el Monkey Week, en cualquier caso, no sólo cuenta la nutrida oferta de actuaciones –una interesante paleta de descubrimientos, promesas y revelaciones en cuanto a rock nacional se refiere–, sino también la particularidad de los escenarios en los que ésta se presenta. Pequeños o grandes, cubiertos o al aire libre, el festival, de carácter netamente urbano, se sirve de hasta una docena de espacios escénicos diseminados por la ciudad –teatros, discotecas, bares, plazas públicas… Todos dentro de un área de movilidad razonablemente cómoda– que propician una agradecida cercanía entre espectadores y artistas.

La lista de estos últimos en 2014 vuelve a ser, ya se ha apuntado, extensa. Con más de un centenar de bandas y solistas confirmados, las posibles combinaciones de nombres dan pie a rutas dispares. Y al gusto del consumidor: Miraflores, Orthodox, PeloMono, Hi Corea!, Rusty River, Trèpat, Sweethearts From America, Pony Bravo, Chencho Fernández, Éter, Deers o Maria Rodés serán sólo algunas de las propuestas con las que el Monkey Week, que este año también ofrecerá un breve espacio al flamenco joven, tome el pulso a las escenas andaluza y española.

Más allá del circuito de showcases –al que en esta ocasión se suma el Muelle del Vapor– quedan los escenarios mayores: el de la Plaza Alfonso X el Sabio –que acogerá la ya tradicional final del concurso Desencaja–, el Teatro Pedro Muñoz Seca y la sala Mucho Teatro. En esta última arrancará el festival el viernes 10 con la Jägermeister Opening Night, cuyo cartel encabezan los canadienses Holy Fuck –electrónica analógica entre la pulsión rave, la especulación kraut y el ánimo punk– y completan trallazos nacionales como Betunizer, The Parrots y los portuenses Suomo, con su primer álbum a la vuelta de la esquina.

Dorian Wood.

Dorian Wood.

La misma sala será marco el sábado 11 de la Noche Magno, con Delafé y Las Flores Azules, Ginferno y Los Saxos del Averno, Unicornibot y Perro. Por su parte, esa misma noche, el Teatro Pedro Muñoz Seca ofrecerá algunos de los conciertos más singulares del festival: el del colectivo gaditano Music Komité, el del angelino de ascendencia costarricense Dorian Wood –tan inclasificable como recomendable– y el del británico Forest Swords.

También en el Pedro Muñoz Seca, el domingo 11, viviremos la última noche de este sexto Monkey Week, que echará el cierre apelando al clasicismo con las actuaciones del sevillano Pájaro –grabando ya su segundo álbum en solitario–, los canadienses The Sadies y los estadounidenses The Handsome Family.

Como en años anteriores, el festival oferta tres tipos de abonos, que contemplan desde el acceso a todos los escenarios –el más caro: 54 euros– a la entrada exclusiva en los del circuito de showcases –el más barato: 23 euros–. Para abrir boca, además, Monkey Week ha preparado dos fiestas de presentación. La primera será en Sevilla, en la Sala X, el próximo día 20 y contará con la participación de Miraflores –a punto de publicar su esperado primer álbum–. La segunda se celebrará en El Puerto de Santa María el próximo 3 de octubre en la Sala Milwaukee y tendrá como invitados a los estadounidenses The Mockers.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 11)

Blas Fernández | 12 de junio de 2014 a las 5:00

lvp_11_blog_interior
En nuestro nuevo programa revisamos los primeros nombres y novedades anunciados para la VI edición del Monkey Week, que se celebrará en El Puerto de Santa María del 10 al 12 del próximo mes de octubre. Escuchamos al costarricense Umbra Sum y hablamos de Bass Culture, el imponente y ya clásico libro de Lloyd Bradley en torno a la historia de la música jamaicana, recientemente publicado en España.

Apuntamos conciertos de Las Buenas Noches, León Benavente -partícipes del largo cartel del Anfi-Rock de Isla Cristina-, Grupo de Expertos Solynieve -anunciados para el festival Sierra Nevada por Todo lo Alto- y Tarik y La Fábrica de Colores -celebrando el 25 aniversario de su primer álbum-.

Seguimos, cómo no, Recordando a Triana a través de ese álbum homenaje con edición prevista para el próximo día 24 y, finalmente, reparamos en las reediciones de algunos de sus discos más señalados que Los Marañones proponen vía bandcamp.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o en la web de ScannerFM.

scannerfm_logo

Tracklist

1.-Perro: La reina de Inglaterra

2.-Maria Rodés: Tengo miedo

3.-Forest Swords: Irby Tremor

4.-Dorian Wood: La cara infinita

5.-Umbra Sum: Años como flores

6.-Niney The Observer: Blood and Fire

7.-Desmond Dekker: Israelites

8.-Las Buenas Noches: La red eléctrica

9.-León Benavente: Estado provisional

10.-Tarik y La Fábrica de Colores: Entonces por qué

11.-Grupo de Expertos Solynieve: Ola de calor

12.-J: Recuerdos de una noche

13.-Noni y Ale: Una noche de amor desesperada

14.-Los Marañones: El final

El mono ganador

Blas Fernández | 31 de marzo de 2014 a las 18:13

El fantástico vídeo animado del estudio gaditano Perles & Perles para Cortocircuito en la selva, tema incluido en el primer y homónimo álbum del dúo Pelo Mono -publicado el pasado 2013 por Happy Place Records-, ha resultado ganador del certamen Monkey_Clips, el concurso de vídeos musicales organizado por el festival Deezer Monkey Week.

Leer el resto del artículo »

La estrategia del mono

Blas Fernández | 28 de abril de 2013 a las 9:03

Guadalupe Plata, en la primera edición del Monkey Week, en 2009.

“Echa cuentas: 21% de IVA más 10% de SGAE. Los promotores de conciertos perdemos, de partida, el 31% del precio de la entrada. Y eso sin sumar costes de cartelería, sala y equipo de sonido. ¿Qué nos queda? Lo único que podemos hacer para intentar equilibrar los ingresos es organizar cada vez más bolos, aún sabiendo que el beneficio va a ser mucho menor que antes, cuando hacíamos menos fechas”. Firma esta desoladora descripción del panorama el veterano agitador David Pareja, antaño manager de grupos como Pony Bravo y Las Buenas Noches y hoy al frente de la agencia Meridiana Musical, pero podría suscribirla cualquier promotor nacional, grande, pequeño o mediano.

La criminal tajada del IVA cultural -era cosa avisada desde su implantación, luego contrastada por los indicadores de consumo- no sólo no incrementa la recaudación de Hacienda -¡y el 21% de cero es… cero!-, sino que de paso desarbola y pone en riesgo con sospechosa eficiencia cualquier iniciativa, asentada o en ciernes, relacionada con la programación de espectáculos, en particular, o con la industria de la música, en general.

Así las cosas, cada cual intenta salvar los trastos como puede, ahondado en la masificación y el esquivo, pero aún posible, patrocinio privado -un camino en el que Primavera Sound ha sabido moverse como nadie- o incluso invocando el recurso solidario del crowdfunding -ahí está la Fundación Festival Territorios, creada hace tiempo pero hoy visible como nunca-.

Ufff… Habría tanto de lo que hablar en las jornadas profesionales del próximo Monkey Week… Como otros previamente, el singular festival portuense, presentado el pasado jueves en Madrid, altera su denominación misma para dar cabida al principal patrocinador del evento, Deezer, la empresa francesa de distribución musical en streaming, confiada en plantar cara a la sueca Spotify y hacerse con parte de su cuota de mercado. Perfecto: ése es el camino y en el Monkey lo saben desde hace tiempo.

Las inevitables alianzas, sin embargo, provocan (¿ineludibles?) paradojas. La quinta edición del festival, con fechas anunciadas para el 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre, vuelve a contar entre sus patrocinadores con la Fundación Autor de SGAE -la presentación del encuentro se llevó a cabo, de hecho, en el lujoso Palacio de Longoria, ese recordatorio megalómano de la era Bautista-, entidad de turbio pasado por todos conocido y presente aún no despejado de dudas. Baste recordar el reciente expediente sancionador incoado contra la entidad por la Comisión Nacional de la Competencia en referencia a “posibles prácticas restrictivas” en la gestión de derechos de autor. Dicho de otro modo: ¿a dónde va a parar ese 10% recaudado por la sociedad de cada entrada de conciertos vendida en este país? ¿Por qué se intenta imponer por defecto a repertorio ajeno a la SGAE? ¿Retorna realmente a los autores extranjeros en función de convenios con las equivalentes sociedades internacionales? ¿Retorna de manera fidedigna a los autores nacionales? ¿Por qué cuando el concierto es gratuito se cobra sobre el coste de la producción?

La apertura del expediente, claro, “no prejuzga el resultado final de la investigación”, explica la CNC, pero arroja pistas sobre la tortuosa relación entre la entidad y los promotores, tan soliviantados, y esquilmados, que denunciaron el caso en 2005. Vale: la causa fue desestimada en un par de ocasiones y el asunto parece haberse suavizado, pero Competencia sigue observando “indicios de infracción” y de “abuso de posición de dominio”. De ahí el expediente.

¿Se hablará de este asunto en el Monkey Week? ¿Se pedirán cuentas a quienes, con razón, condenan la subida del IVA como un mazazo sin sentido pero, al mismo tiempo, ponen en práctica unilateral medidas igualmente sangrantes? Estaría bien, aunque el perfil de las mesas redondas y conferencias de este año será otra de las cosas destinadas a cambiar, esperemos que para bien, en el festival del Puerto de Santa María.

Con el Instituto Cervantes y Extenda, la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, participando en esta edición como patrocinadores en firme, el apartado profesional del encuentro aspira a tejer conexiones internacionales, y en ese sentido se explican las invitaciones ya cursadas a representantes de encuentros como el estadounidense South By Southwest o el mexicano Vive Latino. Hay que vender fuera a los grupos de aquí. No es sólo la consigna; también es la clave de la supervivencia.

El festival, de hecho, reforma su infraestructura para potenciar el apartado profesional. Mesas redondas, conferencias y expositores abandonan el Teatro Pedro Muñoz Seca rumbo a las Bodegas de Mora de Osborne en busca de mayor espacio. El teatro, con alrededor de 600 localidades, sólo acogerá esta vez sendos conciertos a primera hora de la noche, viernes y sábado, con un par de bandas por velada (se estudia un abono premium que asegure la asistencia ante tan limitado aforo). Luego el testigo lo recogerá la sala Mucho Teatro, a partir de la medianoche, con hasta cinco grupos por fecha.

Será allí donde el jueves 31 dé el pistoletazo de salida Guadalupe Plata en la Jägermeister Opening Night, que seguirá el esquema ya utilizado en 2012 por Pony Bravo. Esto es, la banda principal invitará a subir al mismo escenario -literalmente, serán ellos quienes programen- a otros nombres en su onda estilística.

Descontando el siempre vivificante circuito de showcases por bares del centro de la localidad, una de las mejores y mayores bazas del Monkey Week, o la final del concurso del Instituto Andaluz de la Juventud, en su día ganado por los mencionados Guadalupe Plata, quedan por confirmar aún muchos nombres en el cartel de un festival que sigue conciliando como pocos la vertiente profesional con la lúdica. Ya sabrá que han trascendido los de Josephine Foster -a la cantante folk de Colorado nos la descubrió el pasado verano la revista The Wire viviendo en Vejer junto al guitarrista español Víctor Herrero-, The Cubical o The Posies -éstos últimos, embarcados para la fecha en una larga gira nacional destinada a rescatar íntegros dos títulos emblemáticos de su trayectoria, Frosting on The Beater (1993) y Amazing Disgrace (1996), ninguno de ellos, vaya, disponible hoy en Deezer-, pero quedan por anunciar muchos más. Y puede que tengamos alguna sorpresa de gran calado.

Ahí le dejo un clip de The Posies, hace tres años, interpretando en vivo una de aquellas canciones de Frosting on The Beater, Solar Sister, para la KEXP de Seattle…

Monkey Week 2011: por encima de mi cadáver

Blas Fernández | 31 de octubre de 2011 a las 19:29

De izquierda a derecha, Barnaby Harrod, Álvaro Rebollo, Rafa López y Ventura Barba.

La noticia pasa en principio desapercibida -queda al margen de la programación oficial de la tercera edición del Monkey Week-, pero quizás sea uno de los proyectos más relevantes y con mayores posibilidades de desarrollo de cuantos se cuecen, o simplemente se comentan, durante estos días en El Puerto de Santa María. Y no es poca cosa: la inmensa mayoría de representantes de salas privadas de conciertos de Andalucía mantuvo ayer una reunión en la localidad gaditana, la segunda en pocos meses, con el objetivo de constituir una asociación que vele de manera colegiada por sus intereses y permita la elaboración de estrategia conjuntas.

¿Cuáles? Pues más allá de las obvias -el aprovechamiento de sinergias que posibiliten nuevos circuitos de giras, con el consiguiente ahorro de costes-, cuestiones tan prácticas como la negociación colectiva con empresas de ticketing -con la intención de rebajar de manera sustancial los porcentajes que éstas les cargan ahora- o aseguradoras -no es lo mismo asegurar una sala que asegurar veinte, no-.

Dentro del Monkey, por supuesto, hay también cientos de historias que reseñar. Me quedo hoy con la de José María Sagrista, veterano del rock sevillano tanto por su adscripción a Círculo Vicioso como por la puesta en marcha a mediados de los 80 de un estudio de grabación, Sonotone, del que salió gran parte de las maquetas que dinamizaron la escena local de la época. Después, además, creó Estudios Central, y de ahí ya no surgieron maquetas, sino discos.

José María se instaló hace ya muchos años en la costa gaditana, y aquí inauguró Punta Paloma Estudios. De éste han salido, otra vez, muchos títulos discográficos y producciones audiovisuales de variado pelaje.

Pregunto a Sagrista cómo capea la crisis y él me da toda una lección de aprovechamiento del entorno digital. Ofrece grabaciones on line bajo demanda. Pero olvide la imagen de un músico grabando aquí y otro, de manera simultánea y sincronizada, haciendo lo propio con la misma canción en Roma, Lisboa o Tokio. No es eso, es más simple. Si un músico sueco, pongamos por caso, necesita una pista de batería, manda vía digital a Punta Paloma el resto de tracks y Sagrista graba, por un precio ajustado, el instrumento requerido. “Y cuando escuchan la batería, suelen pedirme después las pista de bajo, de teclados o hasta las mezclas”, me cuenta, asegurando que desde que puso en marcha la idea sus encargos han subido un 70%.

La constitución de una asociación de salas o las nuevas fórmulas de Punta Paloma Estudios ejemplifican actuaciones positivas frente a una situación de cambio en la industria musical, demasiado inclinada, sobre todo en su vertiente discográfica, a achacar sus males a determinados fantasmas sin reparar en cuestiones tan evidentes como los cinco millones de españoles parados o los otros tantos millones sobreviviendo con infrasueldos.

Seamos optimistas, positivos. Es lo que en resumen Ventura Barba le pide a los participantes, esta misma mañana, en la mesa redonda El cambio de paradigma en la industria musical. El consultor de Tenzing Media realiza una sesión introductoria no exenta de puntos cuestionables -hay informes para todos los gustos, y mientras que los de entidades interesadas sitúan a España a la cabeza de la piratería digital (¿?), otros, procedentes del ámbito académico, equiparan nuestra situación a la de cualquiera de los países del entorno occidental-, pero, aleluya, rehuye el llanto, la queja, la pena, la recriminación y la criminalización. Reconoce la realidad y anima a rentabilizarla explorando (y explotando) sus posibilidades.

Y los integrantes de la mesa -con matices-, coinciden. Barnaby Harrod, de la promotora Mercury Wheels, asume que nadie en su buen juicio rechaza ya ese cambio y cita un artículo de Damian Kulash , cantante de OK Go -paradigma de explotación en la red-, al recordar que el modelo discográfico, ése que se veía como inamovible, no tiene más de 50 años.

Rafa López, de Green Ufos, dice no haber conocido otro momento tan “desalentador”, pero al tiempo cuenta cómo los servicios de su empresa se centran cada vez más en los artistas, vendiendo a éstos opciones de comercialización en lugar de comercializar directamente el producto físico de su trabajo: el disco. Por su parte, Álvaro Rebollo, de la multinacional Sony, incide en la necesidad de un uso responsable de la promoción a través de redes sociales. Ya no vale el “te lo cuento todo pero no te escucho nada”.

Nada nuevo, en efecto. Esta mesa, o acaso esta actitud, llega tarde, pero aun así provoca un cierto estímulo. Lástima que sea con una pequeña reserva.

Fundación Autor, dependiente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), colabora con Monkey Week desde la pasada edición. La feria deja en sus manos la organización de una de sus jornadas de mesas redondas y ésta programa el tema que le parece oportuno con los invitados de su elección.

No se trataría ya de pedir, aunque hubiera estado bien, una sesión informativa sobre el estado y futuro de la entidad gestión de derechos de autor tras la sonada intervención judicial por apropiación indebida y fraude electoral. Pero una mesa redonda sobre el cambio de paradigma industrial está hoy a todas luces incompleta si no cuenta con un representante de ese otro modelo que, con todas sus variantes, representan el copyleft y las licencias Creative Commons. Me consta que a Fundación Autor se le ofreció esa opción, y que ésta, desaprovechando una vez más oportunidades de conciliación, la rechazó de manera categórica.

Lo peor de esa postura tan evocadora del por encima de mi cadáver puede ser, en efecto, que todo y todos pasan ya por encima de ti y tú ni te das cuenta.

Etiquetas: