Esto es… ¿Carnaval?

Elena G. Antón | 27 de febrero de 2011 a las 14:57

Siento una especie de mezcla entre la indignación y la tristeza. Toda la afición que he ido cultivando en estos años hacia el concurso de Carnaval se me está quitando por momentos. Esto me parecía otra cosa, no un caldo de cultivo para la intolerancia y el ‘nacionalismo’ exacerbado.

El Carnaval abre sus brazos a la gente de fuera… Sí, los abre. Pero cuando entra, a veces los cierra y aprieta hasta hacer daño.

Coplas que critican que al público venga ‘demasiada’ gente no gaditana. Y la cantidad de personas que apoyan la idea de que eso es intolerable. Qué disparate. La gente de fuera sólo tiene la vía Internet, la gente de Cádiz tiene Internet y taquilla. ¿No es suficiente ventaja? ¿Sería mejor no evolucionar y cerrarse a la Red y a la nacionalización de la posibilidad de venir al Falla? ¿Sería mejor cerrar esa posibilidad de venir a aficionados que, por h o por b, e incluso siendo gaditanos, viven fuera? En el público lo que hace falta es gente con afición real y con criterio, y esto no es exclusividad del gaditano que vive en Cádiz. De hecho, muchos pecan precisamente de falta de ello por un exceso de fanatismo ciego.

Por otro lado, agrupaciones que por una mala gestión y planteamiento de un reglamento cogidito con pinzas concursan incumpliéndolo y son pasadas a la siguiente fase, para ser directamente descalificadas. Y detrás de eso empiezan los nacionalismos, los malos rollos, los enfrentamientos entre poblaciones. Y, lo más increíble, que se haya llegado al punto de las amenazas personales y que alguien venga a esta ciudad a cantar con miedo. Pero bueno, ¿nos estamos volviendo locos?

Carnaval debería ser sinónimo de diversión, de reivindicación de cosas que realmente haya que reivindicar, de luchas justas, de libertad… De tantas cosas que no son tanto como deberían. Por el contrario, no debería ser sinónimo de enfrentamiento, de cerrazón, de murallas inventadas y de posiciones talibanas.

Esto está adquiriendo unos tintes insanos, unos límites de envenenamiento que asustan. Si el Carnaval de Cádiz se quiere que sólo sea de Cádiz, bien. Que se haga un referéndum, que se haga un reglamento por derecho que así lo regule. yo qué sé. Pero si el Carnaval se pretende que sea de todos, basta ya de actitudes intolerantes. Basta ya de episodios que harán que esta fiesta deje de ser algo que merezca la pena y se convierta en una patraña que quite las ganas de ser parte de ella.

Llevaba un año esperando con muchas ganas que llegara este concurso, y ahora cuento con más ganas aún los días que quedan para que acabe. Esto no es Carnaval.

  • Fran

    No soy de Cadiz, de por si solo he pasado por alli en cuatro o cinco ocasiones a parte de una mili en San fernando.
    Soy un puto jartible de la musica de carnaval y de su concurso. Desde que empieza el concurso, cada mañana escucho las agrupaciones, las puntuo y hago mis clasificaciones, las buenas y las malas, hasta lo insoportable, este año reconozco que tre no pase del pasodoble. Durante el año, escucho, recopilo informacion, busco videos de callejeras, de romanceros, musica antigua. Un año, alguien me invito a ver una final desde el gallinero, una final de esas que acababan a las seis de la mañana, sin dormir me volvi a casa escuchando el veredicto y feliz como un niño chico. No he mamado el barrio de la viña, de por si, me pierdo en sus calles y aparezco por los sitios que adoro y que canto, pero amo esta musica, muero por el tango de carnaval, vivo a ritmo de 3×4. Me sentiria el hombre mas afortunado pisando esas tablas, cantando bajito para que no se notara mucho lo mal que lo hago y la emocion que tendria. Como estar de acuerdo con alguien que quiere quitar esa minima posibilidad con la que tantas noches he soñado.

  • Lidia

    Me parece un poco demagógico que ustedes mismos, los periodistas, os quejéis de que el concurso vaya a peor. Para empezar, respecto al coro Los Mon amour, la foto de la actuación era una corista sacando la lengua.¿Era la única foto que tenía? ¿o es que el periodista en cuestión quería hacer la gracia y ayudar a levantar ampollas?. Por otro lado, el tema de las entradas. Sois los primeros en especificar claramente el número de entradas del Falla vendidas a la gente de fuera, y hay formas y formas.¿Qué pretenden con eso? ¿Animar a que los que están en contra arremetan contra nosotros? No sé si usted habrá tenido algo que ver en los artículos que he nombrado, pero deje de dárselas de aflijida, porque los que comentais el concurso en twiter sois los primeros en “no tener piedad” con las agrupaciones que no son de Cádiz, y sí, los primeros en crear malos rollos.

  • Elena G. Antón

    Lidia, desconozco la foto que pudo utilizar mi compañero para ilustrar la actuación, pero de cualquier forma sé que no tendría ninguna intención oculta ni maligna. Nuestro trabajo es mucho más sano y menos enrevesado e interesado de lo que a muchos os da por pensar.

    Respecto al tema de las entradas, supongo que es parte de la información que se cree que hay que dar, no lo sé, ni soy parte de ello. Y en este caso, desconozco las intenciones.

    Y no me las doy de afligida, estoy exponiendo mi opinión en mi blog. Una opinión en todo caso con intención completamente contraria a lo que usted dice. Si echa un vistazo a mis post y artículos, decir que yo puedo fomentar los malos rollos o no tener piedad me parece un disparate. Y yo soy yo, la que firma este post, Elena G. Antón, no “los periodistas” en general. Un saludo.

  • Lidia

    Lástima que un blog lo lean un número muy reducido de personas en comparación con los artículos publicados en el periódico en cuestión. Aquí es muy fácil dar opinión, pero a la hora de hacer un artículo, lo que prima es el morbo y crear polémica. No lo digo sólo por usted, pero hay opiniones como las de su compañero (el que hacía los comentarios de las agrupaciones en twiter) que distaban mucho del concepto que tengo de respeto.
    Gracias por responder.

  • Diego Marchán

    Lidia, sinceramente creo que nunca he llegado a faltar a nadie en mis comentarios en twitter, aunque sí he reflejado con más o menos claridad el sentir propio y de todo el teatro, que es de lo que se trata. La gente tiene la suerte de poder irse al ambigú si algo no le gusta, la prensa -por desgracia- no y este año ha habido ratos realmente insufribles. No creo que sea una falta de respeto expresarlo así de claro. Insultos o menosprecio no habrás visto por mi parte, eso seguro.

    Es el público el que debería exigir el respeto del que hablas a algunas agrupaciones -por suerte, las menos- que van al Falla con un repertorio indigno sólo para echar el rato o ver qué se siente, y tampoco vamos a regalarle los oídos para que vuelvan -y en mayor número- el año que viene. Lo siento pero no me gusta la gente que viene a reírse del Concurso (repito, CONCURSO, que en la calle cualquier repertorio vale para pasar el rato) y del público, y si te parece que los comentarios que hacía en twitter eran faltas de respeto, no te cuento los que me callaba… Gracias por comentar y saludos.

  • anónimo gadita

    Diego Marchán gracias por tu valentía , pq yo pienso lo mismo. En cuanto a lo de las entradas para la gente que no son de Cádiz o viven aquí, decirles por mi parte que después de haber ido a una sesión de cuartos y que me tocarán las entradas de la final, se pueden quedar el año que viene con las mismas, yo me dedicaré a estar en la calle de lunes a domingo de piñata y escuchar las agrupaciones en las esquinas, y digo esto pq ya el Falla ha perdido todo su encanto, la gente se pone de pie por nada , y eso nunca ha sido el Falla, yo no tengo ni familias en chirigotas, etc, conozco poca gente de ese mundo, pero me encantaba el ambiente de antes, cuando la gente en contads ocasiones se ponía de pie pero cuando la hacia era con un pasodoble por derecho o tango, cuando una chirigota era una chirigota sin pasodoble lacrimogeno, cuando el tipo era chirigotero, chirigotero , en fin, Yo me retiro del concurso cuando vuelva por sus fueros volveré, por lo demás para ellos las entradas. Lo lamento por Gago y Selu, se han quedado fuera porque la gente el humor gaditano e inteligente no lo entiende, una pena. Lo mismo digo de Aragón y sus crítica ácida