Amargura y Silencio » Archivo » Las cofradías y la lluvia

Las cofradías y la lluvia

Fernando Ollero | 20 de abril de 2011 a las 9:00

Lo fácil, visto como ha discurrido la jornada, sería escribir una critica negativa, poner palos en candela y hasta regodearse en el dolor ajeno al ver el resultado de la decisión de salir a la calle cuando la tarde esta para pocas bromas. Más complicado resulta hacer un análisis en profundidad.

De este Martes Santo pueden llamar la atención dos cosas, la primera es la decisión del cabildo de oficiales de la hermandad de los Javieres de hacer estación de penitencia. En anteriores ocasiones, cuando la meteorología no ha sido favorable, esta cofradía no salió. Podrá llamar la atención el voto de calidad de la hermana mayor en funciones, a mi me parece mas curioso que el resultado de la votación sea de empate y que además este se filtre casi en tiempo real.

En segundo lugar ,de lo visto en la plaza de San Lorenzo, el problema de fondo es que las riendas de la hermandad de la Bofetá las lleva un comisionado nombrado por el arzobispado de Sevilla a resultas de unas polémicas elecciones, y que la decisión de salir venia avalada desde la plaza Virgen de los Reyes.

Esta cofradía siempre ha intentado salir cuando la meteorología no ha sido favorable, en más de una ocasión se ha mojado en la calle y hasta la hemos visto volver de la Catedral a su sede canónica un Domingo de Resurrección, tras refugiarse de la lluvia en la Catedral.

En muchas ocasiones el problema no son los medios técnicos y humanos que hoy en día se ponen a disposición de las cofradías para que estas calibren el riesgo que puede suponer el hacer estación de penitencia, o no, cuando hay riesgo de lluvia, los problemas vienen cuando estas no son fieles a su forma de ver las cosas, o cuando hay enfrentamientos internos graves, caso de la hermandad de la Bofetá.

Como buen cofrade un servidor también ha sufrido cuando mi cofradía tuvo que suspender la estación de penitencia por causas meteorológicas, y ha padecido las criticas hacia mi hermandad, con fama durante décadas de conservadora. A pesar de una mala racha hace unos años, en veintisiete Domingos de Ramos mi balance es muy positivo.

Siempre habrá una junta de gobierno que tenga que tomar una decisión difícil, siempre veremos a una cofradía ponerse como una sopa bajo la lluvia, siempre esperaremos el día soñado en que no haya problema alguno con el tiempo.

Para sufrimiento a cuenta del agua tenemos a las cofradías del Viernes Santo tarde, eso si que es penitencia, con lluvia un año si, y al otro también, al fin y al cabo que nuestra cofradía salga con buen tiempo es poder hacer estación de gloria.

  • Eduardo

    En todo esto me parece garvísimo lo ocurrido en el Dulce Nombre, pues aun cuando lo de los Javieres también es sorprendente, ahí por lo menos los rectores de la Hermandad los han decidido los hermanos. Pero lo que hizo ayer el Comisionado es de cese fulminante, porque jugar con el patrimonio ajeno, sobre todo el humano no puede salir gratis. Desde luego la gestión desde Palacio no puede ser más desafortunada respecto a estsa Hermandad. Lo justo sería que rodaran cabezas; lo contrario que el Arzobispoy su cúpula ampara y aplaude este tipo de decisiones de dudoso gusto y sin tener en cuenta, como siempre, al nazareno que lleva mojado, se moja y se vuelve mojado.

    Eduardo

  • Fernando Ollero

    Ese es uno de los problemas Eduardo, la situación interna de la hermandad.

  • Ramiro Pascual

    No frecuento este tipo de escenario de comentarios, pero tengo que expresar públicamente mi queja por el tratamiento dado en Giralda Tv a la hermandad de la Amargura el pasado domingo. Tuve la paciencia de enviar dos correos esperando las nueve y media con la llegada de la hermandad a la Campana. Espera inútil. La primera referencia fue la revirada del paso del misterio entrando en la plaza del Duque, luego treinta segundos de nazarenos y por fin la revirada del paso de la Virgen entrando en la calle Sierpes. Eso fue todo. Vimos la Hiniesta en la Catedral, la Estrella llegando y de vuelta al Postigo, el Amor saliendo y entrando del Salvador, San Roque, la Cena. De la Amargura, nada. ¿Qué pasa con la hermandad?

  • Fernando Ollero

    Ramiro, gracias por tu comentario. En Sevilla las cosas funcionan desgraciadamente asi. Pasa lo mismo en las emisoras de radio con otras cofradías.

    Con todo es algo ajeno a la hermandad.