Amargura y Silencio » Archivo » Anécdota cangrejera

Anécdota cangrejera

Fernando Ollero | 23 de enero de 2009 a las 20:00

Por si alguien no lo sabe, en este blog entra mucha gente de fuera de nuestra ciudad, comentar que en Sevilla se denomina cangrejeros a una parte del publico que contempla los pasos situándose delante de ellos y andando de espaldas respecto al sentido de la marcha de la cofradía.

En la década de los 90 del pasado siglo la cofradía de la Amargura cambio algunos años el recorrido de vuelta a San Juan de la Palma pasando por las calles Lineros y Puente y Pellón para salir a la Plaza de la Encarnación. En aquel entonces un servidor hacia estación de penitencia como acolito ceriferiario en el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes.

La bulla que allí se formaba era tremenda y no era raro ver empujones y momentos de cierta tensión. Cierto Domingo de Ramos, gran bulla y cangrejeros en grandes cantidades de esos que no se quitan ni por equivocación, perdí pie y apunto estuve de caer al suelo con cirial y todo, entre los empujones que estaba recibiendo y la proximidad del paso. La más que oportuna mano de D. Antonio Ortiz Diaz (q.e.p.d) maniguetero delantero del paso de misterio muchos años, agarrándome por el alba y la dalmatica evito males mayores y que fuese literalmente arrollado, quedando todo en un buen susto.

  • E. Morillo

    >Jeje, si llego a estar allí, con lo que me gusta a mí cangrejear en una bulla, me cae todo el chorreón de cera en lo alto fijo, jajaja.Un abrazoElena