Mirarse el ombligo

Fernando Ollero | 12 de agosto de 2008 a las 7:00

Hace unos días se hacia publico el programa de actos y cultos que las Hermandades de la Sed y de San Pablo realizaran proximamente con motivo del hermanamiento de ambas corporaciones. Al respecto se han podido leer en la red comentarios y opiniones para todos los gustos, desde quien se echa las manos a la cabeza hasta quien le parece perfecto.

Yo no voy a hablar de si me parece bien o mal los actos previstos por estas dos hermandades, sino que voy a ir un poco mas allá. Por que de un tiempo a esta parte hay quien pone el grito en el cielo cuando una hermandad decide organizar una procesión extraordinaria y después esta deseando que la suya busque la mas mínima ocasión para poner un paso en la calle. Es posible que quien lea estas lineas pueda argumentar que mi hermandad de la Amargura también busco no hace mucho algún pretexto para sacar en procesión alguno de sus pasos y que acepte encantada las invitaciones que cursó en su día la hermandad del Santo Entierro para que el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Silencio participase en el Santo Entierro grande. Y probablemente no le falte algo de razon. Pero no es menos cierto que al menos en dos de las ocasiones en las que se planteo en la hermandad de la Amargura organizar una procesión extraordinaria (1992 y 1996) se produjo en la hermandad un amplio debate al respecto y que en ambas ocasiones finalmente se decidió no celebrar la procesión extraordinaria planteada.

Sinceramente creo que a la hora de emitir una opinión contraria sobre cualquier procesión extraordinaria que alguna de las hermandades organice, hay que mirar un poco hacia la nuestra y ver que posición tomamos cuando se dio el caso, no sea que critiquemos a los demás por lo mismo en lo que estamos a favor en la nuestra.

Finalmente como ya ha comentado el amigo Manolo Ruiz Leal en su blog El Humilladero, llama la atención que cierta web que cuenta con la posibilidad de que los lectores den su opinión en las noticias y artículos que allí se publican no vean la luz no pocos de los comentarios que muestran una opinión contraria a su línea editorial.

Los comentarios están cerrados.