Los periódicos aún no tienen perdida la batalla de los clasificados

Julio Alonso | 12 de junio de 2006 a las 0:45

Los anuncios clasificados han sido de siempre para los periódico una importante fuente de ingresos y, además, un elemento de fidelización de sus lectores. Pero la aparición de publicaciones específicamente dedicadas a este tipo de publicidad, primero, y ahora internet, parece que están acabando con el filón.

De ahí que un estudio del Deutsche Bank, referido al mercado estadounidense, recomiende a los periódicos asociarse con una red nacional de anuncios clasificados para la explotación de esta veta publicitaria. Los datos de este estudio demuestran que las ganancias de los que así proceden son superiores a las de los que emprenden la aventura en solitario.

Según el citado estudio, “esos sitios proporcionan la masa de postings y de tráfico necesarios para contrapesar a rivales como Monster.com y Autotrader.com”. O como el gigante Craiglist, añado yo, al que describía hace hoy justamente un año como un website implantado en 120 ciudades de 25 países, con 2.400 millones de páginas vistas al mes y un 99,2% de anuncios gratuitos.

El informe revela también las diferencias entre las tarifas de los grandes y pequeños mercados, y asegura que los periódicos pequeños duplican y hasta cuadruplican el beneficio obtenido por diarios de ámbito regional o nacional.

Los pronósticos del Deutsche Bank no parecen afectar a la campaña multiplataforma emprendida hace un año por el diario Canarias 7, cuya facturación de anuncios clasificados ha aumentado un 17,2% en un año, según expuso su director de Marketing y Desarrollo, Carlos Guerra, en una reciente jornada sobre publicidad convocada por Protec a la que asistí. Para otro de los conferenciantes, el argentino Enrique A. Rothkopf, socio fundador de la consultora Clasificados Soluciones Inteligentes, la batalla de los clasificados no está perdida para los periódicos.

En la imagen, portada del suplemento ‘Clasificados’ que Canarias 7 publica todos los domingos (el correspondiente al 21 de mayo constaba de 128 páginas).

Los comentarios están cerrados.