La figura del editor está amenazada

Julio Alonso | 11 de noviembre de 2007 a las 23:04

Dos importantes empresarios de prensa están por prescindir en sus periódicos de la figura del editor; es decir, del redactor de mesa encargado de la revisión de originales, de su titulación, contextualización y puesta en página, y así lo han manifestado recientemente. Uno es el británico David Montgomery, presidente ejecutivo del grupo Mecom (200 periódicos regionales en seis países europeos). El otro, el norteamericano Joseph Lodovic, presidente de MediaNews Group (57 diarios en 12 Estados, amén de radio y televisión).

Sus argumentos coinciden: ahora los reporteros pueden escribir sus informaciones y ajustarlas directamente en la página, incluso cuando trabajan en remoto; hay que hacer más calle y menos mesa; sobran intermediarios… Algo parecido se dijo de los correctores cuando las computadoras entraron en las salas de redacción: si el periodista puede teclear directamente su texto, sobra la persona hasta ahora encargada de comprobar que lo compuesto por el linotipista coincide con lo que mecanografió el autor.

En ambos casos hay parte de razón. Pero se olvida lo principal: el lector. El índice de errores y erratas en los periódicos es cada vez mayor (hasta los lectores del New York Times se quejan de ello), y ha crecido —afortunadamente— el nivel de exigencia de éstos. Por tanto, no hay que eliminar los filtros, sino mejorarlos.

En unos tiempos en los que el éxito de muchas empresas reside en sus refinados controles de calidad, sorprende que la industria editorial pretenda aflojar los suyos. Un caso reciente, y muy comentado, el del periodista y académico a quien se le escaparon un par de faltas ortográficas y hasta una coma fuera de lugar, precisamente en un discurso pronunciado en la RAE, viene a confirmar esta necesidad. Todos nos hemos equivocado alguna vez.

Fuentes: Committee of Concerned Journalists, Followthemedia.com y Press Gazette del 6 de agosto y el 1 de noviembre del presente año.

En la imagen, editores de The New York Times (el primero de la izquierda, armado de tijeras y diccionario), en septiembre de 1942.

La publicidad abandona a los dominicales británicos

Julio Alonso | 10 de noviembre de 2007 a las 23:54

Los dominicales británicos de calidad están en crisis pese a ofrecer cifras de venta espectaculares: entre todos, 12 millones de ejemplares a la semana. Ahora bien, en un solo año han perdido un 2,4% de mercado, cifra incluso superior a la de los diarios, que están en un 1,5%.

Lo cierto es que ni su buena acogida en el quiosco, ni los índices de lectura que se le atribuyen (70 minutos para los dominicales, 40 para los diarios), parecen retener a la publicidad, cada vez más reacia. Según Le Monde, por estas causas; el tirón de internet, la explosión del ocio y del shopping en domingo, y las ediciones sabatinas de los diarios, con contenidos muy similares.

El caso más emblemático es, quizá, el de The Observer, el dominical más viejo del mundo (fue fundado en 1791). Sus ventas han subido: 470.000 ejemplares en septiembre, frente a los 436.000 de dos años atrás. Pero también sus pérdidas: el equivalente a 22,9 millones de euros en el ejercicio 2006-07. A consecuencia de ello, la empresa editora, Guardian News & Media, propietaria también del diario The Guardian, ha decidido reunir bajo un mismo techo las redacciones de ambos periódicos, así como las de sus respectivas ediciones digitales.

Desde el punto de vista del negocio puede que sea la decisión acertada. Editorialmente, quizá no tanto. The Guardian es de izquierda; The Observer, de centro-derecha, y los ciberespacios, neutrales. La solución de unificar sólo las secciones de Deportes, Negocios e Internacional, y de respetar las de Nacional y Opinión en cada medio, hace pronosticar una difícil convivencia. Por lo pronto, el director de The Observer, Roger Alton, ha dimitido (hay que señalar, sin embargo, que Alton trabajó antes para el Guardian).

Ramón Salaverría, comentando el caso, al que califica de ‘reestructuración salvaje’, escribe en su blog: “Salvando las distancias, sería algo parecido a que el grupo Planeta decidiera unificar las redacciones de La Razón y el catalán Avui“.

En los restantes dominicales de calidad la situación no llega a tales extremos. Pero hay pérdidas y, consecuentemente, reestructuraciones. Así sucede en The Sunday Telegraph (644.000 ejemplares de venta) y en The Independent on Sunday (213.000). Hasta ahora sólo se salva The Sunday Times (1.200.000), propiedad de Rupert Murdoch, cuya cartera publicitaria, al contrario que la de su competencia, permite financiar el déficit del periódico.

El futuro de los periódicos no depende tanto del número de lectores como de la publicidad.

Descrédito de la información electoral

Julio Alonso | 7 de noviembre de 2007 a las 23:55

Con un proceso electoral a meses vista, me parecen interesantes, y como para meditarlas, algunas de las conclusiones de un estudio realizado para la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Son estas:

  • Al 59,6% de los encuestados la información electoral ofrecida por los medios de comunicación no les interesa “en absoluto”.
  • El 87,9% asegura que las informaciones de los medios no modifican su decisión electoral.
  • Los encuestados reclaman, sobre todo, un mayor grado de imparcialidad y pluralidad en los contenidos (38,6% de respuestas), más credibilidad (21,3%), así como planteamientos más interesantes (14,9 %).
  • El 70% de los entrevistados creen que los periodistas contribuyen a acentuar el clima de crispación política que se ha adueñado de la vida pública española.

Los datos están tomados de un avance del Informe de la Profesión Periodística 2007 aparecido en el web de la APM. El estudio, que ha dirigido Pedro Farias Batlle, catedrático de la Universidad de Málaga, se presentará el 3 de diciembre próximo.

El periodismo multimedia tiene sus límites

Julio Alonso | 5 de noviembre de 2007 a las 0:23

Hay que describir previamente al personaje para valorar sus conclusiones. Tiene 31 años, trabaja para la BBC (no en una mesa de redacción, sino desde sitios nada fáciles como Afganistán, Irán, Birmania o Turquía), es autor de varios libros técnicos y guías para programadores, y está considerado como uno de los hombres que han popularizado el formato de sindicación de contenidos RSS. Es Ben Hammersley, al que en una nota del pasado mes de julio presenté como prototipo de periodista multimedia. Como escribí entonces, toca todos los palillos: web, blog, videoclips en You Tube, fotos en Flickr, Twitter, del.icio.us, Google Maps

Pues bien, Ben Hammersley cree que el ejercicio del periodismo multimedia tiene sus límites. Que una cosa es dominar las herramientas, y cuantas más mejor (él es un vivo ejemplo), y otra muy distinta pretender que el mismo redactor pueda manejar más de dos al mismo tiempo. Son conclusiones a las que ha llegado por vía experimental.

En una entrevista publicada en Samsa News (un blog en francés) se le ha hecho la siguiente pregunta: “¿Pero es posible hacer todo esto al mismo tiempo? La foto, el vídeo, el blog, twitter, el reportaje y los bastidores del reportaje. ¿Acaso es posible trabajar correctamente haciendo todo esto?”.

Respuesta: “No (sonrisa)… No. Para ser honrado, esa es la razón por la cual lo hicimos. Queríamos saber si era posible hacerlo. Trabajé como periodista multimedia en muchos países. Fui a Afganistán (tres veces), a Irán, a Birmania, donde unas veces realicé textos y fotos, otras reportajes para la radio y fotos, y aun otras textos y radio. Hice dos cosas a la vez. Trabajar para dos medios de comunicación al mismo tiempo es posible. Es duro, pero se puede hacer. (…) Ahora bien, cuando usted quiere hacer tres cosas a la vez —y hay gente que lo cree posible, gente que dice ‘enviamos a un periodista con una videocámara ligera, un equipo para la radio y un ordenador portatil, y podrá hacer todo’—, éso no es posible. Nosotros lo intentamos, pero no. Es demasiado trabajo. No es que la gente sea incapaz —hay muchos periodistas que lo pueden hacer—, es que no hay tiempo para hacerlo.”

Otra importante conclusión de Hammersley: no todas las herramientas sirven para todo. Por ejemplo, el recurso a las redes sociales: “Si usted habla de la situación política en una ciudad concreta de Francia”, dice Hammersley, “entonces puede encontrar gente en esa ciudad que tenga datos precisos y que facilite información. Pero si se plantea un reportaje sobre un tema más general —por ejemplo, el presidente francés—, entonces las informaciones que se obtienen a través de las redes sociales no sirven para nada. De hecho, más allá de cierto ámbito, la calidad de las informaciones conseguidas es mala porque las respuestas de la gente no están vinculadas directamente al sujeto. Eso no funciona muy bien a nivel local.” Y apostilla: “Plantear el problema israelo-palestino en las redes sociales es simplemente crear problemas.”

En la imagen, una caricatura del periodista multimedia que utilizó la Newspaper Association of America en una desafortunada campaña en defensa de los periódicos impresos.

Cómo trabajan en ‘Clarin.com’

Julio Alonso | 31 de octubre de 2007 a las 23:38

Un vídeo muy recomendable: ‘Un día en Clarin.com‘. Duración 6m12s. Lleva tres meses en la Red, pero no importa.

Vía: eCuaderno, el blog de José Luis Orihuela.

Etiquetas:

Algunos requisitos para el éxito de un ‘website’ informativo

Julio Alonso | 28 de octubre de 2007 a las 20:12

Jay Rosen hace un interesante resumen de lo dicho en la conferencia celebrada por la Online News Association en Toronto sobre el modelo de website informativo. A todo ello aplica el filtro de su propia experiencia. “No creo que la lista esté completa, y no es realmente una fórmula, sólo una lista”, explica en su blog.

La lista es la siguiente:

  • Agregar fuentes de buena calidad, pero siempre en el contexto de una fuerte especialización editorial (Huffington Post, Daily Planet).
  • Emplear blogs y llevar los principales a portada (Dailykos.com).
  • Plantear informaciones con carácter exhaustivo (Lisa Williams).
  • Crear foros en los que personas dispersas pero con intereses y problemas comunes puedan conversar.
  • Buscar, preparar y colocar en línea bases de datos ‘disponibles’ y de gran interés para el público, pero a las que es difícil acceder (Chicagocrimen.org).
  • Crear comunidades de usuarios en las que se puedan compartir informaciones e imágenes (Dan Barkin).
  • Llevar a la edición impresa las informaciones de alta calidad publicadas en la Web (Dan Barkin, Yourhub.com).
  • Crear proyectos crowdsourcing con los que reunir información imposible de obtener por otros medios (WNYC).
  • Cubrir las noticias de última hora con todos los medios posibles (NYTriver).
  • Organizar la información de manera que se pueda acceder a ella por su etiqueta de ubicación o mediante un mapa (Outside.in).
  • Títulos y sumarios optimizados para facilitar las búsquedas, archivos abiertos y enlaces en las informaciones.
  • En casos de noticias de gran impacto o trascendencia, reunir en una misma página todos los recursos puestos en juego para su cobertura: informaciones, enlaces, blogs, bases de datos, foros, vídeos, audios y participación ciudadana.

Reuters y Nokia ensayan un móvil para periodistas

Julio Alonso | 28 de octubre de 2007 a las 20:06

La agencia Reuters y Nokia llevan preparando desde hace unos meses una aplicación que permitirá editar y publicar desde un teléfono móvil no sólo texto sino audio y vídeo. El kit inicial parte del modelo N95 de Nokia e incluye teclado, trípode, micrófono y una unidad de energía solar.

El proyecto parece hallarse en fase avanzada, hasta el punto de que se ha experimentado ya en algunos acontecimientos de cobertura algo compleja. Entre ellos, la Semana de la Moda de Nueva York y estos dos festivales: el de televisión de Edimburgo y el Gadgetoff 2007.

Quienes han utilizado el dispositivo se muestran satisfechos. Sin embargo, hay quienes lo critican en la medida que permite publicar de inmediato, sin los controles de edición y verificaciones habituales.

Fuentes: Jemima Kiss, en The Guardian, y Oliver Luft en Journalism.co.uk de los días 23 y 24 de octubre.

Etiquetas: ,

La facturación publicitaria en Internet crece un 74,5% en el primer semestre de 2007

Julio Alonso | 27 de octubre de 2007 a las 18:26

La inversión publicitaria en medios interactivos durante los primeros seis meses del año sumó 220,3 millones de euros, lo que representa un aumento del 74,0% respecto al mismo periodo del año anterior. Se mantienen así unos índices de crecimiento superiores a las expectativas del sector: 91,14% en 2006 y 71,70% en 2005. Los datos pertenecen al estudio (PDF, 272 KB, 51 págs.) que realizan anualmente Interactive Advertising Bureau Spain y PricewaterhouseCoopers.

Eso sí, el nivel de cuota de mercado alcanzado por las 10 principales empresas del sector alcanza el 84,1% del total. El esquema de concentración, asegura el estudio, es similar al existente en otros países.

Otro dato significativo es que ha aumentado sensiblemente el uso de los formatos gráficos respecto al primer semestre de 2006: el 28%.

Entre los principales anunciantes destacan marcas como Vodafone, Movistar, ING Direct, Vueling, Ford y Toyota.

Gráfico: Evolución de la facturación semestral 2002-2007.

Nuevos perfiles y habilidades profesionales

Julio Alonso | 22 de octubre de 2007 a las 0:45

Repito el título, que utilicé hace dos años por estas mismas fechas, pues voy a tratar de lo mismo que entonces: el surgimiento de nuevas especialidades profesionales. Parto para ello de tres casos reales:

  • La empresa editora de The Guardian y The Observer, busca un ‘keyword manager‘, puesto que explica en estos términos: “Un gestor de palabras clave que cuide el etiquetado de los contenidos en línea, de modo que sean compatibles con las necesidades del lector y con los valores editoriales” de ambos periódicos. La oferta parece apuntar hacia los documentalistas.
  • El Atlanta Journal-Constitucion (AJR) ha nombrado un director de Cultura y Cambio. Pero entiéndase bien, no es lo que parece. Se trata del responsable de generar una nueva cultura de empresa y de conducir el cambio. AJR es uno de los 85 periódicos de la cadena Gannett que han sustituido el tradicional concepto de sala de redacción por el de centro de información. Su alcance lo ha explicado claramente Jennifer Carroll, vicepresidenta de la cadena: “No se trata de mover las mesas de sitio. Se trata de replantear completamente la forma en que vamos a hacer periodismo”.
  • La edición digital del Svenska Dagbladet, periódico sueco, busca candidatos para cubrir un puesto de nueva creación: ‘editor de búsqueda’. Su misión: controlar a quienes enseñan en la Redacción a navegar por la Web, y sobre todo, a cómo escribir las noticias de modo que las arañas de los motores de búsqueda puedan localizarlas fácilmente. Esto es, un periodista experto en SEO (Search Engine Optimization), ya que el buen posicionamiento de las noticias en los buscadores no depende sólo del código de programación (tarea de informáticos) sino del diseño y de cómo están redactadas. (Vía: Editors Weblog.)

La idea, chocante en un principio, no resulta tan extraña si se compara con la insistencia de los redactores jefes en los titulares incisivos, en los leads sugerentes y en otros trucos de la profesión para atraer al lector. O, en otros tiempos, con sus gritos a la hora del cierre ante el temor de perder los correos. Son gajes del oficio.

Conclusión: en el papel, lo suyo es crear portadas con gancho y estar a primera hora en los quioscos; en el digital, figurar entre los primeros cuando se plantea una búsqueda. Pero todo ello exige un cambio de cultura, nuevas formas de control de calidad y nuevas habilidades profesionales.

Actualización (26/10/07). No hay que perderse el post de Jeff Jarvis en su blog, titulado ‘Editor 2.0′.

Las malas noticias no venden

Julio Alonso | 22 de octubre de 2007 a las 0:31

El vespertino londinense Evening Standard ha adoptado una nueva política editorial para hacer frente a la competencia de los periódicos gratuitos: acentuar los aspectos positivos y confiar menos en la fuerza de los titulares con malas noticias. Según Followthemedia.com, que abunda en las ventajas de este práctica editorial, el cambio se verá complementado con una campaña publicitaria, algunos ajustes de diseño y un nuevo uniforme para los vendedores callejeros. Coste de la operación, el equivalente a 11,4 millones de euros.

Etiquetas: