‘Backfence’ y ‘The Huffington Post’, genuinamente americanos

Julio Alonso | 10 de mayo de 2005 a las 23:38

Mark Potts perteneció a la sección de economía local del Washington Post y fue uno de los creadores de su web; Susan DeFife, fundó y ejerció como consejera delegada de Women Connect.com, un portal de Internet para mujeres de negocios. Ahora ambos acaban de poner en marcha Backfence, un periódico hiperlocal en la capital de los Estados Unidos (para ser exactos, en dos de sus communities: Reston y McLean) lo que, contemplado desde el otro lado del Atlántico, no deja de sorprender. Quizá sería mejor decir que da que pensar.

Los temas del día de ayer, 9 de mayo, eran las obras del metro al aeropuerto Dulles, la duda sobre si los padres conseguirán imponerse en la elección del director de un instituto local, la South Lakes High School, y el Pet Fiesta Day que, a juzgar por las fotos, va de exposición canina o algo así.

El sitio recién inaugurado cuenta con espacios para anuncios clasificados y páginas amarillas, vacíos de momento, y con secciones temáticas para que los lectores puedan incluir sus nota, fotos o comentarios. Hasta ahora los lectores han escrito en las secciones Municipal, Artes y Entretenimiento, Negocios, Grupos comunitarios, Desarrollo, Educación, Familia, Gobierno, Casa y Jardín, Gente, Deportes, Transporte y Voluntariado. Permanecen vacías las de Política, Religión y Adolescentes.

En el lado opuesto, ayer comenzó a funcionar, también en EEUU, The Huffington Post, el más ambicioso proyecto de blog hasta ahora conocido, iniciado como no era para menos con una gran exclusiva: la de un supuesto plan saudí para protegerse en caso de un ataque terrorista o una invasión, plan que prevé —según se dice— inutilizar con artefactos nucleares y por décadas la producción y distribución de petróleo.

El blog es una iniciativa de la periodista Arianna (Stassinopolous) Huffington, que se define a sí misma como “demócrata progresista”, famosa desde que disputó con Arnold Schwarzenegger el Gobierno de California y millonaria tras su divorcio del rico petrolero tejano y ex congresista Michael Huffington, cuyo apellido sigue utilizando. En la lista de los más de 250 famosos que han prometido colaborar en The Huffington Post figuran Norman Mailer, Walter Cronkite y los actores Diane Keaton y Warren Beatty. Ayer rompía el fuego el historiador Arthur Schlesinger Jr., biógrafo de John F. Kennedy.

Estos dos productos tan diferentes entre sí, pero tan genuinamente americanos, y el cualquier caso tan diferentes de los modelos europeos, invitan a pensar quiénes hacen más por ajustarse a los deseos de su público, por encima de los gustos propios, los periodistas de aquí o los de allí.

Los comentarios están cerrados.