Incontinencia cofrade

Ángel Vilches | 17 de febrero de 2013 a las 16:03

Salir por salir, a toda costa, sin poner en valor el patrimonio o la imagen que pueda trascender de las propias hermandades. Ganas de dar más motivos a aquellos que por norma critican cualquier manifestación de religiosidad popular por las calles de Sevilla.

Tras la negativa a salir por las previsiones de lluvia de las cinco hermandades que han puesto cordura en un Vía Circus Crucis de locos, se sucedían las noticias en una jornada en la que twitter ha sustituido a los transistores. Medios y periodistas especializados publicaban que Torreblanca quería presidir el rezo en solitario. La oportunidad histórica de ir a la Catedral para una hermandad que radica a diez kilómetros de la misma, las ganas de protagonismo y el ávido deseo de aparecer en las portadas de los periódicos  podían más que el cuidado de su patrimonio o el respeto a la decisión del resto de Hermandades.

La Iglesia (sí, la Iglesia) puso algo de cordura en la situación y no le permitió ir a la Catedral, manteniendo el “o todas o ninguna” acordado inicialmente. No le sirvió esto a Torreblanca y en un acto de rebeldía hacia el Arzobispado de Sevilla, quizás influidos por la negativa de Palacio a la realización de un Vía Crucis por su barrio la pasada Cuaresma, no se  pudieron aguantar y abrieron las puertas de Santa Marina para darle al Cristo un “paseo” por la calle San Luís y ser “la única”. Cuantos falsos imitadores de la Estrella de 1932…

Tras lo ocurrido en la pasada Semana Santa (pasos saliendo de sus Iglesias bajo la lluvia), las polémicas surgidas con la organización del Vía Crucis, y la mañana de hoy, las hermandades han pasado de jugar a los pasitos a sufrir una enfermedad, la incontinencia: no pueden aguantarse… las ganas de salir. Y eso que solo estamos a 35 días para el Domingo de Ramos.

  • sincero

    No se puede decir mejor. Algunos han quedado retratados. Les importa una higa Cristo y su patrimonio, sólo les importa figurar y jugar a los pasitos. Qué ciudad!

  • manuel hidalgo moure

    Bien llevado el artículo. O a determinadas hermandades se las dota de algo de cordura o la Semana Santa va a derivar en algo más parecido a un carrusel de coros.

  • erpabilo

    Penoso artículo. Menos mal que tenemos a las hermandades centenarias/rancias, (casi todas con menos vida que marifé), para sentar cátedra de lo que las de barrio nuevas deben hacer… O a usted mismo señor “periodista”, que ni siquiera es capaz de ponerse en el pellejo de la ilusión de un barrio….

  • 7vueltas

    @erpabilo: Sólo una pequeña aclaración: No soy periodista, escribo un blog de opinión, que son cosas distintas. Un saludo.

  • Cofrade3

    Totalmente de acuerdo con el artículo de opinión, o aquí empieza a imperar la cordura y volvemos a darnos cuenta de qué va la pública protestación de fe de una salida (de gloria o penitencial) o esto deriva en un espectáculo teatral (protagonismo de Juntas de Gobierno, bandas, capataces, costaleros,…). Este “movimiento” de pasos a la calle, capataces que llaman la atención por encima de la Imagen Devocional que guían, costaleros que solo pretenden “rumbear” por las calles, bandas que buscan el aplauso fácil,… Puro espectáculo pero cero espiritualidad.

  • Paco Claro

    Cabalgata semanasantera en S. Luís.
    A estos de Torreblanca – exactamente igual que al Sr. Arzobispo- les importa una higa el via-crucis, la decisión unánime y colegiada del resto de hermandades, el patromonio, y la dignidad del culto público que es una procesión.
    Todo esto se hubiera evitado si la convocatoria del tal via-crucis piadoso se hubiera hecho, por parte de la autoridad eclesiástica, con criterios verdaderamente piadosos en lugar de quererse dar un baño de multitudes capillitas. Paradójico, encima, de quienes como los curas, hacen la vida imposible a las hermandades.

  • cofrade

    Que no se demonice sólo a la Hermandad de Torreblanca, puesto que las CENTENARIAS Monte Sión y Siete Palabras también amagaron con un “paseíto cofrade”, del que desistieron al ver la reprimenda que se llevó la joven Corporación de Torreblanca.

  • Alejandro

    Al final, con un pronóstico de 40% de lluvias muy débiles, que fue lo que pasó, 9 hermandades habrían acertado en su decisión de salir y 5 no. No llovió y eso deja retratados a quien acudieron el domingo al consejo con la clara intención de no salir dijera Aemet lo que dijera. Hay una enfermedad muy clara en el mundo cofrade que es el estreñimiento a la hora de salir. Hay un excesivo halago a quienes toman la decisión de no salir y eso hace que se tome la decisión fácil. Pues señores, esas 5 hermandades tuvieron un error de bulto q requiere dimisiones. Y no solo por no salir con ese pronóstico, sino q, desde el principio, no tuvieron fe en el vía crucis de la Fe y al final dejaron a miles de andaluces sin posibilidad de presenciar algo unico

  • Vaya numerito dieron

    Todavía algunos se preguntarán como Hermandades como esta no tienen cabida en la carrera oficial. Les importa poco lo importante, solo van al folklore y al lucimiento personal. Pues nada, que se queden en su barrio jugando a los pasitos que para otra cosa no sirven. Es lamentable que numeritos como el de ayer sirvan para que los de siempre ataquen a las hermandades y a la Iglesia.

  • Carolus

    Mi resaca del Vía Crucis: el día estaba para sacar los pasos a la calle (con ese tiempo un Domingo de Ramos salen al menos 7 cofradías); se podía haber sido más generoso con Torreblanca (ellos no hacen estación de penitencia a la Catedral y podía ser este día); la idea de los paseítos sobraban (si no se sale, no se sale…)

  • josemisalas7

    Buen artículo. Y sin conocer a Don Ángel Vilches, no creo que critique la decisión de Torreblanca por ser una Hermandad de barrio . Ya que igual de penoso me hubiera parecido si lo hubiera hecho una del centro, de Triana o de otro barrio.

  • Tadeo

    Torreblanca ha quedado retratada para la posteridad: comportándose como una Hermanadad de 4ª categoría, impropia de una ciudad como Sevilla, sin amor a sus imágenes, sin respeto a la Semana Santa como acto de fé, con protagonismos fuera de lugar. Y lo que es peor, sin respeto a ellos mismos ni a su barrio.

  • JM

    Erase una vez que el obispo dijo: -Vamos a jugar a los pasitos.
    El consejo, obviamente, respondió: -Sí, bwana.
    Catorce hermandades propuestas respondieron al unísono: -Jugamos!
    Llegó el día y Dios dijo: Que llueva!
    Entonces el obispo corrigió: No juguemos a los pasitos!
    El Consejo, obviamente, respondió: -Sí, bwana.
    Algunas hermandades aliviadas dijeron: -Gracias a Dios!
    Otras replicaron: – Me llamaron para jugar y no quiero desistir por unas gotas de nada!
    Una hermandad que vino de lejos dijo: – Yo vine para jugar a los pasitos y voy a jugar por encima del sursum corda, me la suda el agua, el acuerdo común, el delegado y el mismo obispo en persona!
    Los sevillanos dijeron: – Qué desorden!
    Dios seguramente pensó: – Qué gente ésta!
    Moraleja: El espectáculo lamentable del Vía Crucis no le ha gustado ni a Dios. (Con perdón)