Archivos para el tag ‘Dow Jones’

A leer en ‘Cuadernos de Periodistas’

Julio Alonso | 15 de diciembre de 2007 a las 22:18

Cuadernos de Periodistas, la revista que publica la Asociación de la Prensa de Madrid, incluye en el número de diciembre tres artículos que, a mi modo de ver, aportan ideas muy a tener en cuenta sobre el presente y el futuro del periodismo. Sus títulos y entradillas son estos:

Los periódicos en 2020, por Jeff Jarvis. El periodismo es un servicio, un proceso, un principio organizado. Y gracias a la tecnología, que muchos creen una amenaza para los periódicos —es decir, internet—, este servicio ahora se puede expandir de muchas maneras y convertir a los periódicos en algo nuevo y con un coste más bajo. (PDF, 68 KB.)

Un modelo para la redacción del siglo XXI, por Paul Bradshaw. El presente artículo lo forman las tres primeras partes de un ensayo-propuesta formulado por el periodista británico Paul Bradshaw sobre el proceso informativo, la obtención de noticias, la interactividad y los modelos empresariales. Bradshaw está considerado por la Press Gazette como uno de los más influyentes blogueros del Reino Unido. (PDF, 244 KB.)

De cómo Murdoch le arrebató Dow Jones a los Bancroft por 5,6 millones de dólares, por Juan Antonio Giner. Los tiras y aflojas entre el magnate australiano Rupert Murdoch y los Bancroft, una familia propietaria que sólo se preocupó de la empresa a la hora de repartir dividendos, incluso aunque, como ha venido ocurriendo en los últimos años, éstos fueran inferiores a los beneficios. Y también, la historia empresarial de una cabecera, The Wall Street Journal, la perla de Dow Jones, que pasa por ser el número uno de la prensa económica mundial. (PDF, 140 KB.)

Sólo me resta añadir, como nota aclaratoria, que soy el director adjunto de Cuadernos de Periodistas.

Actualización (15/12/07). Hay un error en la entradilla del tercer artículo: los dividendos repartidos en los últimos años han sido superiores a los beneficios obtenidos. Así figura en el texto.

La BBC cambiará su estructura organizativa

Julio Alonso | 30 de julio de 2006 a las 23:57

Estos dos gráficos, tomados de The Guardian (aquí y aquí), reflejan con palmaria claridad la reforma organizativa que se propone introducir en la estructura funcional de la BBC su director general, Mark Thomson. El alcance del cambio —todo un “un giro de 360 grados”, según lo ha definido él mismo— lo ha explicado Thomson en una intervención ante los directivos de la cadena de la que se ha hecho amplio eco The Guardian.

La idea no es nueva. Según recuerda Juan Antonio Giner, de cuyo blog recojo la noticia, es algo que su empresa, Innovation International Media Consulting Group, viene propugnando desde los años noventa. Thomson ha definido esta estructura funcional como un “motor de informaciones”. En Innovation se le conoce como ‘turbina informativa’.

Se trata de pasar de una organización centralizada, de funcionamiento radial, compartimentado y estanco, por productos y generalmente muy jerarquizada (gráfico primero), a otra concéntrica, permeable, de flujo transversal y en permanente mutación, según las necesidades del mercado (gráfico segundo).

Dow Jones, la empresa editora del Wall Street Journal, anunció a primeros de este año un cambio muy parecido. Meses antes lo hizo The New York Times, que llegó a poner fecha a la fusión de sus redacciones: la primavera de 2007. Y ya ha dado los primeros pasos. En abril, en una serie de intercambio de opiniones que algunos directivos del periódico vienen manteniendo con los lectores (Talk to the Newsroom, muy interesante), Jonathan Landman, subdirector del periódico y responsable de la versión digital, anunciaba la creación de un nuevo puesto en la Redacción del Times: el reportero de continuidad. Y hace sólo unas semanas la Redacción digital y la de continuidad se unificaban bajo la dirección de Jim Roberts.

Todos estos cambios organizativos no obedecen al tamaño de las empresas, ni siquiera a razones tecnológicas: los impone el mercado.

Dow Jones se reorganiza pensando en el lector

Julio Alonso | 25 de febrero de 2006 a las 18:05

Dow Jones, la empresa editora de The Wall Street Journal, anunció este miércoles importantes cambios de estructuras (ver The New York Times, así como el comunicado de la propia compañía). En lugar de organizarse según el soporte o el canal de distribución (edición impresa, edición digital), como venía haciéndolo hasta aquí, a partir de ahora lo hará en función de las audiencias (particulares, empresas y periódicos locales); es decir, no por razones o conveniencias internas, léase industriales o de fabricación, sino externas: el mercado, el cliente.

  • La primera unidad de negocio, la de los consumidores, engloba al buque insignia de la compañía, The Wall Street Journal, sin duda el mejor periódico económico del mundo; su versión digital, WSJ.com, uno de los pocos websites que siendo de pago gana dinero (más de 500 millones de dólares de beneficios); la revista Barron’s, el principal semanario financiero de EEUU, con una circulación superior a los 300.000 ejemplares; el portal Market Watch, así como otros negocios menores. En cualquiera de estos casos, sin importar el soporte; esto es, asumiendo también las extensiones digitales, radiofónicas o televisivas de cada uno de ellos, así como los capítulos de conferencias y newsletters. Al frente de esta división figurará Gordon Crovitz, hasta la fecha vicepresidente de Edición Electrónica (Crovitz entró en la empresa en 1981, como editorialista).
  • La segunda unidad de negocio la componen las empresas Dow Jones de índices bursátiles, servicios de noticias, bases de datos y venta de derechos de reproducción.
  • La tercera, los 34 periódicos locales —19 de ellos semanales—, más sus extensiones electrónicas, agrupados en la compañía subsidiaria Ottaway Newspapers, “una parte a menudo pasada por alto pero coherentemente provechosa de la empresa”, según comenta Seth Sutel, de Associated Press.

Recomiendo la lectura del memorándum en el que Gordon Crovitz explica a sus empleados el alcance y profundidad de la reorganización. Lo ha recogido Jim Romenesko en sus páginas de Poynter Online. A él pertenece el siguiente párrafo:

“Somos los primeros en la industria de los medios en darse cuenta del impacto que los cambios en la forma en que la gente consume noticias ha de tener en nuestra concepción del periódico diario impreso. Para servir mejor a nuestros lectores y usuarios el diario debe dar aún más valor a sus lectores con un formato más cómodo, un enfoque más de ‘faro’ y menos de ‘farola’, y una verdadera optimización de los puntos fuertes diferenciales de los medios impresos y online. Como ‘faro’ el diario impreso se enfocará en lo que siempre ha hecho mejor: exclusivas, ideas, tendencias, interpretación y análisis. Como ‘farola’ cubrirá también las noticias que una buena parte de los lectores ya conoce previamente, pero, para ayudarles a superar la sobrecarga informativa, lo hará optimizando las ediciones impresa y online, a las que especializará en lo que cada una de ellas hace mejor para los lectores”.

Respecto al formato “más cómodo” que Crovitz anuncia para The Wall Street Journal, The Editors Weblog cree que se tratará de una reducción de tamaño (de 38 a 30 centímetros de anchura) más que de un pase al formato tabloide, como sin embargo ha ocurrido con las ediciones internacionales del periódico.

En la imagen, la primera página del número 1 del Journal, fechado el 8 de julio de 1889.

Malas noticias sobre periódicos

Julio Alonso | 4 de diciembre de 2005 a las 23:59

Algunas de ellas podrían pasar por noticias propias de las páginas de sucesos o de tribunales, pero no, se trata de noticias sobre periódicos:

France Soir
La cabecera mítica de la prensa gala, que en los años 60 llegó a vender un millón de ejemplares diarios, hoy está declarada en quiebra y bajo tutela judicial. Con una deuda exigible superior a los 12 millones de euros, la tesorería de France Soir se desangra a medida que pasan los días, hasta tal punto que el tribunal tutelar ha puesto plazo (el próximo día 15) para que el actual propietario del periódico, el empresario aeronáutico Raymond Lakah, presente un plan de viabilidad. El tribunal baraja seis o siete ofertas de compra y se espera que tome una decisión hacia el 20 de enero.

Libération

Los cuatro días de huelga de Libération no han resuelto nada, sólo aplazar el conflicto. “La dirección moderó un poco su posición, aunque mantuvo su intención de ahorrar 4 millones de euros, pero abrió algunas pistas”, ha declarado un representante sindical. Ya no se habla tanto de despidos (se habían anunciado 52) como de aumentar en lo posible las jubilaciones anticipadas o pactadas, pero persisten los planes sobre externalización de tareas no estrictamente periodísticas, la apuesta por la fórmula bimedia —papel y digital, aunque con una sola redacción—, los cambios de estructura y la concentración de funciones y jerarquías, la conversión del periódico en un “magacín diario”, el reforzamiento de la edición sabatina con nuevos suplementos y la actualización permanente —24 horas sobre 24 horas, los siete días de la semana— de las noticias en línea. Todo ello, sin olvidar, como escribía el fundador del periódico, Serge July, “que el periódico en papel es el corazón de la marca, porque él es el referente, el que da credibilidad al online”. El caso es hacer frente al futuro, y en el cortísimo plazo, a los 6,6 millones de deuda prevista para 2005. Los representantes sindicales hablan incluso de un “gratuito de alta gama”.

Northcliffe Newspapers
La mayor cadena británica de periódicos regionales, la Northcliffe Newspapers, está en venta. Precio: 1.500 millones de libras esterlinas (unos 2.219 millones de euros). La cadena, propiedad de Daily Mail and General Trust, cuenta con 112 cabeceras: 20 diarios, 77 semanarios —50 de ellos gratuitos— y 24 websites locales. La difusión conjunta de las publicaciones impresas está en torno a los 9 millones de ejemplares, y la rama digital contabiliza 1,5 millones de visitantes únicos al año.

La noticia se produce tras un plan de reducción del gasto anunciada este verano, con un plan de reducción de plantilla en marcha (en Bristol y Plymouth) y cuando las ganancias de la cadena, según algunas estimaciones, ascienden a 100 millones de libras (unos 148 millones de euros). Es decir, como apunta Philip M. Stone en Followthemedia.com, aprovechando la saludable situación empresarial.

Un informe hecho público el día 1 por Market Intelligence, Mintel, abunda en este pronóstico de bonanzas. Según este informe, “las perspectivas futuras del sector de la prensa regional británica, en términos de circulación y de número total de lectores siguen siendo buenas, lo mismo que las predicciones sobre ingresos por publicidad, tanto en la impresión como en línea”.

Chicago Tribune
El Chicago Tribune anuncia cambios dolorosos aunque necesarios, explicados a los empleados en un memorándum reproducido en Poynter Online. El más significativo de todos, el cierre del New City News Service, un servicio de noticias locales que Cyberjournalist.net no duda en calificar de legendario (fue creado en 1890), y que supone la supresión de 19 puestos en el periódico. Le sigue la reorganización de la Redacción —según se explica, “para alimentar nuevas formas de periodismo”— y una nueva fórmula multimedia en la que primará la información local. Para ello, el equipo online se verá reforzado con 13 redactores más.

Knight Ridder
El servicio de noticias Dow Jones ha facilitado los nombres de tres empresas —ajenas al negocio editorial— interesadas en la compra de Knight Ridder, la segunda cadena de periódicos estadounidense. La mayoría de los accionistas de la cadena, compuesta por sociedades inversoras sin vinculación con el periodismo, pretende vender los 32 diarios que la componen; según ha escrito Dan Gillmor, no porque no esté haciendo dinero sino porque consideran que no está haciendo el suficiente (ver mi anterior nota del 19 de noviembre). Sólo que, a tenor de la nota de Dow Jones, piden demasiado por ella: 4.000 millones de dólares (unos 3.418 millones de euros). En el interior, mientras tanto, se vive una situación asfixiante, descrita por José N. di Stefano, columnista de la casa, “como de una ciudad bajo sitio” (se ha congelado todo gasto que no sea imprescindible e incluso los cursos de entrenamiento del personal).

En la imagen, empleados de Libération durante una asamblea.

Nuevos modelos de negocio para la prensa

Julio Alonso | 29 de octubre de 2005 a las 22:19

El periodismo no está en crisis, sino el modelo de negocio con el que hasta ahora se ha hecho periodismo. Es la tesis de Rich Gordon, profesor asociado y director del Programa de Nuevos Medios en la Medill School of Journalism de la Northwestern University (Chicago), en un artículo que publica la Online Journalism Review.

En la segunda mitad del pasado siglo, argumenta Gordon, el panorama informativo de una tipica ciudad norteamericana lo dominaban un periódico, el cual disfrutaba de una situación de monopolio o de oligopolio, y no más de tres emisoras locales de televisión. De ahí que sus márgenes de beneficio, según explica, estuviesen entre un 15% y un 25%, en el caso de los periódicos, y entre un 25% y un 40%, tratándose de las televisiones.

Eran los tiempos en que las predicciones sobre 500 canales de televisión producían hilaridad. El caso es que “contando redes del cable, los blogs, los podcasts, los boletines de noticias por email, etc., la cifra es hoy muy superior; como 500 ‘millones’ de canales”, dice Rich Gordon.

Eso explica las reducciones de plantilla y los recortes presupuestarios. Pero también el que algunas empresas periodísticas, superando el esquema de mera reventa o reutilización de contenidos, que es en lo que vienen a quedar la mayoría de las versiones digitales de los periódicos, exploren nuevos modelos de negocio. En este sentido, el articulista pone estos tres ejemplos: la compra de About.com por la New York Times Company, de Marketwatch.com por la Dow Jones, empresa editora de The Wall Street Journal, o de Myspace.com por News Corporation, de Rupert Murdoch.

(El artículo de Gordon fue escrito antes de que Arthur Sulzberger Jr., editor de The New York Times, anunciara el viernes pasado en la conferencia de la Online News Association, en Nueva York, que su empresa hará periodismo de alto nivel en un un sitio web con 1.200 periodistas y un presupuesto anual de 200 millones de dólares.)

Al hablar de nuevos modelos de negocio, y de nuevas oportunidades para los periodistas, Rich Gordon pone otros ejemplos, al margen de las tradicionales empresas periodísticas.

  • Otros se deben a empresas no periodísticas, como el blog de Kevin Site, iniciativa de Yahoo!, o el reforzamiento de las páginas financieras de éste con firmas de altura (ver los 10 primeros currículos). De uno y otro proyecto también se ha hablado aquí.

El último ejemplo quizá sea el de Pajamas Media, que anuncia para el 16 de noviembre la fusión de más de 70 conocidos blogs políticos estadounidenses en uno cuyo nombre, así como el de algunos de sus componentes, se reserva para la campaña de lanzamiento. Un blog con los gastos mínimos que pueda acarrear la coordinación de equis firmantes, cada cual trabajando desde su casa, pero que acumule toda la publicidad que éstos pueden atraer, no parece de entrada mal negocio.

Dos notas al margen. Una, el blog, a juzgar por el nombre de algunos de sus contribuyentes, nace políticamente escorado a la derecha. Dos, en el Comité Editorial figura el barcelonés José Guardia, mantenedor del blog Barcerpundit con el seudónimo de Franco Alemán.

Más información en Wired News y CNet News.com.

En la imagen, gráfico sobre el estado de la prensa norteamericana tomado del Star Tribune.

El ‘síndrome Kodak’ aplicado a la prensa

Julio Alonso | 6 de julio de 2005 a las 23:41

“¿A qué llamo yo el ‘síndrome Kodak’? Pese a sus 100 años de dominio del mercado de fotos, a sus centenares de directivos altamente remunerados y a sus millones de dólares de beneficios, Kodak no ha sabido, no ha visto o no ha querido creer en el final de la tradicional película fotográfica. Resultado, 142 millones de dólares de déficit en el primer trimestre de 2003, más de 11.000 despedidos en el mismo año (se anuncian 15.000 más para 2007) y, la guinda del pastel, Kodak acaba de ser ‘apartado’ del Dow [el índice Dow Jones].

“Mientras tanto, HP, Epson, Canon y otros se han hecho con parte del mercado. Algunos de ellos nunca habían operado en el negocio fotográfico.

“¿Por qué Kodak no ha reaccionado antes? Según los expertos, por tres razones: miedo a ser canibalizado, miedo a cuestionar su ‘modelo de negocio’ y subestimar la rapidez con la que el digital se extendería entre los consumidores”.

¿Interesante, verdad? Son los párrafos con los que Jeff Mignon arranca un agudo análisis (en francés) de la prensa regional y local gala, perfectamente trasplantable a la española. La conclusión-advertencia de Jeff Mignon es esta: “Será demasiado tarde para despertarse el día en que Google (ya la mayor empresa de medios de comunicación del mundo en términos de capitalización) y Yahoo! ofrezcan la mejor información local tras tejer una gigantesca red nutrida por periodistas profesionales y periodistas ciudadanos. Esto es, tal como lo imagina ya el documental de ficción Epic” (siglas de un imaginario Evolving Personalized Information Construct).

Dos apostillas por mi parte:

  • El valor en bolsa de Google, triplicado en sólo 12 meses, alcanza los 70.000 millones de euros; el de la emblemática Dow Jones Company, editora del Wall Street Journal, por poner un ejemplo, apenas supera los 2.500 millones de euros.
  • El videoclip Epic 2014 al que se refiere Jeff Mignon, exhibido en Seúl durante el reciente Congreso de la Asociación Mundial de Periódicos, se puede ver en esta dirección. Dura ocho minutos, es pesado —creo que adrede—, así que como alternativa sugiero leer su transcripción al castellano. Merece la pena. Este vídeo sobre el futuro de los medios, producido por Robin Sloan y Matt Thompson, fue realizado por encargo del Museo de Historia de los Medios.