Archivos para el tag ‘Pájaro Jack’

“Van saliendo nuevos grupos que hacen más o menos lo mismo, pero con otras caras”

Blas Fernández | 24 de febrero de 2017 a las 5:00

chinarro_1“Son grandes músicos, muy jóvenes, y me contagian su energía”, dice Antonio Luque, Sr. Chinarro, de la banda que ahora lo acompaña -el guitarrista Jaime Beltrán y el baterista Mario Fernández, del grupo granadino Pájaro Jack, y el bajista Mario Rodríguez-, el mismo grupo con el que grabó su décimo sexto álbum, El progreso (2016), producido por J (Los Planetas), y con el que este sábado actúa en el Teatro de Triana.

-¿Cuánto hace que no ofrece en Sevilla un concierto al uso?

-Pues no lo sé. Hace ya tiempo que no hago distinción de dónde estoy tocando… El año pasado tocamos en un evento publicitario o algo así, en el Muelle de Nueva York, frente a la antigua Fábrica de Tabacos. Fue en verano y hacía muchísimo calor. Y en el nuestro hizo menos, pero en el de Christina Rosenvinge, que fue el siguiente, creo… Casi se tuvo que ir al hospital. Esa genética del norte no aguanta.

-Sigue y déjate de hablar / De principios y finales / La historia no está ni bien ni mal / Son sólo efectos especiales. ¿Qué hay de autobiográfico en la canción que abre El progreso?

-Bueno… Todas las canciones tienen algo de autobiográfico, lo que pasa es que hay que fantasear un poco intentando montar una historia que se cierre en la propia canción. Luego la gente no sabe qué es ficción y qué realidad, pero esa frontera hace tiempo que dejó de tener sentido para mí.

-¿Toleramos mal la veteranía en el pop?

-Recuerdo cuando era un chaval y la profesora de francés nos ponía a Georges Moustaki. Yo pensaba “¿A mí qué me importa este tío con el pelo blanco?”. Ahora me veo en esas fotos en las que tengo el pelo largo y con canas y me digo “¿Por qué yo? ¿Por qué tengo que parecerme yo a Moustaki?”. Bueno, igual es que sus canciones también eran un poco rollo. No lo sé, porque no he vuelto a escucharlas. Creo que haciendo buenas canciones que transmitan vitalidad o ideas como nosotros podemos y todo ese rollo, la gente joven, que es la que va a los conciertos, las va a recibir bien sea cual sea el aspecto del cantante o del bajista o del baterista. Aunque, claro, hay que hacer buenas canciones. En realidad, la veteranía debería ayudar a eso, pero hay que contar también con la inspiración, que puede llegarle igual a un chaval de 20 años. Como dijo Dean Wareham en su libro Black Postcards, ningún tonto está libre de hacer un hit de vez en cuando. Se trata de que te salga alguno e ir tirando con eso.

-Pero es evidente que existe un cierto sector de público, y no necesariamente joven, que se pone en guardia ante el músico con una discografía amplia. Como preguntándose “¿Éste todavía sigue?”.

-Claro, siempre se quieren novedades. De todo se cansa uno. Van saliendo nuevos grupos que hacen más o menos lo mismo, pero con otras caras. Igual pasa con las actualizaciones de los teléfonos, que son más o menos los mismos, pero uno tiene la sensación de que… No sé… ¿Por qué la gente se deshace del iPhone 6 para pillarse el 7? “Es que es nuevo”. Pues así pasa con los grupos. Pero, insisto, por mucho que un grupo lleve 20 discos, si el vigésimo primero tiene calidad y varios hits, a la gente le va a gustar.

-Otro fenómeno observable en músicos, como usted, de larga trayectoria: llegados a cierto punto, recurren al molde, al canon, al patrón. En La fiebre del oro tiene un aire western; en Maravilla, el ritmo es de batucada… Y no es el primer álbum suyo en que esto ocurre…

-Pues concretamente la batucada en Maravilla y el aire Morricone en La fiebre del oro no son ideas mías, sino aportaciones de la gente con las que grabé el disco. Cuando entro en un estudio de grabación, si no siento que van a pasar cosas que no están previstas, que va a haber algo de diversión e improvisación, entonces no me interesa grabar. Para eso mejor grabar en directo y ya está. No me gusta entrar en el estudio con ese aire de solemnidad de “vamos a hacer algo grande”. No, yo quiero divertirme un poco. Cuando J sugirió meter lo de Morricone, me pareció divertido y, además, pegaba con la letra. Igual con el baterista, que había hecho cosas de música brasileña. Pensó que ese ritmo encajaba y a todos nos pareció divertido. En la música hay muchos patrones que puedes seguir. A mí me interesa la recombinación, sin llegar a hablar, por supuesto, de fusión y ese tipo de cosas. Sobre todo si uno se puede divertir.

-Quizás también sea una manera de cambiar, de hacer algo que, después de 16 discos, aún no haya hecho.

-Sí, pero de verdad que eso no me preocupa. Ahora estoy escribiendo canciones nuevas y lo que quiero es que suenen a Chinarro. No se trata de reinventarse al estilo de Madonna haciendo ahora un disco de techno y al siguiente otro de country. Entre otras cosas, porque para eso hace falta gente más capacitada que yo, que no tengo tantos recursos. Pero de pronto puede llegar el baterista nuevo y meter ese ritmo de batucada. Y queda bien y lo acepto. Hace tres discos, Babieca también tenía acordes con aires un poco brasileños. Jordi [Gil] ya le puso a San Antonio cierto aire bossa… Me parecía coherente dentro del historial de canciones de Chinarro. En el fondo, vas haciendo discos y ves que es bonito cómo se han ido integrando otras posibilidades que no son aquellas del noise-pop de los 90. Pero, vaya, tengo claro que por mi tono de voz, por mi manera de ser y por mi impronta metafísica, que diría alguno, lo que me queda mejor son las canciones con aire taciturno y un poco tristes.

chinarro_2

-En el disco se acredita a J la letra de El progreso. Creo que, versiones aparte, nunca había cantado en un álbum propio un texto que no fuera suyo…

-Bueno, esto es una frikada que casi no merece la pena recordar, pero en el primer disco, la versión de New Order [Leave Me Alone] tiene una letra distinta a la original, que escribió Jesús Llorente. Pero más allá de eso, creo que no. Respecto a El progreso… J tenía una idea musical y yo escribí una letra, pero no la terminé. Así que lo hizo él y yo cambié parte de la música. La letra es de los dos y creo que se ve claramente cuáles son sus frases y cuáles las mías, así que no lo voy a decir.

-En esa misma canción colabora Soleá Morente. ¿Cómo surgió esa posibilidad?

-Lo sugirió J mientras grabábamos. Creo que ha quedado muy bien, pero ahora el problema viene cuando tengo que cantarla en directo haciendo los dos papeles… No es fácil, no. Lo que hace Soleá no lo hace cualquiera.

-Ha tenido la oportunidad de trabajar con padre e hija. Con Enrique lo hizo en El rito, del disco El fuego amigo.

-Eso es un honor. En fin, no voy a descubrir yo a estas alturas quién era Enrique Morente.

-Hay una hermosa canción en El progreso, La ciudad provisional, en la que narra un viaje desde la ciudad en la que vive, Málaga, a esa otra en la que nació y creció. ¿Es una declaración de amor a Sevilla?

-Sí, de amor-odio. La verdad es que echo de menos Sevilla. Cualquier día hago la desbandá, pero de vuelta. Aunque el calor… Hace mucho calor. Se me baja la tensión y me pongo de muy mal humor. Fíjate lo que le pasó a Christina Rosenvinge… Bueno, en realidad siempre estoy de un lado a otro, así que no estoy en ninguno.

-El progreso resulta un disco particularmente calmado. ¿Responde eso a un estado de ánimo concreto?

-Entre el productor y nosotros decidimos darle ese aire taciturno que, como decía antes, es el de Chinarro. Cada disco sale como sale porque se hace en un momento concreto y con unas sensaciones concretas. Y además, también una vez más, coincidió con un cambio de banda justo antes de entrar a grabarlo. Con ellos ya he hecho un montón de conciertos y tenemos otra dinámica de trabajo que no existía cuando grabamos el disco y que va a dar otros frutos. De hecho, ya hemos grabado algunas canciones nuevas.

-El potro de tortura es parte de la diversión / La vida no es tan dura / Déjate de inquisiciones que no van contigo / Levántate el castigo. ¿Nos castigamos en exceso?

-Todo el rato, sin lugar a dudas. Y los que tenemos hijos lo sabemos bien. Ya vemos para qué sirve el sistema educativo y por qué se pelean tanto los políticos sobre la educación: porque no es educación, es castración. Se trata de tener a todo el mundo acojonado todo el tiempo. Y es difícil romper esa barrera y sentirse un poco libre. Vivimos en una sociedad en la que a poco que saques los pies del tiesto ya te tildan de loco. Y hay muchas cosas en juego.

-Han pasado ya cinco años desde su novela Exitus. ¿Está escribiendo?

-No, ya no voy a escribir más hasta que no tenga ganas de hacer conciertos. Mientras tenga ganas de ir con la guitarra por ahí… Un disco llega a mucha más gente, lo puedes poner en el spoti mientras friegas el suelo o te peinas. Eso no lo puedes hacer con un libro. Y luego… Se escucha más música que libros se leen. Aquí y en cualquier parte del mundo. Teniendo la capacidad de hacer las dos cosas, de momento elijo la música. Cuando ya sea un señor decrépito, si es que llego, cuando se me caiga el pelo o me vea ridículo con la guitarra, pues ya me pondré. En realidad, tenía una idea para una segunda novela, pero me pareció que eso me iba a tener concentrado durante un año y pico. Y un disco me permite hacer conciertos y tener mejores ingresos que escribiendo una novela, vaya. Te pegas un año y pico y te vuelves loco: empiezas a vivir la vida de tus personajes y abandonas la tuya por completo. Lo cual es muy liberador… Pero, por otro lado, abandonas el grupo. Eso explica el lapso de tiempo que hubo entre Ronroneando y Presidente. Tres años. Fue por la novela. Creo que me hubiera ido mejor haciendo más discos con aquella banda, pero bueno, me pegué el vacile de poder escribir una novela, que no tuvo malas críticas ni vendió mal tampoco.

Sr. Chinarro presenta El progreso este sábado a las 21:00 en el Teatro de Triana (Condes de Bustillo, 17). Grupo telonero: The Royal Landscaping Society. Entradas anticipadas a 12 euros.

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 43)

Blas Fernández | 14 de enero de 2016 a las 5:00

bowie_lvp

En esta nueva entrega del podcast íbamos a celebrar la excelencia del nuevo álbum de David Bowie, Blackstar, sin sospechar siquiera, y pese a las pistas, que el telón estaba a punto de bajar para él por última vez. Tras la muerte del músico, anunciada el pasado lunes 11, el disco cobra un nuevo significado y la celebración se convierte en duelo. Pero la vida sigue. Indisociable de ella, también la música.

Celebrémoslo pues con conciertos -Luis Brea y El Miedo, Hidalgo, Blam de Lam, MOR…-, avances de discos por llegar -Delbosque, Remate, All La Glory, San Jerónimo…- y nuevas ediciones -David Cordero, Pájaro Jack, Grupo de Expertos Solynieve…-. ¡Y que no pare la música!

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Luis Brea y El Miedo: Parchís

2.-Hidalgo: Mi colección

3.-Blam de Lam: Cadáver

4.-Delbosque: Canción para odiarte

5.-David Bowie: ‘Tis a Pity She Was a Whore

6.-David Bowie: Sue (Or In a Season of Crime)

7.-Remate: Marica y drogadicto

8.-David Cordero: La Casería (San Fernando)

9.-San Jerónimo: Piscinas

10.-MOR: Bye, Bye, Earth

11.-Pájaro Jack: Salvador Sánchez

12.-Grupo de Expertos Solynieve: Curro Romero

13.-All La Glory: Can’t Take My Eyes Off You

Antonio Arias: “Decía Morente que hay que grabar discos para diez años después”

Blas Fernández | 6 de mayo de 2015 a las 5:00

Foto: Concha Laverán

Foto: Concha Laverán

La reedición ampliada en 2013 de Hipnosis, primer álbum de Lagartija Nick, publicado originalmente en 1991, no sólo cerró el ciclo de recuperación de la contundente trilogía discográfica con que la banda granadina irrumpió en la escena del rock español –la misma operación se había llevado previamente a cabo con Inercia (1992) y Su (1995)–; también propició el reencuentro sobre los escenarios del cuarteto original –Antonio Arias (bajo y voz), Éric Jiménez (batería), Juan Codorniú y Miguel Ángel Rodríguez Pareja (guitarras)– en lo que entonces se preveía una corta gira destinada a celebrar aquel rescate. Sin embargo, dos años después la máquina sigue en marcha. “Desde la reedición –dice Arias– hacemos una media de dos conciertos al mes. Y nos siguen llamando. Siempre nos hemos llevado bien y además vemos que la cosa sigue sonando real y expresiva. Así que decidimos continuar con la gira. Lo que se impone ahora es grabar algo nuevo este verano, aunque sea un epé. Por lo menos, para que no sea siempre el mismo concierto”.

Y, de hecho, no lo es. Lo que comenzó como una ceremonia centrada en la interpretación íntegra de aquel emblemático título ha terminado por expandir, generosamente, su repertorio. “Hay once discos de Lagartija para tocar, aunque principalmente llegamos hasta Omega“, apunta Arias citando aquel otro memorable trabajo junto al desaparecido cantaor Enrique Morente, el célebre disco que, entre otras tantas cosas, señaló el punto de disolución de la formación original. “Todo fue muy rápido –recuerda–, y quizás eso nos marcó y nos mató al mismo tiempo: éramos incapaces de parar la máquina. Pero la cosa iba volando y había que hacerlo en ese momento, aun a costa de que nuestra salud mental se deteriorara rápidamente”.

Arias siguió al frente de sucesivas reencarnaciones de Lagartija Nick hasta alcanzar esa plusmarca de once álbumes; Éric alternó su rol como baterista en Los Planetas con otras aventuras y, posteriormente, se reintegró en el proyecto; Codorniú se enroló en Matilda y, con algo más de calma, se lo tomó Pareja, colaborador hoy en Lullaby. “El contacto siempre se ha mantenido y la relación ha sido cordial –afirma–. Los músicos de Granada, de lo poco que tenemos, es nuestro corporativismo. Bueno, algunos músicos de los 80 siguen mostrando una ira irreconciliable, que era algo muy de la época. No te vuelvo a hablar en la vida… Y ahí siguen, sin hablarme por algo que pasaría algún día y de lo que yo, ya, ni me acuerdo”.

Sí recuerdan los seguidores de la época –y los de posteriores generaciones, sumados sin pausa con el paso de los años– el carácter gozosamente indómito de aquella reivindicada trilogía, tan rabiosa en su electrizante sonido como premeditada en la carga de profundidad de sus textos. “En el libro de Nando Cruz, que estoy leyendo ahora –dice Arias en referencia a Pequeño circo. Historia oral del indie en España–, está muy bien explicada esa génesis heterogénea de grupos que intentaban conocerse y crear una nueva escena independiente, con más motivación que poderío económico. Algo de eso sobrevive en el sonido, esa expresividad, esas ganas de acercarse a la gente, esa vitalidad, con casi todas las canciones en tonos mayores. Eso les da mucha alegría… Quizás las letras de Hipnosis no han envejecido tan bien. En las de Inercia y Su el collage ya no se define, así que sirven para cualquier época de la vida. Pero el sonido… El sonido me sigue gustando mucho. El germen de los discos de Lagartija fue ponerse en contra de algo que eran tan normal entonces: buscar la multi [multinacional] y Los 40 [Principales]. Y eso sigue vivo en aquellos discos, muy salvajes, que además fueron el origen del trabajo con Enrique Morente”.

Sin rastro aparente de acritud, Arias define la creación de Lagartija Nick como “un golpe de estado contra 091″. Así resume su marcha de aquella otra recordada formación granadina en busca no sólo de nuevos horizontes, también de otra manera de hacer en la que el cambio se convierte en requisito indispensable para mantener el movimiento. “Fue una lucha por defender un sonido –afirma–. En algunos conciertos casi que podíamos parecer los Ramones de Graná, pero al mismo tiempo éramos el germen de lo que vino después. Algo que hicimos bien fue alentar a otras generaciones. No era sólo por nosotros. Ahí también entra, por ejemplo, el hecho de producir el primer epé de Los Planetas. Era una manera de no enquistarse, de hacer de bisagra. Se creó un vínculo de por vida: algo veríamos entre nosotros que era real”.

Foto: Concha Laverán

Foto: Concha Laverán

El vínculo se mantiene. Aquella constelación granaína protagoniza todavía hoy una red de colaboraciones de sobra conocida, concretada en proyectos conjuntos como Los Evangelistas y proclive a la intervención de unos en los discos de otros. Sin ir más lejos, varios integrantes de Los Planetas participaron en la gestación de Multiverso (2009) y Multiverso II. De la soleá de la ciencia a la física de la inmortalidad (2013), los dos discos firmados hasta la fecha en solitario por Antonio Arias, esplendorosas colecciones de adaptaciones de poesía científica –el interés de Arias por la astronomía y el espacio viene de lejos– que acaban de ser reeditadas conjuntamente en un doble vinilo de edición limitada. Una nueva oportunidad de redescubrir sendos títulos, quizás lastrados en su proyección por la modestia de las ediciones originales; quizás también, al cabo de los años, tan celebrados como los de Lagartija Nick. “Hay proyectos que tienen que vivir al margen de todo eso -reflexiona Arias-. En primer lugar, por una cuestión temporal: si tienes la oportunidad de trabajar con un poeta como David Jou, como ocurrió en Multiverso II, es ahora, no luego, intentando convencer a alguna compañía. Con Los Evangelistas podemos trabajar con Sony, pues sin problemas. Pero hay otros proyectos que sabes que podrían tenerte paseando por pasillos eternamente. Hay discos que necesitan dar una vuelta muy grande para llegar a su público, piden vida y coger aliento. Tienen esa promoción retardada, pero también bastante eficaz, que da la convicción. Decía Enrique [Morente] que hay que grabar discos para diez años después”.

La golosa edición en vinilo incluye además la descarga digital de cuatro cortes inéditos, más que probable avance de un futuro Multiverso III. “En principio era sólo eso, un apoyo al doble vinilo, cuatro canciones nuevas, pero Multiverso fue muy pop y Multiverso II podía recordar más al sonido de Los Evangelistas producidos por Martin Glover… Así que el tercero podría ser una manera de unir esas dos corrientes, sin perder nunca esa expresividad pop ni siendo tan oscuro como el segundo. Además, hace poco ha llegado a mis manos un poema de ciencia-ficción de los años 50 que es fantástico… Multiverso supone para mí una manera de seguir explorando la nueva poesía”.

Lector constante de poemas, como su maestro Morente, saca Arias a colación el reciente Voces del extremo, de Niño de Elche, con textos de autores adscritos al encuentro homónimo. “Me ha gustado mucho lo que ha hecho, esa especie de trascendencia de la poesía de la experiencia que llaman poesía de la conciencia -explica-. Hay textos un poco chunguelas y echo de menos más cantaor, más voz, porque es un tío que canta tan bien, que tiene una voz tan vieja… Al final del disco incluso hay cosas que me recuerdan un poco a Omega, y eso hace que me guste todavía más. Es un disco que incluso me reconcilia con Pony Bravo, a los que creo que había trivializado un poco. Me gusta seguir ahondando en nuevas formas poéticas y en gente joven, gente como Rafael Espejo, al que no se nombra tanto pero que es genial. Hay por ahí unos talentos tremendos”.

Entre los talentos musicales locales señala Arias a Pájaro Jack. “Jaime Beltrán -recuerda del cantante y guitarrista de la banda granadina- fue asistente de ingeniero de sonido en Multiverso. Es un tipo técnicamente muy capaz. Es lo que tienen las nuevas generaciones, que vienen muy preparadas, y lo que les falta lo pillan en Internet. Quién lo hubiera pillado entonces, eh, cuando leías libros antiguos que te hablaban de aquella canción… Ahora lo tienes todo en Deezer o Spotify, y eso es maravilloso”.

Lagartija Nick actúa el próximo viernes 8 en la Sala X de Sevilla (c/José Díaz, 7).

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 27)

Blas Fernández | 26 de marzo de 2015 a las 5:00

strange_fruit_lvp
Arranca la nueva entrega de El Podcast de La Ventana Pop con un repaso al recomendable libro firmado por el periodista Nando Cruz en torno al indie español de los 90, Pequeño circo, un extenso volumen publicado por Editorial Contra que también repara en algunos precedentes de aquella escena. A propósito, suenan Cancer Moon, Lagartija Nick, Strange Fruit y El Grupo de Expertos Solynieve.

Desde Almería llegan Proyecto Solaz -con un invitado ciertamente peculiar…-; desde Huelva, The Strangers. Seguimos escuchando los nuevos trabajos de Santacruz, Guadalupe Plata y Pájaro Jack, estos últimos con presentación inminente de Vuelve el bien (partes I y II) en su Granada natal.

Más conciertos: Suomo en la Sala X de Sevilla, Lost Twin en el Lapsus Festival de Barcelona, The Jayhawks en Sevilla y Granada… Y aún queda tiempo para revisar el sorprendente nuevo álbum del tinerfeño Diego Hdez, Autotrophic Music.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

 

scannerfm_560

Tracklist

1.-Cancer Moon: Tell Me The Secret

2.-Lagartija Nick: Déjalos sangrar

3.-Strange Fruit: Eternal

4.-Grupo de Expertos Solynieve: Colinas bermejas

5.-Proyecto Solaz: Sí a los chiringuitos

6.-The Strangers: Red

7.-Santacruz: Planta noble

8.-Guadalupe Plata: Hueso de gato negro

9.-Pájaro Jack: Ángeles

10.-Suomo: Pheromone

11.-Lost Twin: Coda

12.-Diego Hdez: Come The Summer

13.-Diego Hdez: Heisenberg

14.-The Hayhawks: Hey Mr. Man

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 24)

Blas Fernández | 12 de febrero de 2015 a las 5:00

arias_blog_LVP

En esta ocasión, El Podcast de La Ventana Pop llega cargado de avances de discos andaluces con fecha de publicación inminente. En ésas están Antonio Arias -que recupera en doble vinilo sus dos títulos en solitario y presenta canciones nuevas-, Guadalupe Plata, Grupo de Expertos Solynieve, Pájaro Jack, Combray y Aurora. Celebramos también la edición física del primer trabajo de Suomo, los directos de Royal Mail y dos estrenos en largo tan distintos como recomendables: el de la norteamericana Natalie Prass y el de los mallorquines Astrolabio.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Guadalupe Plata: Calle 24

2.-Grupo de Expertos Solynieve: Sin moscas

3.-Antonio Arias: Sol de agua

4.-Antonio Arias: Limbo soviético

5.-Suomo: El valle del Jerte

6.-Aurora: Tuk Tuk

7.-Aurora: Algo tan sólido

8.-Pájaro Jack: Vuelvo en mí

9.-Pájaro Jack: Ecos

10.-Royal Mail: How Could I Ludwig?

11.-Combray: Boira

12.-Natalie Prass: My Baby Don’t Understand Me

13.-Natalie Prass: Christy

14.-Astrolabio: Extraña radiación

15.-Astrolabio: Subterráneos

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 14)

Blas Fernández | 25 de septiembre de 2014 a las 5:00

Antonio Luque, flanqueado por Jordi Gil, Javi Vega y Pablo Cabra. / Foto: Paco Guerrero

Antonio Luque, flanqueado por Jordi Gil, Javi Vega y Pablo Cabra. / Foto: Paco Guerrero

El Podcast de La Ventana Pop abre en esta ocasión con un avance del inminente nuevo disco de Sr. Chinarro, Perspectiva caballera, en el que Antonio Luque vuelve a reunir a una de sus formaciones más celebradas. Lo pone además en circulación con su propio sello, que incluye guiño a las añoradas Vainica Doble. Y algo del espíritu de aquellas parece flotar en Los Caramelos, la misteriosa banda de Charlie Mysterio, que vuelve a la carga tras más de una década de silencio.

Seguimos revisando el cartel del Monkey Week -que incluye a Suomo, Natisú, Pony Bravo, Miraflores y Holy Fuck- y el disco en homenaje a The Church -suenan Midi Puro y José Lanot-. Por último, algunos apuntes de conciertos con Pájaro Jack y Sam Roberts Band.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

1.-Sr. Chinarro: Mi sapo

2.-Sr. Chinarro: Famélicos famosos

3.-Vainica Doble: Ay, quién fuera a Hawai

4.-Los Caramelos: Pam Pam!

5.-Los Caramelos: La chica del 600 blanco

6.-Suomo: Suddenly

7.-Natisú: Cuerpo al mar

8.-Pony Bravo: Zambra de Guantánamo

9.-Miraflores: Brand New Tornado

10.-Holy Fuck: Silva & Grimes

11.-Midi Puro: Bel Air

12.-Jose Lanot: Secret Corners

13.-Pájaro Jack: Volveréis a por mí

14.-Sam Roberts Band: The Hands of Love

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 9)

Blas Fernández | 15 de mayo de 2014 a las 5:00

chencho_blog
El Podcast de La Ventana Pop
arranca en esta ocasión con el avance de Dadá estuvo aquí, álbum de Chencho Fernández con el que se estrena Fun Club Records, división discográfica de la veterana sala de conciertos sevillana. Suenan Pájaro Jack, párticipes en el Granada Family Festival, y Lost Twin, uno de los protagonistas de A Place Apart, singular iniciativa en directo con seguimiento en streaming.

Escuchamos el nuevo álbum de Single, el flamante Rea, y recuperamos el original de La moto, de Leo Masliah, la canción versionada por Teresa Iturrioz e Ibon Errazkin en ese nuevo trabajo. Por su parte, los argentinos El mató a un policía motorizado -con varias fechas en Andalucía- y Mala Rodríguez nos dan pie a recordar la inminente nueva edición del festival Territorios.

Recuperamos el librodisco De viaje por Los Planetas, con versiones a cargo de Reina Republicana y Klaus & Kinski, y echamos el cierre con la tercera edición en Sevilla del Hala Hala Party, esta vez particularmente intensa y con Betunizer (también en Málaga), Fasenuova y Miraflores como protagonistas.

Como siempre, puede escuchar el programa en el reproductor bajo estás líneas o en la web de ScannerFM.

scannerfm_logo
Tracklist

1.-Chencho Fernández: Radio Funclub

2.-Chencho Fernández: La canción

3.-Pájaro Jack: El bien

4.-Lost Twin: Andrómeda

5.-Single: Modo B

6.-Single: La moto

7.-Leo Masliah: La moto

8.-El mató a un policía motorizado: Rock espacial

9.-Mala Rodríguez: Esclavos

10.-Reina Republicana: Si ésta bien

11.-Klaus & Kinski: Qué puedo hacer

12.-Betunizer: Ford Carrillada

13.-Miraflores: Shake The Pressure

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 4)

Blas Fernández | 6 de marzo de 2014 a las 5:00

miraflores_blog

En esta ocasión El Podcast de La Ventana Pop para ScannerFM se detiene en algunos discos recientemente editados, como Morning Phase de Beck y La fiesta oscura de los granadinos Trepàt, y en un título con publicación prevista para primavera, el arrollador e intenso álbum homónimo de los sevillanos Miraflores. También hablamos de conciertos y ello nos da pie a escuchar canciones de Pájaro, Pájaro Jack, Sr. Chinarro, Damien Jurado, Neil Halstead y Violent Femmes.

Como siempre, puede escuchar el programa en el reproductor situado bajo estas líneas o en la web de ScannerFM.

scannerfm_logo

Tracklist

1.-Beck: Heart Is a Drum

2.-Beck: Blackbird Chain

3.-Miraflores: Right Now

4.-Miraflores: Drowning by Stars

5.-Trepàt: Martirio

6.-Trepàt: Transmediterránea

7.-Pájaro: Las criaturas II

8.-Pájaro Jack: El frente polar

9.-Sr. Chinarro: Los amores reñidos

10.-Damien Jurado: Silver Timothy

11.-Neil Halstead: Seasons

12.-Violent Femmes: Blister in The Sun

Algunos enlaces…

Reseña de Morning Phase.

Lilifest

Entrevista con Pájaro a propósito de la edición de Santa Leone (2012).

Entrevista con Sr. Chinarro a propósito de la edición de Enhorabuena a los cuatro (2013).

Esta ventana se deja escuchar

Blas Fernández | 9 de enero de 2014 a las 5:00

Cass McCombs, el próximo 21 de enero en directo en Cádiz.

Cass McCombs, el próximo 21 de enero en directo en Cádiz.

Primero en el papel, después en la web y, desde marzo de 2008, con este mismo blog ya accesible desde los nueve diarios del Grupo Joly. Parecía obvio que el siguiente paso para La Ventana Pop, un blog sobre música, era su extensión al ámbito de la radio online. La intención no es menos evidente: ilustrar sobre el terreno los contenidos que por aquí desfilan prestando, además, una especial atención a la dinámica y fértil escena andaluza.

El Podcast de La Ventana Pop es hoy una realidad, gracias a la inestimable colaboración de Scanner FM -la potente, variada y veterana plataforma de radio en internet-, que llegará a sus reproductores en jueves alternos con una duración aproximada de 60 minutos.

Para comenzar, en nuestro programa cero, recordamos a los ganadores de la última edición del concurso Desencaja, revisamos los nuevos discos de Pájaro Jack, Antonio Arias y Howe Gelb y escuchamos canciones de I Am Dive, The Suicide of Western Culture, GAF y La Estrella de la Muerte y Cass McCombs, este último con parada en breve en Cádiz.

Puede escuchar el podcast en el reproductor situado bajo estas líneas o a través de la web de Scanner FM. Espero que le guste.

scannerfm_logo

Tres de Graná

Blas Fernández | 1 de diciembre de 2013 a las 5:00

Antonio Arias, durante un concierto el pasado mes de octubre. / Lucía Rivas

Antonio Arias, durante un concierto el pasado mes de octubre. / Lucía Rivas

Prolífica cantera de grupos y solistas de variado pelaje –para fortuna nuestra, dados también a la interconexión de esfuerzos e ideas en llamativos proyectos conjuntos–, Granada sigue desgranando el fruto de una escena en constante ebullición en la que incluso la única pega posible –quizás una excesiva inclinación a facturar clones de sus propuestas comerciales más exitosas– parece antes una prueba de solidez y seriedad en su proyección como auténtico polo creativo que de ausencia de originalidad. Si se copia, digamos, es precisamente porque hay dónde fijarse.

Coinciden estos días los lanzamientos de tres discos que, partiendo de tres generaciones de músicos distintas, prolongan y reavivan esa ya proverbial tradición de bandas de guitarras con origen en los 60, pero con genuina y profunda huella en la escena nacional a partir de los primeros 80. Son Multiverso II de Antonio Arias; Misericordia de Manu Ferrón y Vuelve el bien (Parte I) de Pájaro Jack.

multiverso_II_coverCon Lagartija Nick en barbecho indefinido y después de extender el morentiano Homenaje de Los Evangelistas hasta una segunda entrega –ese Encuentro con Soleá Morente que lejos quedaba ya del imponente y primigenio llanto por la muerte del amigo y maestro–, el veterano Arias retoma en Multiverso II. De la soleá de la ciencia a la física de la inmortalidad un singular proyecto discográfico iniciado en 2009. Ése que por primera vez, tras años y años parapetando su impetuoso talento tras la banda, nos dejaba ver su nombre impreso como solista.

Si en el Multiverso original fueron diversos los autores de poesía científica que aportaron la materia prima y oscura –unos textos de dificultosa adaptación musical, resuelta con brillo pasmoso–, en Multiverso II Arias se concentra, salvo contadas excepciones, en la colaboración con uno de ellos, el físico catalán David Jou. Ambos propician el armazón que sustenta este disco hondo en su sobrecogedor calado poético –Islas en un mar sin sentido / Islas de sentido / En un mar sin sentido; ahí queda la cosmológica definición de la condición humana que hace Relieve– y estratosférico en su concepción sonora, expansivo como el infinito que nos acoge y ningunea.

Como corresponde al asunto, hilvanando su docena de cortes en un continuo si pausas, impera en el plano armónico una cierta evanescencia cósmica –se diría que nuestro hombre remonta la escucha en busca de referentes clásicos: Reloj de arena bien pudiera remitir a los Pink Floyd del periodo 73-75–, permanentemente contrapuesta a ese proverbial rastro genético de vehemencia, palpable incluso en la levedad de los tiempos lentos, que es desde siempre marca de la casa.

Por ésta pasan múltiples músicos amigos (Florent Muñoz, Éric Jiménez y Soleá Morente, entre otros) y firmas fugaces (José Antonio Caballero, el astrofísico que dio el impulso inicial al primer Multiverso; el poeta canadiense Mark Strand y el último Morente, de quien Arias rescata y reconstruye Soleá de la ciencia), artífices todos en mayor o menor medida de un álbum hermoso que cala lento pero termina por llegar al tuétano.

El profesor Ferrón. / José Albornoz

El profesor Ferrón. / José Albornoz

misericordia_coverVinculado al círculo planetario granadino y parte primordial del Grupo de Expertos Solynieve, Manu Ferrón sigue sirviéndonos con cuentagotas las canciones de un álbum de debut una y otra vez postergado (se pierde la cuenta de cuándo lo anunció por primera vez el sello Acuarela). Tímidamente avanzado, por fin, a comienzos de año con el sencillo Unanimiedad, ese esquivo cancionero se deja entrever ahora en Misericordia, un vinilo de 10” con cinco cortes más.

Luminoso y certero son adjetivos que se deslizan con facilidad por el teclado, pero encajan sin holguras en la urgencia pop (de guitarras, claro) que contagia canciones como Cara de astro –oda a Enzo Francescoli; sí, el fútbol: esa otra pasión– y Enemigo que huye. Pero a la tercera llega un cambio de marcha. Ferrón pisa levemente el freno con Me quedo –delicia de tintes psicodélicos que, como el Multiverso II de Arias, deja ver el poso andaluz de Los Planetas de La leyenda del espacio y Los Evangelistas del Homenaje– y tan a gusto se queda en los medios tiempos con Precisamente de esta manera y la fantástica Secreto a voces –otra oda, ésta sarcástica, a la supervivencia del artista–. Cortes todos, parece obvio, que no desentonarían en la escueta pero imprescindible discografía del Grupo de Expertos Solynive.

vuelve_el_bien_coverPájaro Jack, los más jóvenes del lote, debutantes en largo el pasado año con un álbum homónimo, vuelven a las distancias cortas de sus comienzos –aquellos epés autoproducidos que les sirvieron para destacar entre el abigarrado panorama local–. Aunque Vuelve el bien es un álbum completo, el quinteto ha apostado por lanzarlo en dos entregas, la primera de ellas integrada por cinco canciones que constatan la lógica evolución de la banda. Esto es, sus canciones empapadas en folk-rock, deslumbrantes y adictivas desde el principio, avanzan en el plano musical electrificándose y revistiendo de delicados detalles unos arreglos cada vez más completos y complejos, sin que la inmediatez pop, la cercanía de sus dulces melodías, se resienta por ello. Quien escuchara alguna vez en vivo Árbol gris podrá certificarlo ahora: este grupo crece, robusto y firme.