Archivos para el tag ‘Francis Pisani’

Google News se abre a las noticias hiperlocales

Julio Alonso | 8 de febrero de 2008 a las 23:33

Nuevo servicio de Google News, por ahora únicamente en inglés: noticias hiperlocales (o glocales, como matiza Francis Pisani) con sólo teclear el código postal o el nombre de la población. En realidad, según el blog oficial de Google News, el nuevo servicio permite buscar entre millares de fuentes noticias de cualquier población, país o Estado.

Egon Pasztor, ingeniero de software de Google, ha explicado que el sistema de clasificación tiene en cuenta la ubicación de la fuente para posiciona las fuentes locales de cada historia.

La iniciativa de Google puede constituir una amenaza para los periódicos locales; más que nada, por la posible pérdida de anuncios.

El profesor canadiense Mark Hamilton ha recogido en su blog diversos comentarios al respecto.

Exigencias tecnológicas del nuevo periodismo visual

Julio Alonso | 2 de abril de 2007 a las 23:34

The Economist ha introducido la caricatura animada, según cuento en mi anterior nota. Washingtonpost.com ha retocado ligeramente el diseño de su portada para dar mayor relieve a los vídeos. Y The New York Times acaba de recibir el Peter Sullivan, el más codiciado de los Premios Malofiej de infografía, por un gráfico interactivo permanente en el que ofrece información de bolsa. Por tanto, tres ejemplos de medios de prestigio, con altos niveles de exigencia, y para nada proclives al sensacionalismo o a lo facilón, que apuestan decididamente por el periodismo visual. El futuro está ahí.

Este nuevo desafío me hace pensar en lo urgente que es cambiar las redacciones, en hábitos y mentalidades, y adaptarlas a esas nuevas exigencias.

Kevin Kallaugher, el caricaturista de The Economist, que no es precisamente un jovencito (ver galería), estuvo el pasado año como artista-residente del Imaging Research Center, en la University of Maryland (UMBC), para familiarizarse con las técnicas de animación.

De los esfuerzos del Washington Post me ocupé hace poco en una nota titulada precisamente ‘Washingtonpost.com, modelo de Redacción digital’.

En cuanto al New York Times, el gráfico que le ha premiado la Society for News Design, que es la que otorga los Malofiej, va más allá del gráfico animado al uso. Como explica muy bien Ramón Salaverría, profesor en la Universidad de Navarra y miembro del jurado que concedió el premio, “son bases de datos representadas de forma gráfica”. Y añade: “Estos gráficos, que podríamos denominar de segunda generación, exploran formas distintas a la pura linealidad narrativa […]. Los nuevos gráficos son mucho más interactivos, personalizables y con un soporte tecnológico deslumbrante”.

Pero para llegar ahí son necesarios ciertos pasos previos. Entre ellos, contar con periodistas-desarrolladores en los equipos redaccionales y convencerse de que los listados de bolsa de los periódicos, con datos ya viejos antes incluso de imprimirse, están obsoletos. De todo ello me he ocupado en las siguientes notas: ‘Lo que sobra en la prensa local’, ‘Fuera las páginas de bolsa’, ‘Hay que abrirse a nuevas fórmulas o géneros periodísticos’, ‘Las redacciones necesitan periodistas informáticos’, ‘Nuevo ejemplo de periodismo de servicios’, ‘Washingtonpost.com permite consultar las votaciones en el Congreso desde 1991′, ‘The Washington Post recurre a los jóvenes desarrolladores’ y ‘Los periódicos necesitan programadores digitales’.

Actualización (3/4/2007). Casualmente, Francis Pisani escribía ayer en su blog sobre ‘Le mage des online news‘: Rob Curley.

Actualización (3/4/2007). MediaStorm, un magnífico ciberespacio dedicado al fotoperiodismo (casualmente patrocinado por The Washington Post), anunciaba el lunes cuatro incorporaciones a la plantilla en estos términos: ‘MediaStorm se inunda con nuevos talentos’. Merece la pena ver los currículos del equipo.

Actualización (4/4/2007). En las páginas de la Berkeley Graduate School of Journalism hay colgada una interesantísima conferencia de Rob Curley titulada It’s not about the device, it’s about the information. Dura dos horas y media.

Documentalistas: gestores de información y no ratas de biblioteca

Julio Alonso | 26 de septiembre de 2006 a las 23:40

Con Internet, las noticias ganan en inmediatez y, al mismo tiempo, tienen un envejecimiento relativo. En los medios tradicionales la ‘actualidad’ la marca la periodicidad de la publicación: diario, semanario, mensual… En la Red el tiempo no importa: lo que vale no es la novedad de un artículo, sino el número de visitas que recibe; hay artículos del día a los que nadie o muy pocos acceden, y artículos que se siguen consultando sin importar la fecha en que fueron publicados; cuenta lo que al lector le interesa leer, y no la ‘rabiosa actualidad’ de una noticia. De ello se han ocupado recientemente Juan Varela, Francis Pisani y Juan José García-Noblejas.

El fenómeno abre nuevas perspectivas para los servicios de documentación de los medios. En primer término, por las posibilidades de ‘explotación’ de sus fondos, bien a través del cobro de las consultas —vía ya experimentada y de escaso éxito, salvo que se abarate— o bien, como apunta Varela, vendiendo información de ayer con publicidad de hoy (fundamentalmente, CPM y anuncios contextuales).

Otra posibilidad, de más largo alcance, es la que menciona Rodolfo Carpintier, presidente de Baquia.com, en el artículo ‘Bibliotecarios y documentalistas de este siglo’. La resume muy bien el siguiente comentario de un lector —documentalista, evidentemente—: “Por fin empieza a hablarse de nuestra profesión como gestores de información, y no como ratas de biblioteca”. Se trata de concebir los servicios de documentación no sólo como alimentadores de la base de datos, sino como creadores de información reciclada en resúmenes y dosieres, fotogalerías o videoclips; en los casos que proceda, enriquecidos con enlaces a información externa. Y aún más, como escudriñadores y recolectores, según las propias necesidades, de tanta información interesante como existe en la Red y que no llega a las Redacciones por los cauces habituales: despachos de agencia, notas de prensa, etc.

Pero para ello los servicios de documentación han de concentrar sus esfuerzos, especializarse y renunciar a ser generalistas; en el caso de los periódicos locales, reduciendo su alcance a lo estrictamente local. Para lo demás ya están los gigantes como The New York Times, que acaba de ampliar su archivo en línea hasta 1851, o el anunciado Google News Archive Search, el monstruo que promete ofrecer fondos digitalizados de hasta 200 años de antigüedad.

Actualización (27.9.2006) Ver los interesantes comentarios sobre el tema recogidos por Jeff Mignon en ‘Un modèle adsense pour commercialiser les archives des journaux’.

El modelo de negocio de la empresa periodística clásica no funciona

Julio Alonso | 27 de agosto de 2006 a las 21:03

Tres estudios europeos —uno británico, otro francés y el último suizo— coinciden esta semana en destacar el cambio económico o el modelo de negocio como factor determinante en el declive y futuro de los periódicos impresos:

  • The Economist mantiene que los resultados “miserables” registrados en 2005 por las empresas periodísticas se deben en gran medida a la cicatería con que éstas han abordado sus versiones digitales, a cargo de redacciones reducidas, bisoñas y mal pagada que se limitan al mero volcado de los contenidos del diario impreso. Aunque la situación está cambiando, añade el semanario, el caso es que los ingresos publicitarios de los websites, siendo cada vez más elevados, no pueden compararse aún con los obtenidos en las ediciones impresas. Las tesis de The Economist están expuestas en estos dos artículos: Who killed the newspaper? y More media, less news.
  • De idéntica opinión es David Targy, autor del estudio Les médias face à l’Internet (PDF, 208 KB, 6 páginas), sólo que dicho con otras palabras, y en francés: Según Targy, a quien ha entrevistado Libération, lo que han hecho los medios tradicionales es crear sitios de “acompañamiento” pero con escasa interactividad y participación de los lectores, lo cual es un contrasentido en Internet.
  • Por último, es Francis Pisani quien, a propósito de la Web 2.0, trae a colación la teoría de economía directa que defiende el suizo Xavier Comtesse (L’émergence de l’économie directe ouvre la voie à de profondes mutations). Con este enunciado:

    “Una combinación de cuatro factores está generando una economía muy diferente. A saber: el acceso del consumidor a la cadena de creación de valor, lo que cambia de hecho los procesos de la producción; la desaparición de los intermediarios que dejan paso a nuevas formas de intermediación; la aparición de nuevos modelos de negocios que destruyen al paso las antiguas rentas de situación y, por fin, la fijación de los precios que sigue cada vez más la moda de las pujas. Actuando en conjunto, estos cuatro elementos centrales de la economía directa revuelven y transforman en profundidad la antigua economía.”

Los artículos de The Economist han sido comentados por Juan Antonio Giner, Jeff Jarvis, Francis Pisani y Roy Greenslade; el de David Targy, por Emmanuel Parody y Danielle Attias.

Pocos jóvenes quieren ser periodistas digitales

Julio Alonso | 10 de diciembre de 2005 a las 14:36

Si, como dicen las encuestas, el ‘medio natural’ de los jóvenes de ahora es Internet, allí donde leen, descargan música y vídeo o crean contenidos, lo suyo sería que los estudiantes de Periodismo de esa generación soñaran con ejercer en un medio digital. Pero no es así.

Así lo constata Barb Palser, directora de Contenidos de Internet Broadcasting Systems, quien trata de buscar explicaciones a esta aparente contradicción en una de sus columnas en la American Journalism Review.

La primera sospecha (¿será por dinero?) la descarta Palser recurriendo a una encuesta de la Universidad de Georgia (EEUU), mencionada aquí, según la cual las mejores ofertas salariales para recién graduados proceden precisamente de los websites.

Hay otras razones, como son las deficiencias en los planes de estudio, la escasez de ofertas de trabajo (las plantillas online suelen ser más bien reducidas) o el convencimiento de que la elección de otra rama del periodismo —impreso, radiofónico o televisivo— no excluye trabajar también para Internet.

Sin embargo, apunta Palser, la verdadera razón parece estar en lo poco atrayente que resulta volcar en la Web los contenidos de la ediciones impresas, que es a lo que se reducen en numerosos casos las tareas periodísticas online. Puro copia y pega, algo que a los jóvenes tecnologizados de hoy en día les resulta incluso ofensivo: ¡hacer una carrera para esto!

Los principales enemigos del periodismo digital, añado yo, son algunas empresas periodísticas o ciertos periodistas, pues de todo hay, aferrados al ayer por desconocimiento, miedo al cambio o simple incompetencia. Especialmente, aquellos a los que cuesta trabajo reconocer las posibilidades que lo digital ofrece para un nuevo periodismo. Lo dice Francis Pisani en su artículo ‘La prensa en la hora de Web 2.0′ [El País, sólo para abonados]: “Abandonar el control y la propiedad de la información no es fácil, sobre todo para quienes viven de ello y siguen creyendo tener alguna relación privilegiada con la verdad”.

Opiniones sobre internet y los periódicos

Julio Alonso | 17 de noviembre de 2005 a las 17:35

Algunas citas que no conviene echar en saco roto:

  • “En los inicios del siglo XXI, limitarse a la prensa escrita es como ocuparse de una sociedad productora de discos de vinilo” (Andrew Growers, al abandonar la dirección del Financial Times tras desavenencias con la empresa).
  • “Actualmente consagramos el 20% de nuestro tiempo al digital, pero en seis o siete años será el 80%” (Simon Waldam, responsable de Actividades Electrónicas del diario británico The Guardian).
  • “El internauta ha nacido con los videojuegos y rechaza permanecer inactivo ante la información.[…] Cuando se busca una información, se hace a través de un motor de búsqueda, no desde el sitio de un diario. […] En el Financial Times no hablamos más de diarios o de sitio web, lo que queremos es ser la mejor fuente de información y de análisis” (Olivier Fleurot, director ejecutivo del Financial Times Group).
  • “Los móviles de tercera generación se van a convertir en medios de masas” (Michel Granjean, presidente-director general de MPG France).
  • “La compra de contenidos ocupa el segundo puesto en Yahoo!, con más de 600 fuentes de información. Por tanto, el futuro de los contenidos periodísticos no corre peligro. La información tiene un coste. Pero eso no es motivo para hacerle paga al internauta” (Antoine Duarte, director general de Yahoo! France).

Las dos primeras citas fueron tomadas de los blogs de Francis Pisani y Gilles Klein en Le Monde; las restantes, del blog (también en francés) Demain tous journalistes?

Medios de masas y diarios personalizados, esta es la cuestión

Julio Alonso | 13 de noviembre de 2005 a las 21:01

Los medios tradicionales están de capa caída. Según el recuento hecho por Chris Anderson, director de la revista Wired y autor de la teoría de la larga cola, la situación en Estados Unidos es esta:

  • Bajan: la difusión de los periódicos (–2,6%), la asistencia a las salas de cine (–7%), los oyentes de radio (–4%), las ventas de libros (–7%) y las de discos (–5,7%). Excepto la música descargada de internet, cuyos índices aumentan.
  • Suben: los banners publicitarios en Internet (+10%) y los anuncios por palabras clave de Google (+96%).
  • En una situación más o menos estable quedan las ventas de vídeos y de videojuegos, la difusión de las revistas y las audiencias de televisión.

A la vista de todos estos datos, Francis Pisani comenta en su blog de Le Monde: “Es posible que esto comience con una adaptación ecológica antes de traducirse en ciertas desapariciones (sobre todo, la de los que no se adaptan)…”.

Por lo que se refiere a los periódicos, y a la imperiosa necesidad que tienen de adaptarse para poder sobrevivir, mi opinión es que no se ha comprendido del todo el alcance de la revolución digital. Es la sospecha que abrigo cuando leo a ‘forofos’ del online como Travis Nep Smith, o a ‘defensores’ a ultranza de los periódicos impresos como Ken Ficara.

Porque ninguno de los dos menciona la radical diferencia. De un lado, un medio cuyo acierto está en hallar el máximo común denominador, en la habilidad que tienen unos cuantos (los redactores del periodico) para satisfacer los intereses comunes de un determinado número de lectores, y cuantos más, mejor. Son los mass media. Del otro, el medio capaz de personalizar la información hasta el extremo de reducirla a los gustos o intereses particulares del que directamente la selecciona. Es decir, el daily me.

El periodismo ciudadano en 11 pasos

Julio Alonso | 6 de julio de 2005 a las 22:18

Steve Outing, acaba de publicar en E-Media Tidbits, el blog colectivo del Poynter Institute que él coordina, un extenso artículo con un doble objetivo: hacer entender a empresarios y directores de medios lo que es el periodismo ciudadano o participativo, así como su importancia presente, y ayudarles a implantarlo en las redacciones.

Concebido como una especie de guía en 11 pasos o niveles de evolución, cada uno de ellos con enlaces a ejemplos ilustrativos, arranca con la posibilidad de que el público añada comentarios a los artículos —esto es, una evolución de las tradicionales ‘cartas al director’— y concluye con la fase superior, cuando los lectores son sus propios editores —o sea, en Epic 2014—. Por si acaso, conviene leer el artículo. Para estar preparados.

La línea argumental de Steve Outing se puede seguir, de forma abreviada y en francés, en el comentario que Francis Pisani le dedica en Le Monde.