Amargura y Silencio » Archivo » ¿Aquí quien manda el GPS o yo?

¿Aquí quien manda el GPS o yo?

Fernando Ollero | 5 de febrero de 2014 a las 11:06

Esta revuelto el patio capillita a cuenta de asuntos varios, en medio de un diluvio de información, que dicho sea de paso no pocos devoran. Lo que está por venir es el enésimo intento de acabar con los retrasos en la carrera oficial, y que los delegados de día tengan, al menos sobre el papel, más poder de decisión en temas como el ritmo que debe llevar una cofradía en la carrera oficial, o que hacer cuando aparezca la lluvia, entre otras cosas. Ahh y lo que parece que será el cuarto conteo de nazarenos en tiempos recientes.

Sobre los conteos hay una cosa clara, el dato del numero de nazarenos reales que sale a la calle existe, desde la noche de los tiempos; otra cosa es que las hermandades quieran hacer público ese dato, no digamos facilitárselo al consejo. En casi todas las cofradías se pasa lista, se ven las ausencias, y se cuadran los tramos. Y en alguna que no hay lista de todos los tramos, el caso del Gran Poder por ejemplo, basta con ver cuántos cirios no se han repartido llegado el caso. El dato esta a buen recaudo en los archivos de cada hermandad. ¿Qué se salen más o menos nazarenos en alguna cofradía antes de llegar a la carrera oficial? En muchos casos es algo casi aleatorio.

No podemos olvidar algunas cosas, a saber: los pasos andan cuando se quiere, mucho más en una zona, -la carrera oficial-, donde el acceso esta acotado y regulado. Convendría darle una vuelta a la calle Sierpes, ampliar los pasillos, y comprobar el efecto que pueden tener los cruces para el público; no es raro ver algún corte curioso, y nazarenos a la carrera, por este motivo. Lo de la música no es más que una coartada, si se tocan muchas o pocas marchas es cuestión de gustos, hay que reconocer que hoy en día muchas cuadrillas de costaleros se lucen en muchos puntos del recorrido.

Lo de poner los tramos de a tres o de a cuatro de improviso es algo que puede generar cierto desconcierto y cabreo. Es cierto que hay jornadas que están cogidas con alfileres, y cofradías con largos cortejos, pero hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones el ritmo de una cofradía cuando está en la carrera oficial puede verse afectado por lo que haga la que lleve delante, o incluso lo que esté haciendo otra que va camino de su templo.

Otra de las novedades que se ha propuesto es el uso de una aplicación informática para ver si se están cumpliendo los horarios, o no. Esto es algo que en cualquier caso saben, o deberían saber los diputados mayores de gobierno, diputados generales, y fiscales de paso. El uso de la tecnología está muy bien, dentro de un orden. Hemos visto en vivo y en directo como a la hora de salir una cofradía hubo quién no se dio cuenta que estaba diluviando, el famoso radar de la AEMET fuera de línea,- cosa que pesó en la no salida de alguna cofradía el año pasado,-y caídas de las redes de telecomunicaciones móviles debido a la cantidad de gente que consultaba su Smartphone, o tablet para consultar que hacían cofradías en la calle afectadas por la lluvia.

¿Y el paso cuando se debe levantar?, ¿Cuántos segundos necesita una cuadrilla de costaleros para levantar el paso cuando lo diga el delegado de día? ¿Es conveniente hacer chicotás de 10 metros? ¿El paso se debe arriar cuando llegue el zanco delantero derecho a tal o cual loseta? ¿Y qué pasa cuando una cuadrilla de costaleros hace paso atrás?

Tiene gracia que las posibles sanciones, previo expediente informativo, sean económicas. Ya vimos hace unos meses, a cuenta del famoso incidente entre las cofradías de los Panaderos y la Lanzada , como antaño se repartían tirones de orejas desde el arzobispado, a propuesta del consejo de cofradías, expedientando a los responsables de los desaguisados.

Es evidente que el consejo y algunas cofradías están jugando al gato y al ratón, con una más que evidente intención por parte de las segundas de no ceder ni un ápice de un bien escaso, y muy preciado. El inmovilismo reinante es reflejo de la lucha por no perder el prime time, y el que venga detrás que arree.

Y yo que pensaba que era el CECOP el que mandaba….

Los comentarios están cerrados.