Archivos para el tag ‘SFDK’

El Podcast de La Ventana Pop (Programa 68)

Blas Fernández | 2 de marzo de 2017 a las 5:00

acapulco_lvp

Arranca una nueva edición de El Podcast de La Ventana Pop con SFDK y su homenaje a Fun Club, veterana sala de conciertos sevillana que celebra su XXX aniversario con un álbum recopilatorio. Más fiesta: el colectivo Oh My Cat convoca a Bronquio y Fuckaine para lamentar 25 años sin Curro (no se pierda el vídeo enlazado). Entre los discos por llegar suenan avances de Apartamentos Acapulco (fotografiados ahí arriba), Nacho Camino, Terry vs. Tori, Catenaccio y The Milkyway Express; entre los recién editados, Los Planetas y Malheur. Y en el apartado de conciertos, sugerentes citas con Mighty Sands, Cave StoryTriángulo de Amor BizarroJose Casas y La Pistola de PapáInstant Party.

Como siempre, puede escuchar El Podcast de La Ventana Pop en el reproductor bajo estas líneas o, también, en la web de ScannerFM.

scannerfm_560

Tracklist

01.-SFDK: Volver

02.-Bronquio: Cocowawa

03.-Fuckaine: Expo 92

04.-Nacho Camino: Kalenda maya

05.-Malheur: Afro-soviet

06.-Los Planetas: Islamabad

07.-Apartamentos Acapulco: Juan sin miedo

08.-Mighty Sands: Tibo

09.-Cave Story: Microcosmos

10.-Triángulo de Amor Bizarro: Baila sumeria

11.-Terry vs Tori: Wapebearer

12.-Catenaccio: Antequera

13.-Jose Casas y La Pistola de Papá: Pura diversión

14.-Instant Party: Talkin’bout You

15.-The Milkyway Express: 100º City

Territorios 2012: Truco o trato

Blas Fernández | 19 de mayo de 2012 a las 15:26

Tricky, durante su actuación. / Foto: Juan Carlos Muñoz

¿Maxinquaye íntegro? Vamos, Tricky, por favor, no te quedes más con tu público… Fue que no: uno de los más sonados reclamos en la primera jornada de la XV edición del festival Territorios Sevilla, anoche en el Monasterio de La Cartuja –esto es: la revisión completa de aquel monumental álbum de 1995, uno de los tres pilares junto al Blue Lines de Massive Attack y el Dummy de Portishead de lo que luego se llamó trip-hop– quedó en eso, en mero reclamo, un truco del de Bristol para reorientar la atención de promotores y audiencias –fugaz, a tenor de lo visto– sobre una escueta silueta que en lo discográfico hace tiempo que no levanta cabeza.

No. Tricky, acompañado de una también escueta y solvente formación, en la que la bella Martina Topley-Bird (*) Franky Riley lo superaba en voz y sensatez, picó de aquel título como si fuera, porque lo es, inevitable hacerlo, pero lejos de cumplir lo prometido prefirió presentar un concierto abonado al efectismo –con subida al escenario incluida de fans incrédulos y extasiados; “momento Inhumanos”, dijo alguien a mi lado– que parecía fiar a su mera presencia sobre las tablas el peso de la atracción. Y otra vez no, porque aunque ejerciera de jefe, también ahí Martina (**) Franky se lo comió cada vez que abrió su hermosa boca.

La cosa tuvo sus instantes, sus ráfagas de brillo, pero se debieron antes a la compañía –a la altura de la mesa de mezclas, los bajos sacudían el estómago justo como uno esperaba que lo hicieran– que a una actitud en apariencia abonada a la inercia. Lástima.

Antes de eso ya habían pasado muchas cosas en una velada felizmente reseñable por la resolución del más criticado inconveniente de la edición anterior: la ubicación de los dos escenarios grandes en la explanada del monasterio descongestiona el interior y elimina los molestos (y algo más) colapsos. A falta de cifras oficiales, la muy notable afluencia de público no ocasionó tapones y el tráfico entre unas y otras tablas se realizó con absoluta fluidez.

Y para tablas, claro, las de Kiko Veneno. Mientras que en el escenario Territorios Love of Lesbian –penúltimo paradigma de ese pop de temporada con ínfula de independencia y hechuras reales propias de los 40 Principales–, el hombre de los cantecitos arrancaba en el Cruzcampo sumando instrumentistas poco a poco –en Memphis Blues Again, su más célebre apropiación dylaniana, apenas flanqueado por las siempre impecables guitarras de Raúl Rodríguez y Charlie Cepeda– hasta completar la formación y satisfacer con creces a la nutrida y rumbera parroquia.

Al mismo tiempo, un auténtico compromiso solapado, Tortoise prolongaba su extenuante minigira española en el escenario Ron Brugal –cuatro conciertos en cuatro días en cuatro ciudades distintas– iniciando una actuación que apuntaba al puro trámite pero que, sorpresa, fue creciendo en intensidad a medida que el quinteto de Chicago experimentaba el feedback con su audiencia. Y para cuando sonó In Sarah, Mencken, Christ And Beethoven There Were Women And Men –en directo, siempre reforzando su toque bossa con la contundencia de dos baterías simultáneas–, la comunión ya era completa. Hasta tuvieron que hacer bis, rara avis en festivales.

Zatu, primero por la izquierda, junto algunos invitados de la lista. / Foto: Juan Carlos Muñoz

En el Cruzcampo, SFDK pasaba lista a su Lista de invitados con absoluta entrega y sonido impecable. Jugaban en casa, pero en cualquier otro sitio su concienzudo espectáculo ad hoc hubiera cosechado el mismo resultado. Ovación y vuelta al ruedo.

Aplausos, y volumen total, se vivían también en el escenario Territorios con unos reivindicativos Amaral –guiño incluido a universitarios, con razón, indignados–, responsables de abrir ese grifo por el que hoy se derraman hacia las grandes audiencias grupos como los mencionados Love of Lesbian, Vetusta Morla y tantos otros: pop mainstream con fijación en el indie. Sin embargo, en ellos no hay treta ni necesidad de justificación; subieron, bajaron y volvieron a subir todos los peldaños necesarios, y fueron de los primeros en hacerlo, que ahora los aúpa a otra categoría. Algo incuestionable, al margen del gusto o disgusto frente a sus canciones.

Pasadas las 02:30 de la madrugada, el Cruzcampo recibía a Los Enemigos, reunidos para una gira en principio ocasional –veremos– diez años después de su disolución. La situación, salvando las muchas distancias estilísticas, se presta al símil con el concierto de Tricky, pero donde en uno se observa el truco, en el otro se revela el trato.

Los Enemigos, en efecto, mantienen un trato tanto con el público que los disfrutó en su día como con ese otro más joven que los descubrió en la década de ausencia. A estos les entrega, nos entrega, justo lo que esperamos: rock de raíces clásicas –con el añejo rhythm&blues como robusto armazón– pero siempre desprejuiciado; electricidad y energía como soporte de unos textos en los que el gran Josele Santiago alterna rabia, costumbrismo, confesiones y humor corrosivo.

Así las cosas, fue empezar a sonar John Wayne e iniciarse una ceremonia nada ceremoniosa en la que la nostalgia se confundía y mezclaba con la excitación de escuchar una vez más canciones tan enormes como An-Tonio, Desde el jergón, La otra orilla y tantas y tantas otras que hoy los convierten en absolutos clásicos del rock español, casi un espécimen único disfrutado y respetado desde flancos distante y hasta contrapuestos del género melómano.

¿Cómo sonarían unas hipotéticas nuevas canciones de Los Enemigos? Josele, así lo demuestran sus discos en solitario, ha crecido hacia su interior como compositor; Fino Oyonarte, por su parte, expande el campo de acción junto a Los Eterno explorando territorios cercanos al krautrock y el op-art a lo Stereolab. ¿Qué surgiría hoy de semejante choque? ¿Tendremos alguna vez la oportunidad de comprobarlo?

(*) (**) Juan Antonio Huertas me avisa en los comentarios de que no fue Martina Topley-Bird quien acompañó a Tricky, sino Franky Riley. Les pido disculpas por tan lamentable metedura de pata.

Una apisonadora con turbo (Territorios 2010, sábado 5)

Blas Fernández | 6 de junio de 2010 a las 17:54

Morodo, en la jornada final de Territorios 2010. Foto: Victoria Hidalgo.

Morodo, en la jornada final de Territorios 2010. Foto: Victoria Hidalgo.

Rap en la encrucijada: una facción asume el origen jamaicano del género y se mira en el reggae aireando las raíces mientras otra, igualmente orgullosa, reivindica la moldeadora huella afroamericana exhibiendo los préstamos tomados del blues, el rock, el jazz, el soul… Los hay que tiran de guiños al R&B y también quienes, mirando adelante, no se privan de realizar abstracciones y otros agradecidos ejercicios especulativos.

Que el rap está vivo no es ninguna novedad. Lo que llama la atención, aunque lo visto y oído no esté siempre a la altura deseable, es el modesto y aún así significativo muestrario de posibilidades propuesto por Territorios el pasado sábado en la jornada final de su XIII edición, la que menos público congregó, algo por debajo de los dos días precedentes, en este año de reducciones y estrecheces presupuestarias .

El madrileño Morodo lanza consignas de trazos tan gruesos como los bajos que adornan sus sus bienintencionadas y a menudo rabiosas proclamas roots, empeño en el que cuenta con una banda solvente y un público entregado de antemano.

Más que entregado, rendido, ese mismo público –¿la totalidad?– se congrega frente al escenario Tres Culturas para saldar una deuda histórica. “Es igual que hace 21 años, cuando me fui a verlos a Madrid”, me cuenta entusiasmado uno de aquellos pioneros que pusieron las primeras piedras de la todavía fértil escena local.

Ahora son Public Enemy quienes visitan Sevilla. “We are in Spain… This is pain…”. Traca y tralla: otro acompañante me sugiere la imagen de una apisonadora con turbo lanzada a toda pastilla. Festín de clásicos coreados y sentidos –Bring The Noise, Don’t Believe The Hype, Terminator X to The Edge of Panic, Welcome to The Terrordrome, Power to The People, Fight The Power…– servidos por una banda arrolladora, sin prejuicios ante las derivas rockistas, y un Chuck D y un Flavour Flav tan frescos como recién salidos de la ducha.

Más humanizados en sus consignas –esa arenga final de Flav a favor de la paz y el entendimiento universal, rematada a modo de despedida al son del One Love de Marley–, pero igualmente combativos –la salvaje ley de inmigración aprobada en Arizona convertida en diana para dardos verbales: lo ponen a huevo–, lo de Public Enemy lo dejó francamente difícil para cualquiera que subiera al escenario antes, durante o después de ellos.

SFDK también lo tiene ganado a priori, y además no tiene que competir más que con DJ2D2, quien mezcla con gusto y tino vídeos de ayer y hoy en el escenario Cruzcampo. Y así se termina la noche, dejando la sensación de un balance sin muchas sorpresas y no pocas y preocupantes preguntas sobre el futuro inmediato del festival.

La organización trabaja ya en otro modelo estructural. Por si cabe también esta cuestión, ahí va: ¿están los festivales con presencia de músicas étnicas contribuyendo a perpetuar unos arquetipos sonoros que quizás responden más a la percepción occidentalizada, y un tanto condescendiente, del exotismo que a la vasta realidad multiestilística del mundo globalizado?

Declaración de amor

Blas Fernández | 20 de noviembre de 2009 a las 10:31

Etiquetas: