Archivos para el tag ‘Monkey Week’

Monkey Week 2011: guía rápida

Blas Fernández | 28 de octubre de 2011 a las 8:48

Herman Düne, fotografiados por Estelle Hanania.

Por tercer año consecutivo, El Puerto de Santa María acoge desde hoy y hasta el próximo lunes una nueva edición del Monkey Week, punto de encuentro de la industria española de la música con complementaria vertiente festivalera.

Junto a conferencias, mesas redondas, talleres y expositores –la parte más profesional de la cita, ésa que sirve para realizar nuevos contactos y afianzar los ya existentes–, se hace visible una abigarrada propuesta de conciertos: más de un centenar de grupos y solistas toman al asalto la localidad gaditana a través de una abultada red de escenarios diseminados por plazas, teatros y bares.

Si en éstos se prodiga la oferta nacional, alternando bandas ya bien conocidas con otras de previsible proyección futura, en el escenario principal, el ubicado en el centenario Monasterio de la Victoria, podrá contemplarse desde mañana una variopinta programación quizás desprovista este año de potentes ganchos con anclaje en la actualidad, pero con algunos nombres que, cuanto menos, despiertan la curiosidad.

Puede ser el caso de Hawkwind, veterana y popular formación del space rock británico de los 70 que prolonga su discografía (bastante) más allá de sus celebrados logros iniciales. O el de Neneh Cherry, desde luego: la hija del trompetista de jazz Don Cherry, ex integrante de Rip Rig + Panic, sorprendió a medio mundo en 1989 con la frescura del fantástico Raw Like Sushi –vigoroso combinado de hip hop desprejuiciado y pop bailable–; mantuvo el tipo con el más oscuro Homebrew (1992) y alcanzó el éxito mainstream al lado de Youssou N’Dour (7 Seconds) justo antes de despeñarse por la pendiente de la vulgaridad AOR con Woman (1996). ¿Qué nos ofrecerá ahora en su retorno? Quién sabe… Bueno, algo se sabe. Por una vez desconfíen del programa de mano y de la web de la cantante: en origen, y pese a escarceos, sus similitudes estilísticas con el trip-hop, no digamos ya con con su sacrosanta trinidad –Massive Attack, Portishead y Tricky–, fueron nulas.

Si ambos ocuparán el monasterio el sábado –junto a Cápsula, Meneo y los gallegos Novedades Carminha–, el domingo lo harán los neoyorquinos Oneida –pesos pesados de la neopsicodelia con deriva progresiva–, los iconoclastas Chrome Hoof, el nacional Bigott –con nuevo disco bajo el brazo, The Orinal Soundtrack–, Holloys y Mugstar.

Por último, el lunes presenta otra velada de oferta diversa en la que conviven el ex integrante de The Posies Ken Stringfellow –que revisará junto a los locales Ledatres la banda sonora del musical, y posterior película, Hedwig & The Angry Inch–, el trío finlandés K-X-P, Zombie Zombie, los nacionales Sidonie –con disco recién publicado, El fluido García– y ese inefable, y siempre efectivo, grupo comandado por André y David-Ivar. O sea, Herman Düne y su pirueta sin red entre la iconoclastia y el clasicismo rock, como este mismo año volvía a demostrar su último y recomendable álbum, Strange Moosic.

Pero, como ya se ha apuntado, el listado de conciertos del Monkey Week dista de agotarse en el escenario del Monasterio de la Victoria. De hecho, son los numerosos showcases programados en bares y teatros los que, junto a las jornadas profesionales, confieren al encuentro su sello de identidad particular.

Entre los muchos grupos convocados se encuentran, por ejemplo, Mansilla y Los Espías –banda con la que el escritor y dramaturgo Fernando Mansilla da rienda suelta a su pasión por la literatura de baile; lunes 31 a las 19:00 en El niño perdío–; los veteranos y contundentes Los Marañones –sábado 29 a las 17:00 en la Bodega del Club de Rugby–; el barcelonés Guillamino –también el sábado, a las 19:00 en El cielo de la Cayetana–; los muy crudos Discos Las Palmeras! –con citas el sábado, a las 18:00 en la Bodega del Club de Rugby, y el domingo 30, a las 17:00 en el Teatro Pedro Muñoz Seca–; y Cuzo, actual proyecto del ex 12Twelve Jaume L. Pantaleón –el lunes a las 13:00 en el Pedro Muñoz Seca–.

En el mismo apartado se incluye esa inicialmente anunciada actuación sorpresa “de un grupo nacional con mucho tirón”, programada para el domingo a las 20:00 en La Pontona, y que en pocas jornadas pasó del secreto a voces a la confirmación oficial: será Amaral en acústico, aunque dadas las reducidas dimesiones del espacio elegido, avisa la organización, tendrán preferencia en el acceso los profesionale acreditados. Que no se enfaden los seguidores del dúo zaragozano: al fin y al cabo, bajo la punta del iceberg público se oculta la auténtica envergadura del Monkey Week, que no es otra que esa ya aludida actividad profesional.

Etiquetas:

Monkey Week: nos vemos en 2011

Blas Fernández | 12 de octubre de 2010 a las 18:47

En la imagen, Pájaro Jack.

En la imagen, Pájaro Jack.

La segunda edición del Monkey Week, Muestra Internacional de la Música Independiente, echó anoche el cierre en el Monasterio de la Victoria de El Puerto de Santa María con la tercera y última ronda de conciertos nocturnos, un cartel que, entre otros, contemplaba el retorno de The Buzzcocks o la siempre agradecida presencia de Triángulo de Amor Bizarro. Leer el resto del artículo »

Entre el ‘Monkey Week’ y el ‘Monkey Wet’

Blas Fernández | 12 de octubre de 2010 a las 0:16

Aspecto de la Plaza de Alfonso X durante la actuación e Tannhäuser el domingo.

Aspecto de la Plaza de Alfonso X durante la actuación de Tannhäuser el domingo.

La lluvia volvió a ser molesta protagonista en la segunda jornada grande del Monkey Week, la del domingo, en El Puerto de Santa María. Esta vez respetó los conciertos nocturnos en el Monasterio de la Victoria, que tras horas de incertidumbre pudieron celebrarse finalmente sin contratiempos, pero impidió dos de las actuaciones programadas en el otro escenario al aire libre, el de la Plaza de Alfonso X. Leer el resto del artículo »

Etiquetas:

Mono pasado por agua

Blas Fernández | 11 de octubre de 2010 a las 11:14

Andrew Bird, antes de la tormenta. / Foto: Fito Carreto

Andrew Bird, antes de la tormenta. / Foto: Fito Carreto

Las peores previsiones se cumplieron y la primera noche de conciertos en el Monkey Week, el pasado sábado, quedó truncada por la lluvia. Tras una tarde de chaparrones ocasionales, que no impidieron las actuaciones previstas en el escenario de la Plaza Alfonso X, donde entre otros tocaron los malagueños Santos de Goma, los sevillanos Trisfe y los dos primeros grupos finalistas en el Concurso Desencaja, Lovely Rita y Mañana, el Monasterio de la Victoria, escenario principal del festival, registraba una buena entrada de público predispuesto a disfrutar de un cartel variopinto, capaz de de acoger propuestas tan dispares entre sí como la del norteamericano Andrew Bird o los alemanes Faust. Leer el resto del artículo »

Etiquetas:

El mono mira al cielo

Blas Fernández | 9 de octubre de 2010 a las 18:25

Ainara Legardón, durante su concierto en el Teatro Pedro Muñoz Seca.

Ainara Legardón, durante su concierto en el Teatro Pedro Muñoz Seca.

Con la lluvia amenazando la celebración de los conciertos programados hoy en los escenarios al aire libre, el Monkey Week, Muestra Internacional de Música Independiente, ha vuelto a convertir a la localidad gaditana de El Puerto de Santa María, por segundo año consecutivo, en epicentro de la industria musical española.

Leer el resto del artículo »

Etiquetas:

Monkey’s way

Blas Fernández | 8 de octubre de 2010 a las 7:22

cupon_blog

Muchas de las ediciones en vinilo de las novedades de sellos independientes incluyen un cupón para la descarga gratuita en formato digital de esas mismas canciones por las que ya hemos pagado. Este hecho puede entenderse como una manera de agradecer el gesto -el de pagar, claro- o, también, como el reconocimiento, otro más, de la evidente transformación que hace años experimentó el hábito de escuchar música: incluso el partidario de levantarse del sillón para darle la vuelta al vetusto e incombustible LP escucha, en uno u otro momento, música comprimida (otros, me temo, sólo lo hacen ya en ese formato).

Algunos de estos cupones apelan, sin embargo, a la buena voluntad del comprador, aconsejándole encarecidamente que ruegue a sus amigos que se abstengan de realizar copias y adquieran las suyas propias (como si la realización de copias comprimidas no fuera, en última instancia, otro medio de promoción).

Pienso que este detalle ejemplifica bien el estado de confusión, cuando no de zozobra, que desde hace ya mucho atraviesa la industria discográfica: por un lado, se asume la digitalización del contenido como un hecho inevitable; por el otro, se rechaza lo obvio, que una vez digitalizado, éste fluye de manera incontrolable, libre.

La primera edición del Monkey Week, el pasado año, resultó ser un rico escaparate de las diversas posturas por parte de la industria en torno a esta realidad, dando asiento en sus mesas redondas tanto a partidarios del copyleft y las licencias Creative Commons -en resumidas cuentas, las que permiten y potencian la circulación de copias a través de la red- como a integrantes del lobby de los derechos de autor, ése que se ha demostrado tan capaz de modelar la legislación vigente según sus propios intereses.

La cuestión, de tan candente, resultó hegemónica, y no hubo en la práctica convocatoria en la agenda del encuentro, oficial o informal, que no la abordase desde una u otra perspectiva. Predominaron, eso sí, los lamentos frente a las propuestas de posibles soluciones al mantenimiento del negocio, a no ser las que propugnaban medidas tan expeditivas como absurdas (si necesita más información al respecto consulte la Ley Sinde).

Pero la cuestión hoy, como ayer, es si ese negocio, al menos tal como lo conocíamos hasta hace unos años, es sostenible; si vale la pena seguir mareando la perdiz, enredándose con compañeros de viaje bajo sospecha, o aprovechar el tiempo y el esfuerzo para construir salidas imaginativas e inéditas.

Las discográficas independientes, en no pocas ocasiones fruto del puro amor por la música, pero no por ello menos conscientes de su papel como industria, saben mucho de lo uno y de lo otro, de esfuerzo y de imaginación. Convencido de tal extremo, uno no pierde la esperanza de descubrir posturas y propuestas sensatas, comedidas, entre la más que previsible llamada a las armas por parte de alguna de las entidades colaboradoras de este encuentro.

En la era de la economía de la atención, la inteligencia en la exposición del producto es la clave del negocio, y el Monkey Week que hoy comienza, a su manera, es el mejor expositor del que disponemos. Que sea por muchos años. Y que nos cunda.

Etiquetas:

El estado de la cosa ‘indie’

Blas Fernández | 7 de octubre de 2010 a las 7:11

En la imagen, Kid Koala.

En la imagen, Kid Koala.

Entienda indie no como un difuso género musical, sino como apócope de independiente; imagine una reunión de representantes de la industria musical nacional adscritos, a conciencia o a regañadientes, a ese epígrafe –músicos, disqueros, promotores, managers, técnicos, periodistas, críticos…– y, a partir de ahí, tendrá al menos un punto de partida para entender la naturaleza, filosofía y objetivos del Monkey Week.

Leer el resto del artículo »

Etiquetas:

Un mono que ve, oye y habla

Blas Fernández | 14 de octubre de 2009 a las 10:39

Pony Bravo, durante su concierto en el Monkey Week.

Pony Bravo, durante su concierto en el Monkey Week.

El Monkey Week, Escaparate Internacional de la Música Independiente, convocó en el apartado de mesas redondas durante su última jornada, el pasado lunes 12, a responsables de algunos de los más populares festivales del país. Con anterioridad, fue precisamente uno de ellos, Alberto Guijarro, director del barcelonés Primavera Sound, el encargado de abrir el día con una conferencia en torno a las nuevas líneas editoriales de la producción de eventos musicales.

Leer el resto del artículo »

Etiquetas:

Cuando el productor era la estrella

Blas Fernández | 13 de octubre de 2009 a las 17:01

Un rico anecdotario y una serie específica de cuestiones candentes convirtieron el pasado sábado 10 la mesa redonda De las grandes producciones a la revolución del home studio en una de las más interesantes y divertidas de las muchas que el Monkey Week, Escaparate Internacional de la Música Independiente, convocó en El Puerto de Santa María.

Leer el resto del artículo »

Conciertos en la calle; desconcierto en la industria

Blas Fernández | 10 de octubre de 2009 a las 17:02

El grupo de Úbeda Guadalupe Plata, en la Plaza Alfonso X El Sabio.

El grupo de Úbeda Guadalupe Plata, en la Plaza Alfonso X El Sabio.

Con el Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca convertido en epicentro de la actividad profesional, la primera edición del Monkey Week, Escaparate Internacional de la Música Independiente, comenzó su andadura el pasado viernes en El Puerto de Santa María en medio de una atmósfera general de euforia. No es para menos: conseguir convocar en un foro de discusión a buena parte del sector, tradicionalmente disperso, para debatir en torno a sus problemas y oportunidades de negocio parece ya en sí mismo un éxito.

Sin embargo, lo que mesas redondas y ponencias desvelan hasta el momento no es sino el estado de desconcierto en que se encuentra sumida la industria de la música y, en particular, la industria discográfica. Con las descargas de internet como omnipresente caballo de batalla, el viejo orden se enroca en la defensa del modelo tradicional al tiempo que busca, incluso con cierta desesperación, vías de ingresos alternativas.

“Si las televisiones pagan por emitir una serie, ¿por que no van a pagar las radios por emitir nuestra música?”. Tan surrealista propuesta llegó a oírse hoy durante la presentación de las conclusiones de la junta directiva de la Unión Fonográfica Independiente (UFI), que en la actualidad agrupa a una quincena de sellos nacionales con una cuota de mercado en torno al 20%.

La UFI, no obstante, puede presumir de algunos logros, y no sólo porque esa cuota se haya doblado en los últimos cinco años, sino porque la presencia de producciones independientes en ese mismo mercado resulta cada vez más visible, por ejemplo, a través de la lista de ventas de Asociación Fonográfica y Videográfica Española (Afyve). “Ellos venden menos y nosotros lo mismo”, apunta Fernando Rosado, de la discográfica Karonte, en referencia a las cuatro multinacionales que controlan el 80% del negocio.

Rosado resalta que ha sido la unión entre sellos la que ha logrado acabar con ciertas prácticas a todas luces injustas, como la liquidación de derechos a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Mientras que las multinacionales lo hacían sobre copia vendida, las independientes pagaban por copia fabricada, una fórmula en principio ya erradicada.

Queda, en cualquier caso, un largo camino por delante. Rosado vuelve a poner como ejemplo a SGAE y a su singular sistema de reparto de los derechos recaudados, que se realiza mediante el uso de baremos de consumo –fundamentalmente estudios de mercado en el ámbito mainstream– que dejan al margen al producto independiente. “Lo que generamos no vuelve a nosotros”, señala.

Otra vieja petición, la promulgación de una Ley de la Música que, entre otras cuestiones, reconozca a las independientes como pymes, resulta a corto plazo irrealizable. “El Gobierno lo descarta para esta legislatura”, asegura Miguel Ángel Sancho, del sello Discmedi, argumentando que dicha ley tendría que regular las descargas de internet, pero para el gabinete de Zapatero “los internautas suponen tres millones de votos”.

Al margen de los foros de discusión, en los que está bien presente el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) animando a productores y promotores a dar el salto internacional, el gran aliciente del Monkey Week reside en esos 96 conciertos, gratuitos o de pago, programados en diversos puntos de la localidad gaditana, y que ya han deparado algunos momentos mágicos –una Marina Gallardo en notable crecimiento como músico; unos Úrsula en estado de gracia…– y alguna situación incomprensible. Esta última se vivió ayer en el Monasterio de la Victoria, escenario por el que desfilaron con notable éxito, entre otros, Silver Apples, Wire y Paco Loco Trío. A las tres de la madrugada, la Policía Municipal entraba en el recinto y conminaba a la organización a cortar por haber excedido el límite horario. Y eso que el Ayuntamiento del Puerto figura como patrocinador oficial del evento.

Etiquetas: ,