Amargura y Silencio » Archivo » Santa Marina: ¿la historia se repite?

Santa Marina: ¿la historia se repite?

Fernando Ollero | 6 de enero de 2014 a las 9:00

Ayer una de las comidillas en los mentideros cofradieros fue el fuego intencionado de la puerta principal de la iglesia de Santa Marina que la lleno de humo. Por fortuna parece que los daños no son graves, estando pendiente aún la evaluación de los mismos por parte de la hermandad de la Resurrección que con celeridad ha encargado una revisión de las imágenes;  durante los próximos días se acometerán trabajos de limpieza en el templo.

Podría decirse que la iglesia de Santa Marina tiene mala suerte. En 1864 los daños producidos por un incendio fortuito, obligan a su cierre durante cinco años; la Junta Revolucionaria señalo su demolición en 1868, derribo que no llego a llevarse a cabo. Pierde su condición de parroquia, pasando a depender primero de la parroquia de San Marcos, y desde principios del siglo XX de la parroquia de San Julián.

El 18 de julio de 1936 sufre un violento incendio intencionado, que destruye el templo corriendo desigual suerte las hermandades allí radicadas. La Piedad de Santa Marina, hoy más conocida como la Mortaja, se traslada al ex-convento de la Paz. La hermandad de la Divina Pastora tras muchas vicisitudes y pasar por la iglesia de San Fernando (anexa al hospital de los Venerables), el ex-convento de la Paz, San Martín y el convento de las Esclavas de la calle Cervantes, establece su sede canónica en la capilla del antiguo hospital de San Bernardo conocido como “los viejos” en 1992, al serle cedida dicha capilla por el arzobispado.

En la década de los años cuarenta del pasado siglo se intento realizar obras de restauración, llegándose  a señalar el año 1948 para su reapertura, no siendo así, y sufriendo un total abandono. A finales de los sesenta se acometen nuevas obras para su rehabilitación, pero a la finalización de las mismas, bien entrada la década de los 70, no se reabre al culto, sufriendo numerosos actos vandálicos, y un continuo expolio, merced a un boquete practicado en uno de los muros, que facilitaba la entrada a “visitantes nocturnos”. Durante mucho tiempo este boquete era reabierto al poco de ser cerrado.

El 15 de octubre de 1981 el cardenal Bueno Monreal firma la cesión del templo a la hermandad de la Resurrección. Un incendio ocurrido el 7 de diciembre de 1981, se reavivo al día siguiente, hace que las cubiertas se derrumben, obligando a redactar un nuevo anteproyecto de restauración; la estimación del coste de las primeras obras fue de 31,5 millones de pesetas de la época. Estas obras de restauración se vieron retrasadas por el traspaso de competencias del gobierno central a la junta de Andalucía, que se hizo cargo de las mismas, toda vez que los esfuerzos de la hermandad de la Resurrección no llegaban a cubrir el presupuesto necesario. La primera fase termina en 1987, dándose por concluida la segunda en 1991.

Video de youtube del canal de Juanma Rull. La cofradía de la Resurrección entrando en Santa Marina hace unos cuantos años, cuando aún no habían terminado las obras de restauración que permitieron su reapertura al culto. Al martillo el recordado capataz Manolo Santiago, el acompañamiento musical a cargo de la banda de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras.

  • un poquito de por favor

    Tres errores ortográficos en el primer párrafo y cuatro en el segundo. Me niego a seguir leyendo su artículo. Cuando aprenda usted a usar las comas y los acentos, quizás vuelva a interesarme por lo que escriba.

  • indignado

    Hay que ver lo que os gusta a vosotros, pretendidos periodistas, sacar las cosas de quicio con tal de vender más periódicos. ¿De verdad piensa que se repite la historia del 36?. No se si merece la pena comentar esta basura

  • vecino

    Estos son los mismos que cuando gobernaba Torrijos con Monteserin y había casas viejas medio derrumbadas por el barrio que el AYUNTAMIENTO de enconces no permitía tirar, eran aprovechadas para hacer fiestas okupas ilegales que, a pesar de no cumplir normativa, la policía tenía orden de no actuar ante las quejas de los vecinos, incluso tenía orden de callar en caso de incidentes.
    Total, que los niñatos estos autodenominados anarquistas o ultraizquierda están cabreados porque nadie les paga las fiestas y cada día aparece en los medios todo lo que robaron durante esta época.
    Al final, montan un tinglaillo así y se reivindican porque tienen que buscarse la vida o volver a casa de los papis fachas.
    Y algunos medios y algunos antiguos dicen que es la guerra civil aunque no tengan ni idea que es lo que buscaron cuando montaron la hoguera en la puerta de la iglesia.

  • goooooool

    vecino, espero que vayas a la policía a decirles quiénes son ya que estás tan informado. Si no, serás tan culpable como los que lo han hecho pues los estarás encubriendo.