Archivos para el tag ‘Cuadernos de Periodistas’

A leer en ‘Cuadernos de Periodistas’

Julio Alonso | 15 de diciembre de 2007 a las 22:18

Cuadernos de Periodistas, la revista que publica la Asociación de la Prensa de Madrid, incluye en el número de diciembre tres artículos que, a mi modo de ver, aportan ideas muy a tener en cuenta sobre el presente y el futuro del periodismo. Sus títulos y entradillas son estos:

Los periódicos en 2020, por Jeff Jarvis. El periodismo es un servicio, un proceso, un principio organizado. Y gracias a la tecnología, que muchos creen una amenaza para los periódicos —es decir, internet—, este servicio ahora se puede expandir de muchas maneras y convertir a los periódicos en algo nuevo y con un coste más bajo. (PDF, 68 KB.)

Un modelo para la redacción del siglo XXI, por Paul Bradshaw. El presente artículo lo forman las tres primeras partes de un ensayo-propuesta formulado por el periodista británico Paul Bradshaw sobre el proceso informativo, la obtención de noticias, la interactividad y los modelos empresariales. Bradshaw está considerado por la Press Gazette como uno de los más influyentes blogueros del Reino Unido. (PDF, 244 KB.)

De cómo Murdoch le arrebató Dow Jones a los Bancroft por 5,6 millones de dólares, por Juan Antonio Giner. Los tiras y aflojas entre el magnate australiano Rupert Murdoch y los Bancroft, una familia propietaria que sólo se preocupó de la empresa a la hora de repartir dividendos, incluso aunque, como ha venido ocurriendo en los últimos años, éstos fueran inferiores a los beneficios. Y también, la historia empresarial de una cabecera, The Wall Street Journal, la perla de Dow Jones, que pasa por ser el número uno de la prensa económica mundial. (PDF, 140 KB.)

Sólo me resta añadir, como nota aclaratoria, que soy el director adjunto de Cuadernos de Periodistas.

Actualización (15/12/07). Hay un error en la entradilla del tercer artículo: los dividendos repartidos en los últimos años han sido superiores a los beneficios obtenidos. Así figura en el texto.

La integración de redacciones llega a España

Julio Alonso | 26 de noviembre de 2006 a las 23:12

Hasta ahora, eso de la integración de redacciones era algo que sólo ocurría en el extranjero. Pero ya está aquí. El primer periódico español en experimentar este proceso será 20 Minutos, según ha anunciado su director, Arsenio Escolar, en estos términos:

“Hace unas horas, les he comunicado oficialmente a los 185 periodistas que trabajan en 20 Minutos un proyecto en el que llevamos trabajando ya varias semanas en la dirección del diario: la unificación gradual de nuestras redacciones de papel y de web, de manera que en un futuro próximo todos nosotros trabajemos en una sola redacción, con una sola plataforma técnica y bajo un solo árbol de dirección. Incluso más: la refundación del concepto periodístico de 20 Minutos, de modo que el fruto del trabajo de la redacción salga publicado en muy distintos soportes técnicos: en papel, en internet, en alertas de sms y otros servicios a móviles, en televisión, en vídeo, en multimedia…”

La idea de refundación esgrimida por Arsenio Escolar, que algunos podrán considerar exagerada, me parece a mí que da en el clavo sobre lo que supone una integración redaccional. Esto es —vista con ojos de redactor—, algo más que tener que adaptarse a nuevas técnicas, a escribir indistintamente para varios soportes, a nuevos horarios de trabajo o, en situaciones extremas, a los consiguientes reajustes de plantilla. Lo cual, sin dejar de ser cierto, aunque con sus matices en cada caso, obvia lo fundamental: el verdadero cambio en las integraciones redaccionales está en una nueva concepción del producto y del papel del periodista.

Que 20 Minutos sea el primer periódico español en acometer la integración de redacciones no es, a mi modo de ver, casual. Es un periódico joven, hecho por jóvenes y cuya condición de gratuito lo coloca ya en línea con las nuevas tendencias; por tanto, con menos lastres para intentarlo. Hay otros que se lo están pensando, según las últimas noticias.

Uno de ellos es La Vanguardia, a cuya cúpula directiva se acaba de incorporar Enric Sierra (precisamente ex director de 20 Minutos en Barcelona) con “la misión de coordinar el papel con el equipo de redacción digital que está y sigue separado”, según cita Juan Varela.

Y otro, el grupo Vocento, al que El Confidencial Digital le atribuye el propósito de convertir la agencia Colpisa en la redacción central de sus periódicos. Todo ello, dentro de la política iniciada desde que Ángel Arnedo, un periodista, sustituyó en la Dirección General a Jesús Fernández Vallejos, un gerente.

El caso es que mientras unos aconsejan prudencia y que la integración de redacciones caiga por su propio peso, otros insisten en que el tren no pasa dos veces. Si no, he aquí lo que se ha escrito últimamente al respecto:

  • ‘The future of newspapers’. La opinión de una veintena de directores de periódicos ingleses sobre el futuro de los diarios (The Independent)
  • ‘The integrated newsroom debate’. Algunas objeciones a los tópicos habituales sobre la integración de redacciones (BizCommunity.com).
  • ‘¿Por qué los periódicos no se salen de la norma?’. Un artículo de Steven Outing en el que responsables y redactores de ediciones digitales norteamericanas hablan de forma sincera sobre los defectos de sus medios (Cuadernos de Periodistas, PDF, 68 KB).
  • ‘NewspaperRx’. Los problemas que están teniendo los periódicos y cómo salir de esa espiral, en 10 recomendaciones de Mark Potts, uno de los fundadores de WashingtonPost.com (Recovering Journalist; resumen en español, en Era digital).

Cómo no equivocarse en el tratamiento de las encuestas

Julio Alonso | 20 de agosto de 2006 a las 22:03

Josu Mezo, ya citado aquí por su constante contribución crítica a la mejora del periodismo hispano desde el blog Malaprensa, ha explicado en dos interesantes artículos aparecidos en Cuadernos de Periodistas cuáles son, y cómo corregirlos, los principales errores cometidos por la prensa en el tratamiento de las encuestas.

Son dos artículos cuya lectura recomiendo; entre otras razones —y sirva esta explicación como lo que en la jerga de la blogofera se denomina disclaimer—, porque, como director adjunto de Cuadernos de Periodistas, algo he tenido que ver en su publicación. Se titulan ‘Encuestas y muestras: tres dudas y tres reglas’ (PDF, 140 KB) y ‘Encuestas: el margen de error, la paja y el grano’ (PDF, 100 KB).

La credibilidad, en entredicho

Julio Alonso | 14 de mayo de 2006 a las 1:20

La profesión y las empresas deberían preocuparse, y adoptar medidas correctoras, ante la creciente pérdida de credibilidad de la prensa. La supuesta estafa múltiple de Fórum Filatélico y Afinsa es un buen ejemplo. Por lo visto, según ha escrito ahora Ernesto Ekaizer en El País, “la prensa norteamericana y la británica detectaron la estafa”, pese a lo cual “los medios de comunicación españoles siguieron apostando por la ‘economía feliz’, sin indagar en las bases de la especulación”.

¿Por qué? Juan Varela, en dos notas publicadas en su blog los días 11 y 12, apunta estas tres causas: la sobreabundancia de comunicación generada por el marketing, la tiranía de la publicidad y la falta de medios.

Sobre la crisis de la prensa económica, José María García-Hoz, que fue fundador y director de Expansión, publicó un interesante artículo (PDF, 147 KB) en Cuadernos de Periodistas.

Llamo la atención sobre el siguiente comentario hecho en la segunda nota de Varela, tras saberse que el tema de las inversiones en Fórum Filatélico y Afinsa hace ya dos años que fue abordado en un foro de El País:

“Me parece flipante que los medios pongan foros y blogs a disposición de los lectores y no hagan que un par de redactores (o simplemente becarios) los lean continuamente para buscar temas.”

Las ‘fes de errores’ generan confianza

Julio Alonso | 15 de abril de 2006 a las 21:26

No corregir los errores cometidos por el periódico en días anteriores, al margen de ser una mala práctica profesional —marrullera e hipócrita, pero lamentablemente muy extendida—, es contraproducente. Un medio no pierde credibilidad por reconocer sus fallos, sino por todo lo contrario, por ocultarlos. Lo dice en Cuadernos de Periodistas (PDF, 92 KB) Ian Mayes, ombudsman del diario británico The Guardian:

“El periódico danés Politiken, en dos encuestas que dieron resultados similares, descubrió que la confianza de la mayoría de sus lectores había mejorado mediante la publicación sistemática de correcciones, y sólo el 3% de los encuestados decía que su confianza se había debilitado.”

Si nos atenemos a las cifras que baraja Ian Mayes (más de 1.600 correcciones del Guardian durante el pasado año, o las más de 2.000 de algunos periódicos estadounidenses), habría que concluir que un diario que no supera el listón del millar de correcciones anuales es de poca calidad.

Lo repito: para mí el campeón en este punto es el Savannah Morning News. Y lo es no sólo por tratarse de un modesto periódico que se edita en una pequeña ciudad de Georgia, en el Sur Profundo de Estados Unidos, sino por el lugar preferente que concede a sus ‘fes de errores': la primera página. Tales notas concluyen siempre invitando al lector a que, si encuentra algún dato errado, se lo comunique a un alto responsable de la Redacción, cuyo número de teléfono se facilita.

Por otra parte, el sitio web del periódico publica un listado completo (nombre, puesto que ocupa, dirección electrónica y teléfono) de toda la plantilla.

En la portada de ayer, 14 de abril (ver la imagen), se rectifica el nombre del entrenador de un equipo estudiantil de fútbol americano.

La crisis de ‘Le Monde’ tiene sus lecturas

Julio Alonso | 25 de enero de 2005 a las 23:16

En su huida hacia adelante (hace pocas semanas se producían importantes relevos en la dirección del periódico), Le Monde introdujo ayer, lunes, algunos cambios de paginación y de contenidos, previos —explicó días antes— a una gran remodelación prevista para el próximo otoño. La crisis del vespertino parisién tiene dos importantes lecturas. Una, la Sociedad de Redactores, en otro tiempo paradigma del diario por cuanto garantizaba la independencia de sus periodistas, y hoy endogámica y capillista, preocupada sobre todo por la ventajas y beneficios de los trabajadores, es altamente responsable de la incapacidad demostrada por Le Monde para crear un grupo multimedia potente y para adaptarse a un contexto mediático-industrial cambiante. Así se desprende del artículo de Octavi Martí en Cuadernos de Periodistas [PDF, 1,1 MB]. La segunda lectura la ofrece en la misma revista Bertrand Pecquerie [PDF, 68 KB], y no puede ser más preocupante: la falta de sensibilidad del primer periódico francés para conectar con sus lectores. Pecquerie es director del World Editors Forum, organización que agrupa a los redactores jefes en el seno de la World Association of Newspapers. Véanse también Les malheurs du ‘Monde’, en Le Nouvel Observateur, y Medios de comunicación en crisis, de Ignacio Ramonet, en la edición española de Le Monde Diplomatique.