Archivos para el tag ‘Roy Greenslade’

La resistencia de los periodistas al cambio tiene sus motivos

Julio Alonso | 12 de enero de 2009 a las 0:51

Roy Greenslade, especialista de medios en el británico The Guardian, se hace eco de un comentario de Carrie Lisa Brown, profesora de periodismo en la Universidad de Memphis (EEUU), sobre la resistencia de los periodistas a los cambios. Es un buen retrato, que Greenslade condensa en su titular con esta frase: “Es el sistema, estúpido”.

Resumo y traduzco por libre los párrafos cruciales:

  • Los periódicos están todavía volcados en las ediciones impresas, y las rutinas que hacen posible gestionar el caos y producir este milagro diario dificultan tales cambios.
  • Quienes gozan de algún poder en las Redacciones, o de cierto prestigio en su especialidad, tienen miedo al cambio porque exige conocimientos de los que ellos carecen y porque la experiencia que han venido acumulando de poco les sirve. Las hipótesis sobre la importancia de la jerarquía y el relativo prestigio del medio impreso aún funciona.
  • Mientras los editores recortan recursos, en la mayoría de los principales medios de comunicación son los periodistas quienes trabajan largas horas tratando de mantenerse a flote con un masivo aumento del volumen de trabajo.

El declive de la prensa escrita no es culpa de los periodistas

Julio Alonso | 5 de octubre de 2008 a las 23:53

El incierto futuro de los periódicos convencionales no se debe a la actual crisis económica; en todo caso, lo que hace ésta es acelerarla. Tampoco a la caída de los índices de lectura o al retraimiento de la publicidad, más efectos que causas. La razón es bien simple, como ha explicado con toda claridad Vin Crosbie en dos entradas del blog Rebuilding Media (primera, segunda). Fenecen, mantiene Crosbie, porque el modelo de negocio en el que se han basado (‘un único producto para todos los públicos’) ha quedado obsoleto frente a las oportunidades que ofrece Internet, capaz de satisfacer al instante los intereses, propios y únicos, de cada usuario.

Por tanto, los periodistas no son culpables de esta muerte anunciada; si acaso, sus primeras víctimas. Es lo que sostiene Paul Farhi, del Washington Post, en un artículo publicado por la American Journalism Review, en el que llega a afirmar:

“Incluso un periódico integrado por las mejores mentes editoriales tendría escasas posibilidades frente a las fuerzas económicas y tecnológicas que acosan al negocio periodístico. Los críticos lo están viendo al revés: los periodistas y el periodismo son las víctimas, no la causa de la convulsa situación de la industria periodística.”

El británico Roy Greenslade, al hacerse eco del artículo de Farhi, añade:

“Esto es importante que se diga (decírnoslo a nosotros mismos y decírselo al público; esto es, a las personas a las que tratamos servir): la gradual desaparición de los periódicos y el goteo semanal de despidos a los que estamos asistiendo no es culpa nuestra.”

Dicho todo esto, y estando completamente de acuerdo en lo fundamental, creo que para ser justos –¡y creíbles!– los periodistas tendríamos que reconocer cierta responsabilidad, al menos en los efectos colaterales: caída de las tiradas, pérdida de credibilidad, etcétera. En esa línea, estoy con lo escrito por Jeff Jarvis cuando algunos periodistas de Los Angeles Times se alzaron públicamente contra su nuevo patrón, Sam Zell. El título lo dice todo: ‘Zell no es el problema, sois vosotros’ (hay una traducción al castellano en 233grados.com).

Actualización (9-10-2008). Jeff Jarvis ha respodido a Paul Farhi y Roy Greenslade en un artículo titulado ‘Es nuestra culpa’.

Enlaces recomendados (13-8-2008)

Julio Alonso | 13 de agosto de 2008 a las 20:15

Panorama sombrío para la prensa británica. Este es la conclusión de dos informes recientes, de los que Roy Greenslade, de The Guardian, se ocupa ampliamente en su blog. Uno, publicado por Financial Times, se refiere a los medios impresos en general; el otro, de The Times, a la prensa regional, de la que dice que se le está ‘secando’ la publicidad.

Cifras de la crisis de la prensa norteamericana recopiladas por Mark Potts: el año pasado, entre los 100 principales periódicos sumaron 6.300 recortes de empleo; la mitad de ellos, en el último semestre. Erica Smith baraja en Papercuts otros datos, recogidos en un mapa: 7.279 empleos menos en lo que va de año.
Actualización (14-8-2008): la cadena Gannett, propietaria de 85 periódicos –entre ellos, USA Today–, ha anunciado un recorte de 1.000 puestos de trabajo, que representa el 3% de su plantilla. Vía: Jim Romenesko.

Las noticias paso a paso. CNN.com ha incorporado a su página web una herramienta, Backstory, en la que, como si fuera un pase de diapositivas, recapitula los antecedentes y protagonistas de una información; cada paso, con sus correspondientes enlaces. Vía: Journalism.co.uk.

El trabajo del equipo de Continuidad de The New York Times. David Stout, de la sección de Continuidad de The New York Times, responde en Talk to the newsroom a las preguntas que le hacen los lectores al respecto. Vía: Editors Weblog.

La evolución de la prensa local no es tan rápida como debiera

Julio Alonso | 3 de marzo de 2008 a las 0:12

Paul Bradshaw, profesor de Periodismo Digital en la Escuela de Medios de Comunicación de la Universidad de Birmigham (Reino Unido), cree que la prensa local está evolucionando, pero no con la suficiente rapidez. Y hace críticas a diestro y siniestro.

A los empresarios les reprocha timidez en las inversiones y limitarse a experimentar. A los periodistas, no percatarse de las potencialidades del digital. “Para la mayoría de los periodistas”, escribe Bradshaw, “internet no pasa de ser todavía una prolongación de la biblioteca o las agencias de noticias; un lugar para buscar información sobre una historia o para localizar fuentes, del que luego se van.”

Según él, es así, en parte por la brecha existente entre los ‘nativos digitales’ (los redactores de base) y los ‘inmigrantes digitales’ (o sea, los jefes). Pero sobre todo —y esto es lo difícil de entender—, porque para la mayoría de los periodistas la web es todavía un ‘canal’ y no un lugar en donde poner cosas (de ahí que el vídeo despegase tan rápidamente), un producto y no un servicio.

La conclusión de Bradshaw es esta: “Cada acción de un periodista digital —hacer comentarios, bloguear, crear redes, twittear, publicar en You Tube— es un acto de distribución. No entenderlo así hace que las grandes historias no se lean tanto como debieran serlo, o como era de esperar”.

Roy Greenslade, al comentar esta nota, dice en su blog que los empresarios están invirtiendo más en instalaciones vistosas y equipos técnicos que en periodistas, y que eso es un error.

La nueva y novedosa Redacción del ‘Daily Telegraph’

Julio Alonso | 3 de abril de 2007 a las 23:05

The Daily Telegraph estrenó hace cinco meses una nueva Redacción integrada, con una novedosa y funcional distribución de los puestos de trabajo: en el centro, la Mesa de Redacción desde la que se coordina la edición de todas las plataformas: papel, radio, televisión, internet. Y a partir de ahí, en una planta de más de 6.000 metros cuadrados, las secciones desplegadas en forma radial.

Dominic Ponsford, editor de Online Press Gazette, acaba de colocar en su blog un vídeo de las nuevas instalaciones. Dura 3 minutos. Repárese en las cuatro grandes pantallas situadas en el centro, en las páginas con últimas noticias proyectadas sobre una de las paredes y en los dos monitores con que cuenta cada puesto de trabajo, signos todos ellos de la inequívoca vocación digital y visual del periódico.

Véanse también los comentarios de Juan Antonio Giner y de Roy Greenslade.

Vía: António Granado.

El modelo de negocio de la empresa periodística clásica no funciona

Julio Alonso | 27 de agosto de 2006 a las 21:03

Tres estudios europeos —uno británico, otro francés y el último suizo— coinciden esta semana en destacar el cambio económico o el modelo de negocio como factor determinante en el declive y futuro de los periódicos impresos:

  • The Economist mantiene que los resultados “miserables” registrados en 2005 por las empresas periodísticas se deben en gran medida a la cicatería con que éstas han abordado sus versiones digitales, a cargo de redacciones reducidas, bisoñas y mal pagada que se limitan al mero volcado de los contenidos del diario impreso. Aunque la situación está cambiando, añade el semanario, el caso es que los ingresos publicitarios de los websites, siendo cada vez más elevados, no pueden compararse aún con los obtenidos en las ediciones impresas. Las tesis de The Economist están expuestas en estos dos artículos: Who killed the newspaper? y More media, less news.
  • De idéntica opinión es David Targy, autor del estudio Les médias face à l’Internet (PDF, 208 KB, 6 páginas), sólo que dicho con otras palabras, y en francés: Según Targy, a quien ha entrevistado Libération, lo que han hecho los medios tradicionales es crear sitios de “acompañamiento” pero con escasa interactividad y participación de los lectores, lo cual es un contrasentido en Internet.
  • Por último, es Francis Pisani quien, a propósito de la Web 2.0, trae a colación la teoría de economía directa que defiende el suizo Xavier Comtesse (L’émergence de l’économie directe ouvre la voie à de profondes mutations). Con este enunciado:

    “Una combinación de cuatro factores está generando una economía muy diferente. A saber: el acceso del consumidor a la cadena de creación de valor, lo que cambia de hecho los procesos de la producción; la desaparición de los intermediarios que dejan paso a nuevas formas de intermediación; la aparición de nuevos modelos de negocios que destruyen al paso las antiguas rentas de situación y, por fin, la fijación de los precios que sigue cada vez más la moda de las pujas. Actuando en conjunto, estos cuatro elementos centrales de la economía directa revuelven y transforman en profundidad la antigua economía.”

Los artículos de The Economist han sido comentados por Juan Antonio Giner, Jeff Jarvis, Francis Pisani y Roy Greenslade; el de David Targy, por Emmanuel Parody y Danielle Attias.