Archivos para el tag ‘The Guardian’

La integración redaccional de ‘The Guardian’, un modelo a seguir pero de difícil imitación

Julio Alonso | 12 de enero de 2009 a las 0:50

El nuevo 'newsdesk' de 'The Guardian'.

El nuevo 'newsdesk' de 'The Guardian'.

The Guardian está en pleno proceso de expansión (el mercado norteamericano), goza de una situación empresarial (un fideicomiso) que le permite escapar o atenuar los efectos de la crisis financiera y, por lo que viene demostrando en los últimos años, tiene una ideas de futuro bien claras y definidas. Su artífice o voz más representativa, Alan Rusbridger, el director.

Sus especiales circunstancias quedan reflejadas en la entrevista que dos altos responsables de la Redacción han concedido recientemente a Editors Weblog, a raíz de completarse la integración redaccional de los dos periódicos impresos del grupo, The Guardian y The Observer, y el ciberespacio Guardian.co.uk.

Destaco los aspectos más sobresalientes:

  • “No es un ejercicio de reducción de costos”, ha dicho uno de los entrevistados, “hemos querido hacer este cambio dentro del presupuesto, […] lo que hemos hecho ha sido redirigir los recursos hacia la web.”
  • Se trata de un “proceso de abajo arriba, de consenso” en el que han participado 111 periodistas, de los 850 en plantilla.
  • Los redactores de los tres medios han sido agrupados en áreas de especialización (salud, educación, política, medios de comunicación, tecnología, etcétera) a cuyos jefes corresponde decidir los temas a cubrir. Luego cada cual puede publicar directamente en el website, con plena autonomía.
  • La clave de la integración es un centro de operaciones, o newsdesk, desde el que se tratan tanto las ediciones impresas como la digital y se centralizan los procesos. Plantilla, unas 19 personas.
  • Según los entrevistados, la integración habría quedado incompleta sin el traslado de las distintas plantillas, hasta ahora desperdigadas en cinco edificios, a una nueva sede construida ex profeso (más detalles en esta la fotogalería).

Enlaces recomendados (13-8-2008)

Julio Alonso | 13 de agosto de 2008 a las 20:15

Panorama sombrío para la prensa británica. Este es la conclusión de dos informes recientes, de los que Roy Greenslade, de The Guardian, se ocupa ampliamente en su blog. Uno, publicado por Financial Times, se refiere a los medios impresos en general; el otro, de The Times, a la prensa regional, de la que dice que se le está ‘secando’ la publicidad.

Cifras de la crisis de la prensa norteamericana recopiladas por Mark Potts: el año pasado, entre los 100 principales periódicos sumaron 6.300 recortes de empleo; la mitad de ellos, en el último semestre. Erica Smith baraja en Papercuts otros datos, recogidos en un mapa: 7.279 empleos menos en lo que va de año.
Actualización (14-8-2008): la cadena Gannett, propietaria de 85 periódicos –entre ellos, USA Today–, ha anunciado un recorte de 1.000 puestos de trabajo, que representa el 3% de su plantilla. Vía: Jim Romenesko.

Las noticias paso a paso. CNN.com ha incorporado a su página web una herramienta, Backstory, en la que, como si fuera un pase de diapositivas, recapitula los antecedentes y protagonistas de una información; cada paso, con sus correspondientes enlaces. Vía: Journalism.co.uk.

El trabajo del equipo de Continuidad de The New York Times. David Stout, de la sección de Continuidad de The New York Times, responde en Talk to the newsroom a las preguntas que le hacen los lectores al respecto. Vía: Editors Weblog.

Herramientas ‘online’ baratas, sencillas y rápidas

Julio Alonso | 7 de agosto de 2008 a las 16:47

Nueva lección que aprender del diario británico The Guardian. Ha mejorado con un nuevo rediseño sus páginas online de cultura, educación y estilo de vida, y parte de esta mejora ha consistido en incorporar servicios (Delicious, Google Gadgets y Yahoo Pipes) que ni ha creado el periódico ni son de su propiedad. Y, por supuesto, sin tener que pagar una libra por ellos.

El profesor Paul Bradshaw, que explica estos cambios con más detalle en Poynter Online, subraya la necesidad de un cambio ‘cultural’ por parte de las empresas periodísticas, todavía aferradas a los conceptos de ‘esto es mío’ y ‘yo lo administro’. Según él, cada vez resulta más evidente que integrar en el website propio servicios online de terceros es mucho más fácil que tener que enfrentarse al difícil manejo de un nuevo software. Y concluye: “No es sólo más barato; es también mucho, mucho más rápido”.

The Guardian tuvo 18.323.824 visitantes únicos en mayo pasado, según el último estudio del Audit Bureau of Circulations Electronic.

Un libro crítico con la actual calidad del periodismo británico

Julio Alonso | 3 de marzo de 2008 a las 0:14

Acaba de publicarse en el Reino Unido un libro, escrito por un galardonado periodista, que pone de vuelta y media, con fundamento, a un tipo de periodismo que se lleva mucho en estos tiempos. El libro se titula Flat earth news y su autor es Nick Davies. Philip Stone, que le ha dedicado un comentario en Follow the Media, resume su contenido con estas dos preguntas a los lectores: “¿Ha notado cómo los periódicos de estos días llevan muchas más imágenes y más grandes, y lo poco originales que son en la presentación de las informaciones? ¿De qué otra manera van a llenar el espacio editorial cuando tienen menos periodistas?”.

Esta es la cuestión. Davies, periodista de investigación del Guardian, becado por la Rowntree Foundation para investigar sobre la calidad de la prensa en la Universidad de Cardiff, arma su libro con datos como los siguientes:

  • Sólo el 12% de las noticias que se publican en los periódicos han sido elaboradas por sus respectivos redactores, luego hay un 8% de ellas cuya originalidad es dudosa, y, finalmente, un 80% que procede “total, en gran parte o parcialmente” de agencias de noticias y gabinetes de relaciones públicas.
  • Los despachos de agencia o notas remitidas representan el 69% de la información que publica The Times, el 68% de la del Daily Telegraph, el 66% de la del Daily Mail, el 65% de la del Independent y el 52% de la del Guardian.
  • Cada periodista escribe ahora tres veces más piezas que hace 20 años.
  • El 70% de las informaciones nacionales han sido escritas fuera de las redacciones, y copiadas por éstas, pero sólo en el 1% de los casos se reconoce abiertamente tal circunstancia.

Afortunadamente, la mayoría de las críticas al libro de Davies no proceden de los periódicos. Al contrario, The Spectator ha escrito: “Nick Davies ha recopilado una aplastante cantidad de prueba de que los medios de comunicación británicos mienten, distorsionan los hechos y violan sistemáticamente la ley”. Y el Daily Telegraph: “Como industria somos menos y menos buenos en decir la verdad, pero Nick Davies ha tenido el valor de ponerse en pie y decirlo.”

El modelo de integración digital de ‘The Guardian’

Julio Alonso | 4 de febrero de 2008 a las 0:40

El sitio web de The Guardian es todo un éxito (18,4 millones de visitantes únicos en octubre pasado) y, sin embargo, su redacción (100 personas en plantilla) aún no está integrada con la del papel. Lo previsto es que lo esté en otoño de este año.

Esta aparente disfunción ha sido analizada recientemente por Editors Weblog, un ciberespacio de la Asociación Mundial de Periódicos (WAN, según sus siglas en inglés), que le ha dedicado dos entregas: una el 28 de enero y la otra el día 30. De ellas extraigo las siguientes observaciones relacionadas con la redacción:

  • La empresa apostó por internet desde un principio y, pese a la burbuja de las puntocom, hizo grandes inversiones en el periodismo digital y en la creación del correspondiente equipo de profesionales.
  • La política editorial es que tanto las noticias financieras como las internacionales sea publicadas primero en la red.
  • Existen cabezas de puente entre la redacción de papel y la digital (mediante estancias de dos semanas en la segunda de ellas), y esto hace que los paquetes de contenidos sean más ricos en el website que en la edición impresa.
  • Nunca se ha presionado a alguien para pasarse al digital. El equipo creció orgánicamente contando desde el principio con redactores entusiastas y motivados personalmente.
  • El sistema de gestión de contenidos lo han creado técnicos de la casa y todos los contenidos están relacionados.
  • La estrategia de la empresa ha hecho hincapié en los blogs (se estima que en octubre hubo 12 millones de páginas vistas, con medio millón de comentarios al mes).
  • La redacción cuenta con cuatro productores de vídeo y un completo equipo de edición, con el que asegura cuatro o cinco videoclips al día de producción propia.
  • En los últimos seis meses se están llevando a cabo cursos de formación multimedia a nivel muy básico (mantenimiento de un blog, subir y bajar fotos de la red, etc.).

La publicidad abandona a los dominicales británicos

Julio Alonso | 10 de noviembre de 2007 a las 23:54

Los dominicales británicos de calidad están en crisis pese a ofrecer cifras de venta espectaculares: entre todos, 12 millones de ejemplares a la semana. Ahora bien, en un solo año han perdido un 2,4% de mercado, cifra incluso superior a la de los diarios, que están en un 1,5%.

Lo cierto es que ni su buena acogida en el quiosco, ni los índices de lectura que se le atribuyen (70 minutos para los dominicales, 40 para los diarios), parecen retener a la publicidad, cada vez más reacia. Según Le Monde, por estas causas; el tirón de internet, la explosión del ocio y del shopping en domingo, y las ediciones sabatinas de los diarios, con contenidos muy similares.

El caso más emblemático es, quizá, el de The Observer, el dominical más viejo del mundo (fue fundado en 1791). Sus ventas han subido: 470.000 ejemplares en septiembre, frente a los 436.000 de dos años atrás. Pero también sus pérdidas: el equivalente a 22,9 millones de euros en el ejercicio 2006-07. A consecuencia de ello, la empresa editora, Guardian News & Media, propietaria también del diario The Guardian, ha decidido reunir bajo un mismo techo las redacciones de ambos periódicos, así como las de sus respectivas ediciones digitales.

Desde el punto de vista del negocio puede que sea la decisión acertada. Editorialmente, quizá no tanto. The Guardian es de izquierda; The Observer, de centro-derecha, y los ciberespacios, neutrales. La solución de unificar sólo las secciones de Deportes, Negocios e Internacional, y de respetar las de Nacional y Opinión en cada medio, hace pronosticar una difícil convivencia. Por lo pronto, el director de The Observer, Roger Alton, ha dimitido (hay que señalar, sin embargo, que Alton trabajó antes para el Guardian).

Ramón Salaverría, comentando el caso, al que califica de ‘reestructuración salvaje’, escribe en su blog: “Salvando las distancias, sería algo parecido a que el grupo Planeta decidiera unificar las redacciones de La Razón y el catalán Avui“.

En los restantes dominicales de calidad la situación no llega a tales extremos. Pero hay pérdidas y, consecuentemente, reestructuraciones. Así sucede en The Sunday Telegraph (644.000 ejemplares de venta) y en The Independent on Sunday (213.000). Hasta ahora sólo se salva The Sunday Times (1.200.000), propiedad de Rupert Murdoch, cuya cartera publicitaria, al contrario que la de su competencia, permite financiar el déficit del periódico.

El futuro de los periódicos no depende tanto del número de lectores como de la publicidad.

Nuevos perfiles y habilidades profesionales

Julio Alonso | 22 de octubre de 2007 a las 0:45

Repito el título, que utilicé hace dos años por estas mismas fechas, pues voy a tratar de lo mismo que entonces: el surgimiento de nuevas especialidades profesionales. Parto para ello de tres casos reales:

  • La empresa editora de The Guardian y The Observer, busca un ‘keyword manager‘, puesto que explica en estos términos: “Un gestor de palabras clave que cuide el etiquetado de los contenidos en línea, de modo que sean compatibles con las necesidades del lector y con los valores editoriales” de ambos periódicos. La oferta parece apuntar hacia los documentalistas.
  • El Atlanta Journal-Constitucion (AJR) ha nombrado un director de Cultura y Cambio. Pero entiéndase bien, no es lo que parece. Se trata del responsable de generar una nueva cultura de empresa y de conducir el cambio. AJR es uno de los 85 periódicos de la cadena Gannett que han sustituido el tradicional concepto de sala de redacción por el de centro de información. Su alcance lo ha explicado claramente Jennifer Carroll, vicepresidenta de la cadena: “No se trata de mover las mesas de sitio. Se trata de replantear completamente la forma en que vamos a hacer periodismo”.
  • La edición digital del Svenska Dagbladet, periódico sueco, busca candidatos para cubrir un puesto de nueva creación: ‘editor de búsqueda’. Su misión: controlar a quienes enseñan en la Redacción a navegar por la Web, y sobre todo, a cómo escribir las noticias de modo que las arañas de los motores de búsqueda puedan localizarlas fácilmente. Esto es, un periodista experto en SEO (Search Engine Optimization), ya que el buen posicionamiento de las noticias en los buscadores no depende sólo del código de programación (tarea de informáticos) sino del diseño y de cómo están redactadas. (Vía: Editors Weblog.)

La idea, chocante en un principio, no resulta tan extraña si se compara con la insistencia de los redactores jefes en los titulares incisivos, en los leads sugerentes y en otros trucos de la profesión para atraer al lector. O, en otros tiempos, con sus gritos a la hora del cierre ante el temor de perder los correos. Son gajes del oficio.

Conclusión: en el papel, lo suyo es crear portadas con gancho y estar a primera hora en los quioscos; en el digital, figurar entre los primeros cuando se plantea una búsqueda. Pero todo ello exige un cambio de cultura, nuevas formas de control de calidad y nuevas habilidades profesionales.

Actualización (26/10/07). No hay que perderse el post de Jeff Jarvis en su blog, titulado ‘Editor 2.0′.

Manuales de estilo abiertos al público

Julio Alonso | 12 de julio de 2007 a las 16:52

A finales de los años 70 el libro de estilo del Times de Londres era un documento de régimen interno y supersecreto. Lo era hasta el punto de que cuando visité por aquellas fechas la Redacción del periódico y me interesé por él, lo único que conseguí de los colegas que me atendieron durante la gira es que me dejarían echarle un vistazo. Pero ni eso. Me fui sin haberlo visto.

Cuento esto para subrayar las diferencias de ayer a hoy. Ahora The Times style and usage guide no sólo está abierto al público, sino que puede consultarse vía internet. Si se mira la URL, se alberga en el apartado ‘Tools and services’, un detalle que explica mucho.

Que yo sepa, los siguientes medios y organizaciones tienen también colgadas en la Red sus normas de estilo:

¿Hay alguien que conozca algún otro caso?

Bajos índices de transparencia en los medios

Julio Alonso | 18 de junio de 2007 a las 15:51

The Guardian y The New York Times son los dos medios mejor puntuados en un estudio sobre transparencia editorial y gerencial realizado por el International Center for Media and Public Agenda, de la Universidad de Maryland (EEUU). El periódico británico ha obtenido 3,8 puntos sobre una escala de 5; el estadounidense, 3,4. Los peor puntuados han sido el magacín norteamericano Time (0,6) y Sky News, el canal de televisión británico (0,4).

El ranking es lo de menos. A la postre, se trata de un estudio realizado sólo entre 25 medios —todos de renombre, eso sí—; de ellos, 11 periódicos, 11 televisiones y 3 revistas. Lo importante son los criterios manejados en el estudio para valorar la transparencia periodística y administrativa, pues establecen pautas a seguir. Son los siguientes:

  • Correcciones: buena disposición para corregir abiertamente los errores.
  • Propiedad: suministro de información sobre los bienes e intereses de los dueños del medio.
  • Políticas del personal: transparencia en casos de conflicto de intereses y facilidad de acceso a las normas de régimen interno.
  • Políticas de divulgación: franqueza sobre las pautas editoriales.
  • Interactividad: apertura a los comentarios y a la crítica del lector.

Sin embargo, tales criterios constituyen la excepción incluso tratándose de la élite del periodismo mundial, lo cual es para preocupar. Según observa el brasileño Carlos Castilho:

  • Sólo 7 de los 25 medios analizados cuentan con un ombudsman
  • 9 de ellos no disponen de espacios reservados a la opinión de los lectores.
  • Sólo 11 incluyen fes de errores.

Y así nos va.

Dos ejemplares reportajes multimedia en ‘The Guardian’

Julio Alonso | 19 de abril de 2007 a las 13:19

Varias fotografías no hacen un reportaje gráfico. Lo que importa no es el número de ellas, sino que entre todas, sean muchas o pocas, cuenten una historia. Luego están la calidad fotográfica y la belleza de las imágenes, por este orden. Lo esencial, ya digo, es contar una historia.

Esto conviene aclararlo ahora que la proliferación de cámaras incorporadas a los teléfonos móviles, o las facilidades de publicación que ofrecen sitios como Flick, han aumentado exponencialmente las posibilidades del periodismo gráfico. Hay que reconocer igualmente que Flick —sigo con el mismo ejemplo— alberga muy buenos reportajes, y a la vez, que no todo lo que se exhibe como tal en las fotogalerías de algunos periódicos merece igual mención.

Digo todo esto para que se entienda por qué recomiendo y alabo, como se merecen, los dos reportajes multimedia que Dan Chung, fotógrafo de The Guardian, ha dedicado a las elecciones presidenciales francesas. Merece la pena verlos (con los altavoces del ordenador abiertos). El primero está dedicado a la extrema derecha en el país vecino y su candidato, Jean-Marie Le Pen (4:17 minutos); el segundo, a reflejar la situación en los barrios marginales (5:03 minutos). Qué se proponía hacer en ambos casos, así como la técnica empleada o los recursos a los que acudió para completar estos reportajes, lo explica Chung en su blog.

Puestos en ello, y ya que nos encontramos también en vísperas electorales, extiendo las alabanzas a cómo The Guardian está cubriendo en su ciberespacio las presidenciales francesas: sin recurrir a grandes despliegues de diseño —a veces utilizados en periodismo para compensar la pobreza informativa—, pero con calidad y rigor.