Amargura y Silencio » Archivo » Amargo como una retama

Amargo como una retama

Fernando Ollero | 23 de octubre de 2015 a las 9:00

Mañana sábado, si el tiempo no lo impide, la Virgen de la Hiniesta Dolorosa saldrá en procesión extraordinaria con motivo del 450 aniversario de las primeras reglas como cofradía de penitencia. Conocido es el itinerario, en el que visitará varios templos que han tenido mucho que ver con la corporación de San Julián, uno de los que más ha llamado la atención es San Juan de la Palma.

Veamos, quizás para los más jóvenes no esté tan claro, pero la advocación de Amargura está muy relacionada con Hiniesta: mata de la familia de las papilionáceas, de hoja escasa y pequeña, de sabor amargo. Conocido es que la hermandad de San Juan de la Palma se funda en la parroquia de San Julián, por cofrades de la Hiniesta, y que sacan el Domingo de Ramos a la desaparecida dolorosa atribuida a Martínez Montañés. Han de elegir otra advocación mariana, al no poder coexistir en la misma iglesia dos hermandades de idéntico titulo. Como siempre estamos afilando el ingenio escogen uno en apariencia distinto, pero que en realidad viene a ser más o menos el mismo.

El resto de la historia la conocen de sobra, los cofrades de la Amargura han de coger las maletas, y terminan instalándose en San Juan de la Palma. El 22 de marzo de 1996, se traslado en andas a la imagen de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes a la parroquia de San Julián dentro del programa de actos y cultos por el tercer centenario de la aprobación de las reglas de la cofradía de penitencia de la Amargura, teniendo lugar allí una Eucaristía, celebrada por el entonces párroco de San Julián D. Manuel Franco, y concelebrada por D. José Vicente Corona, por aquellos años director espiritual de la hermandad de la Amargura.

Igual es una suposición mía, pero la procesión extraordinaria de la Virgen de la Hiniesta tiene mucho que ver con la reconstrucción de la hermandad tras ver a sus imágenes titulares, y su sede canónica provisional, reducidas a cenizas por segunda vez. En 1937 La Virgen del Rosario de Montesión sale en el paso de palio de la Hiniesta. Aquel año los cofrades de San Julián hacen estación de penitencia integrados con sus túnicas, y portando su simpecado en el cortejo de la Amargura, curiosidades del destino el Domingo de Ramos llueve, aplazándose la salida al día siguiente. En 1938, y 1939 salen de los Terceros, en 1940 de la iglesia del convento de Santa María de Montesión, y después se trasladan a San Martín. En aquellos duros años llegan a utilizar para el paso del Cristo de la Buena Muerte los candelabros metálicos del acorazado Potemkin.

2011bmhiniesta5

Foto: Roberto Villarrica

Para terminar una curiosidad. En 1893 la hermandad de la Amargura estrena unos respiraderos para su paso de palio obra de Cristóbal Ortega. En 1916 al realizarse unos nuevos en el taller de Seco Imberg, los de Cristóbal Ortega fueron adquiridos por la hermandad de la Hiniesta. En el año 2011 la hermandad de la Amargura organizo la exposición Tan cerca y tan lejos, con motivo del centenario del cabildo general que dio el pistoletazo de salida a los cambios en la cofradía que dieron lugar al sobre nombre de Silencio Blanco. La Hiniesta cedió para la exposición aquellos respiraderos. Como coincidía con el besamanos de la Dolorosa de San Julián, la Amargura les correspondió cediendo su dosel de cultos.

Los comentarios están cerrados.