Amargura y Silencio » Archivo » Lecciones sin aprender

Lecciones sin aprender

Fernando Ollero | 18 de febrero de 2013 a las 1:52

Al final no pudo ser, las predicciones se cumplieron, al menos en parte, y el famoso Vía Crucis se celebró en la Catedral sin los pasos. De todo lo visto y oído ayer por la mañana se deben sacar importantes conclusiones, especialmente sobre la organización.

No nos puede coger de sorpresa que ante una situación de inestabilidad meteorológica cada junta de gobierno mantenga un criterio. Esto lo hemos visto en Semana Santa, y en otras ocasiones, hasta la saciedad. Como también se pudieron ver situaciones curiosas en el pasado, como la ocurrida el Lunes Santo de 1990, 9 de Abril, cuando la cofradía de San Gonzalo tuvo que volverse cuando su paso de misterio apenas había recorrido unos metros. Aquella tarde, el palio de la Virgen de la Salud salió poco antes de las 17:00 horas para “saludar” a su barrio, en medio de una cerrada ovación, Otros tiempos, para bien y para mal.

Lo que si debe llevar a la reflexión es el papel del consejo de cofradías, en vez de un organizador para los traslados de los pasos pareció que había 14. Es probable que si desde la calle San Gregorio se hubiese tomado la decisión, hubiésemos tenido a alguna hermandad cabreada de todas formas. No es fácil contentar a todos, pero dado que el encargo de la organización del Vía Crucis recayó en el consejo de cofradías, lo lógico era que ellos marcaran la pauta, aun a costa de condicionar la elección de las imágenes para representar las estaciones. Ahora lo fácil es criticar, rasgarse las vestiduras por que solo cayeron cuatro gotas, o crucificar a los que juegan a los “pasitos”, sin ver la viga en nuestro propio ojo. A ver qué dicen algunos si la Semana Santa se vuelve a presentar chunga en lo meteorológico.

Con todo lo más interesante, y que puede dar que hablar en el futuro, ha sido la “solución Torreblanca”. Quien sabe si alguna cofradía de las llamadas de vísperas toma nota, y solicita iniciar su estación de penitencia desde algún templo del casco histórico, para romper, al menos en parte, las distancias kilométricas.

 

 

  • Gramático

    “Haber que dicen algunos…”. “A ver qué dicen algunos…”.

    De nada.

  • Carolus

    Mi resaca del Vía Crucis: el día estaba para sacar los pasos a la calle (con ese tiempo un Domingo de Ramos salen al menos 7 cofradías); se podía haber sido más generoso con Torreblanca (ellos no hacen estación de penitencia a la Catedral y podía ser este día); la idea de los paseítos sobraban (si no se sale, no se sale…)

  • eduardo

    Querido Fernando: Lo que vivimos ayer es más propio del Carnaval que de las Hermandades. Algunas hermandades no se han enterado de que iba el tema, lo del Consejo de Cofradías es de chiste, desde luego si yo fuera representante de una hermandad no participaba en nada pues es lo más lamentable que hay en cofradías y el Arzobispado que no da una.

    Después de lo de ayer, por dignidad y verguenza, lo que procede es la dimisión o cese de la Junta Superior del Consejo y por lo menos un par de hermandades deberían replantearse quienes son sus representantes, si no son cesados por la autoridad no se si comptente o incompetente.

    Pero esto no es más que el nivelito que hay, que por cierto se ha auspicisado desde la prensa y la autoridad eclesiástica. Después de lo de ayer no se ya si las Hermandades son asociaciones cuviles cofrades o viceversa.

    Un abrazo. Eduardo