Archivos para el tag ‘Libération’

Especulaciones sobre la posible compra del ‘New York Times’ por Google

Julio Alonso | 27 de enero de 2008 a las 23:57

The New York Times podría acabar en manos de Google. Si así fuera, las previsiones recogidas en el videoclip Epic 2015 (duración: 8m52s) sobrevendrían antes e irían más allá de lo previsto. Esta especie ha sido lanzada por el ciberespacio especializado Realclearmarkets.com, que lo argumenta así:

  • En los últimos cinco años, el valor del New York Times ha disminuido en un sorprendente 70%, y no hay indicios de que situación vaya a mejorar a corto plazo. Todo lo contrario.
  • Rupert Murdoch no ha comprado la Dow Jones Company pensando en ilimitadas oportunidades de crecimiento de la información financiera y comercial. Lo ha hecho para tener en sus manos The Wall Street Journal, y entablar desde él una guerra a muerte con el Times.
  • Ser propietario del New York Times le supondría a Google, de un solo golpe, un espaldarazo frente a sus competidores; especialmente ahora que anda embarcado en un ambicioso proyecto de plataforma móvil. Es, por otra parte, lo mejor que podría ocurrirle al periódico.
  • Los Sulzberger, la familia que gracias a unas acciones de oro controla el New York Times, sin poseer por ello la mayoría del capital, no quieren vender. Por encima de todo, se consideran guardianes de la integridad y la excelencia periodísticas, que ven representadas en el diario. Pero a la larga no les cabe otra opción. John Ellis, el articulista de Realclearmarkets.com, lo dice sin tapujos: el ‘joven Arthur’ (Arthur Ochs Sulzberger Jr., actual presidente de la compañía) no va a mejorar la situación; ha tenido para ello tiempo más que suficiente y no lo ha conseguido.
  • Ellis habla incluso de una importante firma estadounidense, Kleiner Perkins, que podría estar buscando ya una nueva administración para el Times. Google, explica, puede atraer personas de gran talento para un proyecto difícil y fascinante: la reinvención de un gran periódico a través de múltiples plataformas y dentro de una variedad de aplicaciones.

Algo parecido a lo que el director de Le Monde y nuevo presidente del Grupo, Eric Fottorino, ha anunciado para el vespertino parisién, otro gigante en apuros: el nombramiento de un gestor externo.

Estos dos ejemplos ponen de manifiesto ciertas dificultades de las grandes empresas periodísticas para adaptarse a las nuevas circunstancias. Y ello mientras despuntan otras formas de hacer periodismo, sin gran aparato y controladas por los propios periodistas. Por ejemplo, el consolidado The Huffington Post, de la norteamericana Arianna Huffington; Rue89.com, obra de cuatro ex redactores y blogueros del francés Libération; o MediaPart (al frente del cual está precisamente un ex director de Le Monde, Edwy Plenel), cuyo lanzamiento está previsto para el 16 de marzo.

En el gráfico de Big Charts, el valor de la New York Company de 2005 a 2008.

Actualización (1/2/2008) David Eun, uno de los vicepresidentes de Google, ha negado en una entrevista que publica I Want Media que su empresa pretenda comprar el New York Times. Según ha dicho, el modelo de negocio de Google no incluye la producción de contenidos.

‘Wired’ se ha sentido utilizada por Microsoft

Julio Alonso | 1 de abril de 2007 a las 23:45

Fred Vogelstein, colaborador de la revista Wired, ha recibido por error un informe sobre él preparado por Waggener Edstrom, la agencia de comunicación que le lleva las relaciones públicas a Microsoft. El informe, de 5.650 palabras (PDF, 312 KB), circuló entre los directivos de esta compañía durante los seis meses de trabajo que le costó al periodista preparar un reportaje (de 2.696 palabras) aparecido en el número de marzo de Wired.

Para mayor inri, el reportaje, ‘Operation Channel 9′, está dedicado a un programa lanzado en abril de 2004 por Microsoft para
fomentar la transparencia en los hábitos de la compañía.

El informe de Waggener Edstrom no sólo ofrece las respuestas adecuadas a posibles preguntas comprometidas por parte del periodista, sino que describe la personalidad de éste y previene contra su forma de entrevistar. He aquí algunos ejemplos:

  • El periodista “busca tensión donde no la hay. En este punto hay que permanecer firmes, asegurar claramente el apoyo de la Dirección a Channel 9.”
  • “No se comprometa a debatir temas que preferiría evitar. Fred generalmente comienza con preguntas fáciles, pero poco a poco va profundizando hasta encontrar los elementos que considera interesantes. Hay que tener cuidado con eso.”
  • Y la guinda: “Vamos a permanecer en contacto con Fred para procurar que no haya sorpresas.”

Al mismo tiempo, Microsoft mantuvo varios encuentros con el director de Wired, Chris Anderson, a quien convenció sobre el éxito de Channel 9 y la oportunidad de publicar un reportaje al respecto.

Quien quiera profundizar en el asunto encontrará más información en las versiones ofrecidas por sus principales protagonistas: Fred Vogelstein, Chris Anderson y el director de la agencia Waggener Edstrom, Frank Shaw.

El caso, a mi modo de ver, es un buen ejemplo de lo que es la información entendida como servicio público y como servicio corporativo. Sin olvidar que, en ambos supuestos, está en manos de periodistas. Frank Shaw estudió Periodismo en la University of Oregon y en la Department of Defense Information School (!).

Curiosamente, una nota suya sobre cómo hacer entrevistas, publicada en su blog, titulado Glass House (Casa de Cristal), parece escrita por un profesor de Periodismo.

El contrapunto a esta nota lo ofrece Libération: un antiguo redactor jefe adjunto de VSD se encuentra en prisión preventiva acusado de un tipo de delito recientemente incorporado al código penal francés, ‘corruption d’agent privé’. Según el diario parisién, la nueva figural jurídica castiga las “maniobras destinadas a convencer a la prensa para que cree una imagen complaciente de algo”.

El modelo de negocio de la empresa periodística clásica no funciona

Julio Alonso | 27 de agosto de 2006 a las 21:03

Tres estudios europeos —uno británico, otro francés y el último suizo— coinciden esta semana en destacar el cambio económico o el modelo de negocio como factor determinante en el declive y futuro de los periódicos impresos:

  • The Economist mantiene que los resultados “miserables” registrados en 2005 por las empresas periodísticas se deben en gran medida a la cicatería con que éstas han abordado sus versiones digitales, a cargo de redacciones reducidas, bisoñas y mal pagada que se limitan al mero volcado de los contenidos del diario impreso. Aunque la situación está cambiando, añade el semanario, el caso es que los ingresos publicitarios de los websites, siendo cada vez más elevados, no pueden compararse aún con los obtenidos en las ediciones impresas. Las tesis de The Economist están expuestas en estos dos artículos: Who killed the newspaper? y More media, less news.
  • De idéntica opinión es David Targy, autor del estudio Les médias face à l’Internet (PDF, 208 KB, 6 páginas), sólo que dicho con otras palabras, y en francés: Según Targy, a quien ha entrevistado Libération, lo que han hecho los medios tradicionales es crear sitios de “acompañamiento” pero con escasa interactividad y participación de los lectores, lo cual es un contrasentido en Internet.
  • Por último, es Francis Pisani quien, a propósito de la Web 2.0, trae a colación la teoría de economía directa que defiende el suizo Xavier Comtesse (L’émergence de l’économie directe ouvre la voie à de profondes mutations). Con este enunciado:

    “Una combinación de cuatro factores está generando una economía muy diferente. A saber: el acceso del consumidor a la cadena de creación de valor, lo que cambia de hecho los procesos de la producción; la desaparición de los intermediarios que dejan paso a nuevas formas de intermediación; la aparición de nuevos modelos de negocios que destruyen al paso las antiguas rentas de situación y, por fin, la fijación de los precios que sigue cada vez más la moda de las pujas. Actuando en conjunto, estos cuatro elementos centrales de la economía directa revuelven y transforman en profundidad la antigua economía.”

Los artículos de The Economist han sido comentados por Juan Antonio Giner, Jeff Jarvis, Francis Pisani y Roy Greenslade; el de David Targy, por Emmanuel Parody y Danielle Attias.

Serge July, forzado a dejar ‘Libération’

Julio Alonso | 2 de julio de 2006 a las 23:04

Serge July, cofundador junto a Jean-Paul Sartre del diario francés Libération en 1972, no ha tenido más remedio que abandonar la dirección del periódico, forzado por el accionista mayoritario, Edouard de Rothschild. Hay información detallada en El Mundo, Le Monde, Le Nouvel Observateur y el propio Libération.

Merece la pena leer su artículo de despedida (en francés) por lo que tiene de reflexión sobre las dificultades que atraviesa la prensa impresa. De él destaco y traduzco —un poco libremente— los siguientes párrafos:

  • “Libération no es una sociedad financieramente despreocupada y gastosa. Hicimos muchos planes para economizar, valiéndonos de todas las técnicas: reducciones de efectivos, externalización de algunas actividades, freno a los aumentos salariales, cuando no simplemente su bloqueo, bloqueo de las contrataciones, severo control de nuestros costes, acuerdos con nuestros proveedores…”
  • Libération “se enfrenta, como todos los periódicos generalistas de pago en el mundo, con el maelstrom de la revolución digital, que es más intenso, más violento, más rápido de lo que fueron todas las revoluciones industriales”.
  • “Desde hace años proyectamos transformar nuestro equipo periodístico en productora de contenidos con la firma Libération para diferentes soportes. Todo esto implica disponer de considerables medios financieros que permitan esta transición, para pasar de un modelo que económicamente agoniza a un nuevo modelo susceptible de generar nuevos ingresos. En esta situación ‘revolucionaria’ hay que tomar cien iniciativas al mismo tiempo. Pero, por falta de medios suficientes, no se toman. Y en las revoluciones, más que en otros momentos, el tiempo perdido no sólo no se recupera sino que se convierte en un elemento violentamente hostil.”
  • “El problema de Libération no es tanto la calidad o la pertinencia de lo que publicamos cada día, es industrial y financiero”.

Sobre la marcha de July y la crisis de Libération recomiendo también los comentarios realizados por Juan Antonio Giner, Juan Varela y Raphaël Benoît.

Malas noticias sobre periódicos

Julio Alonso | 4 de diciembre de 2005 a las 23:59

Algunas de ellas podrían pasar por noticias propias de las páginas de sucesos o de tribunales, pero no, se trata de noticias sobre periódicos:

France Soir
La cabecera mítica de la prensa gala, que en los años 60 llegó a vender un millón de ejemplares diarios, hoy está declarada en quiebra y bajo tutela judicial. Con una deuda exigible superior a los 12 millones de euros, la tesorería de France Soir se desangra a medida que pasan los días, hasta tal punto que el tribunal tutelar ha puesto plazo (el próximo día 15) para que el actual propietario del periódico, el empresario aeronáutico Raymond Lakah, presente un plan de viabilidad. El tribunal baraja seis o siete ofertas de compra y se espera que tome una decisión hacia el 20 de enero.

Libération

Los cuatro días de huelga de Libération no han resuelto nada, sólo aplazar el conflicto. “La dirección moderó un poco su posición, aunque mantuvo su intención de ahorrar 4 millones de euros, pero abrió algunas pistas”, ha declarado un representante sindical. Ya no se habla tanto de despidos (se habían anunciado 52) como de aumentar en lo posible las jubilaciones anticipadas o pactadas, pero persisten los planes sobre externalización de tareas no estrictamente periodísticas, la apuesta por la fórmula bimedia —papel y digital, aunque con una sola redacción—, los cambios de estructura y la concentración de funciones y jerarquías, la conversión del periódico en un “magacín diario”, el reforzamiento de la edición sabatina con nuevos suplementos y la actualización permanente —24 horas sobre 24 horas, los siete días de la semana— de las noticias en línea. Todo ello, sin olvidar, como escribía el fundador del periódico, Serge July, “que el periódico en papel es el corazón de la marca, porque él es el referente, el que da credibilidad al online”. El caso es hacer frente al futuro, y en el cortísimo plazo, a los 6,6 millones de deuda prevista para 2005. Los representantes sindicales hablan incluso de un “gratuito de alta gama”.

Northcliffe Newspapers
La mayor cadena británica de periódicos regionales, la Northcliffe Newspapers, está en venta. Precio: 1.500 millones de libras esterlinas (unos 2.219 millones de euros). La cadena, propiedad de Daily Mail and General Trust, cuenta con 112 cabeceras: 20 diarios, 77 semanarios —50 de ellos gratuitos— y 24 websites locales. La difusión conjunta de las publicaciones impresas está en torno a los 9 millones de ejemplares, y la rama digital contabiliza 1,5 millones de visitantes únicos al año.

La noticia se produce tras un plan de reducción del gasto anunciada este verano, con un plan de reducción de plantilla en marcha (en Bristol y Plymouth) y cuando las ganancias de la cadena, según algunas estimaciones, ascienden a 100 millones de libras (unos 148 millones de euros). Es decir, como apunta Philip M. Stone en Followthemedia.com, aprovechando la saludable situación empresarial.

Un informe hecho público el día 1 por Market Intelligence, Mintel, abunda en este pronóstico de bonanzas. Según este informe, “las perspectivas futuras del sector de la prensa regional británica, en términos de circulación y de número total de lectores siguen siendo buenas, lo mismo que las predicciones sobre ingresos por publicidad, tanto en la impresión como en línea”.

Chicago Tribune
El Chicago Tribune anuncia cambios dolorosos aunque necesarios, explicados a los empleados en un memorándum reproducido en Poynter Online. El más significativo de todos, el cierre del New City News Service, un servicio de noticias locales que Cyberjournalist.net no duda en calificar de legendario (fue creado en 1890), y que supone la supresión de 19 puestos en el periódico. Le sigue la reorganización de la Redacción —según se explica, “para alimentar nuevas formas de periodismo”— y una nueva fórmula multimedia en la que primará la información local. Para ello, el equipo online se verá reforzado con 13 redactores más.

Knight Ridder
El servicio de noticias Dow Jones ha facilitado los nombres de tres empresas —ajenas al negocio editorial— interesadas en la compra de Knight Ridder, la segunda cadena de periódicos estadounidense. La mayoría de los accionistas de la cadena, compuesta por sociedades inversoras sin vinculación con el periodismo, pretende vender los 32 diarios que la componen; según ha escrito Dan Gillmor, no porque no esté haciendo dinero sino porque consideran que no está haciendo el suficiente (ver mi anterior nota del 19 de noviembre). Sólo que, a tenor de la nota de Dow Jones, piden demasiado por ella: 4.000 millones de dólares (unos 3.418 millones de euros). En el interior, mientras tanto, se vive una situación asfixiante, descrita por José N. di Stefano, columnista de la casa, “como de una ciudad bajo sitio” (se ha congelado todo gasto que no sea imprescindible e incluso los cursos de entrenamiento del personal).

En la imagen, empleados de Libération durante una asamblea.

Dos visiones sobre los periódicos e internet

Julio Alonso | 30 de octubre de 2005 a las 21:43

El diario francés Libération ha unificado sus dos redacciones (periódico impreso y online), ha retocado el aspecto del sitio web y ha anunciado otros cambios en el diario papel, aunque aplazados hasta el otoño próximo (ver el artículo de su presidente y director general, Serge July, en francés).

Estos cambios han permitido dos reflexiones de interés sobre la funcionalidad y virtualidades de la prensa impresa y la digital.

La primera es la de Bruno Patino, presidente de la sociedad Le Monde Interactif, quien ha dicho en su periódico (en francés y sólo para abonados):

  • “Impreso y digital son dos medios complementarios. Lo escrito se basa en la jerarquía de la información y en la contextualización; internet, en la reactividad y la ilustración. Una Redacción web está en lo fáctico, lo reactivo y lo ilustrativo, en tanto que una Redacción papel está estructurada por los horarios de cierre.”

La segunda es de Jeff Mignon, en Media Café (en francés), quien apostilla lo dicho por Patino en estos términos:

  • “Internet está en vías de convertirse en una herramienta de jerarquización mucho más potente de lo que es —y nunca lo será— el papel.” (Se refiere a la valoración de los artículos por los lectores o a herramientas de personalización como ‘My Yahoo!’.)
  • “Internet ofrece unas herramientas de contextualización mucho más potentes —con independencia de su infrautilización— que la prensa escrita”. (Se refiere a los enlaces que remiten a definiciones o artículos sobre el mismo tema, a los foros y debates en línea, a los blogs, etc.) Y concluye: “Nada más completo que los millones de páginas en internet.”
  • “Afirmar que la Web es una herramienta fáctica es olvidar una de sus funciones más importantes: la búsqueda. Es olvidar igualmente otra función clave: la socialización. Una socialización que se puede hacer en torno a la información por medio de blogs, foros, chats, comentarios… Una dimensión que no ofrece la prensa escrita. Una dimensión que posee diferentes velocidades.”

Cambios de forma y fondo en ‘Le Figaro’

Julio Alonso | 3 de octubre de 2005 a las 1:06

El decano de los periódicos franceses, Le Figaro, acude esta mañana a los quioscos totalmente remozado. Ha cambiado su diseño —cabecera incluida—, ha reducido en 3,4 centímetros su anchura y ha reorganizado completamente su estructura. Incluso estrena sede en el número 14 del bulevar Haussmann de París. El periódico, hoy controlado por Serge Dassault, empresario aeronáutico, comerciante de armas y confidente de Jacques Chirac, cumplirá 180 años en 2006.

A partir de hoy, el periódico consta de tres cuadernillos: uno para la actualidad del día, otro con la información económica, impreso como venía siendo habitual en papel salmón, y un tercero —y aquí está la novedad— consagrado al lector, “a su vida y su estilo de vida”. Por tanto, con páginas de cultura, moda, viajes, salud, televisión, ocio, etcétera.

El cambio, que ha llevado un año de gestación y se ha ensayado con cinco números cero, ha supuesto un desembolso de cinco millones de euros. Su objetivo, adaptarse a un tiempo de “zapping informativo”, abrirse al público joven y femenino, apostar por la infografía y la fotografía, mejorar el espacio publicitario; en definitiva, “invertir la curva de difusión y reconducirla al alza”, como ha explicado Pierre Conte, presidente-director general de Publiprint, la agencia publicitaria del grupo. La venta actual de Le Figaro, con 326.690 ejemplares de media diaria, es un 3,2% inferior a la del período 2003-2004.

Más información (toda ella en francés), aquí, aquí, aquí y aquí.

Para hoy también estaba anunciado el rediseño del website de Libération (diario sobre el que pende desde el viernes “una optimización de la organización”). Y para el 7 de noviembre, la segunda fase de los cambios en Le Monde.

Desde principios de año la difusión de los periódicos nacionales franceses ha bajado un 7%.

Malas y buenas noticias para la prensa escrita

Julio Alonso | 15 de marzo de 2005 a las 19:13

Siete periódicos franceses han reunido en Lille a 1.400 jóvenes como parte de una iniciativa destinada a convertir en lectores de prensa escrita a los jóvenes de entre 15 y 25 años. Según uno de los organizadores, Libération, el encuentro no ha servido sino para constatar el “desamor” de éstos hacia los periódicos, según se desprende de sus opiniones. Una encuesta realizada entre los asistentes refleja estos dos datos, aparentemente contradictorios: sólo un 4%, en el mejor de los casos, lee asiduamente periódicos, si bien el 47% de lo jóvenes considera que la prensa escrita es el mejor medio informativo. Libération concluye: “La estiman pero no la leen”.

El Cambridge-MIT Institute convocó el pasado día 4 a altos ejecutivos de medios de comunicación británicos y estadounidenses para hablar del futuro de la prensa en línea. El encuentro se celebró a puerta cerrada y bajo los límites del Chatham House Rule (algo así como ‘se dice el pecado pero no el pecador’), de manera que sólo han trascendido las conclusiones de lo tratado, que no son precisamente muy halagüeñas en lo que se refiere a la prensa escrita: “Los periódicos están muertos pero todavía llevará un rato el enfriamiento del cuerpo”.

Los asistentes han calificado como “rayana en lo patológico” la resistencia al cambio que ofrecen algunos diarios y aseguran que mientras los webs de los periódicos sigan encadenados a los modelos anticuados de la industria editorial no serán capaces de prosperar en línea. John Burke comenta y matiza estos análisis en Editors Weblog.

Más drásticas aún son las conclusiones de una especie de videoconferencia acogida el día 9 en el Media Center del American Press Institute, de la que se hace eco el Toronto Star. Entre los asistentes figuraba Philip Meyer, profesor de Periodismo en Carolina del Norte y autor de un libro que está dando mucho que hablar: The vanishing newspaper: saving journalism in the information age (citado aquí el 28 de enero). Meyer va más lejos que ninguno e incluso ha puesto fecha a la defunción de la prensa escrita: será en abril de 2040.

Hasta aquí, la noticias malas; la buena, el récord de ventas de The Economist (¡1.009.759 ejemplares!), lo cual parece confirmar que, pese a los malos tiempos que se auguran a la prensa escrita, todavía hay espacio para productos de calidad. Ángel Arrese, profesor de Marketing en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, examina en un artículo publicado por Mediaccionline los motivos de este éxito. A su vez, Raymond Snoddy, del londinense The Independent, ha mantenido una larga charla con el director del semanario británico, Bill Emmott (el noveno en 162 años), sobre el pasado, presente y futuro de The Economist.

En la foto, Philip Meyer.