La resistencia de los periodistas al cambio tiene sus motivos

Julio Alonso | 12 de enero de 2009 a las 0:51

Roy Greenslade, especialista de medios en el británico The Guardian, se hace eco de un comentario de Carrie Lisa Brown, profesora de periodismo en la Universidad de Memphis (EEUU), sobre la resistencia de los periodistas a los cambios. Es un buen retrato, que Greenslade condensa en su titular con esta frase: “Es el sistema, estúpido”.

Resumo y traduzco por libre los párrafos cruciales:

  • Los periódicos están todavía volcados en las ediciones impresas, y las rutinas que hacen posible gestionar el caos y producir este milagro diario dificultan tales cambios.
  • Quienes gozan de algún poder en las Redacciones, o de cierto prestigio en su especialidad, tienen miedo al cambio porque exige conocimientos de los que ellos carecen y porque la experiencia que han venido acumulando de poco les sirve. Las hipótesis sobre la importancia de la jerarquía y el relativo prestigio del medio impreso aún funciona.
  • Mientras los editores recortan recursos, en la mayoría de los principales medios de comunicación son los periodistas quienes trabajan largas horas tratando de mantenerse a flote con un masivo aumento del volumen de trabajo.
  • Rodrigo

    Los periódicos se enfrentan a dos obstáculos para avanzar en internet: la errónea concepción de los directivos de asociar integración a reducción de costes y la resistencia al cambio de algunos redactores. Tampoco es difícil de entender esta resistencia en las redacciones cuando el mensaje implícito que subyace muchas veces a la integración es reducción de plantillas y salarios.
    Para muchos periodistas integrar ya va camino de
    convertirse en uno de esos verbos malditos para los trabajadores como flexibilizar (el despido).
    Integración de redacciones y reducción de costes son conceptos antónimos si nos referimos a periodismo de calidad.
    La cuestión no es integrar sino formar a los periodistas para que sean capaces de ofrecer la información en diferentes soportes, llenar las redacciones de nuevos perfiles profesionales (editores de sonido y vídeo, documentalistas, expertos en programación y diseñadores, expertos en SEO…) y adaptar el negocio a las nuevas circunstancias (reducir tirada del papel y puntos de distribución, incrementar los equipos de comercial y marketing en la web, expansión en redes sociales y nuevos formatos como el móvil,…).

    Un abrazo desde el otro lado.

  • Nelson Fernández

    Excelente texto, lamentablemente es la triste realidad de muchos periodistas, diseñadores, fotografos e infografista, como hacerle entender a la gente que no son maquinas.